Administración de suplementos de vitamina A para la prevención de enfermedades y la muerte en niños de seis meses a cinco años de edad

Antecedentes

La deficiencia de vitamina A (DVA) es un grave problema de salud pública en los países de ingresos bajos y medios, que afecta a 190 millones de niños y niñas menores de cinco años. La DVA predispone a los niños a un mayor riesgo de padecer varios problemas que incluso pueden dar lugar a la muerte, incluidas enfermedades respiratorias, diarrea, sarampión y problemas de visión. Estudios previos muestran que administrar vitamina A sintética a niños de seis meses a cinco años de edad que están en riesgo de DVA puede reducir el riesgo de muerte y algunas enfermedades.

Pregunta de la revisión

Esta revisión tiene como objetivo evaluar el efecto de la administración de suplementos de vitamina A sintética (SVA) en comparación con placebo (píldora simulada) o ninguna intervención para la prevención de la enfermedad y la muerte en niños de seis meses a cinco años de edad.

Métodos de la revisión

Se efectuaron búsquedas en diferentes bases de datos que contienen resultados tanto publicados como no publicados de los estudios médicos. Sólo se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECAs: un estudio en el que los participantes se asignan al azar a uno o más tratamientos); éstos se consideran la mejor forma de hacer estudios experimentales en la literatura de investigación. Se combinaron los resultados matemáticamente para obtener estimaciones generales de la efectividad del SVA contra la enfermedad y la muerte. La búsqueda en la literatura es actual hasta marzo de 2016.

Características de los estudios

Esta revisión incluye 47 ECA que representan 1 223 856 niños y niñas. Se realizaron estudios en 19 países: 30 (63%) en Asia, de los cuales 16 en la India; 8 (17%) en África; 7 (15%) en América Latina y 2 (4%) en Australia. La edad media de los niños era de unos 33 meses. La mayoría de los estudios incluyeron el mismo número de niños y niñas y duraron aproximadamente un año. La calidad de los estudios incluidos fue variable; sin embargo, era poco probable que las tasas de mortalidad estuvieran influenciadas por errores potenciales en la realización de los estudios.

Resultados clave

Los datos sobre el efecto de la SVA para la prevención de la muerte estaban disponibles en 19 de los estudios incluidos, y los resultados combinados indican que la vitamina A reduce el riesgo general de muerte y muerte por diarrea en un 12%. Las muertes debidas a sarampión, infecciones respiratorias o meningitis no se redujeron específicamente, pero la vitamina A puede reducir la ocurrencia de nuevos episodios de diarrea y el sarampión. La administración de vitamina A sintética oral a niños con riesgo de DVA reduce el riesgo de ceguera nocturna. También mejora los niveles de vitamina A en la sangre. El único efecto secundario reportado fue el riesgo de vomitar dentro de las 48 horas de haber tomado vitamina A en grandes dosis, como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Calidad de la evidencia

Se evaluó la calidad general de la evidencia mediante el enfoque GRADE, que considera los defectos metodológicos dentro de los estudios, la consistencia en el informe de los resultados entre los estudios, el grado en que los resultados se aplican a otros ámbitos y la efectividad de los tratamientos. En base a estos criterios, se juzgó que la calidad general de la evidencia era alta para los beneficios del SVA frente al riesgo general de muerte y muerte por diarrea. Para el resto de los resultados, la evidencia se clasificó como baja o moderada. Un estudio grande, realizado recientemente, que incluyó a cerca de un millón de niños, no mostró ningún efecto del SVA; sin embargo, cuando este estudio se combinó con otros estudios bien realizados, el SVA todavía tuvo efectos beneficiosos para la prevención de la muerte y la enfermedad. En resumen, el SVA puede reducir el riesgo de enfermedad y muerte en niños de 6 a 59 meses de edad que están en riesgo de DVA.

