Vacunación contra la gripe para los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes a partir de los 60 años que residen en centros de atención a largo plazo

Pregunta de la revisión
Se quería saber si la vacunación de los trabajadores sanitarios contra la gripe reduce el riesgo de que las personas mayores en los centros de atención a largo plazo (CALP) contraigan infecciones de gripe de los trabajadores de la salud.

Antecedentes
Los signos y los síntomas de la gripe son similares a los de muchas otras enfermedades respiratorias, por lo que es importante que en los estudios que prueban los efectos de la vacunación contra la gripe se realicen pruebas de laboratorio sumamente exactas de si los residentes en centros de atención a largo plazo en realidad tienen gripe u otras enfermedades respiratorias.

Características de los estudios
La evidencia está actualizada hasta octubre 2015. En general, se incluyeron cinco estudios en la revisión, pero se utilizaron los datos de tres ensayos con 5896 residentes. En un ensayo, la edad media era de 77 años y el 71% eran mujeres, en otro era de 82 años y el 70% eran mujeres, y en el último, era de 86 años y el 77% eran mujeres. Un estudio fue apoyado por el Greater Glasgow Health Board Care de la Elderly Unit, uno por el Wellcome Trust y para uno, no había ninguna declaración.

Resultados clave y calidad de la evidencia
El método de asignación al azar utilizado fue de bajo riesgo en dos ensayos y poco claro en uno. En los tres estudios, la ocultación de la asignación y el cegamiento no estaban claros. En dos estudios, no se pudieron incluir los datos de todos los reclutados, lo que hizo que sus resultados tuvieran un alto riesgo de sesgo. Los tres estudios informaron de los resultados completamente. Sin embargo, en los tres ensayos, hubo un sesgo de realización debido a la incompleta vacunación contra la gripe de los trabajadores sanitarios en los brazos de intervención. Ningún estudio informó sobre eventos adversos.

Ofrecer la vacuna contra la gripe a los trabajadores de la salud que atienden a personas de 60 años o más en las CALP puede tener poco o ningún efecto sobre la gripe comprobada en el laboratorio (evidencia de baja calidad). Los programas de vacunación de los trabajadores de la atención sanitaria (TAS) tienen probablemente un pequeño efecto sobre la infección de las vías respiratorias inferiores (evidencia de calidad moderada), pero pueden tener poco o ningún efecto sobre el ingreso en el hospital (evidencia de baja calidad). No está claro qué efecto tienen los programas de vacunación en la muerte por enfermedad de las vías respiratorias inferiores (evidencia de muy baja calidad) o en todas las causas de muerte (evidencia de muy baja calidad).

Esta revisión no encontró información sobre otras intervenciones utilizadas junto con la vacunación de los trabajadores de la salud (por ejemplo, lavado de manos, máscaras faciales, detección temprana de la gripe comprobada en el laboratorio, cuarentena, evitar nuevos ingresos, uso rápido de antivirales, pedir a los trabajadores de la salud con una enfermedad similar a la gripe que no trabajen). Se necesitan ensayos controlados aleatorizados de alta calidad que prueben las combinaciones de dichas intervenciones.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de la revisión no han identificado evidencia concluyente de los beneficios de los programas de vacunación de los TAS sobre los resultados específicos de la gripe comprobada en laboratorio, sus complicaciones (infección de las vías respiratorias inferiores, hospitalización o muerte por enfermedad de las vías respiratorias inferiores), o la mortalidad por todas las causas en las personas mayores de 60 años que viven en centros de atención. Esta revisión no encontró información sobre las cointervenciones con la vacunación de los trabajadores de la salud: lavado de manos, máscaras faciales, detección temprana de la gripe comprobada por laboratorio, cuarentena, evitar los ingresos, antivirales y pedir a los trabajadores sanitarios con gripe o enfermedades similares a la gripe (ESG) que no trabajen. Esta revisión no aporta evidencia razonable para apoyar la vacunación de los trabajadores sanitarios para prevenir la gripe en los pacientes a partir de los 60 años de edad que residen en centros de atención a largo plazo. Se requieren ECA de alta calidad para evitar riesgos de sesgo en la metodología y realización identificados en esta revisión y para probar estas intervenciones en combinación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Una revisión sistemática determinó que el 3% de los adultos trabajadores que habían recibido la vacuna contra la gripe y el 5% de los que no estaban vacunados tenían gripe comprobada por laboratorio por temporada; en los trabajadores de la salud estos porcentajes eran del 5% y el 8% respectivamente. Los trabajadores sanitarios pueden transmitir la gripe a los pacientes.

