Calcio adicional en alimentos o comprimidos antes del embarazo, o durante los primeros meses del embarazo, para prevenir las complicaciones de la hipertensión arterial del embarazo

¿Cuál es el problema?

El objetivo del autor de la revisión es hallar si el aporte de calcio o los alimentos enriquecidos con calcio tomados antes del embarazo o durante los primeros meses del embarazo y en forma continua al menos hasta la mitad del embarazo, reducirá la cantidad de mujeres que presentan preeclampsia, hipertensión arterial, otros trastornos de salud graves y muerte, así como resultados fetales y neonatales.

¿Por qué es esto importante?

Las pacientes pueden presentar hipertensión arterial con proteinuria después de la semana 20 del embarazo, un cuadro conocido como preeclampsia. Muchas mujeres, en especial las de países de bajos ingresos, no incorporan suficiente calcio con la dieta. La administración a estas mujeres de una cantidad adicional de calcio durante la segunda mitad del embarazo demostró que reduce el riesgo de consecuencias graves de presentar hipertensión arterial y proteína en la orina, como convulsiones (eclampsia), accidente cerebrovascular, trastornos de la coagulación, líquido en los pulmones, insuficiencia renal y muerte. Sin embargo, ingerir cantidades adicionales de calcio durante la segunda mitad del embarazo no parece reducir en gran medida la cantidad de mujeres que presentan preeclampsia. Es importante saber si ingerir cantidades adicionales de calcio antes del embarazo y en los primeros meses del embarazo puede disminuir la cantidad de mujeres que desarrolla complicaciones hipertensivas.

Se hicieron búsquedas de estudios controlados aleatorios que investiguen el efecto de la administración de cantidades adicionales de calcio antes del embarazo o en los primeros meses del embarazo en el grupo de embarazadas que presentaron preeclampsia.

¿Qué evidencia se encontró?

Se realizaron búsquedas en la literatura médica el 29 de junio de 2017 y el 10 de agosto de 2017 y se encontró un estudio controlado aleatorio. A las mujeres con niveles bajos de antioxidantes se les administró calcio, antioxidantes y otros suplementos, con inicio durante las primeras 12 semanas del embarazo, o un comprimido de placebo. Los comprimidos de ambos grupos tenían ácido fólico y suplementos de hierro. Sólo 60 mujeres participaron en este estudio y el estudio se realizó en un hospital de Indonesia.

Las mujeres que tomaban calcio más antioxidantes y otros suplementos tenían menos riesgo de presentar preeclampsia, aborto espontáneo o muerte fetal medidas en conjunto en comparación con las mujeres del grupo de control. En las mujeres que tomaron suplementos de calcio también se redujo el aborto espontáneo o la muerte fetal en cualquier etapa del embarazo (evidencia de calidad moderada). Es posible que la preeclampsia sola (evidencia de baja calidad) y las pérdidas tempranas del embarazo antes de las 20 semanas disminuyan en las mujeres que toman calcio más antioxidantes, pero no existen certezas de este dato. El aporte de calcio no se tradujo en una diferencia clara en la cantidad de mujeres que presentó preeclampsia grave o que tuvo desprendimiento placentario - muy pocas pacientes presentaron estos problemas (evidencia de baja calidad). Otros resultados fueron infrecuentes o no informados.

¿Qué significa esto?

Las mujeres que recibieron calcio también recibieron antioxidantes y otros suplementos. Esto significa que no es posible asegurar que la disminución de la preeclampsia y del aborto espontáneo o de la muerte fetal, o de cualquiera de los demás resultados, se deba al calcio. Se necesita más investigación para confirmar este dato y si el calcio reduce o no otros resultados como el parto prematuro, las cesáreas, el bajo peso al nacer, la muerte fetal o la muerte neonatal antes del alta hospitalaria. En el estudio incluido solo participaron 60 mujeres, por tanto la calidad de la evidencia no es alta y los futuros estudios deben ser lo suficientemente amplios como para producir resultados que sean más confiables.

Un ensayo de aporte de calcio administrado antes del embarazo se halla en curso, pero todavía no se finalizó.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de esta revisión se basan en un solo estudio pequeño en el cual el grupo de intervención de calcio también se trató con antioxidantes y otros suplementos. Por tanto, no se tiene certeza de si alguno de los efectos observados en el estudio se debió al aporte de calcio o no. La evidencia en esta revisión tuvo una calificación de baja a moderada debido a la imprecisión. No hay suficiente evidencia sobre la efectividad o la ausencia de esta del aporte de calcio antes del embarazo o durante los primeros meses del embarazo, ni de la fortificación de los alimentos para prevenir los trastornos hipertensivos durante el embarazo.

Se necesitan más investigaciones para determinar si el aporte de calcio, antes del embarazo o durante los primeros meses del embarazo, o los alimentos fortificados con calcio se asocian con una disminución en los resultados adversos del embarazo como la preeclampsia y la pérdida del embarazo. Dichos estudios deben tener el poder estadístico suficiente, debe restringirse al aporte de calcio, deben controlarse con placebo e incluir resultados relevantes como los elegidos para esta revisión.

