Las recompensas, ¿pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar a largo plazo?

Antecedentes

El tabaquismo es la principal causa de enfermedad y muerte en todo el mundo. La mayoría de los fumadores desean dejar el tabaco, pero dejar de fumar puede ser un desafío muy grande. Dejar de fumar puede mejorar enormemente la salud de las personas. Se pueden utilizar recompensas, como dinero o cupones, para alentar a los fumadores a dejar de fumar y para recompensarlos si se mantienen en abstinencia. Dichos programas se pueden ofrecer en lugares de trabajo, consultorios y a veces como programas comunitarios.

Tipos de estudios

La búsqueda de estudios más reciente se realizó en julio de 2018.

Ensayos generales: Se hallaron 33 ensayos, que cubrieron a más de 21 600 personas y analizaron diferentes esquemas de recompensas para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito. Dos estudios incluyeron a fumadores de clínicas de salud mental, dos de clínicas de atención primaria, dos de clínicas de tratamiento de cáncer de cabeza y cuello, dos de colegios o universidades y uno en pueblos tailandeses. Veinticuatro de los ensayos se realizaron en los EE.UU. Todos los ensayos hicieron un seguimiento de los participantes durante al menos seis meses. Los que habían dejado de fumar fueron examinados por medio de pruebas del aliento o de líquidos corporales. Las recompensas eran pagos en efectivo, cupones o la devolución del dinero depositado por los participantes.

Ensayos en embarazadas: Los estudios en embarazadas se analizaron por separado. Se hallaron diez ensayos, nueve realizados en los EE.UU. y uno en el Reino Unido, que incluyeron a 2571 embarazadas que fumaban. Las recompensas fueron cupones y a veces se les aumentó el valor, según la cantidad de tiempo que la embarazada se abstuvo de fumar.

Resultados clave
Ensayos generales: Seis meses o más después del comienzo del ensayo, las personas que recibieron incentivos tuvieron más probabilidades de haber abandonado el hábito de fumar que los participantes de los grupos de control. Las tasas de éxito continuaron luego de haber finalizado la provisión de los incentivos. Los estudios variaron en los montos totales de las recompensas que se pagaron. No hubo diferencias notables entre los ensayos que pagaron montos menores (menos de USD 100 [dólares estadounidenses]) en comparación con los que pagaron montos mayores (más de USD 700).

Ensayos en embarazadas: La combinación de los datos de nueve ensayos mostró que las mujeres de los grupos de recompensa tuvieron más probabilidades de dejar de fumar que las de los grupos control, tanto al final del embarazo como después del nacimiento del recién nacido.

Calidad los estudios
Algunos de los estudios no proporcionaron suficientes datos para que se pudiera evaluar completamente su calidad. La extracción de los ensayos de menor calidad del análisis no modificó los resultados. La certeza en cuanto a los principales hallazgos es alta. La certeza de los hallazgos en mujeres embarazadas es moderada, debido a que algunos estudios fueron de menor calidad.

Conclusiones de los autores: 

En general, hay evidencia de alta certeza de que los incentivos mejoran las tasas de abandono del hábito de fumar durante el seguimiento a largo plazo en los estudios de población mixta. La efectividad de los incentivos parece mantenerse incluso cuando el último seguimiento tiene lugar después del retiro de los incentivos. También hay evidencia de certeza moderada, limitada por algunas inquietudes acerca de los riesgos de sesgo, de que los programas de incentivos realizados entre fumadoras embarazadas mejoran las tasas de abandono del hábito de fumar, tanto al final del embarazo como después del parto. La investigación actual y futura podría explorar con mayor precisión las diferencias entre los ensayos que ofrecen incentivos en efectivo bajos o altos y los autoincentivos (depósitos), dentro de una variedad de poblaciones de fumadores.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los incentivos económicos, monetarios o de cupones, son un recurso muy utilizado para tratar de provocar, reforzar y mantener un cambio de comportamiento, incluido el abandono del hábito de fumar. Se han utilizado en lugares de trabajo, en clínicas y hospitales, y en programas comunitarios.

