Oxitocina inyectada en un músculo o una vena para la reducción de la pérdida sanguínea después del parto vaginal

¿Cuál es el problema?

Esta revisión se propuso analizar la efectividad, los riesgos y los efectos secundarios de la oxitocina administrada por inyección en un músculo (intramuscular) en comparación con una inyección en una vena (intravenosa) para prevenir la pérdida excesiva de sangre en la etapa expulsiva del parto. El alumbramiento es la etapa del parto cuando la placenta se separa del útero de la madre y se expulsa después del parto del neonato.

En estudios anteriores se ha demostrado que la administración de oxitocina a las mujeres durante o inmediatamente después del parto del neonato es efectiva para reducir la hemorragia excesiva después del parto vaginal. No existen investigaciones fiables que indiquen si la administración de oxitocina en un músculo o una vena logra algún cambio en cuanto a la efectividad de la oxitocina o la salud de la madre y el neonato.

¿Por qué es esto importante?

La pérdida de sangre durante la tercera etapa del trabajo de parto depende de con qué rapidez la placenta se separa del útero y como de bien se contraiga el útero para cerrar los vasos sanguíneos a la placenta.

La mayoría de las muertes maternas relacionadas con el parto suceden en las primeras 24 horas después del parto, principalmente causadas por las complicaciones de este proceso que provocan una pérdida excesiva de sangre, también conocida como "hemorragia posparto". La hemorragia excesiva es una causa importante de muerte materna, en particular en los países de bajos ingresos, donde las embarazadas tienen mayor probabilidad de presentar anemia (tener muy pocos eritrocitos en la sangre).

La oxitocina administrada por vía intravenosa en ocasiones provoca efectos secundarios graves como un descenso súbito de la presión arterial y un aumento en la frecuencia cardíaca, en particular cuando se administra rápidamente en una cantidad pequeña de solución (no diluida). El método utilizado para inyectar oxitocina en un músculo requiere mucho menos tiempo que el utilizado para inyectarla en una vena. También es más conveniente para el profesional sanitario, requiere relativamente menos habilidades y, por lo tanto, puede ser administrada por profesionales con aptitudes limitadas.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó la evidencia el 7 de septiembre de 2017 y se identificaron tres estudios (en conjunto incluyen 1306 mujeres) que compararon la administración intramuscular versus intravenosa de oxitocina a pacientes durante o de forma inmediata después del parto del neonato. Los estudios se realizaron en hospitales de Turquía (dos) y Tailandia (uno) y las pacientes reclutadas solo tenían un recién nacido a término (no prematuro ni tardío). Los métodos que los estudios utilizaron para dividir a las pacientes en grupos de tratamiento no estaban claros y en los tres estudios incluidos las mujeres y el personal sabían el tratamiento que recibieron. Este hecho puede haber tenido una repercusión sobre los resultados y significa que no es posible tener confianza con respecto a la evidencia.

Los estudios incluidos no informaron de varios resultados importantes. Solo un estudio informó la pérdida sanguínea grave (un litro o más) después del parto y mostró que puede haber poca o ninguna diferencia entre la administración intramuscular e intravenosa de oxitocina. Ninguna de las pacientes de un estudio necesitaron una cirugía para extraer el útero (matriz) después de la administración intramuscular o intravenosa de oxitocina y en otro estudio dos pacientes necesitaron una transfusión de sangre, una después de la administración intramuscular de oxitocina y una después de la administración intravenosa de oxitocina. La calidad de la evidencia fue baja o muy baja, por lo que había muy poca confianza en los resultados. Los estudios no informaron otros resultados importantes, como la muerte materna, la presión arterial baja, la insatisfacción de las madres con la oxitocina intramuscular o intravenosa y el número de neonatos con ictericia (color amarillo de la piel). Se encontró poca o ninguna diferencia clara entre la oxitocina intramuscular e intravenosa en la pérdida sanguínea de 500 ml o más, la administración adicional de fármacos para reducir la hemorragia y la placenta que no se expulsa de forma natural o tiene que ser extraída por los médicos.

