Entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos para niños con parálisis cerebral

Antecedentes

Los niños con parálisis cerebral tienen dificultades para caminar de manera independiente. Se considera que se podrían beneficiar del entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos, en comparación con ninguna marcha o con la marcha sobre el suelo (es decir, sin apoyo mecánico). El entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos incluye el uso de dispositivos motorizados como una cinta de correr, un andador (un dispositivo con ruedas para caminar) o un dispositivo de entrenamiento robótico (como una rodillera robótica) para ayudar a los niños con parálisis cerebral a caminar más. Este entrenamiento se puede realizar con o sin apoyo del peso corporal (como un arnés, un pasamanos o un soporte físico manual).

Pregunta de la revisión

¿Cuál es el efecto de la marcha asistida por aparatos electromecánicos, en comparación con ninguna marcha o con la misma cantidad de marcha sobre el suelo, sobre la marcha, la participación y la calidad de vida en niños con parálisis cerebral y entre tres y 18 años de edad?

Características de los estudios

Esta revisión incluye 17 estudios con 451 niños, con un rango de edad media entre cuatro y 14 años. Todos los niños tenían parálisis cerebral. Se encontraron cuatro estudios que compararon la marcha asistida por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal con ninguna marcha; dos estudios que compararon la marcha asistida por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal con la misma cantidad de marcha sobre el suelo; ocho estudios que compararon la marcha asistida por aparatos electromecánicos más apoyo del peso corporal con ninguna marcha; y tres estudios que compararon la marcha asistida por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal con la misma cantidad de marcha sobre el suelo. Se proporcionó entrenamiento asistido por aparatos electromecánicos durante 15 a 40 minutos por sesión, de dos a cinco veces por semana, durante cuatro a 12 semanas. Cinco estudios fueron financiados por una beca, y un estudio fue financiado por dos becas diferentes. Ocho estudios no informaron sobre la financiación y tres estudios no recibieron apoyo financiero.

La evidencia está actualizada hasta enero de 2020.

Resultados clave

Marcha asistida por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal

1. En comparación con ninguna marcha, hubo un pequeño efecto beneficioso en términos de velocidad de marcha y función motora gruesa (habilidades necesarias para controlar los grandes músculos del cuerpo utilizados para caminar). En un estudio no hubo diferencias entre los grupos en cuanto a episodios adversos (resultados no deseados).

2. En comparación con la misma cantidad de marcha sobre el suelo, hubo un pequeño efecto beneficioso en términos de velocidad de marcha, función motora gruesa y participación. Ningún estudio informó sobre las tasas de episodios adversos.

Marcha asistida por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal

1. En comparación con ninguna marcha hubo un pequeño efecto beneficioso en cuanto a la velocidad al caminar, pero ninguna diferencia clara en cuanto a la función motora gruesa, la participación o los episodios adversos.

2. En comparación con la misma cantidad de marcha sobre el suelo, no hubo un efecto beneficioso en términos de velocidad de marcha, función motora gruesa o participación. Ningún estudio informó sobre los episodios adversos.

Conclusiones

Hay evidencia de calidad moderada y baja que indica que el uso de la marcha asistida por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal puede dar lugar a pequeñas mejoras en la velocidad de marcha y la función motora gruesa, en comparación con ninguna marcha y con la misma cantidad de marcha sobre el suelo. En el caso de la marcha asistida por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal, se observaron efectos beneficiosos sobre la velocidad de marcha y la función motora gruesa en comparación con ninguna marcha, pero no con la misma cantidad de marcha sobre el suelo. No muchos estudios informaron sobre los episodios adversos, aunque los que lo hicieron no parecieron mostrar diferencias entre los grupos. La marcha asistida por aparatos electromecánicos puede proporcionar una alta dosis de entrenamiento repetitivo. Puede ser una forma útil de proporcionar práctica a los niños más pequeños con poca concentración cuando es difícil aplicar la misma dosis de marcha sobre el suelo.

Conclusiones de los autores: 

Comparado con ninguna marcha, el entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos probablemente da lugar a pequeños aumentos de la velocidad de marcha (con o sin apoyo del peso corporal) y puede mejorar la función motora gruesa (con apoyo del peso corporal). Comparado con la misma dosis de marcha sobre el suelo, el entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal puede dar lugar a una diferencia mínima o nula en la velocidad de marcha y en la función motora gruesa, aunque dos estudios encontraron que el entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal probablemente es más efectivo que la misma dosis de entrenamiento de marcha sobre el suelo para la velocidad de marcha y la función motora gruesa. Fueron pocos los estudios que informaron sobre los episodios adversos, aunque los que lo hicieron no parecieron mostrar diferencias entre los grupos. En gran medida, los resultados no son clínicamente significativos, el tamaño de las muestras es pequeño y el riesgo de sesgo y la intensidad de la intervención varían entre los estudios, lo que hace difícil establecer conclusiones sólidas. El entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos es un medio para realizar un entrenamiento de alta intensidad, repetitivo y específico de una tarea, y puede ser útil para niños con poca concentración.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La parálisis cerebral es la discapacidad física más frecuente en la infancia. El entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos se puede realizar con o sin apoyo del peso corporal y permite que los niños con parálisis cerebral realicen prácticas repetitivas de ciclos complejos de marcha. Es importante examinar los efectos del entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos para identificar los tratamientos basados en la evidencia que mejoran el rendimiento de la marcha.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos en comparación con una intervención control con respecto a la marcha, la participación y la calidad de vida en niños con parálisis cerebral y entre tres y 18 años de edad.

