Eficacia de los fármacos psicoestimulantes para la dependencia de cocaína

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Eficacia de los fármacos psicoestimulantes para la dependencia de cocaína

La dependencia de cocaína es un trastorno frecuente para el cual ninguna medicación ha resultado claramente eficaz. El tratamiento de sustitución incluye el reemplazo del fármaco del cual se abusa, que a menudo es ilegal, y que se consume varias veces al día, por uno legal, administrado por vía oral. Un fármaco substituto tiene efectos similares al fármaco del cual se abusa, pero con un potencial adictivo inferior por consiguiente conduce a la abstinencia del fármaco e involucra a los pacientes en la asistencia médica y psicológica. Esta estrategia ha resultado eficaz para la dependencia de heroína y nicotina. En esta revisión se investigó si la sustitución de psicoestimulantes fue efectiva para la dependencia a la cocaína. Se halló que dieciséis estudios que habían matriculado a 1.345 pacientes investigaron la eficacia de los psicoestimulantes versus placebo para la dependencia de cocaína. Se investigaron siete fármacos con efecto psicoestimulante o metabolizadas en psicoestimulante: bupropión, dexanfetamina, metilfenidato, modafinilo, mazindol, metanfetamina y selegilina. Se proporcionó psicoterapia en todos los ensayos clínicos. La duración del estudio varió entre seis y 24 semanas. Los psicoestimulantes no mejoraron el consumo de cocaína, tuvieron un efecto beneficioso incierto sobre la abstinencia sostenida de cocaína y no se asociaron con una mayor retención en el tratamiento. Las psicoestimulantes no aumentaron el riesgo de eventos adversos graves. Se halló que los psicoestimulantes podrían ser eficaces para algunos grupos de pacientes, tales como los adictos duales de heroína-cocaína mantenidos con metadona. Por consiguiente, los psicoestimulantes, si bien aun no han probado su eficacia para la dependencia a la cocaína, merecen investigación adicional.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión encontró resultados contradictorios, por consiguiente las pruebas de eficacia de los psicoestimulantes para la dependencia a la cocaína no es concluyente. No obstante, existen resultados alentadores para los adictos duales de heroína-cocaína mantenidos con metadona y para algunos fármacos específicos como la dexanfetamina y el bupropión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La dependencia a la cocaína es un trastorno cada vez más prevalente para el cual aun no se aprueba ninguna medicación. Así como el opiáceo para la dependencia a la heroína, el tratamiento de reemplazo con psicoestimulantes podría ser eficaz para la dependencia de cocaína.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de psicoestimulantes para la dependencia a la cocaína en el consumo de cocaína, la retención y abstinencia sostenida de cocaína en el tratamiento. También se han estudiado la influencia del tipo de fármaco, los trastornos comórbidos y el ensayo clínico que informaron acerca de la calidad de la eficacia de los psicoestimulantes.

Estrategia de búsqueda (: 

MEDLINE, EMBASE, PsycINFO, CENTRAL, referencias de los artículos obtenidos y expertos en el campo.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos controlados de grupos paralelos aleatorios que compararan la eficacia de un psicoestimulante con placebo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron y extrajeron los datos. El riesgo relativo (RR) se usó para evaluar los resultados dicotómicos, salvo para los abandonos inducidos por eventos adversos (EA) para los cuales se prefirió la diferencia de riesgos (DR). La diferencia de medias estandarizada (DME) se usó para evaluar los resultados continuos. Para determinar la influencia de las variables moderadoras, se realizó un análisis estratificado. Se usaron gráficos en embudo (funnel plots) para investigar la posibilidad de sesgo de publicación.

Resultados principales: 

Se incluyeron dieciséis estudios, los cuales han incluído 1 345 pacientes. Se investigaron siete fármacos con efecto psicoestimulante o metabolizadas como psicoestimulante: bupropión, dexanfetamina, metilfenidato, modafinilo, mazindol, metanfetamina y selegilina. Los psicoestimulantes no redujeron el consumo de cocaína (DME 0,11; IC del 95%: -0,07 a 0,29), mostraron una tendencia estadística acerca de una mejoría en la abstinencia sostenida de cocaína (RR 1,41, IC del 95%: 0,98 a 2,02; p = 0,07) y no mejoraron la retención en el tratamiento (RR 0,97; IC del 95%: 0,89 a 1,05). La proporción de abandonos inducidos por EA fue similar para los psicoestimulantes y el placebo (RD 0,01; IC del 95%: -0,02 a 0,03). Cuando se incluyó el tipo de fármaco como variable moderadora, se mostró que la proporción de pacientes que lograron una abstinencia sostenida de cocaína fue mayor con el bupropión y la dextroanfetamina, y también con el modafinilo, en una tendencia estadística significativa, que con el placebo. No obstante, ninguno de los fármacos estudiados fue eficaz en ninguna de las medidas de resultado restantes. Además, los psicoestimulantes parecieron aumentar la proporción de pacientes que logró una abstinencia sostenida de cocaína y heroína entre los adictos duales de heroína y cocaína mantenidos con metadona. Los resultados principales no parecen estar influenciados por la calidad de informe de los ensayos clínicos. No se encontró evidencia de sesgo de publicación.

Share/Save