Potenciadores de la lactancia (galactagogos) para las madres lactantes de recién nacidos a término sanos

¿Cuál es el problema?

Se propuso determinar la capacidad de los potenciadores de la lactancia que se toman por vía oral (medicamento, hierba o alimento) para aumentar la producción de leche de las madres lactantes de recién nacidos a término sanos. El suministro de una cantidad deficiente de leche suele ser el motivo de la administración precoz de suplementos y del destete antes de lo deseado. Existe una serie de factores, como la salud materna e infantil, la capacidad de succión del bebé, el agarre adecuado del lactante y la frecuencia de las tomas, que pueden afectar la producción de leche. Antes de intentar reforzar la producción de leche, se debe hacer todo lo posible para identificar y corregir las causas de la baja producción.

¿Por qué es esto importante?

La producción inadecuada de leche puede ser angustiosa para las madres y puede poner en riesgo la salud de los bebés. La elección del potenciador de la lactancia suele estar influida por la familiaridad o las costumbres locales. Algunas madres prefieren los medicamentos, mientras que otras prefieren los remedios naturales. Para que las madres tomen un decisión fundada es necesario proporcionarles evidencia sobre los posibles efectos beneficiosos y perjudiciales de los potenciadores de la lactancia.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó evidencia de estudios controlados aleatorizados hasta el 4 de noviembre 2019 y se identificaron 41 estudios elegibles que incluyeron a 3005 madres y 3006 lactantes de al menos 17 países. Los estudios variaron ampliamente en cuanto a la edad de los bebés, el tipo de potenciadores de la lactancia investigados, cuánto tiempo participaron y la forma en que se informaron los resultados. Los medicamentos incluyeron la sulpirida, la metoclopramida, la domperidona y la hormona liberadora de tirotropina. Las intervenciones naturales incluyeron la flor de plátano, el hinojo, el fenogreco, el jengibre, el ixbut, el algodón herbáceo, la moringa, los dátiles de palma, el codillo de cerdo, el shatavari, el silimarina, las hojas de torbangun y una variedad de mezclas naturales como tés o sopas.

Medicamentos potenciadores de la lactancia

Nueve estudios compararon un medicamento para potenciar la lactancia con placebo o ningún tratamiento. Ninguno informó sobre las tasas de lactancia materna exclusiva a los tres, cuatro y seis meses y solamente uno (metoclopramida, 20 participantes) informó sobre un aumento de peso en los bebés que solo recibieron leche de sus madres, con mejores resultados en el grupo de potenciador de la lactancia. Tres estudios que hicieron un seguimiento del volumen de leche (domperidona, metoclopramida, sulpirida; 151 participantes) informaron sobre una cantidad mayor de leche en los grupos con potenciador, aunque la certeza de la evidencia fue baja. Los efectos adversos se informaron de manera deficiente. Cuando se mencionaron, se limitaron a dolencias menores, como cansancio, náuseas, disminución del apetito, dolor de cabeza y sequedad bucal.

Potenciadores de la lactancia naturales

Veintisiete estudios compararon los potenciadores de la lactancia naturales con un placebo o ningún tratamiento. Solo uno (té de leche materna; 60 participantes) investigó el efecto en las tasas de lactancia, e informó sobre «ninguna diferencia significativa a los seis meses» y no proporcionó ningún dato (evidencia de certeza muy baja). Tres estudios (275 participantes) informaron sobre el peso de los lactantes, dos de ellos (moringa, té botánico mixto) informaron acerca de mayores aumentos en el grupo de potenciadores de la lactancia, mientras que el otro estudio (hinojo y fenogreco) no fue concluyente en cuanto a si el aumento de peso de los lactantes mejoró con los potenciadores de la lactancia. En los 13 estudios de seguimiento de los cambios en el volumen de leche (Bu Xue Sheng Ru, Chan Bao, Cui Ru, flor de plátano, fenogreco, jengibre, moringa, mezcla de fenogreco, jengibre y cúrcuma, ixbut, té botánico mixto, Sheng Ru He Ji, silimarina, Xian Tong Ru, dátiles de palma; 962 participantes), algunos exhibieron beneficios y otros una diferencia escasa o nula, por lo que se tiene muy poca certeza sobre los resultados del volumen de leche. Los efectos adversos se informaron de manera deficiente. Cuando se mencionaban, se limitaron a dolencias menores, como madres con orina con olor a jarabe de arce y sarpullido en los lactantes (evidencia de certeza muy baja).

