Programas de pausas en el trabajo para la prevención de los síntomas y trastornos musculoesqueléticos en trabajadores sanos

Se calcula que el número de trabajadores que padecen trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo representa entre el 21% y el 28% del total de días de licencia por enfermedad en 2017/2018 en el Reino Unido, Alemania y los Países Bajos. Estas cifras indican que los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo son un problema importante tanto para la sociedad como para los empleadores. Las intervenciones pueden contrarrestar este problema, por ejemplo, mediante cambios en el lugar de trabajo o en la organización del trabajo. Se han investigado muchas intervenciones, como el entrenamiento en los principios de la ergonomía (diseños de trabajo para aumentar la productividad y la comodidad en el lugar de trabajo), la información y el asesoramiento, el ajuste de los puestos de trabajo, el ajuste de los horarios de las pausas en el trabajo y la rotación del trabajo. La revisión actual se centró en el efecto de los diferentes programas de pausas en el trabajo sobre los resultados de los síntomas musculoesqueléticos relacionados con el trabajo, ya que en la actualidad se carece de una revisión sistemática global sobre esta intervención en particular. Los diferentes horarios de pausas en el trabajo pueden llevar a una interrupción o una disminución de los largos períodos de cargas de trabajo repetitivo o monótono. También pueden llevar a la interrupción de períodos más largos en que los trabajadores tienen que adoptar posturas estáticas o incómodas, factores reconocidos como factores de riesgo para desarrollar trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo.

Objetivo

Se intentó averiguar si las diferentes frecuencias, duraciones y tipos de pausas en el trabajo pueden prevenir los síntomas y trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en trabajadores sanos. Se consideró que los trabajadores estaban sanos cuando no presentaban trastornos musculoesqueléticos en el momento de la inscripción en el estudio.

Estudios

Se seleccionaron varias medidas de resultado primarias, incluidos los trastornos musculoesqueléticos recién diagnosticados, los síntomas musculoesqueléticos informados por los participantes, como el dolor, el malestar y la fatiga, y la productividad y el rendimiento laboral. Esta última medida no es directamente relevante para el trabajador, sino para el empleador cuando se trata de mantener la producción empresarial. Se seleccionaron los cambios en la carga de trabajo como medida de resultado secundaria, que puede incluir cambios en la fuerza de salida, manifestaciones electromiográficas (registro de la actividad eléctrica de los músculos mediante electrodos) de fatiga muscular o cambios subjetivos en la carga de trabajo (NASA-TLX). Ninguno de los estudios incluidos informó sobre trastornos musculoesqueléticos recién diagnosticados o cambios en la carga de trabajo.

Se realizaron búsquedas en la bibliografía hasta el 2 de mayo 2019 para encontrar ensayos controlados aleatorios (ECA), cuasialeatorios, ECA por grupos y ECA cruzados (cross-over) de intervenciones de pausas en el trabajo para prevenir los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo. Se analizaron todos los estudios pertinentes para responder a la pregunta de la investigación y se encontraron seis estudios con 373 trabajadores, la mayoría de los cuales eran mujeres (≥ 78%), con un período de seguimiento de dos a diez semanas.

Resultados clave

Efecto de las diferentes frecuencias de pausas en el trabajo

Cinco de los seis estudios evaluaron diferentes frecuencias de pausas en el trabajo. La implementación de pausas en el trabajo adicionales (tres estudios) puede no tener un efecto sobre el dolor, el malestar o la fatiga musculoesquelética en comparación con ninguna pausa de trabajo adicional o pausas en el trabajo adicionales que se toman según sea necesario. Las pausas en el trabajo adicionales (tres estudios) pueden tener un efecto positivo sobre la productividad y el rendimiento laboral en comparación con un esquema de pausas en el trabajo convencional. En un estudio se compararon las pausas en el trabajo adicionales de mayor frecuencia con las pausas de menor frecuencia, lo que no dio lugar a diferencias en el dolor musculoesquelético, el malestar ni la fatiga informados por los participantes, ni en la productividad o el rendimiento laboral.

Efecto de las diferentes duraciones de las pausas en el trabajo

Ninguno de los estudios evaluó el efecto de la duración de las pausas en el trabajo.

