Intervenciones proporcionadas por teléfono móvil para mejorar la adherencia a la medicación de las personas para prevenir las enfermedades cardiovasculares

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia sobre el efecto de las intervenciones proporcionadas por teléfono móvil para ayudar a las personas a tomar la medicación para prevenir las enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, infartos e ictus).

Antecedentes

Cerca de 17 600 000 personas mueren por enfermedades cardiovasculares cada año. Los medicamentos pueden ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares, pero muchas personas a las que se les da esta medicación no la toman con la frecuencia ni la constancia recomendadas. Esto significa que la medicación no funcionará tan bien como podría para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Las intervenciones proporcionadas a través de teléfonos móviles, por ejemplo, los avisos por mensajes de texto, pueden ser una forma económica de ayudar a los pacientes a tomar la medicación de la manera recomendada.

Características de los estudios

La evidencia está actualizada hasta enero de 2020. Se encontraron 14 estudios que analizaron intervenciones proporcionadas por teléfono móvil, al menos en parte, y que siguieron a los participantes durante al menos 12 meses.

Resultados clave

No fue posible combinar los resultados de la mayoría de los ensayos porque las intervenciones fueron muy diferentes. Dos estudios tuvieron bajo riesgo de sesgo y 12 tuvieron alto riesgo de sesgo. Los efectos de las intervenciones fueron contradictorios entre los estudios, por lo que no hay seguridad con respecto a los resultados. La automonitorización de la presión arterial más el apoyo de la telemedicina por teléfono móvil podría mejorar el control de la presión arterial, pero no hay confianza en los resultados debido a que los ensayos tienen riesgo de sesgo. Las intervenciones realizadas únicamente mediante mensajes de texto podrían tener poco o ningún efecto sobre el control de la presión arterial. Las intervenciones que incluían mensajes de texto y formación o apoyo a la decisión del profesional sanitario (con o sin funciones adicionales) podrían tener poco o ningún efecto sobre la presión arterial o el colesterol. Los efectos de las intervenciones que incluyeron mensajes de texto y apoyo del profesional sanitario (con o sin otras funciones adicionales) fueron contradictorios entre los estudios, por lo que no hay seguridad con respecto a los resultados. Se desconocen los efectos de las aplicaciones móviles del paciente o de las aplicaciones con apoyo adicional del profesional sanitario. Algunas intervenciones proporcionadas por teléfono móvil podrían ayudar a las personas a tomar la medicación, pero los efectos beneficiosos son pequeños o modestos. Algunos ensayos encontraron que las intervenciones no tuvieron efectos beneficiosos. No hubo evidencia que indicara que este tipo de intervenciones causaran efectos perjudiciales.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de certeza baja sobre los efectos de las intervenciones proporcionadas por teléfono móvil para aumentar la adherencia a la medicación prescrita para la prevención primaria de las EC. Los ensayos de automonitorización de la PA con apoyo de telemedicina por teléfono móvil informaron efectos beneficiosos modestos. Un ensayo con bajo riesgo de sesgo informó modestas reducciones del colesterol LDL, pero sin efectos beneficiosos en la PA. Hay evidencia de certeza moderada de que estas intervenciones no causaron efectos perjudiciales. Se justifica la realización de ensayos adicionales de estas intervenciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las enfermedades cardiovasculares (EC) son una causa principal de discapacidad y mortalidad a nivel mundial. Las EC prematuras mortales y no mortales se consideran en gran parte prevenibles a través del control de los factores de riesgo, mediante modificaciones en el estilo de vida y el uso de medicación preventiva. Las farmacoterapias antihipertensivas e hipolipemiantes para la prevención primaria son costo-efectivas para reducir la morbimortalidad debida a EC en personas con alto riesgo, y están recomendadas por las guías internacionales. Sin embargo, la adherencia a la medicación prescrita para la prevención de las EC puede ser deficiente. Aproximadamente el 9% de los casos de EC en la UE se atribuyen a la adherencia deficiente con los fármacos vasculares. Las intervenciones escalables de bajo costo para mejorar la adherencia a los fármacos para la prevención primaria de las EC tienen la posibilidad de reducir la morbilidad, la mortalidad y los costes de la asistencia sanitaria asociados con las EC.

Objetivos: 

