Crioterapia después del reemplazo total de la rodilla

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación acerca de los efectos del tratamiento con frío como una intervención terapéutica justo después de la cirugía de reemplazo total de la rodilla en pacientes con osteoartritis.

La revisión muestra que en los pacientes sometidos al reemplazo total de la rodilla:

- La crioterapia puede reducir levemente la cantidad de pérdida sanguínea y el dolor

- La crioterapia fue generalmente segura y no se asoció con eventos adversos graves

- La crioterapia puede mejorar la amplitud de movimiento de la rodilla en el plazo de una a dos semanas después de la cirugía

- No se encontró ningún estudio que considerara los efectos de la crioterapia sobre las actividades de los pacientes relacionadas con la función de la rodilla (o la calidad de vida, o el nivel de actividad general)

¿Qué es el reemplazo total de la rodilla y qué es el tratamiento con frío?

La osteoartritis es una enfermedad de las articulaciones, como la rodilla. La osteoartritis de la rodilla puede causar dolor y afectar el funcionamiento de la articulación. La cirugía de reemplazo de la rodilla es un tratamiento que puede ayudar en este trastorno a largo plazo, aunque los efectos de la cirugía durante el período de recuperación (es decir hasta los primeros seis meses) son debilitantes. El tratamiento con frío (o crioterapia) incluye la aplicación de temperaturas muy bajas en la piel que rodea una lesión o un sitio quirúrgico. Se puede realizar por medio de bolsas de hielo o dispositivos especializados que proporcionan agua fría en el área.

Esta revisión indica que hay pruebas de que la crioterapia puede aliviar el dolor y aumentar la amplitud de movimiento en los primeros días después de un reemplazo total de la rodilla, aunque el uso de crioterapia no reduce la necesidad de transfusión de sangre. El uso de crioterapia es seguro y no dio lugar a un aumento de las complicaciones graves.

El mejor cálculo de lo que les sucede a los pacientes sometidos al reemplazo total de la rodilla que reciben crioterapia:

Pérdida de sangre

- Los pacientes que recibieron crioterapia tuvieron una pérdida sanguínea promedio menor que 225ml en comparación con los pacientes que no recibieron crioterapia

Dolor

- Los pacientes que recibieron crioterapia informaron menos dolor en el día dos después de la cirugía, en promedio 1,3 puntos menos en una escala de 0 a 10, aunque en el día uno y tres no se observaron diferencias en los niveles de dolor.

Eventos adversos (efectos no deseados incluido el malestar, las reacciones locales en la piel, las infecciones en la piel, las lesiones relacionadas con el frío y los coágulos de sangre)

- 34 de 1000 pacientes que recibieron crioterapia experimentaron uno o más efectos no deseados

- 34 de 1000 pacientes que no recibieron crioterapia también experimentaron uno o más efectos no deseados

Amplitud de movimiento

- Los pacientes que recibieron crioterapia pudieron doblar la rodilla 11 grados más en el momento del alta hospitalaria

Tasa de transfusión (necesidad de transfusión de sangre después de la cirugía)

- La misma no se redujo en los pacientes que recibieron crioterapia

Función

- No se encontraron pruebas acerca de los efectos de la crioterapia sobre la función de la rodilla

Conclusiones de los autores: 

Los beneficios potenciales de la crioterapia en la pérdida sanguínea, el dolor posoperatorio y la amplitud de movimiento pueden ser demasiado pequeños para justificar su uso, y la calidad de las pruebas fue muy baja o baja para todos los resultados principales. Estos datos deben compararse con la inconveniencia y los gastos potenciales del uso de crioterapia. Para mejorar la calidad de la evidencia se necesitan ensayos aleatorios bien diseñados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El reemplazo total de la rodilla (RTR) es una intervención común para los pacientes con osteoartritis terminal de la rodilla. El tratamiento posquirúrgico puede incluir crioterapia. Sin embargo, la efectividad de la crioterapia es incierta.

Objetivos: 

Evaluar la aplicación aguda (en un plazo de 48 horas) de crioterapia posterior al RTR en cuanto al dolor, la pérdida sanguínea y la función.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en the Cochrane Database of Systematic Reviews, CENTRAL, DARE, HTA Database, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PEDro y Web of Science el 15 de marzo de 2012.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o ensayos clínicos controlados en los que el grupo experimental recibió cualquier forma de crioterapia y se comparó con cualquier grupo de control después del RTR indicado para la osteoartritis.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores seleccionaron independientemente los ensayos para la inclusión. Cuando fue necesario, los desacuerdos se discutieron y se resolvieron involucrando a un tercer revisor. Luego se extrajeron los datos y se evaluó el riesgo de sesgo de los ensayos. Los resultados principales fueron la pérdida sanguínea, el dolor medido en la escala analógica visual (EAV), los eventos adversos, la amplitud de movimiento de la rodilla, la tasa de transfusión y la función de la rodilla. Los resultados secundarios fueron el uso de analgesia, la inflamación de la rodilla, la duración de la estancia hospitalaria, la calidad de vida y el nivel de actividad. Los efectos de las intervenciones se calcularon como diferencias de medias (DM), diferencias de medias estandarizadas (DME) o se proporcionaron como cocientes de riesgos (CR), con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se realizaron los metanálisis mediante el método de la varianza inversa y se agruparon mediante el uso de los efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Once ensayos aleatorios y un ensayo clínico controlado que involucraban a 809 participantes cumplieron los criterios de inclusión. Hay pruebas de muy baja calidad de diez ensayos (666 participantes) de que la crioterapia presenta un beneficio pequeño en la pérdida sanguínea (DME -0,46; IC del 95%: -0,84 a -0,08), equivalente a una pérdida sanguínea menor que 225ml en el grupo de crioterapia (IC del 95%: 39 a 410ml). Este beneficio puede no ser clínicamente significativo. Hubo pruebas de muy baja calidad de cuatro ensayos (322 participantes) de que la crioterapia mejoró el dolor medido con la escala analógica visual a las 48 horas (DM = -1,32 puntos en una escala de 10 puntos, IC del 95%: -2,37 a -0,27), aunque no a las 24 o las 72 horas. Este beneficio puede no ser clínicamente significativo. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a los eventos adversos (CR = 0,98, IC del 95%: 0,28 a 3,47). Hay pruebas de baja calidad de dos ensayos (107 participantes) de una mejoría en la amplitud de movimiento al momento del alta (DM 11,39 grados de flexión adicional, IC del 95%: 4,13 a 18,66), aunque este beneficio puede no ser clínicamente significativo. No hubo diferencias entre los grupos en la tasa de transfusión (CR 2,13; IC del 95%: 0,04 a 109,63), y la función de la rodilla no se midió en ningún ensayo. No se encontró ningún beneficio significativo en cuanto al uso de analgesia, la inflamación o la duración de la estancia hospitalaria. No se informaron los resultados que medían la calidad de vida o el nivel de actividad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save