Uso de la luz como tratamiento para el acné

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

El objetivo de esta revisión Cochrane fue determinar si el tratamiento con láser y otras fuentes de luz mejora los comedones cerrados y abiertos, así como las manchas inflamadas que presentan los pacientes con acné. También se deseaba saber cómo los pacientes con acné evaluaron su propia mejoría, y si encontraron que estas terapias causaron efectos desagradables como ampollas o cicatrices. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios relevantes para responder a estas preguntas y encontraron 71 estudios, con un total de 4211 participantes.

¿Qué se estudió en esta revisión?

El acné es un problema frecuente de la piel. Causa comedones abiertos, cerrados y manchas inflamadas, y puede dar lugar a cicatrices. Las opciones actuales de tratamiento están limitadas por su efectividad y comodidad y pueden causar efectos secundarios. Se investigó el láser y otras fuentes de luz que se utilizan como tratamiento alternativo solos o en combinación con un producto químico que hace que la piel sea más sensible a la fuente de luz (terapia fotodinámica [TFD]). Se compararon diferentes terapias lumínicas con otras opciones de tratamiento, ningún tratamiento o placebo.

La mayoría de los estudios incluyeron pacientes con acné leve a moderado a sus veinte años. Las terapias lumínicas en estos estudios variaron enormemente en muchos aspectos importantes como la longitud de onda de la luz utilizada, la duración del tratamiento, los productos químicos utilizados en la terapia fotodinámica y otros.

Más de la mitad de los estudios fueron patrocinados por la industria; los autores de los estudios informaron conflictos de intereses o dicha información no se señaló.

Mensajes clave

No fue posible establecer conclusiones firmes a partir de los resultados de la presente revisión porque no estuvo claro si las terapias lumínicas (incluida la TFD) evaluadas en estos estudios fueron más efectivas que los otros comparadores analizados como el placebo, ningún tratamiento o los tratamientos aplicados en la piel, ni cuánto tiempo duraron los posibles efectos beneficiosos.

¿Cuáles son los principales resultados de esta revisión?

Se investigó cómo los pacientes con acné evaluaron su propia mejoría, pero no estuvo claro si las terapias lumínicas en los estudios tuvieron un efecto beneficioso. Las pruebas sobre cómo los investigadores evaluaron los cambios en el número de comedones abiertos, cerrados y manchas inflamadas en los pacientes con acné también fueron limitadas en la mayoría de los tipos de terapias lumínicas debido a la variación en la manera en la que los estudios se realizaron y midieron los resultados.

La mayoría de los estudios informaron efectos secundarios, pero no de manera adecuada. Las cicatrices se informaron como ausentes y las ampollas se informaron en los estudios sobre luz intensa pulsada, luz infrarroja y TFD.

Tres estudios con 360 participantes con acné moderado a grave mostraron que la terapia fotodinámica con aminolevulinato metílico (MAL) activado con luz roja tuvo un efecto similar sobre los cambios en el número de comedones abiertos, cerrados y manchas inflamadas en comparación con la crema placebo con luz roja. Se consideró que la calidad de estas pruebas era moderada.

Se necesitan estudios futuros bien planificados que comparen la efectividad de los tratamientos habituales del acné con las terapias lumínicas para evaluar los efectos clínicos verdaderos y los efectos secundarios de las terapias lumínicas para el acné.

¿Cómo de actualizada está esta revisión?

Esta revisión incluyó estudios hasta septiembre de 2015.

Conclusiones de los autores: 

Faltan pruebas de alta calidad sobre el uso de las terapias lumínicas para los pacientes con acné. Hay baja confiabilidad acerca de la utilidad de MAL-TFD (luz roja) o ALA-TFD (luz azul) como terapias habituales para los pacientes con acné moderado a grave.

Serían bienvenidos estudios planificados cuidadosamente, que utilicen medidas de resultado estandarizadas y que comparen la efectividad de los tratamientos habituales del acné con las terapias lumínicas, junto con el cumplimiento de las guías Consolidated Standards of Reporting Trials (CONSORT).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El acné vulgar es un problema muy frecuente de la piel que se presenta con comedones abiertos, cerrados y manchas inflamadas. A menudo da lugar a cicatrices físicas y puede causar trastornos psicológicos. El uso de tratamientos orales y tópicos puede estar limitado en algunos pacientes debido a la inefectividad, la incomodidad, la tolerancia deficiente o los efectos secundarios. Algunos estudios han indicado resultados promisorios de las terapias lumínicas.

Objetivos: 

Explorar los efectos de la terapia lumínica de diferentes longitudes de onda para el acné.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta septiembre de 2015: registro especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Specialised Register), CENTRAL, MEDLINE, Embase y LILACS. Se hicieron búsquedas en ISI Web of Science y Dissertation Abstracts International (desde el inicio). También se buscó en cinco registros de ensayos y fuentes de literatura gris. Se verificaron las listas de referencias de los estudios y las revisiones y se consultó a los autores de los estudios y otros expertos en el campo para identificar referencias adicionales a ensayos controlados aleatorios (ECA) relevantes. Se actualizaron estas búsquedas en julio 2016, pero estos resultados todavía no se han incorporado a la revisión.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ECA de terapia lumínica para el tratamiento de acné vulgar, independientemente del idioma o el estado de publicación.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 71 estudios que asignaron al azar a 4211 participantes.

