Selladores o barniz de flúor: ¿qué tratamiento es mejor para prevenir las caries en las muelas permanentes de niños y adolescentes?

¿Por qué es importante esta pregunta?

La caries ocurre cuando se desarrolla un pequeño agujero en un diente. Lo anterior sucede porque las bacterias (pequeños organismos vivos) que viven en la boca se alimentan del azúcar de los alimentos que comemos. Al alimentarse, las bacterias producen un ácido que ataca a los dientes. Si los dientes no se limpian regularmente después de comer, o si se consumen muchos alimentos y bebidas azucaradas, los repetidos ataques del ácido pueden crear agujeros en la superficie exterior dura de los dientes (esmalte). Si no se tratan, estos agujeros pueden profundizar y dañar la capa del diente debajo de la superficie (dentina).

Muchas personas alrededor del mundo desarrollan caries en algún momento de su vida. En la mayoría de los adolescentes y niños mayores de seis años, la caries daña las superficies de mordida de las muelas permanentes.

Para prevenir la caries, los dentistas pueden aplicar un sellador dental o un barniz de flúor directamente en las muelas. Un sellador dental es un recubrimiento hecho de un material adhesivo como la resina o el ionómero de vidrio, que los dentistas aplican una vez a los dientes. Sella los surcos de los dientes donde se suele acumular la comida, y los protege del ácido. En cambio, un barniz de flúor es una pasta pegajosa que contiene altos niveles de flúor, un mineral presente de forma natural en los dientes que los protege de los daños. El dentista debe aplicar barnices de flúor a los dientes de dos a cuatro veces al año.

Se examinó la evidencia de los estudios de investigación para determinar si los selladores o los barnices de flúor, o una combinación de ellos, son mejores para prevenir las caries en las muelas permanentes de los niños y adolescentes.

¿Cómo se identificó y evaluó la evidencia?

Se buscaron en la literatura médica los estudios controlados aleatorizados (estudios clínicos en los que las personas se colocan al azar en uno de dos o más grupos de tratamiento), ya que proporcionan la evidencia más sólida sobre los efectos de un tratamiento. Luego se compararon los resultados y se resumió la evidencia de todos los estudios. Se evaluó la certeza de la evidencia. Para hacerlo se consideraron factores como la forma en que se realizaron los estudios, su tamaño y la consistencia de los hallazgos entre los estudios. Según las evaluaciones, la evidencia se calificó como de certeza muy baja, baja, moderada o alta.

¿Qué se encontró?

Se encontraron 11 estudios que incluyeron 3374 niños de entre cinco y diez años al comienzo de los estudios. Los niños se asignaron al azar a un tratamiento con sellador o barniz de flúor, o ambos. Los niños se siguieron entre uno y nueve años. Los estudios compararon el número de niños que tuvieron caries en la dentina de sus muelas en diferentes grupos de tratamiento.

La evidencia fue de certeza muy baja, por lo que no es posible confiar en los hallazgos.

Cuando se combinaron cuatro estudios que compararon selladores de resina versus barniz de flúor, se encontró que ninguna de las dos intervenciones funcionó mejor que la otra.

Los tres estudios individuales que compararon los selladores hechos de ionómero de vidrio con el barniz de flúor no se pudieron combinar y tuvieron resultados mixtos.

Un estudio pequeño encontró que la administración de selladores y barniz de flúor puede funcionar mejor que la administración de barniz de flúor solo.

En cinco estudios se informó que el uso de selladores o de barnices de flúor no se asoció con efectos secundarios. Los demás estudios no mencionaron si se produjeron o no efectos secundarios.

¿Qué significan estos resultados?

En la actualidad no se sabe si es mejor aplicar selladores o barniz de flúor para prevenir las caries en las muelas de los niños. Se sabe que ambas intervenciones son efectivas para reducir las caries y la evidencia actual no indica que una funcione mejor que la otra.

Actualmente hay 14 estudios en curso. Los hallazgos podrían mejorar la evidencia en futuras versiones de esta revisión.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

La evidencia está actualizada hasta marzo de 2020.

Conclusiones de los autores: 

La aplicación de barniz a base de flúor o selladores de fisuras a base de resina a los primeros molares permanentes ayuda a prevenir las caries oclusales, pero no ha sido posible en esta revisión establecer conclusiones fiables sobre cuál es mejor aplicar. Los estudios disponibles no indican que alguna de las dos intervenciones sea superior, pero esta evidencia se consideró de certeza muy baja. Se encontró evidencia de certeza muy baja de que colocar un sellador a base de resina, así como aplicar un barniz de flúor, funciona mejor que aplicar el barniz de flúor solo. En la actualidad hay 14 estudios en curso y sus hallazgos pueden permitir establecer conclusiones más firmes sobre si los selladores y los barnices funcionan igual de bien, o si uno es mejor que el otro.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La mayor parte del incremento detectado en las caries dentales de los niños y adolescentes se limita a las superficies oclusivas de los molares posteriores permanentes. Los selladores dentales y los barnices de flúor se utilizan con mucha frecuencia para prevenir las caries. Debido a que la efectividad de ambas intervenciones para controlar la caries, en comparación con ninguna intervención, se ha demostrado con anterioridad, esta revisión tuvo como objetivo evaluar su efectividad relativa. Con ella se actualiza una revisión publicada originalmente en 2006 y actualizada en 2010 y en 2016.

Objetivos: 

El objetivo principal fue evaluar la efectividad relativa de los selladores dentales (es decir, los selladores de fisuras) en comparación con los barnices de flúor, o de los selladores de fisuras junto con los barnices de flúor en comparación con los barnices de flúor solos, para prevenir las caries dentales en las superficies oclusales de los dientes permanentes de niños y adolescentes.