Un potenciador de la lactancia comparado con otro

Ocho estudios (Chanbao, Bue Xue Sheng Ru, domperidona, moringa, fenogreco, dátiles de palma, torbangun, moloco, Mu Er Wu You, Kun Yuan Tong Ru) compararon un potenciador de la lactancia con otro. Solamente hubo un estudio pequeño para cada uno de los pares, por lo tanto no existe certeza de que un potenciador de la lactancia realmente haya sido más efectivo que el otro.

¿Qué significa esto?

Existe escasa evidencia de que los medicamentos que potencian la lactancia puedan aumentar el volumen de leche y que los potenciadores naturales de la leche puedan mejorar el volumen de la leche y el peso de los bebés, aunque no se cuenta con mucha evidencia a favor. Debido a la escases de información, tampoco se tiene certeza de que haya algún riesgo para la madre o para el bebé asociados con la toma de un potenciador de la lactancia en particular. Se necesitan más estudios de alta calidad para aumentar la certeza sobre los efectos de los potenciadores de la lactancia.

Conclusiones de los autores: 

Debido a la evidencia extremadamente limitada y de certeza muy baja, no se sabe si los galactagogos tienen algún efecto en la proporción de madres que continuaron con la lactancia materna a los tres, cuatro y seis meses. Existe evidencia de certeza baja de que los galactagogos farmacológicos podrían aumentar el volumen de leche. Existe evidencia de análisis de subgrupos de que los galactagogos naturales podrían beneficiar el peso del bebé y el volumen de la leche en las madres de los recién nacidos a término sanos; aunque, debido a la considerable heterogeneidad de los estudios, la imprecisión de las mediciones y los informes incompletos, existe mucha incertidumbre sobre la magnitud del efecto. Tampoco se sabe si un galactagogo es más efectivo que otro. Debido a la escasez de datos sobre los efectos adversos, no se sabe con certeza si existen efectos adversos preocupantes acerca de un galactagogo en particular; los efectos informados son problemas menores.

Se necesitan con urgencia ECA de alta calidad sobre la eficacia y la seguridad de los galactagogos. También se necesita un conjunto de resultados básicos para normalizar la medición del peso del lactante y el volumen de leche, así como una base sólida para la dosis y la formulación utilizadas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchas madres expresan preocupación por la capacidad de producir suficiente leche, y la escasez de leche con frecuencia se menciona como el motivo de la administración de suplementos y de la interrupción precoz de la lactancia materna. Al abordar esta preocupación, es importante considerar primero la influencia de la salud materna y neonatal, la succión del lactante, el agarre adecuado del lactante y la frecuencia de alimentación en la producción de leche, y que además se tomen medidas para corregir o compensar cualquier inconveniente que contribuya con ello.

Los galactagogos orales son sustancias que estimulan la producción de leche. Pueden ser farmacológicos o no farmacológicos (naturales). Los galactagogos naturales suelen ser agentes botánicos u otros agentes alimentarios. La elección entre galactagogos farmacológicos o naturales suele estar influida por la familiaridad y las costumbres locales. La evidencia de los posibles efectos beneficiosos y perjudiciales de los galactagogos es importante para tomar una decisión fundada sobre su consumo.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de los galactagogos orales para aumentar la producción de leche en los pares de madre lactante no hospitalizada-recién nacido a término.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), ClinicalTrials.gov, la Plataforma de Registros Internacionales de Ensayos Clínicos (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Health Research and Development Network - Phillippines (HERDIN), Natural Products Alert (Napralert), la recopilación de referencias personales del autor LM y las listas de referencias de los estudios recuperados (4 de noviembre 2019).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados (se incluyeron los resúmenes publicados) que compararon los galactagogos orales con placebo, ningún tratamiento u otro galactagogo oral en madres lactantes de recién nacidos a término sanos. También se incluyeron ensayos aleatorizados por grupos, aunque se excluyeron los ensayos cruzados (cross-over).

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto para la obtención y el análisis de datos. De dos a cuatro autores de la revisión seleccionaron los estudios de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo, extrajeron los datos para el análisis y comprobaron la precisión. Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener aclaraciones.

