¿Los profesionales de la odontología pueden ayudar a las personas a dejar de fumar o consumir productos del tabaco?

Mantener la boca sana

El tabaco se puede fumar, mascar o inhalar (como tabaco en polvo). Lo mejor que pueden hacer por su salud las personas que consumen productos del tabaco es dejar de consumirlos. Esto reduce el riesgo de cáncer de pulmón y otras enfermedades, como el cáncer de la boca y las enfermedades de las encías.

Muchas personas acuden a un profesional de la odontología al menos una vez al año; algunas lo hacen con más frecuencia. Estos profesionales podrían motivar a las personas para que dejen de consumir tabaco informándoles de los riesgos para la salud que supone seguir haciéndolo y de los efectos beneficiosos para la salud que supone dejarlo. Entre los profesionales de la odontología se encuentran:

- dentistas;

- higienistas dentales;

- terapeutas dentales; y

- enfermeras de odontología (denominadas auxiliares de odontología en algunos países).

¿Por qué se ha elaborado esta revisión Cochrane?

Se quería determinar si los profesionales de la odontología podían ayudar a las personas a dejar de consumir tabaco ofreciéndoles asesoramiento y apoyo. También se quería saber si el apoyo de estos profesionales tenía algún efecto no deseado.

¿Qué se hizo?

Se buscaron los estudios que analizaran si el asesoramiento y el apoyo de los profesionales de la odontología ayudaban a las personas a dejar de fumar, mascar o inhalar tabaco.

Se buscaron estudios controlados aleatorizados, en los que las personas que participaban se asignaron a diferentes grupos de tratamiento utilizando el azar para decidir qué personas recibían apoyo para dejar de consumir tabaco. Este tipo de estudios suele proporcionar la evidencia más fiable sobre los efectos de un tratamiento.

Fecha de búsqueda: se incluyó la evidencia publicada hasta febrero de 2020.

Qué se encontró

Se encontraron 20 estudios en 14 897 personas que consumían productos del tabaco (fumaban, mascaban o inhalaban tabaco). Los estudios se realizaron en EE.UU. (13 estudios), Reino Unido (dos estudios), Suecia (dos estudios), Japón (un estudio), Malasia (un estudio) e India (un estudio). La mayoría de los estudios (16) se realizaron en clínicas dentales y cuatro en escuelas o colegios.

Todos los estudios utilizaron programas conductuales para ayudar a las personas a dejar de consumir tabaco; estos programas tenían como objetivo aumentar la motivación y ofrecer asesoramiento para dejar de fumar. Cuatro estudios también incluyeron la oferta de terapia de reemplazo de nicotina (TRN) o cigarrillos electrónicos, así como un programa conductual.

Diecinueve estudios fueron financiados por agencias gubernamentales o universidades; un estudio informó que no había recibido financiación.

Para cada tipo de programa conductual analizado, los estudios midieron cuántas personas dejaron de fumar o consumir productos del tabaco durante al menos seis meses.

En todos los estudios, el efecto de recibir apoyo conductual de los profesionales de la odontología se comparó con:

- atención habitual (los estudios no indicaron qué incluyó);

- ningún apoyo o asesoramiento;

- un breve asesoramiento para dejar de fumar y mejorar la salud; o

- una forma menos activa de apoyo conductual.

¿Cuáles son los resultados principales de esta revisión?

Los programas conductuales en los que participan profesionales de la odontología y la TRN o los cigarrillos electrónicos probablemente ayuden a más personas a dejar de fumar. Como promedio, 74 de 1000 personas dejaron de fumar, en comparación con 27 de 1000 personas que no recibieron apoyo conductual (evidencia de cuatro estudios en 1221 personas).

Varias sesiones de programas conductuales con la participación de profesionales de la odontología pueden ayudar a las personas a dejar de consumir tabaco. Como promedio, 106 de 1000 personas dejaron de fumar en comparación con 56 de 1000 personas que no recibieron apoyo conductual (siete estudios; 2639 personas).

Una sola sesión de un programa conductual también puede ayudar a las personas a dejar de fumar: como promedio, 45 de 1000 personas dejaron de fumar en comparación con 24 de 1000 que no recibieron apoyo conductual (cuatro estudios; 6328 personas).

No se sabe con certeza el efecto del asesoramiento y el apoyo de los profesionales de la odontología en contextos distintos a una consulta dental (como en una escuela o colegio), porque los estudios que lo analizaron fueron demasiado pequeños para mostrar un efecto fiable (tres estudios; 1020 personas).

No se sabe con certeza si los programas conductuales impartidos por los profesionales de la odontología tuvieron efectos no deseados, porque sólo un estudio proporcionó esta información.

Confianza en los resultados

Se tiene una confianza moderada en el efecto beneficioso del apoyo de los profesionales de la odontología más la TRN o los cigarrillos electrónicos. Se tiene menos confianza en los efectos beneficiosos de una o varias sesiones de apoyo conductual por parte de los profesionales de la odontología.

Se encontraron deficiencias en la evidencia. Algunos estudios sólo preguntaron a las personas si habían dejado de consumir tabaco, y no utilizaron pruebas (como el análisis del aliento o la saliva) para determinar si habían dejado de fumar. Algunos estudios no describieron claramente cómo se realizaron, o cómo asignaron a las personas a los diferentes grupos. En algunos estudios, más de la mitad de las personas abandonaron el estudio antes de su finalización.

