¿Los agonistas de la dopamina pueden prevenir el síndrome de hiperestimulación ovárica en mujeres sometidas a tratamiento de fertilidad con FIV o ICSI?

¿Por qué se ha elaborado esta revisión Cochrane?

Se quería determinar si los agonistas de la dopamina son efectivos y seguros para prevenir el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHEO) en mujeres con alto riesgo de presentarlo (p.ej., mujeres con ovarios poliquísticos o un número elevado de óvulos después de la estimulación ovárica) sometidas a fecundación in vitro (FIV) o a inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). ¿Qué eficacia tienen estos medicamentos en comparación con otros tipos de medicamentos o con la interrupción de la estimulación ovárica durante unos días (aplazamiento o coasting)?

Antecedentes

La FIV (los óvulos y los espermatozoides se mezclan en un laboratorio y el embrión resultante se introduce en el útero) o la ICSI (un procedimiento de FIV en el que se inyecta un solo espermatozoide directamente en un óvulo en un laboratorio y el embrión resultante se introduce en el útero) son tratamientos para la infertilidad. Para ello se estimulan los ovarios (órganos reproductores femeninos) para que produzcan más óvulos mediante la administración de un medicamento hormonal a las mujeres. El SHEO es una complicación de la estimulación de los ovarios en el tratamiento de FIV o ICSI, en la que se desarrollan demasiados óvulos, los ovarios se inflaman y el líquido se filtra a otras partes del cuerpo, lo que provoca inflamación del estómago, coágulos de sangre y una reducción de la sangre y el oxígeno en órganos importantes. En la mayoría de los casos, la afección es leve y se resuelve sin tratamiento, pero algunas mujeres desarrollan una forma moderada o grave de SHEO que requiere hospitalización. No hay cura para el SHEO, salvo esperar a que ceda y controlar los síntomas hasta que desaparezcan.

Los agonistas de la dopamina son un medicamento que podría evitar la pérdida de líquido de los vasos sanguíneos a otras partes del cuerpo, lo que constituye un problema importante en el SHEO.

Se han indicado varios tratamientos para prevenir el SHEO. Por ejemplo, el aplazamiento o los medicamentos que mantienen el líquido en los vasos sanguíneos (agonistas de la dopamina, albúmina humana, hidroxietilalmidón, calcio o diosmina) o que favorecen la función de los órganos (prednisolona).

Qué se encontró

Se encontraron 22 ensayos controlados aleatorizados (un tipo de estudio que ofrece la evidencia más fiable sobre los efectos de un tratamiento) que incluían a 3171 mujeres con alto riesgo de SHEO y que evaluaron tres agonistas de la dopamina (cabergolina, bromocriptina y quinagolida). Seis estudios son nuevos en esta actualización. Los desenlaces principales fueron el número de nuevos casos (incidencia) de SHEO moderado a grave y la tasa de nacidos vivos. La evidencia está actualizada hasta el 4 de mayo de 2020.

Resultados clave

Agonistas de la dopamina frente a placebo/ningún tratamiento

Los agonistas de la dopamina parecen reducir la incidencia del SHEO moderado o grave en las mujeres con alto riesgo de presentarlo, en comparación con el placebo (un tratamiento simulado) o ningún tratamiento. Esto indica que de cada 100 mujeres que se someten a FIV o ICSI, 27 mujeres que reciben placebo o ningún tratamiento tendrán SHEO moderado o grave, en comparación con entre ocho y 14 mujeres que reciben agonistas de la dopamina. Los agonistas de la dopamina podrían mejorar los desenlaces del embarazo, pero todavía no se sabe si pueden aumentar los efectos secundarios leves, como las molestias estomacales, la sensación de malestar o los mareos. No está claro el efecto de los agonistas de la dopamina sobre los desenlaces del embarazo, ya que se han informado datos escasos.

Agonista de la dopamina más otro tratamiento frente a otro tratamiento

El uso de agonistas de la dopamina combinados con otro tratamiento activo podría reducir el riesgo de presentar SHEO moderado o grave en comparación con utilizar otro tratamiento activo solo. Esto significa que de 100 mujeres que reciben otro tratamiento activo solo para el SHEO, 11 mujeres tendrán SHEO moderado o grave en comparación con entre tres y nueve mujeres que utilicen agonistas de la dopamina más otro tratamiento activo. Todavía no se sabe si la dopamina combinada con otro tratamiento mejora los desenlaces del embarazo ni los efectos secundarios.

Agonista de la dopamina frente a otro tratamiento

No se sabe si el agonista de la dopamina cabergolina disminuye las tasas de SHEO en comparación con otros tratamientos activos (p.ej., hidroxietilalmidón, prednisolona, infusión de calcio o aplazamiento). No se sabe si la cabergolina mejora los desenlaces del embarazo en comparación con otras intervenciones. No hubo efectos secundarios en el único estudio de esta comparación.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia varió de muy baja a moderada. Las limitaciones incluyeron el informe deficiente de los métodos de estudio y la imprecisión (muy pocos episodios, muy pocos estudios incluidos) en algunas comparaciones.

