Farmacoterapia para el tratamiento de la hiperuricemia en personas con hipertensión

Antecedentes

Esta es la segunda actualización de esta revisión Cochrane. La evidencia está actualizada hasta mayo de 2020.

El ácido úrico es el producto final natural que resulta de la desintegración de los tejidos corporales y de los alimentos, particularmente las proteínas. Habitualmente, el ácido úrico es eliminado de la sangre por el riñón y excretado en la orina. Si se produce demasiado ácido úrico o el riñón no es capaz de eliminarlo, aumentan los niveles del ácido en sangre (hiperuricemia). Desde el siglo XIX se ha reconocido una conexión entre la hiperuricemia y la hipertensión. Esta revisión pretende evaluar si la reducción de los niveles de ácido úrico en sangre también podía disminuir también la presión arterial.

Características de los estudios

En esta actualización se examinaron 722 registros y se seleccionaron 26 para una evaluación más detallada. No se encontraron más estudios para añadir a los tres estudios (211 participantes) que ya estaban incluidos en la revisión. Estos estudios evaluaron a adolescentes y adultos. Compararon la farmacoterapia para disminuir el ácido úrico, con un control de placebo, en personas diagnosticadas de hipertensión.

Lo que dice la investigación

No se encontraron resultados concluyentes sobre si el tratamiento farmacológico para reducir el ácido úrico disminuyó la presión arterial más que el placebo en personas con hipertensión y altos niveles de ácido úrico en la sangre. La farmacoterapia disminuyó los niveles de ácido úrico en la sangre mejor que el placebo. Los resultados de los efectos secundarios no fueron concluyentes entre el grupo de la farmacoterapia y el de placebo.

No hay suficiente evidencia que demuestre que los fármacos que reducen los niveles de ácido úrico en la sangre también disminuyan la presión arterial en las personas con hipertensión. Se necesita más investigación sobre este tema.

Certeza de la evidencia

La baja calidad de la evidencia no pudo determinar si la farmacoterapia para tratar los niveles altos de ácido úrico en la sangre reduce la presión arterial. Se redujo la certeza de la evidencia porque los estudios presentaron datos limitados y resultados inconsistentes para este desenlace.

Hay evidencia de certeza alta de que los fármacos destinados a disminuir el ácido úrico, lo reducen.

La evidencia de certeza baja no permitió determinar si la farmacoterapia aumentaba la aparición de efectos secundarios. Se redujo la certeza de la evidencia por problemas con el diseño del estudio, falta de datos y resultados inconsistentes entre los estudios.

No está claro que los estudios futuros no vayan a cambiar estas conclusiones.

Conclusiones de los autores: 

En esta revisión Cochrane actualizada, los datos de los ECA actuales son insuficientes para determinar si el tratamiento de reducción del ácido úrico reduce la PA. Se necesitan más estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta es la segunda actualización de esta revisión sistemática. La hipertensión arterial representa un problema importante de salud pública. A nivel mundial, cerca de una cuarta parte de la población adulta presenta hipertensión. Los estudios epidemiológicos y experimentales indican una conexión entre la hiperuricemia y la hipertensión. La hiperuricemia afecta a entre el 25% y el 40% de las personas con hipertensión no tratada; se ha informado de una prevalencia mucho menor en las personas con una presión arterial normal (normotensión) o en la población en general. Sin embargo, sigue sin responderse la pregunta de si la disminución del ácido úrico sérico (AUS) podría reducir la presión arterial (PA).

Objetivos: 

Determinar si los agentes hipouricemiantes reducen la PA en los personas con hipertensión primaria o prehipertensión en comparación con un placebo.

Métodos de búsqueda: 

El especialista en información del Grupo Cochrane de Hipertensión (Cochrane Hypertension Group) buscó ensayos aleatorizados en las siguientes bases de datos hasta mayo de 2020: Registro Cochrane Especializado en Hipertensión (Cochrane Hypertension Specialised Register); CENTRAL 2018, número 12), MEDLINE (desde 1946), Embase (desde 1974), la plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos de la Organización Mundial de la Salud y ClinicalTrials.gov. También se realizaron búsquedas en LILACS (1982 hasta mayo de 2020) y se estableció contacto con autores de artículos relevantes sobre trabajos publicados y no publicados. En la búsqueda no hubo restricciones de idioma o fecha.

Criterios de selección: 

Para incluirlos en esta actualización de la revisión, los estudios debían cumplir los siguientes criterios: 1) aleatorizado o cuasialeatorizado, con un grupo asignado a recibir un agente reductor del ácido úrico (AU) y otro grupo asignado a recibir placebo; 2) doble ciego, simple ciego o abierto; 3) diseño de ensayo paralelo o cruzado (cross-over); 4) los ensayos cruzados debían tener un período de lavado de al menos dos semanas; 5) la duración mínima del tratamiento debía ser de cuatro semanas; 6) los participantes debían tener un diagnóstico de hipertensión esencial o de prehipertensión más hiperuricemia (AU sérico superior a 6 mg/dL en las mujeres, 7 mg/dL en los hombres, y 5,5 mg/dL en niños o adolescentes); 7) las medidas de desenlace incluían cambios en la presión arterial sistólica o diastólica ambulatoria de 24 horas, o ambas; o la presión arterial sistólica o diastólica medida en la clínica, o ambas.

Obtención y análisis de los datos: 

Los dos autores de la revisión, de forma independiente, recopilaron los datos utilizando un formulario de extracción de datos, y se resolvió cualquier desacuerdo mediante discusión. El riesgo de sesgo se evaluó mediante la herramienta Cochrane " Riesgo de sesgo'. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

En esta actualización de la revisión se revisaron 722 registros y se seleccionaron 26 informes de texto completo para su evaluación. No se identificaron estudios en curso ni se añadieron nuevos estudios. Se incluyeron tres ensayos controlados aleatorizados (ECA), que reclutaron a 211 personas con hipertensión o prehipertensión más hiperuricemia.

La evidencia de certeza baja de tres ECA encontraron resultados no concluyentes entre los que recibieron fármacos reductores del ácido úrico y placebo, en la presión arterial sistólica ambulatoria de 24 horas (DM -6,2 mmHg, IC del 95%: -12,8 a 0,5) o la presión arterial diastólica (-3,9 mmHg, IC del 95%: -9,2 a 1,4).

La evidencia de certeza baja de dos ECA indican que los fármacos que disminuyen el ácido úrico reducen la presión arterial sistólica medida en la clínica (-8,43 mmHg, IC del 95%: -15,24 a -1,62), pero los resultados de la presión arterial diastólica medida en la clínica no fueron concluyentes (-6,45 mmHg, IC del 95%: -13,60 a 0,70).

La evidencia de certeza alta de tres ECA encontró que el ácido úrico en suero se redujo en 3,1 mg/dl (IC del 95%: 2,4 a 3,8) en los participantes que recibieron fármacos reductores del ácido úrico.

La evidencia de certeza baja de tres ECA encontraron resultados no concluyentes con respecto a la aparición de eventos adversos entre los que recibieron fármacos reductores del ácido úrico y el placebo (RR 1,86; IC del 95%: 0,43 a 8,10).

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save