Aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos para la prevención de la demencia

Pregunta de la revisión

El propósito de esta revisión fue investigar si la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINE) podían ayudar en la prevención de la demencia.

Antecedentes

La demencia es un problema de salud a nivel mundial. En la actualidad, no hay ningún medicamento de eficacia comprobada que retrase o prevenga la aparición de la demencia. La biología de la demencia todavía no se conoce bien. Sin embargo, hay razones para creer que la inflamación puede ser responsable en parte de algunos de los cambios cerebrales que se observan en la demencia. Hay muchos medicamentos que tienen propiedades antiinflamatorias, entre ellos la aspirina y los AINE que se suelen vender como analgésicos. Se deseaba observar si estos medicamentos tenían algún efecto en el desarrollo de la demencia. Estos medicamentos tienen algunos efectos secundarios potenciales, que incluyen ataques cardíacos y hemorragias, por lo que también se evaluó cualquier efecto perjudicial de los medicamentos.

Características de los estudios

Se hicieron búsquedas de estudios relevantes que se habían publicado hasta enero 2020. Se encontraron cuatro ensayos que cumplieron con los criterios de inclusión para esta revisión (23 187 personas). Se realizó un ensayo en los Estados Unidos y Australia y tres en los Estados Unidos solamente. Los ensayos incluyeron a diferentes poblaciones. Uno de ellos examinó la aspirina en personas sanas sin antecedentes de demencia, enfermedades cardiovasculares o discapacidad física. Los otros tres examinaron AINE distintos de la aspirina y se realizaron en personas sanas con antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer, pacientes con pérdida de memoria autoinformada y pacientes con deterioro cognitivo leve (una disminución leve pero notable y mensurable de las capacidades cognitivas, incluidas las habilidades de memoria y pensamiento). Todos los estudios incluidos tuvieron limitaciones. El estudio de la aspirina se interrumpió de forma anticipada debido a la ineficacia. Los tres estudios de otros AINE (celecoxib, naproxeno y rofecoxib) se interrumpieron de forma anticipada debido a las preocupaciones sobre su seguridad.

Resultados clave y calidad de la evidencia

El estudio sobre la aspirina determinó que la aspirina en dosis bajas (100 mg diarios) no prevenía la demencia en personas mayores sanas, pero daba lugar a tasas más elevadas de muerte y hemorragias importantes en comparación con placebo (comprimidos simulados). Hubo mucha confianza en este resultado. En los estudios sobre los AINE no se encontró evidencia de que hubiera una diferencia entre los AINE y el placebo en lo que respecta a la reducción del número de pacientes que desarrollan demencia. De hecho, en uno de los estudios, más personas desarrollaron demencia en el grupo de AINE. Uno de los estudios incluidos sobre AINE informó de más hemorragias estomacales y otro informó de otros problemas estomacales, como dolor, náuseas y gastritis. Otros efectos secundarios fueron similares entre los grupos. Hubo una confianza moderada en la mayoría de los resultados de los AINE.

Conclusiones

Esta revisión no encontró evidencia que apoye el uso de aspirina u otros AINE para la prevención de la demencia y, de hecho, hubo alguna sugerencia de que podrían causar efectos perjudiciales. Los estudios tuvieron limitaciones, pero, debido a las preocupaciones en cuanto a la seguridad, parece poco probable que se realicen más estudios sobre la aspirina en dosis bajas para la prevención de la demencia. Si se planifican estudios futuros sobre los AINE para la prevención de la demencia, los mismos deberán tener en cuenta las preocupaciones en cuanto a la seguridad que se derivan de los estudios incluidos en esta revisión y de otros estudios sobre los mismos medicamentos.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia que apoye el uso de aspirina en dosis bajas u otros AINE de cualquier clase (celecoxib, rofecoxib o naproxeno) para la prevención de la demencia, pero sí hay evidencia de que causan efectos perjudiciales. Aunque hubo limitaciones en la evidencia disponible, parece poco probable que haya necesidad de realizar más ensayos sobre la aspirina en dosis bajas para la prevención de la demencia. Si se planifican estudios futuros de los AINE para la prevención de la demencia, será necesario que tengan en cuenta las preocupaciones en cuanto a la seguridad que se derivan de los estudios existentes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La demencia es una preocupación a nivel mundial. Su prevalencia a nivel global está aumentando. En la actualidad, no existe ningún medicamento autorizado para prevenir o retrasar la aparición de la demencia. Se ha sugerido que la inflamación es un factor clave en la patogénesis de la demencia. Por lo tanto, los medicamentos con propiedades antiinflamatorias podrían ser beneficiosos para la prevención de la demencia.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y los efectos adversos de la aspirina y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para la prevención primaria o secundaria de la demencia.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en ALOIS, el registro especializado del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos (specialised register of the Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group) hasta el 9 de enero 2020. ALOIS contiene registros de ensayos clínicos identificados de las búsquedas mensuales de varias bases de datos principales de atención sanitaria, registros de ensayos y fuentes de literatura gris. Se hicieron búsquedas adicionales en MEDLINE (OvidSP), Embase (OvidSP) y otras seis bases de datos para asegurar que las búsquedas fueran lo más exhaustivas y actualizadas posibles. También se revisaron las citas de las listas de referencia de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se buscaron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos clínicos controlados (ECC) que compararan la aspirina u otros AINE con placebo para la prevención primaria o secundaria de la demencia. Se incluyeron ensayos con participantes sanos desde un punto de vista cognitivo (prevención primaria) o participantes con deterioro cognitivo leve (DCL) o problemas cognitivos (prevención secundaria).

