Intervenciones psicológicas para el trastorno de estrés postraumático (TEPT) en pacientes con enfermedades mentales graves

Antecedentes

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) habitualmente se presenta después de que un individuo experimenta o presencia un evento traumático, o puede desarrollarse cuando el trauma es experimentado por alguien cercano a ellos. Hay cada vez más pruebas de que los pacientes con enfermedades mentales graves (EMG) son vulnerables a desarrollar TEPT debido al mayor riesgo de trauma en la niñez y la edad adulta. Se calcula que alrededor de un tercio de los individuos con EMG también sufren de TEPT. Hay varias intervenciones psicológicas disponibles para el tratamiento del TEPT que son conocidas conjuntamente como “intervenciones psicológicas centradas en el trauma” (IPCT).

Búsqueda de las pruebas

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia en enero de 2015 y marzo de 2016 y se encontraron cuatro estudios relevantes con 300 adultos diagnosticados tanto con EMG como con TEPT. Los participantes recibieron tratamientos que incluían terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma (TCC-CT), la desensibilización y el reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR) y la psicoeducación breve. Todas estas terapias apoyan a los individuos a trabajar a través de los recuerdos, las emociones y los comportamientos asociados con el trauma y a procesarlos.

Resultados clave

Cuando la TCC-CT se comparó con la atención recibida habitualmente, no se observó ningún efecto en cuanto a la reducción de los síntomas de TEPT, los síntomas psicóticos, depresivos o de ansiedad o la mejoría de la calidad de vida. Hubo algunas pruebas de baja calidad de dos estudios de que los pacientes con EMG y TEPT que recibieron TCC-CT tuvieron una mayor probabilidad de recuperarse del TEPT, o sea, tuvieron síntomas de TEPT que están por debajo del umbral de diagnóstico. La TCC-CT no estuvo vinculada a un aumento de los efectos secundarios.

Una comparación de los pacientes que recibieron EMDR con los pacientes en lista de espera de tratamiento mostró un efecto favorable en cuanto a la reducción de los síntomas de TEPT (pruebas de muy baja calidad). Nuevamente, no hubo diferencias en los efectos secundarios. No hubo datos disponibles sobre el efecto de la EMDR sobre la calidad de vida, la psicosis, la depresión ni la ansiedad.

Una comparación de la TCC-CT con EMDR no indicó ninguna diferencia en la reducción de la gravedad de los síntomas del TEPT (pruebas de muy baja calidad).

Finalmente, cuando la TCC-CT se comparó con psicoeducación breve no hubo pruebas de que alguna de las terapias fuese superior para el tratamiento de un rango de síntomas del TEPT.

Calidad de la evidencia

La revisión identifica pruebas limitadas y de baja calidad sobre la TCC-CT y la EMDR. Los efectos de estos tratamientos en la reducción de los síntomas del TEPT siguen siendo poco claros aunque no parecen causar más efectos secundarios que la espera del tratamiento. Sin embargo, no se informaron muchos resultados importantes de interés y se requiere más investigación sobre los beneficios de las intervenciones psicológicas centradas en el trauma para los individuos con EMG y TEPT.

Conclusiones de los autores: 

Muy pocos ensayos han investigado las IPCT para los individuos con EMG y TEPT. Los resultados de los ensayos de la TCC-CT son limitados y no concluyentes con respecto a la efectividad en el TEPT, o en los síntomas psicóticos u otros síntomas de dificultad psicológica. Sólo un ensayo evaluó la EMDR y aportó pruebas preliminares limitadas que estuvieron a favor de la EMDR en comparación con la lista de espera. La comparación de la TCC-CT de forma directa con EMDR y psicoeducación breve respectivamente, no mostró un efecto claro para ninguna de las terapias. Tanto la TCC-CT como la EMDR no parecen causar más (ni menos) efectos adversos, en comparación con la lista de espera o la atención habitual; estos hallazgos sin embargo, se basan principalmente en pruebas de muy baja calidad. Actualmente se necesitan ensayos a gran escala adicionales para aportar pruebas de alta calidad con objeto de confirmar o refutar estos resultados preliminares, y para establecer qué modalidades y técnicas de intervención se asocian con mejores resultados, especialmente a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Hay cada vez más pruebas que indican que los individuos que desarrollan enfermedades mentales graves (EMG) también son vulnerables a desarrollar trastorno de estrés postraumático (TEPT), debido al mayor riesgo de exposición a los eventos traumáticos y la adversidad social. Está bien establecida la efectividad de las intervenciones psicológicas centradas en el trauma (IPCT) para el TEPT en la población general. Las IPCT incluyen la identificación y el cambio en las creencias poco útiles acerca de las experiencias traumáticas, el procesamiento de los recuerdos traumáticos y el desarrollo de nuevas formas de responder a las señales asociadas con el trauma. Se conoce poco acerca de la factibilidad, la aceptabilidad y la efectividad potencial de las IPCT para los individuos que presentan EMG y TEPT.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones psicológicas para los síntomas de TEPT u otros síntomas de dificultad psicológica que surgen a partir del trauma en los pacientes con EMG.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos Basado en Estudios del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (hasta el 10 de marzo de 2016), se seleccionaron las listas de referencias de los informes y las revisiones relevantes, y se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener datos de resultado no publicados o específicos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios relevantes (ECA) que investigaron la IPCT para los pacientes con EMG y TEPT y se informaron los datos utilizables.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de la revisión (DS, MF, IN) seleccionaron de forma independiente los títulos y los resúmenes de todas las referencias identificadas, y leyeron los artículos de texto completo preseleccionados. Se evaluó el riesgo de sesgo en cada caso. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% para los resultados binarios, y la diferencia de medias (DM) y el IC del 95% para los datos continuos, en una base de intención de tratar. Se evaluó la calidad de las pruebas mediante Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation (GRADE) y se crearon tres tablas "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ensayos con un total de 300 adultos con EMG y TEPT. Estos ensayos evaluaron tres terapias de intervención activa: la terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma (TCC-CT), la desensibilización y el reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR, por su sigla en inglés) y la psicoeducación breve para el TEPT, en sesiones individuales. Los resultados principales de interés fueron los síntomas de TEPT, la calidad de vida/bienestar, los síntomas de psicosis coexistente, los síntomas de ansiedad, los síntomas depresivos, los eventos adversos y los resultados económicos de salud.

