Qigong para la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares

Pregunta de la revisión

Esta revisión evaluó la efectividad de las intervenciones con el qigong para la reducción de los eventos cardiovasculares y los factores de riesgo cardiovasculares entre adultos sanos y adultos con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Antecedentes

Las enfermedades cardiovasculares son una carga para la asistencia sanitaria a nivel global. Sin embargo, al cambiar varios comportamientos modificables como aumentar los niveles de ejercicios y promover la relajación para reducir el estrés, se piensa que se puede reducir el riesgo cardiovascular. El qigong se originó en China e incluye el ejercicio físico, la regulación de la mente y el control respiratorio para restaurar el Qi (la fuerza de energía vital que fluye alrededor del cuerpo). El qigong podría reducir el estrés y aumentar los niveles de ejercicios.

Características de los estudios

Las pruebas están actualizadas hasta noviembre de 2014. Se incluyeron ensayos con intervenciones que duraron al menos tres meses.

Resultados y conclusión

Se encontraron 11 ensayos finalizados (1369 participantes). Estos ensayos mostraron variación en cuanto a los participantes reclutados, la duración del qigong y el seguimiento de las intervenciones. En dos ensayos con un seguimiento por muchos años después de la finalización del ensayo, los resultados indicaron que el qigong tuvo un efecto beneficioso sobre la mortalidad por todas las causas, la mortalidad por accidente cerebrovascular y la incidencia de accidente cerebrovascular, pero no está claro si este efecto se puede atribuir al qigong, ya que no se sabe si el qigong se practicó durante los años posteriores a la finalización de los ensayos. Se observaron algunos efectos beneficiosos del qigong sobre la presión arterial y los niveles de lípidos sanguíneos, pero estos resultados se basaron en solamente un escaso número de estudios con tamaños de muestra pequeños que tuvieron un riesgo significativo de sesgo. Por lo tanto, se necesitan ensayos adicionales grandes, de alta calidad y a largo plazo antes de poder determinar si el qigong tiene efectos beneficiosos para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente están disponibles pruebas muy limitadas sobre la efectividad del qigong para la prevención primaria de las EC. Es probable que la mayoría de los ensayos incluidos en esta revisión tenga alto riesgo de sesgo, por lo que hay una confianza muy baja en la validez de los resultados. La publicación del ensayo en curso se agregará a la base de pruebas limitada, pero se necesitan ensayos adicionales de calidad metodológica alta con tamaño de la muestra y seguimiento suficientes para incorporarse en una actualización de esta revisión antes de poder establecer la efectividad del qigong para la prevención de las EC.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Dos determinantes fundamentales de las enfermedades cardiovasculares (EC) son un estilo de vida sedentario y el estrés. El qigong incluye el ejercicio físico, la regulación mental y el control respiratorio para restaurar el flujo del Qi (una energía vital central). Como se piensa que ayuda a reducir el estrés e incluye el ejercicio, qigong puede ser una estrategia eficaz para la prevención primaria de las EC.

Objetivos: 

Determinar la eficacia del qigong para la prevención primaria de las EC.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (noviembre 2014, número 10 de 12); MEDLINE (Ovid) (1946 hasta 2014 octubre, semana 4); EMBASE Classic + EMBASE (Ovid) (1947 hasta 4 noviembre 2014); Web of Science Core Collection (1970 hasta 31 octubre 2014); Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE), Health Technology Assessment Database and Health Economics Evaluations Database (noviembre 2014, número 4 de 4). Se hicieron búsquedas en varias bases de datos asiáticas (inicio hasta julio 2013) y en la Allied and Complementary Medicine Database (AMED) (inicio hasta diciembre 2013), así como en registros de ensayos y listas de referencias de revisiones y artículos; también se contactó con expertos en el tema y no se aplicó ninguna restricción de idioma en la búsqueda.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios con una duración de al menos tres meses que incluyeran adultos sanos o con alto riesgo de EC. Los ensayos examinaron cualquier tipo de qigong, y los grupos de comparación fueron ninguna intervención o una intervención mínima. Los resultados de interés incluyeron eventos clínicos de EC y los principales factores de riesgo de EC. No se incluyeron ensayos con intervenciones multifactoriales del estilo de vida o sobre la pérdida de peso.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos para la inclusión. Dos autores de la revisión extrajeron los datos de estudios incluidos y evaluaron el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se identificaron 11 ensayos finalizados (1369 participantes) y un ensayo en curso. Los ensayos fueron heterogéneos en cuanto a los participantes reclutados, la duración de qigong y la duración de los períodos de seguimiento. No fue posible determinar el riesgo de sesgo en nueve ensayos publicados en chino, ya que se informaron detalles metodológicos insuficientes y no se pudo contactar con los autores de los estudios para aclarar esto.

No se realizaron metanálisis ya que los ensayos fueron pequeños y tuvieron un riesgo significativo de sesgo. Los eventos clínicos se detallaron en los informes posteriores de dos ensayos, donde se observaron efectos estadísticamente significativos de qigong para la mortalidad por todas las causas, la mortalidad por accidente cerebrovascular y la incidencia de accidente cerebrovascular a los 20 a 30 años después de la finalización de los ensayos. Sin embargo, estos ensayos se diseñaron para examinar los resultados a corto plazo, y no está claro si qigong se practicó durante períodos prolongados de seguimiento; por lo tanto, los efectos no se pueden atribuir a la intervención. Ninguno de los estudios incluidos informó otros eventos de EC no mortales.

Seis ensayos proporcionaron datos que se podrían utilizar para examinar los efectos de qigong sobre la presión arterial. Se observaron reducciones en la presión arterial sistólica (PA sistólica) y la presión arterial diastólica (PA diastólica) en tres y dos ensayos, respectivamente. Tres ensayos examinaron los efectos de qigong sobre los lípidos sanguíneos y en un ensayo se observaron efectos favorables para el colesterol total, el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LBD) y los triglicéridos y dos ensayos mostraron efectos favorables sobre el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (LAD). El único ensayo considerado con bajo riesgo de sesgo de selección y detección no demostró efectos estadísticamente significativos sobre los factores de riesgo de EC con qigong, pero este estudio fue pequeño y tuvo bajo poder estadístico. Ninguno de los estudios incluidos informó la incidencia de diabetes tipo 2, eventos adversos, calidad de vida o costos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save