Resultados principales: 

En total, 41 ECA en los que participaron 3005 madres y 3006 lactantes de al menos 17 países cumplieron los criterios de inclusión. Los estudios se realizaron en hospitales inmediatamente después del parto o en la comunidad. Hubo una variación considerable en las madres, en particular respecto de la cantidad de partos y si tuvieron o no una lactancia insuficiente. La edad de los bebés al comienzo de los estudios osciló entre recién nacidos y seis meses. La certeza general de la evidencia fue de baja a muy baja debido al alto riesgo de sesgos (principalmente por falta de cegamiento), la importante heterogeneidad clínica y estadística y la imprecisión de las mediciones.

Galactagogos farmacológicos

Nueve estudios compararon un galactagogo farmacológico (domperidona, metoclopramida, sulpirida, hormona liberadora de tirotropina) con un placebo o ningún tratamiento.

No se informó sobre el resultado primario de proporción de madres que continuaron con la lactancia materna a los tres, cuatro y seis meses. Solamente un estudio (metoclopramida) informó sobre el resultado del peso del lactante, y se halló una diferencia escasa o nula (diferencia de medias [DM] 23,0 gramos, intervalo de confianza [IC] del 95%: -47,71 a 93,71; 1 estudio, 20 participantes; evidencia de certeza baja).

Tres estudios (metoclopramida, domperidona, sulpirida) informaron sobre el volumen de leche, y hallaron que los galactagogos farmacológicos podrían aumentar el volumen de leche (DM 63,82 ml, IC del 95%: 25,91 a 101,72; I² = 34%; 3 estudios, 151 participantes; evidencia de certeza baja). El análisis de subgrupos indica que puede haber un aumento del volumen de leche con cada fármaco, pero con diferentes IC.

Los efectos adversos se informaron de manera muy limitada, no se pudo metanalizar ninguno de ellos. En los casos en que se informaron, los eventos adversos se limitaron a dolencias menores como cansancio, náuseas, dolor de cabeza y sequedad de boca (evidencia de certeza muy baja). No se comunicaron efectos adversos en los lactantes.

Galactagogos naturales

Veintisiete estudios compararon los galactagogos orales naturales (flor de plátano, hinojo, fenogreco, jengibre, ixbut, algodón herbáceo, moringa, dátiles de palma, codillo de cerdo, shatavari, silimarina, hojas de torbangun u otras mezclas naturales) con placebo o ningún tratamiento.

Un estudio (té de leche materna) informó sobre las tasas de lactancia a los seis meses con una declaración final de «sin diferencias significativas» (no se proporcionaron datos ni medidas de importancia, 60 participantes, evidencia de certeza muy baja).

Tres estudios (hinojo, fenogreco, moringa, té botánico mixto) informaron sobre el peso de los lactantes pero no se pudieron metanalizar debido a la importante heterogeneidad clínica y estadística (I2 = 60%, 275 participantes, evidencia de certeza muy baja). El análisis de subgrupos muestra que existe una gran incertidumbre de que el hinojo o el fenogreco mejore el peso del bebé, mientras que la moringa y el té botánico mixto pueden aumentar el peso del bebé en comparación con el placebo. Trece estudios (Bu Xue Sheng Ru, Chanbao, Cui Ru, flor de plátano, fenogreco, jengibre, moringa, fenogreco, mezcla de jengibre y cúrcuma, ixbut, té botánico mixto, Sheng Ru He Ji, silimarina, Xian Tong Ru, dátiles de palma; 962 participantes) informaron sobre el volumen de leche, pero no fue posible realizar un metanálisis debido a la heterogeneidad significativa (I2 = 99%). El análisis de subgrupos de cada intervención indicó la existencia de un beneficio o una diferencia escasa o nula (evidencia de certeza muy baja). Los efectos adversos se informaron de manera muy limitada, no se pudo metanalizar ninguno de ellos. En los casos en que se informó, se limitaron a dolencias menores como madres con orina con olor a jarabe de arce y urticaria en los lactantes (evidencia de certeza muy baja).

Galactagogo frente a galactagogo

Ocho estudios (Chanbao; Bue Xue Sheng Ru, domperidona, moringa, fenogreco, dátiles de palma, torbangun, moloco, Mu Er Wu You, Kun Yuan Tong Ru) compararon un galactagogo oral con otro. No se pudo realizar un metanálisis porque solo hubo un pequeño estudio por cada par, así que no se sabe si un galactagogo es mejor que otro para cualquier resultado.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save