¿El colecho es un método eficaz y seguro en el cuidado de los recién nacidos sanos a término?

Pregunta de revisión: se deseaba saber si el hecho de compartir la cama (colecho) se asocia con un aumento de la duración y la frecuencia de la lactancia materna en los recién nacidos después de las 37 semanas de embarazo (también conocidos como neonatos a término) y que están sanos al nacer.

Antecedentes: El “colecho” es un tipo de práctica de sueño en la que la superficie para dormir (p.ej., la cama, el sofá o el sillón, o alguna otra superficie para dormir) se comparte entre el lactante y otra persona. Las posibles razones por las que las familias deciden practicar el colecho son: facilitar la lactancia materna; regular la temperatura (evitar la hipotermia); pasar tiempo de calidad con el lactante; ayudarle a dormir y poder consolarle fácilmente en caso de que se agite; poder atenderle rápidamente en caso de que sufra algún percance; proporcionarle cuidados cercanos durante una enfermedad; y fomentar el vínculo afectivo. Sin embargo, para muchas familias en todo el mundo la práctica del colecho no es una opción. En los países de ingresos altos, el colecho se considera una práctica controvertida, y ha llamado especialmente la atención por su papel en el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). No obstante, en los países de ingresos bajos y medios, el colecho ha sido la práctica habitual en muchos grupos que no podían permitirse diferentes superficies para dormir. En estas sociedades menos ricas, se cree que el colecho contribuye a: prolongar la duración de la lactancia materna; aumentar el tiempo y la duración de los despertares del recién nacido; disminuir el tiempo y la duración del sueño profundo; y aumentar la concienciación de la madre sobre el estado del lactante.

Características de los estudios: se buscaron estudios hasta el 23 de julio de 2020. El objetivo de la revisión fue incluir estudios controlados aleatorizados (ECA). Los ECA son estudios clínicos en los que las personas son asignadas al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento. Se planificó incluir ECA de recién nacidos a término que comenzaron a compartir la cama con la madre en las primeras 24 horas tras el parto (y continuaron el colecho con la madre en las primeras cuatro semanas de vida, seguido de un período de tiempo variable después). El objetivo fue comparar un grupo de "colecho" con un grupo “sin colecho”. Cuando se comparte la cama, hay un estrecho contacto entre la madre y el lactante. Los posibles efectos beneficiosos fisiológicos incluyen una mejor regulación de la temperatura, con menos riesgo de hipotermia, y una mayor duración de la lactancia materna. Los efectos perjudiciales incluyen la muerte súbita del lactante como resultado de que la madre se acueste sobre él y del uso de almohadas y edredones.

Resultados clave: se evaluaron seis estudios para su inclusión en esta revisión. Se excluyeron por las siguientes razones: análisis secundario de datos de ECA primarios (dos estudios); no estudiaron el colecho (dos estudios); no era un ECA (un estudio) y no se estudiaron desenlaces de interés para la revisión (un estudio).

Certeza de la evidencia: no fue posible evaluar la certeza de la evidencia sobre el colecho en recién nacidos sanos a término. Este hecho se debe a que no hubo estudios elegibles incluidos. Se necesitan ECA sobre el colecho en neonatos sanos a término que evalúen directamente la eficacia (es decir, estudios en un ámbito controlado como el hospital) o la efectividad (es decir, estudios realizados en contextos comunitarios o domésticos) y la seguridad. También deben incluir a lactantes de países de ingresos altos y de países de ingresos bajos y medios, especialmente aquellos países en los que el colecho es más frecuente debido a las prácticas culturales (p.ej., los países asiáticos).

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron estudios que cumplieran los criterios de inclusión. Se necesitan ECA sobre el colecho en neonatos sanos a término que evalúen directamente la eficacia (es decir, estudios en un ámbito controlado como el hospital) o la efectividad (es decir, estudios realizados en contextos comunitarios o domésticos) y la seguridad. Los estudios futuros deberían evaluar desenlaces como el estado de la lactancia materna y el riesgo de SMSL. También deben incluir a neonatos de países de ingresos altos y de países de ingresos bajos y medios, especialmente los países en los que el colecho es más frecuente debido a las prácticas culturales (p.ej., los países asiáticos).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Existe una gran variación global en los ajustes para dormir de los recién nacidos sanos. El colecho es un tipo de práctica para dormir en la que la superficie para dormir (p.ej., la cama, el sofá o el sillón, o alguna otra superficie para dormir) se comparte entre el lactante y otra persona. Los posibles efectos beneficiosos fisiológicos incluyen una mejor estabilidad de oxígeno y cardiopulmonar, menos episodios de llanto, menos riesgo de hipotermia y una mayor duración de la lactancia. Por otro lado, el efecto perjudicial más importante del colecho es que podría aumentar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Los estudios han encontrado evidencia contradictoria en cuanto a la seguridad y la eficacia del colecho durante la infancia.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad del colecho, iniciado durante el período neonatal, sobre el estado de la lactancia materna (duración exclusiva y total de la lactancia materna), la incidencia del SMSL, las tasas de hipotermia, la mortalidad neonatal y del lactante, y los resultados del neurodesarrollo a largo plazo.

Métodos de búsqueda: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Group) para realizar búsquedas en el Registro Cochrane central de ensayos controlados (CENTRAL 2020, Número 7) en La Biblioteca Cochrane, MEDLINE vía PubMed (1966 hasta el 23 de julio de 2020), CINAHL (1982 hasta el 23 de julio de 2020) y LILACS (1980 hasta el 23 de julio de 2020). También se buscaron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados en las bases de datos de ensayos clínicos y en las listas de referencias de los artículos identificados.

Criterios de selección: 

Se planificó incluir ECA o ensayos controlados cuasialeatorizados (incluidos ensayos aleatorizados por conglomerados) que incluyeran neonatos a término iniciados en el colecho en el transcurso de las 24 horas del parto (y que continuaran compartiendo la cama con la madre en las primeras cuatro semanas de vida, seguido de un período de tiempo variable a partir de entonces), y los compararan con un grupo “sin colecho”.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar recomendados por Cochrane. Se planificó utilizar el método GRADE para evaluar la calidad de la evidencia.

Resultados principales: 

La estrategia de búsqueda produjo 6231 registros. Una vez eliminados los registros duplicados, se seleccionaron 2745 registros según el título y el resumen. Se excluyeron 2739 registros que no cumplían los criterios de inclusión de esta revisión. Se obtuvieron seis estudios de texto completo para su evaluación. Estos seis estudios no cumplieron los criterios de elegibilidad y se excluyeron.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save