Intervenciones telefónicas para el manejo de los síntomas en adultos con cáncer

Antecedentes
Los pacientes con cáncer experimentan una variedad de síntomas causados por su enfermedad y su tratamiento. Los síntomas pueden incluir depresión, ansiedad, fatiga y dolor. A menudo son controlados, día a día, por los pacientes o sus familiares. Cuando los síntomas no se controlan de manera adecuada, pueden surgir otros problemas, como dificultades para llevar a cabo las tareas cotidianas, problemas para dormir y calidad de vida deficiente.

Los profesionales especialistas en cáncer han desarrollado tratamientos psicológicos y educativos para ayudar a los pacientes a manejar los síntomas del cáncer. Estos tratamientos (o intervenciones) pueden realizarse por teléfono (intervenciones telefónicas) en los hogares de los pacientes en lugar de hacerlo cara a cara en el hospital.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?
Esta revisión Cochrane tuvo como objetivo responder a las siguientes preguntas.

1. ¿Las intervenciones telefónicas para adultos con cáncer son efectivas para aliviar los síntomas del cáncer y del tratamiento del cáncer?

2. ¿Qué síntomas presentan la mayor reducción cuando se utilizan intervenciones telefónicas?

3. ¿Qué partes de las intervenciones telefónicas tienen mayor impacto en la reducción de los síntomas del cáncer?

En esta revisión, las intervenciones telefónicas fueron intervenciones realizadas solamente, o principalmente, por teléfono. Fueron administradas por profesionales de la salud. Además del contacto telefónico, pueden incluir contacto cara a cara, o información impresa, digital o en línea, como por ejemplo, folletos, programas informáticos y sitios web.

¿Cómo se respondieron estas preguntas?
Se realizaron búsquedas en las bases de datos y revistas médicas para encontrar todos los ensayos controlados aleatorizados que utilizaron una intervención telefónica para reducir cualquier síntoma del cáncer. Los ensayos controlados aleatorizados asignan a los pacientes al azar a un tratamiento u otro y proporcionan la evidencia más fiable. Los estudios podían comparar las intervenciones telefónicas con otra intervención telefónica, con otro tipo de intervención (por ejemplo, cara a cara) o con la atención habitual. Los participantes de estos estudios eran adultos con cualquier tipo de cáncer en cualquier estadio.

Resultados
Se incluyeron 32 estudios con un total de 6250 participantes. La mayoría de los estudios (21) provenía de los Estados Unidos. Nueve estudios reclutaron a mujeres con cáncer de mama, 11 incluyeron a pacientes con cáncer de mama, colorrectal, de pulmón o de próstata. Catorce estudios incluyeron a pacientes con cáncer en estadio temprano. El personal de enfermería proporcionó las intervenciones en 24 estudios. Solo 10 estudios realizaron intervenciones únicamente por teléfono, y 16 estudios combinaron las llamadas telefónicas con otros materiales (impresos o digitales). Los estudios midieron los síntomas de depresión, ansiedad, angustia emocional, incertidumbre, fatiga, dolor, síntomas sexuales y falta de aliento. También midieron el efecto de todos los síntomas juntos (la experiencia general de los síntomas).

La mayoría de los estudios compararon una intervención telefónica con la atención habitual sola o la atención habitual con apoyo adicional. Ocho estudios compararon dos intervenciones telefónicas entre sí; algunos también las compararon con la atención habitual.

Debido a que los estudios eran tan diferentes entre sí, no fue posible combinar los resultados en un análisis para cada síntoma. Sin embargo, algunos estudios midieron los cambios en los síntomas utilizando escalas estandarizadas o similares. Registraron las puntuaciones de la escala de los participantes al principio de la intervención, durante la intervención y al final, lo cual dio lugar a una «puntuación del cambio». Se analizaron los resultados de los estudios que registraron las puntuaciones del cambio.

¿Qué dice la evidencia de la revisión?
Veintiún estudios proporcionaron evidencia sobre la depresión en comparación con la atención habitual u otras intervenciones, pero solo nueve proporcionaron puntuaciones del cambio. Los mismos encontraron que las intervenciones telefónicas parecieron reducir los síntomas de la depresión. Asimismo, las intervenciones telefónicas parecieron efectivas en comparación con la atención habitual u otras intervenciones para reducir la ansiedad (16 estudios; 5 contribuyeron a las puntuaciones del cambio); la fatiga (9 estudios; 6 contribuyeron a las puntuaciones del cambio); y la angustia emocional (7 estudios; 5 contribuyeron a las puntuaciones del cambio).

La evidencia en cuanto a otros síntomas fue limitada, lo cual dificultó la posibilidad de establecer conclusiones.

Certeza de la evidencia
Las intervenciones telefónicas parecen aliviar algunos síntomas del cáncer y del tratamiento del cáncer, sin embargo, los estudios fueron pequeños y muy diferentes entre sí, por lo que la confianza (certeza) en la evidencia es muy baja. No está claro si las intervenciones telefónicas solas o combinadas con reuniones cara a cara, o materiales impresos o de audio, son más efectivas para reducir los numerosos síntomas que experimentan los pacientes con cáncer.

