¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de utilizar la realidad virtual en el ámbito de atención sanitaria para distraer a los niños del dolor?

¿Por qué es importante esta pregunta?

Los procedimientos médicos, como las exploraciones o las inyecciones, pueden hacer que los niños experimenten dolor. En estas situaciones, es una práctica común distraer a los niños utilizando juguetes o jugando, para minimizar la angustia y el miedo al dolor.

Una forma de distracción que se puede utilizar es la realidad virtual. La realidad virtual es un entorno artificial con escenas y objetos que parecen reales (por ejemplo, un mundo congelado o un parque de vida silvestre). La realidad virtual puede ser:

- Totalmente inmersiva: los usuarios suelen llevar unos auriculares con audífonos y una pantalla, e interactúan con el entorno virtual como si estuvieran realmente en él.

- Semiinmersiva: los usuarios interactúan con un entorno parcialmente virtual (por ejemplo, un simulador de vuelo en el que los controles son reales, pero las ventanas muestran imágenes virtuales).

- No inmersiva: el usuario está conectado al mundo virtual por medio de un monitor separado (por ejemplo, una computadora) pero aún puede experimentar el mundo real.

Para determinar si la realidad virtual puede distraer a los niños del dolor, y si se asocia con algún efecto adverso (no deseado), se revisó la evidencia de los estudios de investigación.

¿Cómo se identificó y evaluó la evidencia?

Se buscaron en la literatura médica los estudios controlados aleatorizados (estudios clínicos en los que las personas se colocan al azar en uno de dos o más grupos de tratamiento), ya que éstos proporcionan la evidencia más sólida sobre los efectos de un tratamiento. Se compararon y resumieron sus resultados. Finalmente, la confianza en la evidencia se calificó sobre la base de factores como los métodos y los tamaños de los estudios, así como la consistencia de los hallazgos entre los estudios.

¿Qué se encontró?

Se encontraron 17 estudios que incluyeron a un total de 1008 niños de cuatro a 18 años. Los procedimientos médicos incluyeron inyecciones, extracción de sangre, cambio de vendajes y ejercicio físico. Los estudios compararon la realidad virtual con ninguna distracción o con la distracción no virtual. Ningún estudio comparó los diferentes tipos de realidad virtual.

Durante un procedimiento médico

No se puede decir si la realidad virtual reduce el dolor percibido por el paciente durante un procedimiento médico porque se tiene muy poca confianza en la evidencia disponible (tres estudios).

Sólo dos estudios investigaron los cambios en el dolor evaluados por un observador (por ejemplo, con el uso de una escala de calificación desde 0 [ningún dolor] a 10 [mucho dolor]). Estas conclusiones son contradictorias: en un estudio la realidad virtual totalmente inmersiva fue beneficiosa en comparación con la distracción no virtual, pero no en el otro.

La realidad virtual totalmente inmersiva puede reducir el dolor evaluado por un observador sobre la base del comportamiento de los niños (por ejemplo, el llanto o el frotar una parte del cuerpo de manera que indique dolor) de manera más eficaz que la distracción no virtual (dos estudios) o ninguna distracción (un estudio).

La realidad virtual no inmersiva no fue beneficiosa para el dolor evaluado por un observador sobre la base del comportamiento de los niños en comparación con ninguna distracción (un estudio).

Después de un procedimiento médico

No se puede afirmar que la realidad virtual puede reducir el dolor percibido por el paciente después de un procedimiento médico ya que se tiene muy poca confianza en la evidencia disponible (16 estudios).

Cinco estudios investigaron los cambios en el dolor evaluados por un observador. La realidad virtual fue beneficiosa en comparación con ninguna distracción en dos estudios, y también cuando se comparó con la distracción no virtual en otros dos estudios. Sin embargo, no fue mejor que la distracción no virtual en un estudio.

Dos estudios que investigaron el dolor evaluado por un observador sobre la base del comportamiento de los niños proporcionaron conclusiones contradictorias: la realidad virtual inmersiva fue beneficiosa en comparación con la distracción no virtual en un estudio, pero no en el otro.