Conclusiones de los autores: 

La administración de suplementos de vitamina A se asocia con una reducción clínicamente significativa de la morbilidad y la mortalidad en los niños. Por lo tanto, sugerimos mantener la política de suplementación universal para los niños menores de cinco años de edad en poblaciones en riesgo de DVA. Los ensayos adicionales controlados con placebo de los SVA en niños de entre seis meses y cinco años de edad no cambiarían las conclusiones de esta revisión, aunque se necesitan estudios que comparen diferentes dosis y mecanismos de administración. En poblaciones con deficiencia documentada de vitamina A, no sería ético realizar ensayos controlados con placebo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La deficiencia de vitamina A (DVA) es un grave problema de salud pública en los países de ingresos bajos y medios, que afecta a 190 millones de niños y niñas menores de cinco años y tiene muchas consecuencias adversas para la salud, incluida la muerte. Basándose en evidencia anterior y en una versión anterior de esta revisión, la Organización Mundial de la Salud ha seguido recomendando la administración de suplementos de vitamina A a los niños de 6 a 59 meses de edad. Hay nuevos datos disponibles de ensayos aleatorizados publicados recientemente desde la publicación anterior de esta revisión en 2010, y esta actualización incorpora esta información y revisa la evidencia.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración de suplementos de vitamina A (SVA) para la prevención de la morbilidad y la mortalidad en niños de seis meses a cinco años de edad.

Estrategia de búsqueda (: 

En marzo de 2016 se hicieron búsquedas en CENTRAL, Ovid MEDLINE, Embase, otras seis bases de datos y en dos registros de ensayos. También se verificaron las listas de referencias y se estableció contacto con las organizaciones e investigadores pertinentes para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECAs) y ECAs grupales que evalúan el efecto de los SVA sintéticos en niños de seis meses a cinco años de edad que viven en la comunidad. Se excluyeron los estudios que incluyeron niños hospitalizados y niños con enfermedades o infección. También se excluyeron los estudios que evaluaban los efectos de los alimentos enriquecidos, el consumo de alimentos ricos en vitamina A o la administración de suplementos de betacaroteno.

Obtención y análisis de los datos: 

Para esta actualización, dos revisores evaluaron de forma independiente los estudios para su inclusión y resumieron los datos, resolviendo las discrepancias mediante discusión. Se realizaron metanálisis de los resultados, incluida la mortalidad por todas las causas y por causas específicas, la enfermedad, la visión y los efectos secundarios. Se utilizó el enfoque GRADE para evaluar la calidad de la evidencia.

Resultados principales: 

Se identificaron 47 estudios (cuatro de los cuales son nuevos para esta revisión), con aproximadamente 1 223 856 niños. Se realizaron estudios en 19 países: 30 (63%) en Asia, 16 de ellos en la India; 8 (17%) en África; 7 (15%) en América Latina y 2 (4%) en Australia. Alrededor de un tercio de los estudios se realizaron en ámbitos urbanos o periurbanos, y la mitad en ámbitos rurales; el resto de los estudios no informaron claramente los ámbitos. La mayoría de los estudios incluyeron el mismo número de niños y niñas y duraron aproximadamente un año. Los estudios incluidos tuvieron un riesgo de sesgo general variable; sin embargo, la evidencia para la medida de resultado primaria tuvo un riesgo de sesgo bajo. Un metanálisis para la mortalidad por todas las causas incluyó 19 ensayos (1 202 382 niños y niñas). Durante el seguimiento más largo, se observó una reducción del 12% en el riesgo de mortalidad por todas las causas de la vitamina A en comparación con el control mediante un modelo de efectos fijos (cociente de riesgos [CR] 0,88; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,83 a 0,93; evidencia de calidad alta). Este resultado fue sensible a la elección del modelo, y un metanálisis de efectos aleatorios mostró una estimación resumida diferente (reducción del 24%: CR 0,76; IC del 95%: 0,66 a 0,88); sin embargo, los intervalos de confianza se superpusieron con los del modelo de efectos fijos. Nueve ensayos informaron la mortalidad debida a la diarrea y mostraron una reducción general del 12% para la SVA (CR 0,88; IC del 95%: 0,79 a 0,98; 1 098 538 participantes; evidencia de calidad alta). No se encontró ningún efecto significativo para el SVA sobre la mortalidad debida al sarampión, las enfermedades respiratorias y la meningitis. La SVA redujo la incidencia de diarrea (CR 0,85; IC del 95%: 0,82 a 0,87; 15 estudios; 77 946 participantes; evidencia de calidad baja) y sarampión (CR 0,50; IC del 95%: 0,37 a 0,67; 6 estudios; 19 566 participantes; evidencia de calidad moderada). Sin embargo, no hubo efectos significativos sobre la incidencia de enfermedades respiratorias u hospitalizaciones debidas a diarrea o neumonía. Hubo un mayor riesgo de vómitos durante las primeras 48 horas de la SVA (CR 1,97; IC del 95%: 1,44 a 2,69; cuatro estudios; 10 541 participantes; evidencia de calidad moderada).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save