Existe un estudio en curso de aporte de calcio solo frente a placebo y esto podría proporcionar evidencia adicional en las futuras actualizaciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La preeclampsia es considerablemente más prevalente en los países de ingresos bajos que de ingresos altos. Una posible explicación para esta diferencia son las diferencias alimentarias, en especial la deficiencia de calcio. El aporte de calcio durante la segunda mitad del embarazo reduce las consecuencias graves de la preeclampsia y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo recomienda en las mujeres con baja ingesta alimentaria de calcio, pero tiene un escaso efecto en el riesgo global de preeclampsia. Es importante establecer si el aporte de calcio antes del embarazo y durante los primeros meses del embarazo tiene algún beneficio adicional. Dicha evidencia podría ser una justificación para el enriquecimiento a nivel poblacional de alimentos básicos con calcio.

Objetivos: 

Determinar el efecto del aporte de calcio o el enriquecimiento con calcio, comenzando antes del embarazo o durante los primeros meses del embarazo y en forma continua al menos hasta la mitad del embarazo, en la preeclampsia y otros trastornos hipertensivos, la morbimortalidad materna, así como los resultados fetales y neonatales.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (10 agosto 2017), PubMed (29 junio 2017), ClinicalTrials.gov, la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (10 agosto 2017) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de aporte de calcio o enriquecimiento de alimentos que incluyen a mujeres en edad fértil que todavía no están embarazadas o durante los primeros meses del embarazo. Solo se habrían considerado para su inclusión en esta revisión los ECA por grupos, los ensayos controlados cuasialeatorios por grupos y los ensayos publicados en forma de resumen, pero no se identificó ninguno. Los diseños cruzados no son apropiados para esta intervención.

El alcance de esta revisión tiene en cuenta las intervenciones que incluyen el aporte de calcio con o sin suplementos o tratamientos adicionales, comparados con placebo o ninguna intervención.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales: 

Esta revisión se basa en un ECA (con 60 mujeres) que investigó el aporte de calcio más suplementos en comparación con el control. Las mujeres (con bajos niveles de antioxidantes) se hallaban en etapas tempranas del embarazo. No se identificó ningún estudio en que el aporte de calcio se comenzara antes del embarazo. Otro ECA que comparó el calcio frente al placebo se halla en curso, pero todavía no se finalizó. No se identificaron estudios que investiguen ninguna de nuestras otras comparaciones programadas.

Calcio y antioxidantes y otros suplementos frente a placebo

Se incluyó un estudio pequeño (60 mujeres con niveles bajos de antioxidantes) que se realizó en un hospital escuela en Indonesia. El estudio tenía un bajo riesgo de sesgo en todos los dominios excepto en el informe selectivo, que fue incierto. Las mujeres en el grupo de intervención recibieron calcio (800 mg) más N-acetilcisteína (200 mg), Cu (2 mg), Zn (15 mg), Mn (0,5 mg) y selenio (100 mcg) y vitaminas A (1000 UI), B6 (2,2 mg), B12 (2,2 mcg), C (200 mg) y E (400 UI) frente al grupo de control con mujeres tratadas con placebo que recibieron comprimidos de aspecto similar que contenían hierro y ácido fólico. Ambos grupos se trataron con hierro (30 mg) y ácido fólico (400 mcg). Los comprimidos se tomaron dos veces al día entre ocho y 12 semanas de gestación y durante el resto del embarazo.

El estudio incluido halló que el aporte de calcio más antioxidantes y otros suplementos podría reducir levemente la preeclampsia (hipertensión gestacional y proteinuria) (cociente de riesgos [CR] 0,24; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,06 a 1,01; evidencia de baja calidad), pero este dato es incierto debido a los amplios intervalos de confianza que apenas cruzan la línea de ningún efecto y al tamaño pequeño de la muestra. Al parecer la pérdida tempranadel embarazo antes de las 20 semanas de gestación (CR 0,06; IC del 95%: 0,00 a 1,04; evidencia de calidad moderada) podría reducirse levemente con calcio más antioxidantes y otros suplementos; pero este resultado también tiene intervalos de confianza amplios, que apenas cruzan la línea de ningún efecto. Se informaron muy pocos eventos bajo el resultado compuesto, el índice de morbimortalidad materna grave y no se observaron diferencias claras entre los grupos (CR 0,36; IC del 95%: 0,04 a 3,23; evidencia de baja calidad). Sin embargo, el estudio incluido observó una reducción en el resultado compuesto de preeclampsia o pérdida del embarazo en cualquier edad gestacional (CR 0,13; IC del 95%: 0,03 a 0,50; pruebas de calidad moderada) y pérdida del embarazo/muerte fetal en cualquier edad gestacional (CR 0,06; IC del 95%: 0,00 a 0,92; evidencia de calidad moderada) en el grupo de calcio más antioxidante/suplemento.

Otros resultados informados (desprendimiento placentario, preeclampsia grave y parto prematuro [menos de 37 semanas de gestación]) fueron demasiado poco frecuentes para un análisis significativo. No se informaron datos de los resultados de la cesárea, peso al nacer < 2500 g, puntuación de Apgar menor que siete a los cinco minutos, muerte o ingreso a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), ni pérdida del embarazo, muerte fetal antes del alta hospitalaria.

Tools
Information
Share/Save