No se puede afirmar que hay una diferencia entre la realidad virtual y ninguna distracción en el dolor evaluado por un observador sobre la base del comportamiento de los niños, ya que hay muy poca confianza en la evidencia disponible (un estudio).

Efectos adversos

No se puede afirmar que la realidad virtual se asocia con efectos adversos porque hay muy poca confianza en la evidencia disponible (11 estudios).

¿Qué significa esto?

Hay poca o muy poca confianza en la evidencia que se ha identificado. No está claro en esta revisión si la distracción de la realidad virtual da lugar a una diferencia en el dolor en los niños. Se necesita realizar ensayos bien diseñados y de mayor tamaño en esta área.

¿Qué grado de actualización tiene esta revisión?

La evidencia de esta revisión Cochrane está actualizada hasta octubre de 2019.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró evidencia de certeza baja y muy baja de la efectividad de la distracción con RV en comparación con ninguna distracción u otra distracción sin RV para reducir la intensidad del dolor agudo en los niños en cualquier ámbito de atención sanitaria. Este nivel de incertidumbre dificulta la interpretación de los efectos beneficiosos o la falta de efectos beneficiosos de la distracción con RV para el dolor agudo en los niños. La mayoría de los desenlaces principales de la revisión fueron evaluados por sólo dos o tres estudios pequeños. Se encontraron datos limitados sobre los efectos adversos y otros desenlaces secundarios. Futuros ensayos bien diseñados, grandes y de alta calidad pueden tener un impacto importante en la confianza en los resultados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La tecnología informática de realidad virtual (RV) crea un entorno simulado, que se percibe como comparable al mundo real, con el que los usuarios pueden interactuar de forma activa. La efectividad de la distracción con RV sobre la intensidad del dolor agudo en los niños no está clara.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y los efectos adversos de las intervenciones de distracción con realidad virtual (RV) en niños (cero a 18 años) con dolor agudo en cualquier ámbito de atención sanitaria.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, PsycINFO y en cuatro registros de ensayos hasta octubre de 2019. También se realizaron búsquedas de estudios elegibles en las listas de referencias, se realizaron búsquedas manuales en revistas relevantes y se estableció contacto con los autores de los estudios.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA), incluidos los ECA cruzados (cross-over) y por grupos, que compararon la distracción con RV con ninguna distracción, distracción sin RV u otra distracción con RV.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar de Cochrane. Dos autores de la revisión evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos de forma independiente. El desenlace principal fue la intensidad del dolor agudo (durante el procedimiento y hasta una hora después del mismo). Los desenlaces secundarios fueron los efectos adversos, la satisfacción del niño con la RV, la angustia relacionada con el dolor, la ansiedad de los padres, la analgesia de rescate y el coste. Se utilizó GRADE y se crearon tablas de "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ECA con 1008 participantes de cuatro a 18 años de edad que se sometieron a diversos procedimientos en ámbitos de atención sanitaria. No se agruparon los datos porque la heterogeneidad de la población (es decir, las diversas edades y etapas de desarrollo de los niños y sus diferentes percepciones y reacciones al dolor) y las variaciones en las clases de procedimientos (p.ej., flebotomía, apósitos para quemaduras, sesiones de fisioterapia), y el consiguiente nivel de dolor experimentado, hicieron imposible la agrupación estadística de los datos. Los resultados se describieron de forma narrativa.

Se consideró que la mayoría de los estudios tenían un riesgo incierto de sesgo de selección, un alto riesgo de sesgo de realización y de detección, y un alto riesgo de sesgo de tamaño muestral pequeño. En todas las comparaciones y desenlaces se disminuyó la certeza de la evidencia a baja o muy baja debido a las graves limitaciones de los estudios y a la falta de direccionalidad grave o muy grave. También se disminuyó la calidad de alguna evidencia por una imprecisión muy importante.

1: Distracción con RV versus ninguna distracción

Intensidad del dolor agudo: durante el procedimiento

Autoinforme: un estudio (42 participantes) no encontró efectos beneficiosos de la RV no inmersiva (evidencia de certeza muy baja).

Informe proporcionado por el observador: no hubo datos.

