Tratamiento con toxina botulínica tipo A para el espasmo hemifacial

Las inyecciones intramusculares de toxina botulínica tipo A son beneficiosas para tratar el espasmo hemifacial.

El espasmo hemifacial se caracteriza por contracciones involuntarias unilaterales de los músculos inervados por el nervio facial. La causa habitual es el roce de un vaso con el nervio facial cerca de la raíz del tronco cerebral. Aunque es una enfermedad benigna puede causar una discapacidad cosmética y funcional significativa. Es una enfermedad crónica y la recuperación espontánea es poco frecuente. Los dos tratamientos habitualmente disponibles son la descompresión microvascular y las inyecciones intramusculares de toxina botulínica tipo A (TbA). Esta revisión demostró que la toxina botulínica tipo A es eficaz y segura para tratar el espasmo hemifacial.

Conclusiones de los autores: 

Los hallazgos de este único ensayo elegible apoyan los resultados de estudios de casos y controles grandes y abiertos que muestran una tasa de beneficio entre el 76% y el 100%. Este tamaño del efecto probablemente dificulta la realización de nuevos ensayos grandes controlados con placebo para el espasmo hemifacial.
A pesar del reducido número de datos controlados de buena calidad, todos los estudios disponibles sugieren que la toxina botulínica tipo A es efectiva y segura para tratar el espasmo hemifacial. Los ensayos futuros deben investigar factores técnicos como los intervalos de tratamiento óptimos, las diferentes técnicas de inyección, las dosis, los tipos de toxina botulínica y las formulaciones. Otras cuestiones son la prestación de servicios, la calidad de vida, la eficacia a largo plazo, la seguridad y la inmunogenicidad. La toxina botulínica tipo A se debe comparar con la descompresión microvascular quirúrgica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El espasmo hemifacial se caracteriza por contracciones involuntarias unilaterales de los músculos inervados por el nervio facial. La causa habitual es el roce de un vaso con el nervio facial cerca de la raíz del tronco encefálico. Aunque es una enfermedad benigna puede causar una discapacidad cosmética y funcional significativa. Es una enfermedad crónica y la recuperación espontánea es poco frecuente. Los dos tratamientos habitualmente disponibles son la descompresión microvascular y las inyecciones intramusculares de toxina botulínica tipo A (TbA).

Objetivos: 

Determinar si la toxina botulínica tipo A (TbA) es un tratamiento eficaz y seguro para el espasmo hemifacial.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos del Movimiento (Cochrane Movement Disorders Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (La Cochrane Library, número 1, 2004), MEDLINE (desde 1977 hasta diciembre de 2003), EMBASE (desde 1977 hasta diciembre de 2003) y las listas de referencias de los artículos. También se estableció contacto con los fabricantes del fármaco e investigadores en el área.

Criterios de selección: 

Estudios aleatorios que comparan la toxina botulínica tipo A con placebo en personas con espasmo hemifacial.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se obtuvo información de los ensayos sobre los efectos adversos.

Resultados principales

Solamente se encontró un ensayo aleatorio pequeño, controlado con placebo que incluía 11 personas. Fue un ensayo cruzado (crossover) en el que los pacientes se sometieron a cuatro series de inyecciones, en comparación con el placebo, con tres dosis diferentes de toxina botulínica tipo A: fórmula Botox(r), (dosis baja: mitad de la dosis intermedia; dosis intermedia y dosis alta: el doble de la dosis intermedia) y una de placebo. En este ensayo, la toxina botulínica tipo A fue superior al placebo.

Conclusiones de los autores

Los hallazgos de este único ensayo elegible apoyan los resultados de estudios de casos y controles grandes y abiertos que muestran una tasa de beneficio entre el 76% y el 100%. Este tamaño del efecto probablemente dificulta la realización de nuevos ensayos grandes controlados con placebo para el espasmo hemifacial.
A pesar del reducido número de datos controlados de buena calidad, todos los estudios disponibles sugieren que la toxina botulínica tipo A es efectiva y segura para tratar el espasmo hemifacial. Los ensayos futuros deben investigar factores técnicos como los intervalos de tratamiento óptimos, las diferentes técnicas de inyección, las dosis, los tipos de toxina botulínica y las formulaciones. Otras cuestiones son la prestación de servicios, la calidad de vida, la eficacia a largo plazo, la seguridad y la inmunogenicidad. La toxina botulínica tipo A se debe comparar con la descompresión microvascular quirúrgica.

Esta revisión debería citarse como:Costa J, Espírito-Santo C, Borges A, Ferreira JJ, Coelho M, Moore P, Sampaio CLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Solamente se encontró un ensayo aleatorio pequeño, controlado con placebo que incluía 11 personas. Fue un ensayo cruzado (crossover) en el que los pacientes se sometieron a cuatro series de inyecciones, en comparación con el placebo, con tres dosis diferentes de toxina botulínica tipo A: fórmula Botox(r), (dosis baja: mitad de la dosis intermedia; dosis intermedia y dosis alta: el doble de la dosis intermedia) y una de placebo. En este ensayo, la toxina botulínica tipo A fue superior al placebo.

Tools
Information
Share/Save