Efecto de los diferentes tipos de pausas en el trabajo

Dos de los seis estudios evaluaron diferentes tipos de pausas en el trabajo. Las pausas en el trabajo activas (un estudio) no pueden reducir ni aumentar la incidencia del dolor musculoesquelético, la incomodidad ni la fatiga, o la productividad ni el rendimiento laboral informados por los participantes. De manera similar, se compararon diferentes pausas en el trabajo activas entre sí (un estudio), es decir, pausas en el trabajo activas físicas y de relajación, que no indicaron diferencias en el dolor, el malestar ni la fatiga musculoesquelética informados por los participantes, ni en la productividad o el rendimiento laboral.

Conclusions

En la actualidad, se concluye que existen evidencia de calidad muy baja a baja de que las diferentes frecuencias y tipos de pausas en el trabajo pueden no reducir de modo significativo la incidencia de los trastornos musculoesqueléticos. Aunque los resultados indican que puede haber un efecto positivo de las diferentes frecuencias de pausas en el trabajo sobre la productividad y el rendimiento laboral, se necesitan estudios de alta calidad con tamaños de muestra suficientemente grandes para evaluar la efectividad de las diferentes intervenciones de pausas en el trabajo. Además, deben reconsiderarse las intervenciones de pausas en el trabajo y tener en cuenta las poblaciones de trabajadores que no son oficinistas y la posibilidad de combinar las intervenciones de pausas en el trabajo con otras intervenciones, como el asesoramiento o el entrenamiento ergonómico, que pueden prevenir los trastornos musculoesqueléticos.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró evidencia de calidad baja de que las diferentes frecuencias de pausas en el trabajo pueden no tener efecto sobre el dolor, el malestar y la fatiga musculoesqueléticos informados por los participantes. En cuanto a la productividad y el rendimiento del trabajo, hubo evidencia de calidad muy baja de que diferentes frecuencias de pausas en el trabajo pueden tener un efecto positivo. Para los diferentes tipos de fractura, puede no haber efectos sobre el dolor musculoesquelético, el malestar ni la fatiga informados por los participantes según la evidencia de calidad baja. Se necesitan estudios adicionales de alta calidad para determinar la efectividad de la frecuencia, la duración y el tipo de intervenciones de pausas en el trabajo en los trabajadores, si es posible, con tamaños de la muestra mucho mayores que los estudios incluidos en la presente revisión. Además, deben reconsiderarse las intervenciones de pausas en el trabajo, teniendo en cuenta las poblaciones de trabajadores que no son oficinistas y la posibilidad de combinar la intervención de pausas en el trabajo con otras intervenciones como el asesoramiento o el entrenamiento ergonómico, que pueden tener un efecto sobre los resultados musculoesqueléticos y el rendimiento laboral.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo son el grupo de trastornos musculoesqueléticos más comunes relacionados con la licencia por enfermedad en todo el mundo. Los trastornos musculoesqueléticos representan entre el 21% y el 28% de los días de ausentismo laboral en 2017/2018 en los Países Bajos, Alemania y el Reino Unido. Existen varias intervenciones que pueden ser efectivas para abordar la alta prevalencia de trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en los trabajadores, como las intervenciones físicas, cognitivas y organizativas. Esta revisión se centra en las pausas en el trabajo como medida de prevención primaria, que son un tipo de intervención organizativa.

Objetivos: 

Comparar la efectividad de los diferentes programas de pausas en el trabajo para la prevención de los síntomas y trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en trabajadores sanos, en comparación con los programas de pausas en el trabajo convencionales o alternativos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, Embase, CINAHL, PsycINFO, SCOPUS, Web of Science, ClinicalTrials.gov y en la Plataforma de Registro Internacional de Ensayos Clínicos de la Organización Mundial de la Salud hasta abril/mayo 2019. Además, se realizaron búsquedas en las referencias de los estudios incluidos y de las revisiones de la literatura pertinente.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) de intervenciones de pausas en el trabajo para la prevención de los síntomas y trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo en los trabajadores. Los estudios eran aptos para la inclusión cuando intervenían en la frecuencia, la duración y el tipo de pausas en el trabajo, en comparación con una intervención convencional o una intervención alternativa de pausas en el trabajo. Se incluyeron solo aquellos estudios en que la población investigada incluía a trabajadores adultos sanos, que estaban libres de afecciones musculoesqueléticas durante la inscripción en el estudio, sin restricciones de sexo ni ocupación. Los resultados primarios fueron los trastornos musculoesqueléticos de diagnóstico reciente, el dolor musculoesquelético, el malestar o la fatiga informados por el paciente y la productividad o el rendimiento laboral. Se consideraron los cambios en la carga de trabajo como resultados secundarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron de forma independiente los títulos, los resúmenes y los textos completos para determinar la elegibilidad de los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores para solicitar datos adicionales. Cuando fue posible, se realizaron metanálisis y se evaluó la calidad general de la evidencia para cada resultado de cada comparación mediante los cinco criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis estudios (373 trabajadores), cuatro ECA paralelos, un ECA cruzado (cross-over) y un ECA combinado paralelo más cruzado (cross-over). Al menos 295 de los empleados eran mujeres y al menos 39 hombres; no se especificó el sexo de los 39 empleados restantes en el ensayo del estudio. Los estudios investigaron diferentes frecuencias de pausas en el trabajo (cinco estudios) y diferentes tipos de pausas en el trabajo (dos estudios). Ninguno de los estudios investigó diferentes duraciones de las pausas en el trabajo. Se consideró que todos los estudios presentaban un riesgo de sesgo alto. La calidad de la evidencia para los resultados primarios de fatiga, molestias y dolor musculoesquelético informados por el participante fue baja; la calidad de la evidencia para los resultados primarios de productividad y rendimiento laboral fue muy baja. Los estudios se realizaron en Europa o América del Norte, y ninguno en países de ingresos bajos o medios. Un estudio no pudo incluirse en los análisis de los datos, porque no se han informado resultados detallados.