Establecer la efectividad de las intervenciones proporcionadas por teléfono móvil para mejorar la adherencia a la medicación prescrita para la prevención primaria de las EC en adultos.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase y en otras dos bases de datos el 7 de enero de 2020. También se buscó en dos registros de ensayos clínicos el 5 de febrero de 2020. Se hicieron búsquedas en las listas de referencias de los artículos relevantes. No se impusieron restricciones de idioma ni de fecha.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados que investigaron intervenciones proporcionadas, completa o parcialmente, por teléfonos móviles para mejorar la adherencia a los fármacos cardiovasculares prescritos para la prevención primaria de las EC. Solamente se incluyeron los ensayos con un seguimiento mínimo de un año para obtener las medidas de desenlace relacionadas con conductas y variables de la adherencia a la medicación mantenidas a más largo plazo. Los comparadores elegibles fueron grupos de atención habitual o control que no recibieron el componente proporcionado por teléfono móvil de la intervención.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar recomendados por Cochrane. Los principales desenlaces de interés fueron las medidas objetivas de adherencia a la medicación (presión arterial [PA] y colesterol), los episodios de EC y los eventos adversos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para solicitar información adicional cuando no aparecía en el artículo.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ensayos con 25 633 participantes asignados al azar. Los participantes se reclutaron de centros comunitarios de atención primaria y terciaria o de clínicas ambulatorias. Las intervenciones variaron mucho, desde las que se realizaban únicamente a través de un servicio de mensajería corta (SMS) hasta las que incluían una combinación de formatos, como el SMS además de la formación del profesional sanitario, el asesoramiento presencial, los pastilleros electrónicos, los materiales escritos y los tensiómetros domiciliarios. Algunas intervenciones solo se centraron en la adherencia a la medicación, mientras que otras se centraron además en cambios en el estilo de vida, como la dieta y el ejercicio. Debido a la heterogeneidad de la naturaleza y la administración de las intervenciones y las poblaciones de estudio, la mayoría de resultados se informaron de forma narrativa, a excepción de dos ensayos que fueron lo suficientemente parecidos como para agruparlos en metanálisis de forma significativa.

El conjunto de evidencia para el efecto de las intervenciones por teléfono móvil sobre los desenlaces objetivos de adherencia (PA y colesterol) fue de certeza baja debido a que la mayoría de ensayos tuvieron alto riesgo de sesgo e inconsistencia en los efectos sobre los desenlaces. Dos ensayos tuvieron riesgo de sesgo bajo.

De cinco ensayos (número total de participantes en el estudio: 5441) que registraron el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (C-LDL), dos estudios hallaron evidencia de un ligero efecto beneficioso de la intervención en la reducción del C-LDL (-5,30 mg/dl; intervalo de confianza [IC] del 95%: -8,30 a -2,30; y -9,20 mg/dl; IC del 95%: -17,70 a -0,70). Los otros tres estudios encontraron resultados que variaron desde una pequeña reducción (-7,7 mg/dl) hasta un pequeño aumento del C-LDL (0,77 mg/dl). Todos tenían intervalos de confianza amplios que incluían la falta de efecto.

En 13 estudios (25 166 participantes) que midieron la presión arterial sistólica, las estimaciones del efecto variaron entre una gran reducción (DM -12,45 mmHg; IC del 95%: -15,02 a -9,88) y un pequeño aumento (DM 2,80 mmHg; IC del 95%: 0,30 a 5,30). Se encontró un intervalo similar de estimaciones del efecto para la PA diastólica, que varió entre -12,23 mmHg (IC del 95%: -14,03 a -10,43) y 1,64 mmHg (IC del 95%: -0,55 a 3,83) (11 ensayos, 19 716 participantes). Cuatro ensayos mostraron efectos beneficiosos de la intervención para la PA sistólica y diastólica con intervalos de confianza que excluían la falta de efecto, y entre ellos se encontraban los tres ensayos que evaluaron la automonitorización de la presión arterial con telemedicina por teléfono móvil. El cuarto ensayo incluía SMS y apoyo del sanitario (con funciones adicionales variadas). Siete estudios (19 185 participantes) informaron la PA "controlada" como desenlace, y las estimaciones del efecto de la intervención variaron desde efectos insignificantes (odds ratio [OR] 1,01; IC del 95%: 0,76 a 1,34) hasta grandes mejoras en el control de la PA (OR 2,41; IC del 95%: 1,57 a 3,68). Los tres ensayos de formación o apoyo a la decisión del profesional sanitario combinados con SMS (con funciones adicionales variadas) tuvieron intervalos de confianza que abarcaron efectos beneficiosos y perjudiciales, con estimaciones puntuales cercanas a cero. Los análisis agrupados de los dos ensayos de intervenciones realizadas únicamente a través de SMS indicaron un efecto de la intervención poco o nada beneficioso sobre la PA sistólica (DM -1,55 mmHg; IC del 95%: -3,36 a 0,25; I2 = 0%) y pequeños aumentos de la PA controlada (OR 1,32; IC del 95%: 1,06 a 1,65; I2 = 0%).

Sobre la base de cuatro estudios (12 439 participantes), hubo evidencia de certeza muy baja (disminuida dos veces por imprecisión y una por riesgo de sesgo) sobre el efecto de la intervención en los eventos de EC combinados (mortales y no mortales).

Dos estudios (2535 participantes) proporcionaron evidencia de certeza baja del efecto de la intervención sobre los desenlaces cognitivos, con poca o ninguna diferencia entre los grupos del ensayo en la calidad percibida de la atención y la satisfacción con el tratamiento.

Hubo evidencia de certeza moderada (disminuida debido al riesgo de sesgo) de que las intervenciones no causaron efectos perjudiciales, basada en seis estudios (8285 participantes). Tres estudios no informaron eventos adversos atribuibles a la intervención. Un estudio informó que no hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la experiencia de los efectos adversos de las estatinas y que ningún participante informó eventos adversos relacionados con la intervención. Un estudio señaló que los posibles efectos secundarios fueron similares entre los grupos. Un estudio informó de un número similar de muertes en cada grupo, pero no proporcionó información adicional relacionada con los posibles eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save