1. TCC-CT versus atención habitual/lista de espera

Tres ensayos proporcionaron datos para esta comparación, sin embargo, se encontró que los datos de resultado continuos disponibles más a menudo estuvieron sesgados que no sesgados, lo cual dio lugar a la necesidad de realizar análisis por separado para los dos tipos de datos continuos. Mediante el uso de los datos no sesgados solamente, los resultados no mostraron ninguna diferencia significativa entre el TCC-CT y la atención habitual para reducir los síntomas de TEPT calificados por el médico a corto plazo (1 ECA, n = 13; DM 13,15; IC del 95%: -4,09 a 30,39,pruebas de baja calidad). Los datos no sesgados limitados mostraron resultados ambiguos entre los grupos en cuanto a la calidad de vida general (1 ECA, n = 39; DM- 0,60; IC del 95%: -4,47 a 3,27; pruebas de baja calidad), los síntomas de psicosis (1 ECA, n = 9; DM- 6,93; IC del 95%: -34,17 a 20,31; pruebas de baja calidad) y la ansiedad (1 ECA, n = 9; DM 12,57; IC del 95%: -5,54 a 30,68; pruebas de muy baja calidad), a plazo medio. Los únicos datos disponibles sobre los síntomas de depresión estaban sesgados y fueron ambiguos a través de los grupos a plazo medio (2 ECA, n = 48; DM 3,26; IC del 95%: -3,66 a 10,18; pruebas de muy baja calidad). La TCC-CT no se asoció con más eventos adversos (1 ECA, n = 100; CR 0,44; IC del 95%: 0,09 a 2,31; pruebas de baja calidad) a plazo medio. No había datos disponibles para los resultados de economía sanitaria. Hubo datos muy limitados disponibles para el TEPT y otros síntomas durante el largo plazo.

2. EMDR versus lista de espera

Un ensayo aportó datos para esta comparación. Se encontraron efectos favorables para la EMDR en cuanto a la gravedad de los síntomas del TEPT a plazo medio aunque los datos estuvieron sesgados (1 ECA, n = 83; DM- 12,31; IC del 95%: -22,72 a -1,90; pruebas de muy baja calidad). La EMDR no se asoció con más eventos adversos (1 ECA, n = 102; CR 0,21; IC del 95%: 0,02 a 1,85; pruebas de baja calidad). No hubo datos disponibles para la calidad de vida, los síntomas de psicosis coexistente, la depresión, la ansiedad y la economía sanitaria.

3. TCC-CT versus EMDR

Un ensayo comparó la TCC-CT con EMDR. La gravedad de los síntomas del TEPT, basado en datos sesgados (1 ECA, n = 88; DM -1,69; IC del 95%: -12,63 a 9,23; pruebas de muy baja calidad) fue similar entre los grupos de tratamiento. No se dispuso de datos para los otros resultados principales.

4. TCC-CT versus psicoeducación

Un ensayo comparó la TCC-CT con psicoeducación. Los resultados fueron ambiguos para la gravedad de los síntomas del TEPT (1 ECA, n = 52; DM 0,23; IC del 95%: -14,66 a 15,12; pruebas de baja calidad) y la calidad de vida general (1 ECA, n = 49; DM 0,11; IC del 95%: -0,74 a 0,95; pruebas de baja calidad) a plazo medio. No hay datos disponibles para los otros resultados de interés.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save