Progestágenos y antiprogestágenos para el dolor asociado con la endometriosis

La endometriosis es una afección dolorosa en la que el tejido del revestimiento del útero (útero) se encuentra también fuera del útero. Puede causar dolor en el abdomen, en general y durante los períodos (menstruación), o durante las relaciones sexuales. La endometriosis también puede dar lugar a infertilidad. Los tratamientos incluyen cirugía o fármacos para intentar disminuir el tamaño del tejido. Los progestágenos y los antiprogestágenos son algunos de los medicamentos hormonales utilizados para el tratamiento. Esta revisión sistemática de ensayos encontró evidencia limitada de la efectividad de estos fármacos en la reducción del dolor de la endometriosis. Lo anterior se debió al número limitado de ensayos controlados aleatorizados que compararon cada fármaco.

Conclusiones de los autores: 

Soplo hay evidencia limitada para apoyar el uso de progestágenos y antiprogestágenos para el dolor asociado con la endometriosis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La endometriosis es una afección inflamatoria crónica definida por la presencia de glándulas y estroma fuera de la cavidad uterina. Ocurre entre el 7% y el 10% de todas las mujeres en edad reproductiva y se puede presentar como dolor o infertilidad. El dolor pélvico puede ser en forma de dismenorrea, dispareunia o dolor pélvico. Inicialmente se utilizó una combinación de estrógenos y progestágenos para crear un pseudoembarazo y aliviar los síntomas asociados con la endometriosis. Se han considerado como alternativas los progestágenos solos o los antiprogestágenos porque son baratos y pueden tener un mejor perfil de efectos secundarios que otras opciones.

Objetivos: 

Determinar la efectividad de los progestágenos y los antiprogestágenos en el tratamiento de los síntomas dolorosos atribuidos al diagnóstico de endometriosis.

Métodos de búsqueda: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda del Grupo de Trastornos Menstruales y Subfertilidad para identificar todas las publicaciones que describían o podrían haber descrito ensayos controlados aleatorizados (ECA) de cualquier progestágeno o cualquier antiprogestágeno en el tratamiento de la endometriosis sintomática. La revisión se actualizó en 2011.

Criterios de selección: 

Solo se consideraron los ECA que compararon la administración de progestágenos y antiprogestágenos con otras intervenciones, placebo o ningún tratamiento para el alivio de la endometriosis sintomática.

Obtención y análisis de los datos: 

Se agregaron seis estudios nuevos, con lo que el total de estudios incluidos asciende a 13 en la actualización de esta revisión. Los seis estudios recientemente incluidos evaluaron progestágenos (comparaciones con placebo, danazol, anticonceptivo oral o subdérmico, píldora anticonceptiva oral y danazol, análogo de la hormona liberadora de gonadotrofina [GnRH] y otros fármacos). El resto de los estudios compararon el antiprogestágeno gestrinona con el danazol, los análogos de la GnRH o consigo mismo.

Resultados principales: 

El progestágeno acetato de medroxiprogesterona (100 mg diarios) pareció ser más efectivo para reducir todos los síntomas hasta 12 meses de seguimiento (DM -0,70; IC del 95%: -8,61 a -5,39; p < 0,00001), en comparación con placebo. Hubo evidencia de un número significativamente mayor de casos de acné (seis versus uno) y edema (11 versus uno) en el grupo acetato de medroxiprogesterona en comparación con placebo. No hubo evidencia de una diferencia en la eficacia objetiva entre la didrogesterona y placebo.

No hubo evidencia de un efecto beneficioso con la administración de progestágenos de depósito versus otros tratamientos (anticonceptivos orales de dosis bajas o acetato de leuprolide) para la reducción de los síntomas. El grupo que recibió progestágenos de depósito experimentó significativamente más efectos adversos.

En general no hubo evidencia de un efecto beneficioso de los progestágenos orales sobre otros tratamientos médicos a los seis meses de seguimiento para la eficacia autodeclarada. La amenorrea y la hemorragia fueron más frecuentes en el grupo de progestágenos en comparación con otros grupos de tratamiento.

No hubo evidencia de un efecto beneficioso de los antiprogestágenos (gestrinona) en comparación con el danazol. Se encontró que el análogo de la GnRH (leuprorelina) mejoró significativamente la dismenorrea en comparación con la gestrinona (DM 0,82; IC del 95%: 0,15 a 1,49; p = 0,02), aunque también se asoció con un aumento de los sofocos (OR 0,20; IC del 95%: 0,06 a -0,63; p = 0,006).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save