Monitorización con espectroscopia del infrarrojo cercano cerebral para la prevención de lesiones cerebrales en lactantes muy prematuros

Pregunta de la revisión
Se revisó la evidencia acerca de los efectos beneficiosos y perjudiciales de la estimación continua no invasiva de los niveles de oxígeno del tejido cerebral mediante la espectroscopia del infrarrojo cercano (EICC) sobre la mortalidad y el desarrollo posterior en los lactantes nacidos con más de ocho semanas antes del momento esperado del parto. Se encontró un estudio. . .

Antecedentes
Los lactantes nacidos con más de ocho semanas antes del término tienen riesgo de lesión cerebral y deficiencia del desarrollo. La EICC permite medir de manera continua el contenido de oxígeno del tejido cerebral al emitir ondas luminosas diferentes en el rango del infrarrojo cercano en el tejido y medir la intensidad de la luz reflejada a unas pocas pulgadas de la fuente de luz. Se ha propuesto que evitar los niveles muy bajos o muy altos de oxígeno en el cerebro podría ser beneficioso en estos lactantes pequeños.

Características de los estudios

Se encontró un ensayo que evaluó principalmente si la oxigenación cerebral se puede estabilizar al combinar las mediciones en el cerebro mediante la EICC con una guía de tratamiento sobre cómo intervenir cuando la oxigenación cerebral está fuera el rango normal. Los 166 lactantes incluidos nacieron con más de 12 semanas antes del término. Se monitorizaron durante los tres primeros días de vida.

Resultados clave
El único ensayo encontrado mostró una diferencia grande y significativa en la oxigenación cerebral entre el grupo experimental y el grupo control. La oxigenación baja fue mucho más frecuente en el grupo control. Sin embargo, dicho ensayo no encontró que la monitorización con EICC reduzca la mortalidad ni la aparición de las complicaciones más frecuentes del nacimiento muy prematuro, es decir, hemorragias intracraneales, enfermedad pulmonar crónica, daño a los intestinos (enterocolitis necrosante) y ceguera (retinopatía del prematuro).

La monitorización con EICC no provocó daños graves, pero se observaron marcas en la piel debido al sensor de la EICC en cerca de uno de diez pacientes.

El estudio fue financiado por una agencia gubernamental y se encontró que los métodos utilizados en el ensayo fueron los mejores posibles.

La evidencia está actualizada hasta septiembre de 2016.

Calidad de la evidencia
El tamaño de información obtenido con un ensayo aleatorio de poco tamaño es demasiado pequeño para establecer conclusiones acerca de los efectos beneficiosos y perjudiciales de la espectroscopia del infrarrojo cercano cerebral en los lactantes prematuros. Por lo tanto, se necesitan estudios adicionales.

Conclusiones de los autores: 

El único ensayo clínico aleatorio elegible no demostró efectos consistentes de la EICC más una guía sobre los resultados clínicos evaluados. Sin embargo, el ensayo solamente tuvo poder estadístico para detectar diferencias en la oxigenación cerebral, no en la morbilidad ni la mortalidad. Esta revisión sistemática no alcanzó un poder estadístico suficiente para probar ni refutar efectos sobre los resultados clínicos. Se necesitan ensayos clínicos aleatorios adicionales con bajo riesgo de sesgo y bajo riesgo de errores aleatorios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La lesión cerebral y la deficiencia del desarrollo nervioso a largo plazo son frecuentes en los lactantes muy prematuros. La espectroscopia del infrarrojo cercano cerebral (EICC) permite la estimación continua de la oxigenación cerebral. Este método diagnóstico en conjunto con las intervenciones apropiadas, si la EICC está fuera del rango normal (que es una oxigenación cerebral dentro del rango del 55% al 85%), puede proporcionar efectos beneficiosos sin causar más efectos perjudiciales. Por lo tanto, es necesario evaluar la EICC en conjunto con respuestas apropiadas a hallazgos alterados de la EICC en una revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorios y estudios cuasialeatorios.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de las intervenciones que intentan modificar la oxigenación cerebral guiadas por monitorización cerebral con EICC para prevenir la lesión cerebral, mejorar el resultado neurológico y aumentar la supervivencia en los lactantes prematuros nacidos más de ocho semanas antes del término.