Los resultados de esta revisión pueden cambiar cuando se disponga de más evidencia de alta calidad.

Mensajes clave

El asesoramiento y el apoyo de los profesionales de la odontología que incluyen la TRN o los cigarrillos electrónicos tienen más probabilidades de ayudar a las personas a dejar de fumar.

Las sesiones únicas o múltiples de asesoramiento y apoyo podrían ayudar a las personas a dejar de fumar o consumir productos del tabaco.

Conclusiones de los autores: 

Existe evidencia de certeza muy baja de que las tasas de abandono aumentan cuando los profesionales de la odontología ofrecen apoyo conductual para promover el abandono del tabaquismo. Hay evidencia de certeza moderada de que las tasas de abstinencia del tabaco aumentan en los fumadores de cigarrillos si los profesionales de la odontología ofrecen apoyo conductual combinado con farmacoterapia. Se necesita más evidencia para estar seguros de la magnitud del efecto beneficioso y de si agregar intervenciones farmacológicas es más eficaz que el apoyo conductual por sí solo. Los estudios futuros deberían utilizar la validación bioquímica de la abstinencia para evitar el riesgo de sesgo de detección. No hay evidencia suficiente sobre si estas intervenciones provocan efectos adversos, pero no hay razones para sospechar que estos efectos sean específicos de las intervenciones realizadas por los profesionales de la odontología. No hubo evidencia suficiente de que las intervenciones afectaran la salud bucodental.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los profesionales de la odontología están en condiciones de ayudar a sus pacientes a dejar de consumir productos del tabaco. Gran parte de la población acude regularmente al dentista. Además, los efectos adversos del consumo de tabaco en la salud bucodental proporcionan un contexto que los profesionales de la odontología pueden utilizar para motivar un intento de abandono.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad, los eventos adversos y los efectos sobre la salud bucodental de las intervenciones para el abandono del tabaquismo ofrecidas por los profesionales de la odontología.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Tabaquismo (Cochrane Tobacco Addiction Group) hasta febrero de 2020.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos aleatorizados y cuasialeatorizados que evaluaron intervenciones para el abandono del tabaquismo realizadas por profesionales de la odontología en la consulta o en el contexto comunitario, con al menos seis meses de seguimiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron de forma independiente los resúmenes para su potencial inclusión y extrajeron los datos de los ensayos incluidos. Los desacuerdos se resolvieron mediante consenso. El desenlace principal fue la abstinencia de todo tipo de consumo de tabaco (p.ej., cigarrillos, tabaco sin humo) en el seguimiento más largo, utilizando la definición más estricta de abstinencia notificada. Los efectos de los estudios individuales y los efectos agrupados se resumieron en forma de razones de riesgos (RR) e intervalos de confianza (IC) del 95%, utilizando modelos de efectos aleatorios de Mantel-Haenszel para combinar los estudios cuando fuera necesario. La heterogeneidad estadística se evaluó mediante la estadística I2. Los desenlaces secundarios se resumieron de forma narrativa.

Resultados principales: 

Veinte ensayos clínicos con 14 897 participantes cumplieron los criterios de inclusión en esta revisión. Dieciséis estudios evaluaron la efectividad de las intervenciones para el abandono del consumo de tabaco en clínicas dentales y cuatro lo hicieron en contextos comunitarios (escolares o universitarios). Cinco estudios incluyeron sólo consumidores de tabaco sin humo, y los restantes incluyeron sólo consumidores de tabaco fumado, o una combinación de consumidores de tabaco fumado y sin humo. Todos los estudios emplearon intervenciones conductuales, y cuatro de ellos ofrecieron tratamiento con nicotina (terapia de reemplazo de nicotina [TRN] o cigarrillos electrónicos) como parte de la intervención. Tres estudios se consideraron con bajo riesgo de sesgo, uno con riesgo poco claro de sesgo y los 16 estudios restantes con alto riesgo de sesgo.

En comparación con la atención habitual, el asesoramiento breve, el asesoramiento muy breve o el tratamiento menos activo, se encontró evidencia de certeza muy baja de un efecto beneficioso del apoyo conductual proporcionado por los profesionales de la odontología, que comprendía una sesión (RR 1,86; IC del 95%: 1,01 a 3,41; I2 = 66%; cuatro estudios, n = 6328), o más de una sesión (RR 1,90; IC del 95%: 1,17 a 3,11; I2 = 61%; siete estudios, n = 2639), sobre la abstinencia del consumo de tabaco al menos seis meses desde el inicio. Se encontró evidencia de certeza moderada de un efecto beneficioso de las intervenciones conductuales proporcionadas por los profesionales de la odontología combinadas con la provisión de TRN o cigarrillos electrónicos, en comparación con ninguna intervención, la atención habitual, el asesoramiento breve o muy breve solamente (RR 2,76; IC del 95%: 1,58 a 4,82; I2 = 0%; cuatro estudios, n = 1221). No se detectó un efecto beneficioso del apoyo conductual con sesiones múltiples proporcionado por profesionales de la odontología en una escuela secundaria o universidad, en lugar de un contexto odontológico (RR 1,51; IC del 95%: 0,86 a 2,65; I2 = 83%; tres estudios, n = 1020; evidencia de certeza muy baja). Sólo un estudio informó eventos adversos o desenlaces de la salud bucodental, lo que dificulta establecer conclusiones.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save