La mayoría de los estudios fueron pequeños (mediana 31 participantes) e incluyeron participantes con acné leve a moderado de ambos sexos y con una media de la edad de 20 a 30 años. Las intervenciones lumínicas difirieron enormemente en cuanto a la longitud de onda, la dosis, las sustancias activas utilizadas en la terapia fotodinámica (TFD) y las intervenciones de comparación (con mayor frecuencia ningún tratamiento, placebo, otra intervención lumínica o diversos tratamientos tópicos). El número de sesiones lumínicas varió de una a 112 (con mayor frecuencia de dos a cuatro). La frecuencia de aplicación varió de dos veces al día a una vez al mes.

Los sesgos de selección y de realización fueron inciertos en la mayoría de los estudios. En la mayoría de los estudios el sesgo de detección fue incierto para los resultados evaluados por los participantes y bajo para los resultados evaluados por el investigador. Los sesgos de deserción y de informe fueron bajos en más de la mitad de los estudios e inciertos o altos en el resto. Dos tercios de los estudios fueron patrocinados por la industria; los autores de los estudios informaron conflictos de intereses o dicha información no se señaló, por lo que el riesgo de sesgo se consideró incierto.

Las comparaciones de la mayoría de las intervenciones para el primer resultado primario "Evaluación global de la mejoría por el participante" no fueron posibles debido a la variación en las intervenciones y en la manera de medir los resultados de los estudios. No se combinaron las estimaciones del efecto pero la calidad de las pruebas se calificó como muy baja para la comparación de las terapias lumínicas, incluida la TFD con placebo, ningún tratamiento, tratamiento tópico u otros comparadores para este resultado. Un estudio que incluyó 266 participantes con acné moderado a grave mostró poca o ninguna diferencia en la efectividad en este resultado entre ácido aminolevulínico (ALA) al 20% - TFD (activado con luz azul) versus vehículo más luz azul (cociente de riesgos [CR] 0,87; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 1,04; pruebas de baja calidad). Un estudio (n = 180) de una comparación de concentraciones de ALA-TFD (activado con luz roja) mostró que el ALA al 20% no fue más efectivo que ALA al 15% (CR 1,05; IC del 95%: 0,96 a 1,15), pero fue mejor que ALA al 10% (CR 1,22; IC del 95%: 1,05 a 1,42) y ALA al 5% (CR 1,47; IC del 95%: 1,19 a 1,81). El número necesario a tratar para un resultado beneficioso adicional (NNTB) fue 6 (IC del 95%: 3 a 19) y 4 (IC del 95%: 2 a 6) para la comparación de ALA al 20% con ALA al 10% y al 5%, respectivamente.

Para el segundo resultado primario "Cambios en el recuento de las lesiones evaluados por el investigador", se combinaron tres ECA con 360 participantes con acné moderado a grave y se encontró que el aminolevulinato metílico (MAL)-TFD (activado con luz roja) no fue diferente a la crema placebo más luz roja con respecto al cambio en las lesiones inflamadas (diferencia de medias [DM] -2,85; IC del 95%: -7,51 a 1,81), el cambio porcentual en las lesiones inflamadas (DM -10,09; IC del 95%: -20,25 a 0,06), el cambio en las lesiones no inflamadas (DM -2,01; IC del 95%: -7,07 a 3,05), ni en el cambio porcentual en las lesiones inflamadas (DM -8,09; IC del 95%: -21,51 a 5,32). Las pruebas se evaluaron como de calidad moderada para estos resultados, lo que significa que hay poca o ninguna diferencia clínica entre estas dos intervenciones para el recuento de las lesiones.

Los estudios que compararon los efectos de otras intervenciones no fueron consistentes o tuvieron muestras pequeñas y alto riesgo de sesgo. De los resultados de los otros ensayos sólo se realizó la síntesis narrativa debido a la gran variación en muchos aspectos de los estudios, el informe deficiente y la imposibilidad de obtener los datos necesarios. Varios estudios compararon la luz amarilla con placebo o ningún tratamiento, la luz infrarroja con ningún tratamiento, la suspensión de micropartículas de oro con vehículo y la clindamicina/peróxido de benzoilo combinado con láser de colorante pulsado con clindamicina/peróxido de benzoilo solo. También hubo numerosos estudios que compararon MAL-TFD con terapia lumínica sola, con adapaleno y en combinación con láser de colorante de pulso largo, con láser de colorante de pulso largo solo. Ninguno mostró efectos clínicamente significativos.

El tercer resultado primario fue "Efectos adversos graves evaluados por el investigador". La mayoría de los estudios informaron los efectos adversos pero no de manera suficiente; las cicatrices se informaron como ausentes y las ampollas solo se informaron en los estudios sobre luz intensa pulsada, luz infrarroja y terapias fotodinámicas. La calidad de las pruebas se calificó como muy baja, lo que significa que hubo poca confiabilidad en cuanto a los efectos adversos de las terapias lumínicas.

Aunque la variable principal de evaluación fue los resultados a largo plazo, menos de la mitad de los estudios realizaron evaluaciones más allá de ocho semanas después de finalizar el tratamiento. Sólo pocos estudios evaluaron los resultados más de tres meses después de finalizar el tratamiento, y la mayoría de las evaluaciones a más largo plazo no se incluyeron en esta revisión.

Tools
Information
Share/Save