Estrategia de búsqueda (: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group) para buscar en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL 2016, número 8), MEDLINE vía PubMed (1966 hasta 10 septiembre 2016), Embase (1980 hasta 10 septiembre 2016) y en CINAHL (1982 hasta 10 septiembre 2016). También se buscaron ensayos clínicos aleatorios y estudios cuasialeatorios en las bases de datos de ensayos clínicos, actas de congresos y en las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorios y estudios clínicos cuasialeatorios que compararon la monitorización cerebral continua con EICC durante al menos 24 horas versus la EICC cegada o versus ninguna monitorización con EICC.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron, evaluaron la calidad y extrajeron los datos de los ensayos y estudios incluidos. Si fue necesario, se estableció contacto con los autores para obtener información adicional. Se realizaron evaluaciones de los riesgos de sesgo; los riesgos de errores de diseño; y los riesgos de errores aleatorios se controlaron con el Análisis Secuencial de Ensayos. Se evaluó la calidad de la evidencia mediante GRADE.

Resultados principales: 

Un ensayo clínico aleatorio cumplió con los criterios de inclusión y reclutó lactantes nacidos más de 12 semanas antes del término. El ensayo empleó metodologías adecuadas y se consideró con bajo riesgo de sesgo. Ciento sesenta y seis lactantes se asignaron al azar a comenzar la monitorización cerebral continua con EICC antes de las tres horas después del nacimiento hasta 72 horas después del nacimiento, más intervenciones apropiadas si la EICC estuviera fuera del rango normal según una guía versus la monitorización convencional con EICC cegada. No hubo un efecto de la EICC más la guía sobre la mortalidad hasta la edad equivalente al término (CR 0,50; IC del 95%: 0,29 a 1,00; un ensayo; 166 participantes). No hubo un efecto de la EICC más la guía sobre las hemorragias intraventriculares: todos los grados (CR 0,93; IC del 95%: 0,65 a 1,34; un ensayo; 166 participantes); grado III/IV (CR 0,57; IC del 95%: 0,25 a 1,31; un ensayo; 166 participantes); ni la leucomalacia periventricular quística (que no ocurrió en estos grupos). Asimismo, no hubo un efecto de la EICC más la guía sobre la aparición de un conducto arterioso permeable (CR 1,96; IC del 95%: 0,94 a 4,08; un ensayo; 166 participantes); la enfermedad pulmonar crónica (CR 1,27; IC del 95%: 0,94 a 1,50; un ensayo; 166 participantes); la enterocolitis necrosante (CR 0,83; IC del 95%: 0,33 a 1,94; un ensayo; 166 participantes); y la retinopatía del prematuro (CR 1,64; IC del 95%: 0,75 a 3,00; un ensayo; 166 participantes). No hubo eventos adversos graves en ninguno de los grupos de intervención. La EICC más la guía provocaron más marcas en la piel del sensor de EICC en el grupo control que en el grupo experimental (CR no ajustado 0,31; IC del 95%: 0,10 a 0,92; un ensayo; 166 participantes). No hay datos con respecto al resultado desarrollo nervioso, la insuficiencia renal ni las fugas de aire.

La calidad de la evidencia de todas las comparaciones analizadas anteriormente se consideró muy baja, excepto para la mortalidad por todas las causas y los eventos adversos: para estos resultados se consideró baja y moderada, respectivamente. La validez de todas las comparaciones estuvo limitada por la muestra pequeña de lactantes asignados al azar, el riesgo de sesgo debido a la falta de cegamiento y la indireccionalidad de los resultados.

Tools
Information
Share/Save