Objetivos: 

Identificar todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) y los ensayos controlados no aleatorizados que evaluaran los efectos de la vacunación en los trabajadores sanitarios sobre la incidencia de la gripe comprobada por laboratorio, la neumonía, la muerte por neumonía y el ingreso al hospital a causa de enfermedades respiratorias en pacientes a partir de los 60 años que residen en centros de atención a largo plazo.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (2015, número 9), MEDLINE (1966 hasta la tercera semana de octubre de 2015), EMBASE (1974 hasta octubre de 2015) y Web of Science (2006 hasta octubre de 2015), pero en Biological Abstracts sólo desde 1969 hasta marzo de 2013 y en Science Citation Index-Expanded desde 1974 hasta marzo de 2013 debido a la falta de acceso institucional en 2015.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos controlados no aleatorizados de la vacunación contra la gripe en los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes a partir de los 60 años que residen en centros de atención a largo plazo y la incidencia de la gripe comprobada por laboratorio y sus complicaciones (infección de las vías respiratorias inferiores, u hospitalización o muerte debido a la infección de las vías respiratorias inferiores) en pacientes a partir de los 60 años que residen en centros de atención a largo plazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los efectos sobre los resultados dicotómicos se midieron como diferencias de riesgo (DR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. La calidad de la evidencia se evaluó con los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se identificaron cuatro ECA grupales y un estudio de cohortes (n = 12 742) de la vacunación contra la gripe para los trabajadores sanitarios que cuidan a personas ≥ 60 años en CALP. Cuatro ECA grupales (5896 residentes) proporcionaron datos de resultados que abordaban los objetivos de la revisión. Los estudios fueron comparables en cuanto a las poblaciones estudiadas, la intervención y las medidas de resultado. Estos estudios no informaron eventos adversos. Las principales fuentes de sesgo en los estudios se relacionaron con el desgaste, la falta de cegamiento, la contaminación en los grupos de control y las bajas tasas de cobertura de vacunación en los brazos de intervención, lo que llevó a bajar la calidad de la evidencia de todos los resultados debido al grave riesgo de sesgo.

La oferta de la vacunación contra la gripe a los trabajadores sanitarios en residencias geriátricas a largo plazo puede tener poco o ningún efecto sobre el número de residentes que desarrollan una gripe comprobada en el laboratorio en comparación con aquellos que viven en residencias geriátricas donde no se ofrece la vacunación (DR 0 (IC del 95%: -0,03 a 0,03), dos estudios con muestras tomadas de 752 participantes; evidencia de baja calidad). La vacunación del TAS probablemente lleva a una reducción de la infección del tracto respiratorio inferior en los residentes del 6% al 4% (DR -0,02 (95% CI -0,04 a 0,01), un estudio de 3400 personas; evidencia de calidad moderada). Los programas de vacunación de los TAS pueden tener poco o ningún efecto en el número de residentes ingresados en el hospital por enfermedades respiratorias (DR 0 (IC del 95%: -0,02 a 0,02, un estudio de 1059 personas; evidencia de baja calidad). Se decidió no combinar los datos sobre las muertes por infección de las vías respiratorias inferiores (dos estudios de 4459 pacientes) ni las muertes por todas las causas (cuatro estudios de 8468 pacientes). La dirección y el tamaño de la diferencia de riesgo variaron entre los estudios. No existe seguridad sobre el efecto de la vacunación en estos resultados debido a la muy baja calidad de la evidencia. Los análisis ajustados que tuvieron en cuenta el diseño grupal no mostraron diferencias considerables a partir del análisis agrupado con datos no ajustados.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save