Los objetivos secundarios fueron evaluar si la efectividad estuvo influida por el tipo de material de sellado y la duración del seguimiento, documentar e informar sobre los datos relacionados con los episodios adversos asociados con los selladores y los barnices de flúor, e informar sobre la relación entre costo y efectividad de los selladores dentales versus el barniz de flúor para la prevención de la caries.

Métodos de búsqueda: 

El documentalista del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) realizó una búsqueda en las siguientes bases de datos: Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health’s Trials Register) (hasta el 19 de marzo de 2020), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (la Cochrane Library, 2020, número 2), MEDLINE Ovid (1946 hasta el 19 de marzo de 2020) y Embase Ovid (1980 hasta el 19 de marzo de 2020). Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en el US National Institutes of Health Trials Registry (ClinicalTrials.gov) y en la Plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos de la Organización Mundial de la Salud. No hubo restricciones en cuanto al idioma ni la fecha de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados con al menos 12 meses de seguimiento que compararon selladores de fisuras, o selladores de fisuras junto con barnices de flúor, versus barnices de flúor para la prevención de las caries en las superficies oclusales de los dientes posteriores (es decir, los molares o los premolares) permanentes, en participantes menores de 20 años de edad al comienzo del estudio.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, analizaron los resultados de la búsqueda, extrajeron los datos de los estudios incluidos y evaluaron el riesgo de sesgo en dichos estudios. Se intentó establecer contacto con los autores de los estudios para obtener información faltante o poco clara. Los estudios se agruparon y analizaron sobre la base del tipo de material de sellado: sellador a base de resina y sellador a base de ionómero de vidrio (sellador a base de ionómero de vidrio e ionómero de vidrio modificado con resina) y los diferentes períodos de seguimiento. Se calculó el odds ratio (OR) del riesgo de caries en las superficies oclusales de los dientes molares permanentes. En los ensayos con un diseño de boca dividida, se utilizó el odds ratio de Becker-Balagtas. Un ensayo aleatorizado grupal proporcionó estimaciones precisas en cuanto al riesgo relativo (RR), que se utilizaron. Para los desenlaces y los datos continuos, se utilizaron las medias y las desviaciones estándar para obtener las diferencias de medias (DM). Para el metanálisis se utilizó el modelo de efectos aleatorios cuando se combinaron los datos de cuatro o más estudios. Todas las medidas se presentaron con los intervalos de confianza (IC) del 95%. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos con 3374 participantes de entre cinco y diez años cuando comenzaron los ensayos. Tres ensayos son nuevos desde la actualización de 2016. Dos ensayos no aportaron datos al análisis.

Sellador versus barniz de flúor

Selladores de fisuras a base de resina versus barnices de flúor

Siete ensayos evaluaron esta comparación (cinco contribuyeron con datos). No se sabe con certeza si los selladores a base de resina pueden ser mejores que el barniz de flúor, o viceversa, para prevenir las caries en los primeros molares permanentes a los dos o tres años de seguimiento (OR 0,67; IC del 95%: 0,37 a 1,19; I2 = 84%; cuatro estudios, 1683 niños evaluados). Un estudio que midió el incremento de las superficies permanentes cariadas, perdidas y obturadas (DMFS, por sus siglas en inglés) y de los dientes permanentes cariados, perdidos y obturados (DMFT, por sus siglas en inglés) a los dos años indicó un pequeño efecto beneficioso del sellador de fisuras (DMFS DM -0,09; IC del 95%: -0,15 a -0,03; DMFT DM -0,08; IC del 95%: -0,14 a -0,02; 542 participantes), que puede no ser clínicamente significativo. Un estudio pequeño con alto riesgo de sesgo informó de un efecto beneficioso del sellador después de cuatro años en la prevención de la caries (RR 0,42; IC del 95%: 0,21 a 0,84; 75 niños) y a los nueve años (RR 0,48; IC del 95%: 0,29 a 0,79; 75 niños). Cada uno de estos resultados se consideró de certeza muy baja.

Selladores a base de ionómero de vidrio versus barnices de flúor

Tres ensayos evaluaron esta comparación: uno con ionómero de vidrio curado químicamente y dos con ionómero de vidrio modificado con resina. Los estudios fueron clínicamente diversos, por lo que no se realizó un metanálisis. En general, los estudios no encontraron un efecto beneficioso de una intervención sobre otra al año, o a los dos y tres años, aunque un estudio, que también incluyó educación sobre salud oral, indicó un efecto beneficioso de los selladores sobre el barniz en los niños con alto riesgo de caries. Esta evidencia se consideró de certeza muy baja.

Sellador más barniz de flúor versus barniz de flúor solo

Un ensayo de boca dividida que analizó 92 niños a los dos años de seguimiento encontró un efecto a favor del sellador de fisuras a base de resina más barniz de flúor, sobre el barniz de flúor solamente (OR 0,30; IC del 95%: 0,17 a 0,55), lo que representó un efecto clínicamente significativo de una reducción del 77% de las caries después de dos años; sin embargo, esta evidencia se consideró de certeza muy baja.

Episodios adversos

Cinco ensayos (1801 participantes) (cuatro que utilizaron material de sellado a base de resina y uno que utilizó ionómero de vidrio modificado con resina) informaron que no se produjeron episodios adversos con la administración de selladores o barnices de flúor en un período de uno a nueve años. Los otros cinco estudios no mencionaron episodios adversos.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save