Conclusiones de los autores: 

Los agonistas dopaminérgicos probablemente reducen la incidencia del SHEO moderado o grave en comparación con el placebo o ninguna intervención, aunque no se sabe con certeza el efecto sobre los eventos adversos ni los desenlaces del embarazo (nacidos vivos, embarazo clínico, aborto espontáneo). Los agonistas dopaminérgicos más una cointervención podrían disminuir las tasas de SHEO moderado o grave en comparación con la cointervención solamente, pero no hay certeza de que los agonistas dopaminérgicos afecten los desenlaces del embarazo. En comparación con otras intervenciones activas, no hay certeza de los efectos de los agonistas dopaminérgicos sobre el SHEO moderado o grave ni los desenlaces del embarazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHEO) es una complicación potencialmente grave de la estimulación ovárica en la tecnología de reproducción asistida (TRA). Se caracteriza por el agrandamiento de los ovarios y un desplazamiento agudo de líquido del espacio intravascular al tercer espacio, lo que provoca distención abdominal, un aumento del riesgo de tromboembolia venosa y una disminución de la perfusión orgánica. La mayoría de los casos son leves, pero en el 3% al 8% de los ciclos de fecundación in vitro (FIV) ocurren formas moderadas o graves de SHEO. Los agonistas dopaminérgicos se introdujeron como una intervención de prevención secundaria para el SHEO en las mujeres con alto riesgo de presentarlo que se someten a tratamiento con TRA.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de los agonistas dopaminérgicos en la prevención del SHEO en mujeres con alto riesgo de presentarlo sometidas a tratamiento con TRA.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos desde el inicio hasta el 4 de mayo de 2020: Registro especializado del Grupo Cochrane de Ginecología y fertilidad (Cochrane Gynaecology and Fertility Group), CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL y PsycINFO para encontrar ensayos controlados aleatorizados (ECA) que evaluaran el efecto de los agonistas dopaminérgicos sobre las tasas de SHEO. También se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias y en la literatura gris.

Criterios de selección: 

Se consideraron para inclusión los ECA que compararon los agonistas dopaminérgicos con placebo/ninguna intervención u otra intervención para la prevención del SHEO en la TRA. Los desenlaces principales fueron la incidencia del SHEO moderado o grave y la tasa de nacidos vivos. Los desenlaces secundarios fueron las tasas de embarazo clínico, embarazo múltiple, aborto espontáneo y eventos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron de forma independiente los títulos, los resúmenes y los textos completos de las publicaciones, seleccionaron los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los desacuerdos se resolvieron mediante consenso. Los resultados agrupados se informaron como odds ratios (OR) e intervalo de confianza (IC) del 95% con el método de Mantel-Haenszel. Se utilizó el método GRADE para evaluar la calidad general de la evidencia.

Resultados principales: 

La búsqueda identificó seis nuevos ECA, lo que dio como resultado que en esta revisión actualizada se incluyeran 22 ECA con 3171 mujeres con alto riesgo de SHEO. Los agonistas dopaminérgicos fueron la cabergolina, la quinagolida y la bromocriptina.

Agonistas dopaminérgicos versus placebo o ninguna intervención

Los agonistas dopaminérgicos probablemente redujeron el riesgo de SHEO moderado o grave en comparación con placebo/ninguna intervención (OR 0,32; IC del 95%: 0,23 a 0,44; diez estudios, 1202 participantes; evidencia de calidad moderada). Lo anterior indica que, si se supone que el riesgo de presentar SHEO moderado o grave tras la administración de placebo/ninguna intervención es del 27%, el riesgo tras la administración de agonistas dopaminérgicos estaría entre el 8% y el 14%. No hay certeza cerca del efecto de los agonistas dopaminérgicos sobre las tasas de nacidos vivos (OR 0,96; IC del 95%: 0,60 a 1,55; tres estudios, 362 participantes; evidencia de calidad baja). Tampoco se sabe con certeza el efecto de los agonistas dopaminérgicos sobre el embarazo clínico, el embarazo múltiple, el aborto espontáneo o los eventos adversos (evidencia de calidad muy baja a baja).

Agonistas dopaminérgicos más cointervención versus cointervención

El agonista dopaminérgico más una cointervención (hidroxietilalmidón, albúmina humana o el aplazamiento de la estimulación ovárica o "coasting") podría disminuir el riesgo de SHEO moderado o grave en comparación con la cointervención (OR 0,48; IC del 95%: 0,28 a 0,84; cuatro estudios, 748 participantes; evidencia de calidad baja). Los agonistas dopaminérgicos podrían mejorar las tasas de nacidos vivos (OR 1,21; IC del 95%: 0,81 a 1,80; dos estudios, 400 participantes; evidencia de calidad baja. Los agonistas dopaminérgicos podrían mejorar las tasas de embarazo clínico y de aborto espontáneo, pero no se sabe si mejoran las tasas de embarazo múltiple o los eventos adversos (evidencia de calidad muy baja a baja).

Agonistas dopaminérgicos versus otras intervenciones activas

No hay certeza de que la cabergolina mejore el riesgo de SHEO moderado o grave en comparación con la albúmina humana (OR 0,21; IC del 95%: 0,12 a 0,38; tres estudios, 296 participantes; evidencia de calidad muy baja), la prednisolona (OR 0,27; IC del 95%: 0,05 a 1,33; un estudio; 150 participantes; evidencia de calidad muy baja), el hidroxietilalmidón (OR 2,69; IC del 95%: 0,48 a 15,10; un estudio, 61 participantes; evidencia de calidad muy baja), el aplazamiento o coasting (OR 0,42; IC del 95%: 0,18 a 0,95; tres estudios, 320 participantes; evidencia de calidad muy baja), la infusión de calcio (OR 1,83; IC del 95%: 0,88 a 3,81; I² = 81%; dos estudios, 400 participantes; evidencia de calidad muy baja) o la diosmina (OR 2,85; IC del 95%: 1,35 a 6,00; un estudio, 200 participantes; evidencia de calidad muy baja). No hay certeza del efecto de los agonistas dopaminérgicos sobre las tasas de nacidos vivos (OR 1,08; IC del 95%: 0,73 a 1,59; dos estudios, 430 participantes; evidencia de calidad baja). No hay certeza del efecto de los agonistas dopaminérgicos sobre el embarazo clínico, el embarazo múltiple o el aborto espontáneo (evidencia de calidad baja a moderada). No se informaron eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save