Objetivos: 

Determinar el efecto a largo plazo de los programas de tratamiento con incentivos e independientes para el abandono del hábito de fumar.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group Trials Register), clinicaltrials.gov y en la Plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos (ICTRP). Las búsquedas más recientes se realizaron en julio de 2018.

Criterios de selección: 

Sólo se consideraron los ensayos controlados aleatorios que asignaron al azar a individuos, lugares de trabajo, grupos dentro de los lugares de trabajo o comunidades a programas de incentivos para el abandono del hábito de fumar o a condiciones de control. Se incluyeron estudios en un contexto de población mixta (p.ej., en la comunidad, en el trabajo, en clínicas o en instituciones), y también estudios en fumadoras embarazadas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos Cochrane estándar. La medida de resultado primario en los estudios de población mixta fue la abstinencia del hábito de fumar en el seguimiento más largo (al menos seis meses a partir del inicio de la intervención). En los ensayos de fumadoras embarazadas, se usó la abstinencia medida en el seguimiento más largo, y al menos hasta el final del embarazo. Cuando estuvieron disponibles, se combinaron los datos de resultado mediante un modelo de efectos aleatorios de Mantel-Haenzel y los resultados se informaron como cocientes de riesgos (CR) e intervalos de confianza (IC) del 95%, mediante estimaciones ajustadas para los ensayos con asignación al azar grupal. Los estudios realizados en poblaciones mixtas se analizaron por separado de los realizados en poblaciones de embarazadas.

Resultados principales: 

Treinta y tres estudios de población mixta cumplieron con los criterios de inclusión y cubrieron a más de 21 600 participantes; 16 de ellos son nuevos en esta versión de la revisión. Los estudios se realizaron en diversos lugares, incluidos los ámbitos comunitarios, las clínicas o los centros de salud, los lugares de trabajo y las clínicas de medicamentos para pacientes ambulatorios. Se consideró que ocho estudios estuvieron en bajo riesgo de sesgo y diez en alto riesgo de sesgo, mientras que el resto presentó un riesgo incierto. Veinticuatro de los ensayos se realizaron en los Estados Unidos, dos en Tailandia y uno en Filipinas. El resto eran europeos. Los incentivos ofrecidos incluían pagos en efectivo o cupones para bienes y comestibles, ofrecidos directamente o cobrados y canjeables en línea. El CR agrupado para el abandono con incentivos durante el seguimiento más largo (seis meses o más) en comparación con los controles fue de 1,49 (IC del 95%: 1,28 a 1,73; 31 ECA, N ajustada = 20 097; I2 = 33%). Los resultados no fueron sensibles a la exclusión de seis estudios en los que se ofreció un incentivo para el abandono durante el seguimiento a largo plazo (resultado con la exclusión de dichos estudios): CR 1,40; IC del 95%: 1,16 a 1,69; 25 ECA; N ajustada = 17 058; I2 = 36%), lo que sugiere que la repercusión de los incentivos continúa al menos durante algún tiempo después de que los mismos cesan.

Aunque no siempre se informa con claridad, el importe económico total de los incentivos varió de forma considerable entre los ensayos, desde cero (autodepósitos) hasta un rango de entre 45 y 1185 dólares estadounidenses. No hubo una dirección clara del efecto entre los ensayos que ofrecían un valor total bajo o alto de los incentivos, ni entre los que fomentaban los autodepósitos reembolsables.

Se incluyeron diez estudios de 2571 mujeres embarazadas. Se consideró que dos estudios estuvieron en bajo riesgo de sesgo, uno en alto riesgo de sesgo y siete en riesgo incierto. Cuando se agruparon, los nueve ensayos con datos utilizables (ocho realizados en los EE.UU. y uno en el Reino Unido), proporcionaron un CR en el seguimiento más largo (hasta 24 semanas después del parto) de 2,38 (IC del 95%: 1,54 a 3,69; N = 2273; I2 = 41%), a favor de los incentivos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save