Cambios en la frecuencia de las pausas en el trabajo

Existe evidencia de calidad baja de que las pausas en el trabajo adicionales pueden no tener un efecto considerable sobre el dolor musculoesquelético, el malestar ni la fatiga, en comparación con ninguna pausa de trabajo adicional (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,08; IC del 95%: -0,35 a 0,18; tres estudios; 225 participantes). Las pausas adicionales pueden no tener un efecto positivo sobre la productividad o el rendimiento laboral, en comparación con ninguna pausa adicional (DME -0,07; IC del 95%: -0,33 a 0,19; tres estudios; 225 participantes; evidencia de calidad muy baja).

Se encontró evidencia de calidad baja de que las pausas en el trabajo adicionales pueden no tener un efecto considerable sobre el dolor musculoesquelético, el malestar o la fatiga informadas por los participantes (DM 1,80 en una escala de EAV de 100 mm; IC del 95%: -41,07 a 64,37; un estudio; 15 participantes), cuando se comparan con las pausas en el trabajo según necesidad (es decir, las pausas en el trabajo tomadas a discreción). Existe evidencia de calidad muy baja de que las pausas en el trabajo adicionales pueden tener un efecto positivo sobre la productividad o el rendimiento laboral, en comparación con las pausas en el trabajo según necesidad (DM 542,5 número de palabras escritas por sesión de registro de 3 horas; IC del 95%: 177,22 a 907,78; un estudio; 15 participantes).

Las pausas en el trabajo adicionales de mayor frecuencia pueden no tener un efecto considerable sobre el dolor, el malestar o la fatiga musculoesquelética informada por los participantes (DM 11,65 en una escala de EAV de 100 mm; IC del 95%: -41,07 a 64,37; un estudio; diez participantes; evidencia de calidad baja), en comparación con las pausas en el trabajo adicionales de menor frecuencia. Se encontró evidencia de calidad muy baja de que las pausas en el trabajo adicionales de mayor frecuencia pueden no tener un efecto considerable sobre la productividad o el rendimiento laboral (DM -83,00 número de palabras escritas por sesión de registro de tres horas; IC del 95%: -305,27 a 139,27; un estudio; 10 participantes), en comparación con las pausas en el trabajo adicionales de menor frecuencia.

Cambios en la duración de las pausas en el trabajo

No se identificaron ensayos que evaluaran el efecto de las diferentes duraciones de las pausas en el trabajo.

Cambios en la clase de pausa de trabajo

Se encontró evidencia de calidad baja de que las pausas activas pueden no tener un efecto positivo considerable sobre el dolor musculoesquelético, el malestar y la fatiga informados por los participantes (DM -0,17 en una escala de 1 a 7 NRS; IC del 95%: -0,71 a 0,37; un estudio; 153 participantes), en comparación con las pausas en el trabajo pasivas.

Las pausas en el trabajo de relajación pueden no tener un efecto significativo sobre el dolor musculoesquelético, el malestar ni la fatiga informados por los participantes, en comparación con las pausas físicas (DM 0,20 en una escala de 1 a 7 NRS; IC del 95%: -0,43 a 0,82; un estudio; 97 participantes; evidencia de calidad baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save