Métodos de búsqueda: 

En enero de 2020 se buscó en CENTRAL, MEDLINE, Embase, otras cinco bases de datos y dos registros de ensayos. Se realizaron búsquedas manuales en los resúmenes de congresos y se verificaron las listas de referencias de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o cuasialeatorizados, incluidos los ensayos cruzados, que compararon cualquier tipo de entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos (con o sin apoyo del peso corporal) con ningún entrenamiento de marcha o la misma dosis de entrenamiento de marcha sobre el suelo en niños con parálisis cerebral (clasificada como niveles I a IV del Gross Motor Function Classification System [GMFCS]), y entre tres y 18 años de edad.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye 17 estudios con 451 participantes (GMFCS niveles I a IV; rango de edad promedio entre cuatro y 14 años), procedentes de ámbitos ambulatorios. La duración del período de intervención (de cuatro a 12 semanas) varió ampliamente, al igual que la intensidad del entrenamiento, en cuanto al tiempo (de 15 a 40 minutos) y a la frecuencia (de dos a cinco veces por semana) de las sesiones. Seis estudios se financiaron mediante subvenciones, tres no tuvieron apoyo económico y ocho no informaron sobre la financiación. Debido a la naturaleza de la intervención, todos los estudios tuvieron alto riesgo de sesgo de realización.

Entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal versus ningún entrenamiento de marcha

Cuatro estudios (100 participantes) evaluaron esta comparación. Comparado con ninguna marcha, el entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal aumentó la velocidad de marcha (diferencia de medias [DM] 0,05 metros por segundo [m/s] [puntuaciones de cambio], intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,03 a 0,07; un estudio, diez participantes; evidencia de calidad moderada) medida con el Biodex Gait Trainer 2™ (Biodex, Shirley, NY, EE.UU.) y mejoró la función motora gruesa (DM estandarizada [DME] 1,30 [puntuaciones de posintervención]; IC del 95%: 0,49 a 2,11; dos estudios, 60 participantes; evidencia de calidad baja) después de la intervención. Un estudio (30 participantes) no informó sobre los eventos adversos (evidencia de calidad baja). Ningún estudio midió la participación o la calidad de vida.

Entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal versus la misma dosis de entrenamiento de marcha sobre el suelo

Dos estudios (55 participantes) evaluaron esta comparación. Comparado con la misma dosis de marcha sobre el suelo, el entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos sin apoyo del peso corporal aumentó la velocidad de la marcha (DM 0,25 m/s [puntuaciones de cambio o posintervención]; IC del 95%: 0,13 a 0,37; dos estudios, 55 participantes; evidencia de calidad moderada), evaluada mediante la prueba de marcha de 6 minutos o el análisis de la marcha de Vicon. También mejoró la función motora gruesa (DM 11,90% [puntuaciones de cambio]; IC del 95%: 2,98 a 20,82; un estudio, 35 participantes; evidencia de calidad moderada) evaluada mediante la Gross Motor Function Measure (GMFM) y la participación (DM 8,20 [puntuaciones de cambio]; IC del 95%: 5,69 a 10,71; un estudio, 35 participantes; evidencia de calidad moderada) evaluada mediante la Pediatric Evaluation of Disability Inventory (puntuación de 0 a 59), en comparación con la misma dosis de entrenamiento de marcha sobre el suelo. Ningún estudio midió los episodios adversos ni la calidad de vida.

Entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal versus ningún entrenamiento de marcha

Ocho estudios (210 participantes) evaluaron esta comparación. Comparado con ningún entrenamiento de la marcha, el entrenamiento de la marcha asistido por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal aumentó la velocidad de la marcha (DM 0,07 m/s [puntuaciones de cambio y posintervención]; IC del 95%: 0,06 a 0,08; siete estudios, 161 participantes; evidencia de calidad moderada) según la evaluación de la prueba de marcha de 10 u 8 metros. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la función motora gruesa (DM 1,09% [puntuaciones de cambio y posintervención]; IC del 95%: -0,57 a 2,75; tres estudios, 58 participantes; evidencia de calidad baja) según la evaluación de la GMFM, la participación (DME 0,33 [puntuaciones de cambio]; IC del 95%: -0,27 a 0,93; dos estudios, 44 participantes; evidencia de calidad baja) y la calidad de vida (DM 9,50% [puntuaciones de cambio]; IC del 95%: -4,03 a 23,03; un estudio, 26 participantes; evidencia de calidad baja) según la evaluación con el Pediatric Quality of Life Cerebral Palsy Module (puntuación 0 [malo] a 100 [bueno]). Tres estudios (56 participantes) no informaron sobre eventos adversos (evidencia de calidad baja).

Entrenamiento de marcha asistido por aparatos electromecánicos con apoyo del peso corporal versus la misma dosis de entrenamiento de marcha sobre el suelo

Tres estudios (86 participantes) evaluaron esta comparación. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la velocidad de marcha (DM -0,02 m/s [puntuaciones de cambio y posintervención]; IC del 95%: -0,08 a 0,04; tres estudios, 78 participantes; evidencia de calidad baja) evaluada mediante la prueba de marcha de 10 o 5 minutos, la función motora gruesa (DM -0,73% [puntuaciones de posintervención]; IC del 95%: -14,38 a 12,92; dos estudios, 52 participantes; evidencia de calidad baja) según la evaluación de la GMFM, y la participación (DM -4,74 [puntuaciones de cambio]; IC del 95%: -11,89 a 2,41; un estudio, 26 participantes; evidencia de calidad moderada) según la School Function Assessment (puntuación de 19 a 76). Ningún estudio midió los episodios adversos ni la calidad de vida.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save