Pilates para el dolor lumbar

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión

Determinar los efectos del método Pilates para los pacientes con dolor lumbar agudo, subagudo o crónico inespecífico.

Antecedentes

El dolor lumbar es un problema de salud importante en todo el mundo. Uno de los tratamientos más frecuentes es el ejercicio y en los años recientes el método Pilates ha sido una opción común para el tratamiento del dolor lumbar.

Fecha de la búsqueda

Se realizaron búsquedas hasta marzo 2014 Se actualizó la búsqueda en junio 2015, pero estos resultados aún no han sido incorporados.

Características de los estudios

Esta revisión incluyó 10 estudios y 510 pacientes. Todos los estudios incluían a una población similar de pacientes con dolor lumbar inespecífico. Los estudios sólo incluyeron a participantes con dolor lumbar crónico. La duración de los programas de tratamiento en los ensayos incluidos varió de 10 a 90 días. La duración del seguimiento varió de cuatro semanas a seis meses. Ninguno de los estudios incluidos midió el seguimiento más allá de seis meses. Los tamaños de muestra variaron de 17 a 87 participantes.

Resultados clave

Los estudios incluidos demostraron que el método Pilates probablemente es más efectivo que la intervención mínima a corto plazo y a medio plazo para los resultados del dolor y la discapacidad, y más efectivo que la intervención mínima para la mejoría en la función y la impresión global de la recuperación a corto plazo. El método Pilates probablemente no es más efectivo que otros ejercicios para el dolor y la discapacidad a corto y medio plazo. Para la función, otros ejercicios fueron más efectivos que el método Pilates al momento del seguimiento a medio plazo, pero no al momento del seguimiento a corto plazo. Por lo tanto, aunque hay algunas pruebas sobre la efectividad del método Pilates para el dolor lumbar, no existen pruebas definitivas de que sea superior a otras formas de ejercicio. Se informaron eventos menores o ningún evento adverso para las intervenciones en esta revisión.

Calidad de la evidencia

La calidad general de las pruebas en esta revisión varió de baja a moderada.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas de alta calidad para ninguna de las comparaciones de tratamiento, los resultados o los períodos de seguimiento investigados. Sin embargo, hay pruebas de calidad baja a moderada de que el método Pilates es más efectivo que la intervención mínima para el dolor y la discapacidad. Cuando el método Pilates se comparó con otros ejercicios se encontró un efecto pequeño para la función al momento del seguimiento a medio plazo. Por lo tanto, aunque hay algunas pruebas sobre la efectividad del método Pilates para el dolor lumbar, no existen pruebas definitivas de que es superior a otras formas de ejercicios. La decisión de usar Pilates para el dolor lumbar puede basarse en las preferencias del profesional sanitario o del paciente y en los costos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor lumbar inespecífico es un problema de salud importante en todo el mundo. Las intervenciones basadas en ejercicios han sido los tratamientos usados más comúnmente para los pacientes con este trastorno. Durante los últimos años, el método Pilates ha sido uno de los programas de ejercicio más populares utilizados en la práctica clínica.

Objetivos: 

Determinar los efectos del método Pilates para los pacientes con dolor lumbar inespecífico agudo, subagudo o crónico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PEDro y en SPORTDiscus, desde su fecha de inicio hasta marzo 2014. Se actualizó la búsqueda en junio 2015, pero estos resultados aún no han sido incorporados. También se buscó en las listas de referencias de los artículos elegibles, así como en seis sitios web de registros de ensayos. No se establecieron limitaciones en el idioma o la fecha de publicación.

