Entrenamiento en ejercicios de brazos para la EPOC

Pregunta de la revisión: se examinaron los efectos del entrenamiento de los brazos sobre los síntomas de disnea y la calidad de vida en los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Antecedentes: los pacientes con EPOC a menudo tienen dificultades para realizar ejercicios con los brazos debido a la disnea. En consecuencia, el entrenamiento en ejercicios de los brazos se usa con frecuencia para mejorar la capacidad de ejercicio; sin embargo, los efectos de este entrenamiento sobre la disnea y la calidad de vida siguen siendo poco claros. Se programó examinar el entrenamiento en ejercicios de brazos de al menos cuatro semanas de duración, y se lo analizó de tres maneras: a) entrenamiento en ejercicios de brazos comparado con ningún entrenamiento de brazos o intervención simulada; b) una combinación de entrenamiento de brazos y piernas comparado con entrenamiento de piernas solo; y c) entrenamiento de brazos en comparación con otro tipo de entrenamiento de brazos (p.ej. entrenamiento aeróbico de brazos con entrenamiento en fuerza de brazos).

Características de los estudios: se incluyeron 15 estudios en 425 pacientes con EPOC. Sin embargo, solo 12 estudios aportaron información suficiente para el análisis a través de una o más de las tres comparaciones descritas anteriormente.

Resultados clave: cuando el entrenamiento de brazos se comparó con ningún entrenamiento de brazos o una intervención simulada en los pacientes con EPOC, hubo una mejoría pequeña en la disnea. Sin embargo, esta mejoría no fue evidente cuando los estudios de entrenamiento combinado de brazos y piernas se compararon con el entrenamiento de piernas solo. Ningún estudio ha examinado si la mejoría de la disnea es mayor con diferentes tipos de entrenamiento de brazos. El entrenamiento de brazos no tuvo ningún efecto sobre la calidad de vida en ninguna de las tres comparaciones. Cuando se examinó específicamente el entrenamiento aeróbico de brazos, se observó una mejoría en la capacidad de los brazos para moverse y levantar pesos livianos comparados con ningún entrenamiento. Estos efectos no se observaron con el entrenamiento en fuerza de los brazos.

Calidad de las pruebas: la calidad de los estudios incluidos fue baja a moderada, debido al reducido número de participantes (con una variación de 12 a 43 participantes por estudio), falta de información sobre los métodos de estudio y datos incompletos sobre los resultados.

Conclusiones: alguna forma de entrenamiento de brazos puede brindar una mejoría pequeña de la disnea pero no mejora la calidad de vida de los pacientes con EPOC. Más específicamente, el entrenamiento aeróbico de brazos puede aumentar la capacidad de los brazos para levantar pesos livianos en los pacientes con EPOC.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de esta revisión indican que alguna forma de entrenamiento en ejercicios de los miembros superiores comparado con ningún entrenamiento de los miembros superiores o una intervención simulada mejora la disnea pero no la CVRS en los pacientes con EPOC. El reducido número de estudios que comparan diferentes intervenciones de entrenamiento de miembros superiores impide establecer conclusiones acerca del programa de entrenamiento de los miembros superiores óptimo para los pacientes con EPOC. Sin embargo, el entrenamiento aeróbico de los miembros superiores mediante ejercicios sin apoyo tiene un efecto significativo sobre la capacidad aeróbica de los miembros superiores sin apoyo. En ECA futuros, se necesita un número mayor de participantes para comparar las diferencias entre el entrenamiento aeróbico de los miembros superiores, el entrenamiento en resistencia de los miembros superiores y el entrenamiento aeróbico y en resistencia combinados sobre los resultados relevantes para el paciente, como la disnea, la CVRS y los niveles de actividad de los brazos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a menudo presentan dificultades cuando realizan ejercicios de los miembros superiores debido a la disnea y la fatiga del brazo. En consecuencia, el entrenamiento con ejercicios de los miembros superiores se incorpora habitualmente en los programas de rehabilitación pulmonar para mejorar la capacidad de ejercicio de los miembros superiores; sin embargo, siguen sin poder precisarse los efectos de este entrenamiento sobre la disnea y la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS).

Objetivos: 