Conclusiones
Las intervenciones telefónicas son convenientes para los pacientes, sus familias y los trabajadores de la salud, pero los resultados de la revisión no fueron concluyentes. La investigación rigurosa adicional sobre este tema ayudaría a responder a las preguntas de revisión.

Fecha de la búsqueda
Esta revisión incluye evidencia publicada hasta enero 2019.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones telefónicas constituyen una forma conveniente de apoyar el autocontrol de los síntomas relacionados con el cáncer para los adultos con cáncer. Estas intervenciones están adquiriendo mayor importancia con el desplazamiento de la atención más cerca de los hogares de los pacientes, la necesidad de contener los recursos/costes y el potencial de los proveedores del sector voluntario para realizar intervenciones de atención de la salud. Alguna evidencia apoya el uso de intervenciones telefónicas para el manejo de los síntomas en adultos con cáncer; la mayoría de la evidencia se relaciona con cuatro síntomas que se experimentan comúnmente: depresión, ansiedad, angustia emocional y fatiga. Algunas intervenciones realizadas por teléfono se mejoraron combinándolas con reuniones presenciales y el suministro de materiales impresos o digitales. Los autores de la revisión no pudieron determinar si las llamadas telefónicas, solas o en combinación con otros elementos, proporcionan una reducción óptima de los síntomas; lo más probable es que lo anterior varíe según el síntoma. Cabe señalar que, a pesar de la posibilidad de que las intervenciones telefónicas permitan reducir los costes, ninguno de los estudios examinados incluyó ninguna forma de evaluación económica de la salud.

Se necesitan más ensayos sólidos e informados de manera adecuada sobre todos los síntomas relacionados con el cáncer, ya que la certeza de la evidencia generada en los estudios incluidos en esta revisión fue muy baja, y el informe fue de calidad variable. Los investigadores deben esforzarse por reducir la variabilidad entre los estudios en el futuro. Los estudios de esta revisión se caracterizan por una diversidad clínica y metodológica; el nivel de esta diversidad dificultó la comparación entre los estudios. Como mínimo, se deben realizar esfuerzos para estandarizar las medidas de resultados. Por último, los estudios se vieron comprometidos por la inclusión de muestras pequeñas, la ocultación inadecuada de la asignación a los grupos, la falta de cegamiento del observador y la duración corta del seguimiento. Por consiguiente, las conclusiones relacionadas con los síntomas más susceptibles al manejo mediante intervenciones telefónicas son provisionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con cáncer experimentan una variedad de síntomas como resultado de su enfermedad y de los tratamientos involucrados en su manejo. El tratamiento inadecuado de los síntomas tiene consecuencias para los resultados de los pacientes, entre ellos la funcionalidad, el bienestar psicológico y la calidad de vida (CdV). Los intentos por reducir la incidencia y la gravedad de los síntomas del cáncer han implicado el desarrollo y la prueba de intervenciones psicoeducativas para mejorar el autocontrol de los síntomas de los pacientes. Con la tendencia de que la atención se preste más cerca de los hogares de los pacientes, las intervenciones psicoeducativas por teléfono han evolucionado para prestar apoyo al manejo de una serie de síntomas del cáncer. Los primeros indicios sugieren que pueden reducir la gravedad de los síntomas y la angustia mediante un mejor autocontrol de los síntomas.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones telefónicas para reducir los síntomas asociados con el cáncer y su tratamiento. Determinar qué síntomas responden mejor a las intervenciones telefónicas. Determinar si ciertas configuraciones (por ejemplo, con/sin apoyo adicional como recursos presenciales, impresos o electrónicos) y la duración/frecuencia de las llamadas de intervención actúan como mediadores de los efectos en los resultados de los síntomas del cáncer observados.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL; 2019, número 1); MEDLINE vía OVID (1946 a enero 2019); Embase vía OVID (1980 a enero 2019); (CINAHL) vía Athens (1982 a enero 2019); British Nursing Index (1984 a enero 2019); y PsycINFO (1989 a enero 2019). Se realizaron búsquedas en las actas de congresos para identificar los resúmenes publicados, así como en SIGLE y en los registros de ensayos para obtener estudios no publicados. Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de todos los artículos incluidos para obtener estudios pertinentes adicionales. Finalmente, se realizaron búsquedas manuales en las siguientes revistas: Cancer, Journal of Clinical Oncology, Psycho-oncology, Cancer Practice, Cancer Nursing, Oncology Nursing Forum, Journal of Pain and Symptom Management, and Palliative Medicine. La búsqueda se restringió a las publicaciones en idioma inglés.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que comparaban una o más intervenciones telefónicas entre sí o con otros tipos de intervenciones (p.ej. una intervención cara a cara) o la atención habitual, con el objetivo declarado de considerar cualquier síntoma físico o psicológico del cáncer y su tratamiento, que hubieran reclutado a adultos (mayores de 18 años de edad) con un diagnóstico clínico de cáncer, independientemente del tipo de tumor, el estadio del cáncer, el tipo de tratamiento y el momento del reclutamiento (p.ej. antes, durante o después del tratamiento).