Criterios de selección: 

Sólo se incluyeron ensayos controlados aleatorios que examinaban la efectividad de la intervención con Pilates en adultos con dolor lumbar inespecífico agudo, subagudo o crónico. Los resultados primarios considerados fueron el dolor, la discapacidad, la impresión global de la recuperación y la calidad de vida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos evaluadores independientes realizaron la evaluación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos mediante la herramienta de evaluación del “riesgo de sesgo” recomendada por La Colaboración Cochrane. También se evaluó la relevancia clínica mediante la calificación de cinco preguntas relacionadas con este dominio como “sí”, “no” o “incierto”. Se evaluó la calidad general de las pruebas mediante el enfoque GRADE y para los tamaños del efecto se utilizaron tres niveles: pequeño (diferencia de medias [DM] 20% de la escala). Las medidas de resultado se convirtieron a una escala común de 0 a 100 cuando se utilizaron diferentes escalas.

Resultados principales: 

La búsqueda recuperó 126 ensayos; 10 cumplieron los criterios de inclusión y se incluyeron en la revisión (una muestra total de 510 participantes). Se consideró que siete estudios presentaban un bajo riesgo de sesgo y tres, un alto riesgo de sesgo.

Un total de seis ensayos compararon Pilates con una intervención mínima. Hay pruebas de baja calidad de que el método Pilates alivia el dolor en comparación con una intervención mínima, con un tamaño del efecto mediano al momento del seguimiento a corto plazo (menos de tres meses después de la asignación al azar) (DM -14,05; intervalo de confianza [IC] del 95%: -18,91 a -9,19). Para el seguimiento a medio plazo (al menos tres meses pero menos de 12 meses después de la asignación al azar), dos ensayos presentaron pruebas de calidad moderada de que el método Pilates alivia el dolor en comparación con la intervención mínima, con un tamaño del efecto mediano (DM -10,54; IC del 95%: -18,46 a -2,62). Basado en cinco ensayos, hay pruebas de baja calidad de que el método Pilates mejora la discapacidad en comparación con una intervención mínima, con un tamaño del efecto pequeño al momento del seguimiento a corto plazo (DM -7,95; IC del 95%: -13,23 a -2,67) y pruebas de calidad moderada de un efecto a medio plazo con un tamaño del efecto medio (DM -11,17; IC del 95%: -18,41 a- 3,92). Basado en un ensayo y en pruebas de baja calidad, se informó un efecto significativo a corto plazo con un tamaño del efecto pequeño para la función (DM 1,10; IC del 95%: 0,23 a 1,97) y la impresión global de la recuperación (DM 1,50; IC del 95%: 0,70 a 2,30), pero no al momento del seguimiento a medio plazo para cualquier resultado.

Cuatro ensayos compararon Pilates con otros ejercicios. Para el resultado del dolor, se presentaron los resultados como una síntesis narrativa debido al nivel alto de heterogeneidad. Al momento del seguimiento a corto plazo, basado en las pruebas de muy baja calidad, dos ensayos demostraron un efecto significativo a favor del método Pilates y un ensayo no encontró una diferencia significativa. Al momento del seguimiento a medio plazo, basado en pruebas de baja calidad, un ensayo informó un efecto significativo a favor del método Pilates, y un ensayo informó una diferencia no significativa para esta comparación. Para la discapacidad, hay pruebas de calidad moderada de que no hay ninguna diferencia significativa entre el método Pilates y otro ejercicio a corto plazo (DM -3,29; IC del 95%: -6,82 a 0,24) o a medio plazo (DM -0,91; IC del 95%: -5,02 a 3,20) basado en dos estudios para cada comparación. Basado en pruebas de baja calidad y en un ensayo, no hubo diferencias significativas en la función entre el método Pilates y otros ejercicios al momento del seguimiento a corto plazo (DM 0,10; IC del 95%: -2,44 a 2,64), aunque hubo un efecto significativo a favor de otros ejercicios para la función a medio plazo, con un tamaño del efecto pequeño (DM -3,60; IC del 95%: -7,00 a -0,20). La impresión global de la recuperación no se evaluó en esta comparación y ninguno de los ensayos incluyó los resultados de la calidad de vida. Dos ensayos evaluaron los eventos adversos en esta revisión, uno no encontró eventos adversos, y otro informó eventos menores.

Share/Save