¿Qué significa esto?

Los resultados de los tres estudios incluidos no mostraron de forma clara qué método de administración de la oxitocina fue mejor para la madre ni el neonato y se necesitan más estudios de investigación para responder esta pregunta.

Solo hubo un escaso número de estudios incluidos y los resultados importantes no ocurrieron muy a menudo, por lo que no hubo evidencia suficiente para decidir si la oxitocina intramuscular o intravenosa es más efectiva ni más segura para las pacientes en el alumbramiento.

Conclusiones de los autores: 

Evidencia de muy baja calidad no indica diferencias claras entre los efectos beneficiosos y los riesgos comparativos de la oxitocina intramuscular e intravenosa cuando se administra para prevenir la pérdida excesiva de sangre después del parto vaginal. Se necesitan ensayos aleatorios con un diseño y tamaños de muestra adecuados para evaluar si la vía de administración de la oxitocina profiláctica después del parto vaginal afecta los resultados maternos o del lactante. Estos ensayos deben ser lo bastante grandes para detectar diferencias clínicamente importantes con respecto a los efectos secundarios graves informados en los estudios observacionales y también para considerar la aceptabilidad de la intervención para las madres y los profesionales como resultados importantes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Existe un acuerdo general con respecto a que la oxitocina administrada por vía intramuscular o intravenosa es efectiva para reducir la pérdida sanguínea posparto. Sin embargo, no está claro si las diferencias sutiles entre el mecanismo de acción de estas vías de administración tienen algún efecto sobre los resultados maternos y neonatales. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2012.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y la seguridad comparativas de la oxitocina administrada por vía intramuscular o intravenosa para el tratamiento profiláctico del alumbramiento después del parto vaginal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), en ClinicalTrials.gov, en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (7 septiembre 2017) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que compararan oxitocina intramuscular versus intravenosa para el tratamiento profiláctico del alumbramiento después del parto vaginal. Se excluyeron los ensayos cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron los estudios para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de la evidencia se evaluó con criterios GRADE.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron tres estudios con 1306 pacientes que compararon oxitocina intramuscular versus intravenosa administrada inmediatamente después del parto en el hombro anterior o poco después del parto del neonato. Los estudios se realizaron en ámbitos hospitalarios en Turquía y Tailandia y reclutaron pacientes con embarazos de feto único a término. En general, los estudios incluidos presentaban un riesgo de sesgo moderado: ninguno de los estudios proporcionó información clara sobre la ocultación de la asignación ni de intentos para lograr el cegamiento del personal o de las pacientes. Para los resultados bajo criterio GRADE, la calidad de la evidencia fue muy baja, con disminuciones debido a limitaciones en el diseño de los estudios e imprecisión de las estimaciones del efecto.

Solo un estudio informó la hemorragia posparto grave (pérdida sanguínea de 1000 ml o más) y no mostró diferencias claras entre los grupos de oxitocina intramusculares e intravenosa (cociente de riesgos [CR] 0,11; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,01 a 2,04; 256 mujeres; evidencia de muy baja calidad). Ninguna mujer requirió histerectomía en cualquiera de los grupos de un estudio (sin datos calculables, evidencia de calidad muy baja) y en otro estudio una paciente de cada grupo recibió una transfusión de sangre (CR 1,00; IC del 95%: 0,06 a 15,82; 256 mujeres; evidencia de muy baja calidad). Los estudios incluidos no informaron otros resultados importantes (muerte materna, hipotensión, insatisfacción materna con la intervención e ictericia neonatal). No hubo diferencias claras entre los grupos en otros resultados secundarios predeterminados informados (hemorragia posparto de 500 ml o más, administración adicional de uterotónicos, placenta retenida o extracción manual de la placenta).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save