Determinar los efectos del entrenamiento de los miembros superiores (entrenamiento aeróbico o en resistencia, o ambos) sobre los síntomas de la disnea y la CVRS en los pacientes con EPOC.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group Specialised Register), ClinicalTrials.gov y en el portal de la World Health Organization desde el inicio hasta el 28 de septiembre de 2016, y también se revisaron todas las listas de referencias de estudios primarios y artículos de revisión.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) en los cuales se realizó entrenamiento de ejercicios de los miembros superiores de al menos cuatro semanas de duración. Las tres comparaciones se estructuraron como: a) entrenamiento de los miembros superiores solo versus ningún entrenamiento o intervención simulada; b) entrenamiento de miembros superiores y entrenamiento de miembros inferiores combinados versus entrenamiento de miembros inferiores solo; y c) entrenamiento de los miembros superiores versus otro tipo de entrenamiento de los miembros superiores.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los ensayos para su exclusión, extrajeron los datos de resultados y evaluaron el riesgo de sesgo. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener datos que faltaban. Se determinó el efecto del tratamiento a partir de cada estudio como puntuaciones postratamiento. Se pudieron analizar los datos de las tres comparaciones planificadas. Para el entrenamiento de los miembros superiores solo versus ningún entrenamiento o la estructura de intervención simulada, el entrenamiento de los miembros superiores se subclasificó como "entrenamiento aeróbico" o "entrenamiento en resistencia" para determinar la repercusión de la modalidad de entrenamiento.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 estudios sobre 425 participantes en la revisión, uno de los cuales fue sólo en forma de resumen. Se incluyeron 12 estudios en el metanálisis en una o más de las tres comparaciones. El tamaño de la muestra de los estudios incluidos fue pequeño (12 a 43 participantes), y la calidad general del estudio fue moderada a baja dadas la imprecisión y el riesgo de los problemas de sesgo (es decir, falta de información sobre generación de secuencias y ocultación de la asignación así como ningún cegamiento de la evaluación de resultados y datos incompletos).

Cuando el entrenamiento de los miembros superiores se comparó con ningún entrenamiento o entrenamiento simulado, hubo una mejoría significativa pequeña en los síntomas de disnea, con una diferencia de medias (DM) de 0,37 puntos (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,02 a 0,72 puntos; datos de cuatro estudios sobre 129 pacientes). Sin embargo, no hubo una mejoría significativa en la disnea cuando se analizaron los estudios de entrenamiento aeróbico solo (DM 0,41 puntos, IC del 95%: -0,13 a 0,95 puntos; datos de dos estudios sobre 55 pacientes) o el entrenamiento en resistencia solo (DM 0,34 puntos, IC del 95%: -0,11 a 0,80 puntos; datos de dos estudios sobre 74 pacientes). Cuando el entrenamiento de los miembros superiores combinado con el entrenamiento de miembros inferiores se comparó con el entrenamiento de miembros inferiores solo, no se observó ninguna diferencia significativa en la disnea (DM 0,36 puntos, IC del 95%: -0,04 a 0,76 puntos; datos de tres estudios sobre 86 pacientes). No hubo ningún estudio que examinara los efectos sobre la disnea del entrenamiento de los miembros superiores comparado con otra intervención de entrenamiento de miembros superiores.

No hubo ningún mejoría significativa en la CVRS cuando el entrenamiento de los miembros superiores se comparó con ningún entrenamiento o entrenamiento simulado, con una diferencia de medias estandarizada (DME) de 0,05 (IC del 95%: -0,31 a 0,40; cuatro estudios sobre 126 pacientes) o cuando el entrenamiento de los miembros superiores combinado con el entrenamiento de miembros inferiores se comparó con el de miembros inferiores solo (DME 0,01; IC del 95%: -0,40 a 0,43; tres estudios con 95 pacientes). Sólo uno estudio, en que el entrenamiento aeróbico de miembros superiores se comparó con el entrenamiento en resistencia de los miembros, informó la CVRS y no mostró ninguna diferencia entre los grupos (St George's Respiratory Questionnaire DM 2 puntos; IC del 95%: -9 a 12; un estudio con 20 participantes).

Se observaron resultados positivos para los efectos del entrenamiento de los miembros superiores sobre el resultado secundario de capacidad de ejercicio aeróbico de miembros superiores sin apoyo. Cuando el entrenamiento de los miembros superiores se comparó con ningún entrenamiento o entrenamiento simulado, hubo una mejoría significativa en la capacidad aeróbica de miembros superiores sin apoyo (DME 0,66; IC del 95%: 0,19 a 1,13; seis estudios sobre 142 pacientes) que se mantuvo significativa cuando se examinaron los estudios de este análisis de entrenamiento aeróbico solo (DME 0,99; IC del 95%: 0,32 a 1,66; cuatro estudios sobre 85 pacientes) pero no cuando se examinaron los estudios de entrenamiento en resistencia solo (DME 0,23; IC del 95%: -0,31 a 0,76; tres estudios sobre 57 pacientes; P = 0,08 para la prueba de las diferencias de los subgrupos). Cuando el entrenamiento de los miembros superiores combinado con el de miembros inferiores se comparó con el entrenamiento de miembros inferiores solo, hubo una mejoría significativa en la capacidad aeróbica de los miembros superiores sin apoyo (DME 0,90; IC del 95%: 0,12 a 1,68; tres estudios con 87 pacientes). Un único estudio comparó el entrenamiento aeróbico de los miembros superiores con el entrenamiento en resistencia de los miembros superiores y se observó una mejoría significativa en el número de elevaciones en un minuto, lo que favorece el entrenamiento aeróbico de los miembros superiores (DM 6,0 elevaciones; IC del 95%: 0,29 a 11,71 elevaciones; un estudio con 17 pacientes).

Los datos disponibles fueron insuficientes para examinar la repercusión de la gravedad de la enfermedad en cualquier resultado.

Tools
Information
Share/Save