Mediciones del comportamiento (informe proporcionado por el observador): dos estudios, 62 participantes; evidencia de certeza baja. Un estudio (n = 42) no encontró efectos beneficiosos de la RV no inmersiva. Un estudio (n = 20) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva.

Intensidad del dolor agudo: después del procedimiento

Autoinforme: diez estudios, 461 participantes; evidencia de certeza muy baja. Cuatro estudios (n = 95) no encontraron efectos beneficiosos de la RV inmersiva y semiinmersiva o no inmersiva. Cinco estudios (n = 357) encontraron un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva. Otro estudio (n = 9) informó menos dolor en el grupo de RV.

Informe proporcionado por el observador: dos estudios (216 participantes; evidencia de certeza baja) encontraron un efecto beneficioso de la RV inmersiva, según lo comunicado por el cuidador principal/padres o el personal de enfermería. Un estudio (n = 80) encontró un efecto beneficioso de la RV inmersiva, según lo comunicado por los investigadores.

Mediciones del comportamiento (informe proporcionado por el observador): un estudio (42 participantes) no encontró efectos beneficiosos de la RV no inmersiva (evidencia de certeza muy baja).

Efectos adversos: cinco estudios, 154 participantes; evidencia de certeza muy baja. Tres estudios (n = 53) no informaron de efectos adversos. Dos estudios (n = 101) informaron de efectos adversos leves (p.ej., náuseas) en el grupo de RV.

2: Distracción con RV versus otra distracción sin RV

Intensidad del dolor agudo: durante el procedimiento

Autoinforme, informe proporcionado por el observador y mediciones del comportamiento (informe proporcionado por el observador): dos estudios, 106 participantes:

Autoinforme: un estudio (n = 65) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva y otro (n = 41) no encontró evidencia de una diferencia en las puntuaciones medias de cambio del dolor (evidencia de certeza muy baja).

Informe proporcionado por el observador: un estudio (n = 65) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva y otro (n = 41) no encontró evidencia de una diferencia en las puntuaciones medias de cambio del dolor (evidencia de certeza baja).

Mediciones del comportamiento (informe proporcionado por el observador): un estudio (n = 65) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva y uno (n = 41) informó de una diferencia en las puntuaciones medias de cambio del dolor con menos comportamientos de dolor en el grupo de RV (evidencia de certeza baja).

Intensidad del dolor agudo: después del procedimiento

Autoinforme: ocho estudios, 575 participantes; evidencia de certeza muy baja. Dos estudios (n = 146) encontraron un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva. Dos estudios (n = 252) informaron de una diferencia entre los grupos que favorece la RV inmersiva. Un estudio (n = 59) no encontró efectos beneficiosos de la RV inmersiva versus la televisión y la distracción sin RV Child Life. Un estudio (n = 18) no encontró efectos beneficiosos de la RV semiinmersiva. Dos estudios (n = 100) no informaron de diferencias entre los grupos.

Informe proporcionado por el observador: tres estudios, 187 participantes; evidencia de certeza baja. Un estudio (n = 81) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva según lo comunicado por los padres, el personal de enfermería y los investigadores. Un estudio (n = 65) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva según lo comunicado por los cuidadores. Otro estudio (n = 41) no proporcionó evidencia de una diferencia en las puntuaciones medias de cambio del dolor.

Mediciones del comportamiento (informe proporcionado por el observador): dos estudios, 106 participantes; evidencia de certeza baja. Un estudio (n = 65) encontró un efecto beneficioso que favorece la RV inmersiva. Otro estudio (n = 41) no proporcionó evidencia de una diferencia en las puntuaciones medias de cambio del dolor.

Efectos adversos: seis estudios, 429 participantes; evidencia de certeza muy baja. Tres estudios (n = 229) no encontraron evidencia de una diferencia entre los grupos. Dos estudios (n = 141) no informaron de efectos adversos en el grupo de RV. Un estudio (n = 59) no informó de efectos beneficiosos en la reducción del cibermareo calculado antes y después de la RV inmersiva.

3: Distracción con RV versus otra distracción con RV

No se identificaron estudios para esta comparación.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save