Obtención y análisis de los datos: 

Para la selección de ensayos, la extracción de datos y el análisis, se utilizaron los métodos Cochrane. De ser posible, la ansiedad, los síntomas depresivos, la fatiga, la angustia emocional, el dolor, la incertidumbre, los síntomas relacionados con la sexualidad y el cáncer de pulmón, así como los resultados secundarios, se informan como diferencias de medias estandarizadas (DME) con intervalos de confianza (IC) del 95%, y se presentó una síntesis descriptiva de los hallazgos del estudio. Se informó de los resultados según los síntomas considerados y los tipos de intervención (por ejemplo, solo por teléfono, por teléfono combinada con otros elementos). Como muchos estudios incluyeron muestras pequeñas, y debido a que las puntuaciones iniciales de los resultados de los estudios a menudo variaron para los grupos de intervención y de control, se utilizaron puntuaciones del cambio y desviaciones estándar asociadas. La certeza de la evidencia de cada resultado se interpretó utilizando los criterios Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation (GRADE).

Resultados principales: 

Treinta y dos estudios fueron elegibles para su inclusión; la mayoría estaba en riesgo moderado de sesgo, a menudo relacionado con el cegamiento. En conjunto, los investigadores reclutaron a 6250 pacientes y estudiaron intervenciones en pacientes con una variedad de tipos de cáncer y a lo largo de la trayectoria de la enfermedad, aunque muchos de los participantes tenían cáncer de mama o cáncer en estadio temprano o estaban iniciando un tratamiento. Los estudios midieron los síntomas de ansiedad, depresión, angustia emocional, incertidumbre, fatiga y dolor, así como los síntomas relacionados con la sexualidad y la intensidad de los síntomas generales o la angustia.

Las intervenciones fueron realizadas principalmente por personal de enfermería (n = 24), del cual la mayoría (n = 16) tenía formación en oncología, investigación o psiquiatría. Diez intervenciones se realizaron únicamente por teléfono; el resto combinó el teléfono con elementos adicionales (es decir, consultas presenciales y recursos digitales, en línea o impresos). El número de llamadas realizadas osciló entre uno y 18; la mayoría de las intervenciones proporcionaron tres o cuatro llamadas.

Veintiún estudios aportaron evidencia sobre la efectividad de las intervenciones realizadas por teléfono y la mayoría pareció reducir los síntomas de depresión en comparación con el control. Nueve estudios contribuyeron con resultados de las puntuaciones del cambio (PC) cuantitativo y de la desviación estándar asociada (o los mismos pudieron ser calculados). Asimismo, muchas intervenciones telefónicas parecieron efectivas, en comparación con el control, para reducir la ansiedad (16 estudios; 5 contribuyeron con resultados de las PC cuantitativo); la fatiga (9 estudios; 6 contribuyeron con resultados de las PC cuantitativo); y la angustia emocional (7 estudios; 5 contribuyeron con resultados de las PC cuantitativo). Debido a la heterogeneidad clínica significativa con respecto a las intervenciones introducidas, los participantes reclutados en el estudio y los resultados medidos, no se realizó un metanálisis.

En cuanto a los demás síntomas (incertidumbre, dolor, síntomas relacionados con la sexualidad, disnea y experiencia general de los síntomas), la evidencia fue limitada; de manera similar, no fue posible realizar un metanálisis y los resultados de los estudios individuales fueron en gran parte contradictorios, lo que dificultó la extracción de conclusiones sobre su manejo mediante intervenciones telefónicas. La heterogeneidad fue considerable en todos los ensayos para todos los resultados.

En general, la certeza de la evidencia fue muy baja para todos los resultados de la revisión. La calidad de todos los resultados se disminuyó debido a la preocupación por los perfiles del riesgo general de sesgo que frecuentemente fue poco claro, la incertidumbre de las estimaciones de los efectos y debido a algunas incoherencias en los resultados y a la heterogeneidad general.

Hay evidencia infundada que sugiere que las intervenciones telefónicas en determinada capacidad pueden tener una función en el manejo de los síntomas en los adultos con cáncer. Sin embargo, en ausencia de evidencia fiable y homogénea, es necesario ser prudente en la interpretación de la síntesis narrativa. Además, no hubo pautas claras en los estudios respecto de qué formas de intervención (solo telefónicas versus mejoradas con otros elementos) son más efectivas. Es imposible concluir con certeza cuáles son las formas de intervención telefónica más efectivas para manejar la variedad de síntomas relacionados con el cáncer que experimentan los pacientes con cáncer.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save