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar según el Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de Intervenciones (Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions). La calidad de la evidencia de cada resultado se calificó según los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ECA con 23 187 participantes. Debido a la diversidad de estos ensayos, no se combinaron los datos para proporcionar estimaciones resumidas, sino que se presentó una descripción narrativa de la evidencia.

Se identificó un ensayo (19 114 participantes) que comparaba la aspirina en dosis baja (100 mg una vez al día) con placebo. Los participantes tenían a partir de 70 años de edad y no presentaban antecedentes de demencia, enfermedades cardiovasculares o discapacidad física. El análisis provisional no indicó ningún efecto significativo del tratamiento y el ensayo se interrumpió un poco antes de tiempo después de una mediana de 4,7 años de seguimiento. No hubo evidencia de una diferencia en la incidencia de la demencia entre los grupos de aspirina y de placebo (riesgo relativo [RR] 0,98; IC del 95%: 0,83 a 1,15; evidencia de certeza alta). Los participantes asignados a la aspirina tuvieron tasas más altas de hemorragias graves (RR 1,37; IC del 95%: 1,17 a 1,60; evidencia de certeza alta) y una mortalidad ligeramente mayor (RR 1,14; IC del 95%: 1,01 a 1,28; evidencia de certeza alta). No hubo evidencia de una diferencia en las actividades de la vida diaria entre los grupos (RR 0,84; IC del 95%: 0,70 a 1,02; evidencia de certeza alta).

Se identificaron tres ensayos que comparaban AINE diferentes a la aspirina con placebo. Los tres ensayos se interrumpieron de forma anticipada debido a los eventos adversos asociados con los AINE informados en otros ensayos.

Un ensayo (2528 participantes) investigó el inhibidor de la ciclo-oxigenasa-2 (COX-2) celecoxib (200 mg dos veces al día) y el AINE no selectivo naproxeno (220 mg dos veces al día) para la prevención de la demencia en adultos mayores sanos desde el punto de vista cognitivo con antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer (EA). La mediana de seguimiento fue de 734 días. Al combinar ambos brazos de tratamiento con AINE, no hubo evidencia de una diferencia en la incidencia de la EA entre los participantes asignados a los AINE y los asignados al placebo (RR 1,91; IC del 95%: 0,89 a 4,10; evidencia de certeza moderada). Tampoco hubo evidencia de una diferencia en las tasas de infarto de miocardio (RR 1,21; IC del 95%: 0,61 a 2,40), accidente cerebrovascular (RR 1,82; IC del 95%: 0,76 a 4,37) o mortalidad (RR 1,37; IC del 95%: 0,78 a 2,43) entre los grupos de tratamiento (evidencia de certeza moderada para todos los resultados).

Un ensayo (88 participantes) evaluó la efectividad del celecoxib (200 mg o 400 mg diarios) para retrasar la disminución cognitiva en participantes de 40 a 81 años de edad con pérdida de memoria leve relacionada con la edad, pero con puntuaciones normales en cuanto al rendimiento relacionado con la memoria. La duración media del seguimiento fue de 17,6 meses en el grupo de celecoxib y de 18,1 meses en el grupo de placebo. No hubo evidencia de una diferencia entre los grupos en los resultados de las puntuaciones de la prueba en ninguno de los seis dominios cognitivos. Los participantes asignados al celecoxib experimentaron más eventos adversos gastrointestinales que los asignados al placebo (RR 2,66; IC del 95%: 1,05 a 6,75; evidencia de certeza baja).

Un ensayo (1457 participantes) evaluó la efectividad del inhibidor de la COX-2 rofecoxib (25 mg una vez al día) para retrasar o prevenir un diagnóstico de EA en participantes con DCL. La duración mediana de la participación en el estudio fue de 115 semanas en el grupo de rofecoxib y de 130 semanas en el grupo de placebo. Hubo una mayor incidencia de la EA en el grupo de rofecoxib que en el de placebo (RR 1,32; IC del 95%: 1,01 a 1,72; evidencia de certeza moderada). No hubo evidencia de una diferencia entre los grupos en cuanto a los eventos adversos cardiovasculares (RR 1,07; IC del 95%: 0,68 a 1,66; evidencia de certeza moderada) o la mortalidad (RR 1,62; IC del 95%: 0,85 a 3,05; evidencia de certeza moderada). Los participantes asignados al rofecoxib tuvieron más eventos adversos gastrointestinales superiores (RR 3,53; IC del 95%: 1,17 a 10,68; evidencia de certeza moderada). Las puntuaciones de la diferencia media anual informada no mostraron evidencia de una diferencia entre los grupos en las actividades de la vida diaria (año 1: no se dispone de datos; año 2: 0,0; IC del 95%: -0,1 a 0,2; año 3: 0,1; IC del 95%: -0,1 a 0,3; año 4: 0,1; IC del 95%: -0,1 a 0,4; evidencia de certeza moderada).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save