Efectos beneficiosos y perjudiciales de los antibióticos para la prevención secundaria de la cardiopatía coronaria

Antecedentes

La cardiopatía coronaria, también conocida como enfermedad cardiovascular, es la causa principal de mortalidad mundial con aproximadamente 7 400 000 muertes anuales. La cardiopatía coronaria está causada por un descenso del suministro de sangre al corazón. La gravedad de la enfermedad va desde el dolor de pecho durante el ejercicio hasta el infarto. Los antibióticos podrían ayudar a los pacientes con cardiopatías coronarias y reducir el riesgo de infarto, ictus, dolor torácico, intervenciones de revascularización y muerte. Sin embargo, un ensayo clínico aleatorizado y varios estudios observacionales indicaron que los antibióticos aumentaron el riesgo de episodios cardiovasculares y de muerte.

Pregunta de la revisión

El objetivo de esta revisión sistemática Cochrane fue evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de los antibióticos en pacientes adultos con cardiopatía coronaria.

Se evaluaron principalmente los efectos beneficiosos y perjudiciales en el seguimiento máximo y, en segundo lugar, a los 24±6 meses de seguimiento.

Características de los estudios

Se efectuaron búsquedas en varias bases de datos científicas desde su creación hasta diciembre de 2019 y se encontraron 38 ensayos en los que personas con cardiopatía coronaria se asignaron al azar a recibir antibióticos frente a placebo o ninguna intervención. Los 38 ensayos incluyeron a 26 638 adultos con una media de edad de 61,6 años. De estos 38 ensayos, 23 proporcionaron datos que pudieron analizarse de 26 078 participantes. La gran mayoría de los datos fueron aportados por los ensayos que evaluaron los efectos de los antibióticos macrólidos (28 ensayos; 22 059 participantes) y los antibióticos quinolonas (dos ensayos; 4162 participantes), mientras que los datos aportados por los ensayos que evaluaron los efectos de los antibióticos tetraciclinas no fueron suficientes (ocho ensayos; 417 participantes). Tres ensayos tuvieron un riesgo bajo de sesgo y los ensayos restantes tuvieron un riesgo alto de sesgo.

Resultados clave y conclusiones

Los pacientes que recibieron antibióticos (antibióticos macrólidos o quinolonas) en comparación con los pacientes que recibieron placebo o ninguna intervención parecían tener un riesgo ligeramente mayor de morir por todas las causas, de morir por una causa cardíaca y de sufrir un ictus en el seguimiento máximo. Además, también se observó un riesgo ligeramente mayor al evaluar la muerte por todas las causas, la muerte por una causa cardíaca y la muerte súbita por causa cardíaca a los 24±6 meses de seguimiento. Ninguno de los ensayos informó con suficiente detalle la cifra de participantes con episodios adversos graves. No se proporcionaron datos sobre la calidad de vida.

La realización de ensayos futuros sobre la seguridad de los antibióticos macrólidos o las quinolonas para la prevención secundaria en pacientes adultos con cardiopatía coronaria no parece ser ética.

Conclusiones de los autores: 

La presente revisión indica que los antibióticos (macrólidos o quinolonas) para la prevención secundaria de la cardiopatía coronaria parecen ser perjudiciales cuando se evalúa el riesgo de mortalidad por todas las causas, la mortalidad cardiovascular y el accidente cerebrovascular en el seguimiento máximo y la mortalidad por todas las causas, la mortalidad cardiovascular y la muerte súbita cardíaca a los 24±6 meses de seguimiento. Por lo tanto, la evidencia actual no apoya el uso clínico de los macrólidos ni las quinolonas para la prevención secundaria de la cardiopatía coronaria.

Las realización de ensayos futuros sobre la seguridad de los macrólidos o las quinolonas para la prevención secundaria en pacientes con cardiopatía coronaria no parece ser ética. En general, los ensayos clínicos aleatorizados que evalúan los efectos de los antibióticos, especialmente los macrólidos y las quinolonas, necesitan un seguimiento más prolongado para poder evaluar también los eventos adversos tardíos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cardiopatía coronaria es la causa principal de mortalidad mundial con aproximadamente 7 400 000 muertes anuales. Las personas con cardiopatía coronaria establecida tienen un alto riesgo de presentar eventos cardiovasculares subsiguientes, incluido el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la muerte por causas cardiovasculares. Los antibióticos podrían prevenir estos desenlaces debido a sus efectos antibacterianos, antiinflamatorios y antioxidantes. Sin embargo, un ensayo clínico aleatorizado y varios estudios observacionales han indicado que los antibióticos podrían aumentar el riesgo de eventos cardiovasculares y la mortalidad. Además, varias revisiones externas a Cochrane, y que ya están obsoletas, han evaluado los efectos de los antibióticos en la cardiopatía coronaria y han mostrado resultados contradictorios. Ninguna revisión sistemática que utilizara la metodología Cochrane ha evaluado antes los efectos de los antibióticos para la cardiopatía coronaria.

Objetivos: 

Se evaluaron los efectos beneficiosos y perjudiciales de los antibióticos comparados con placebo o ninguna intervención para la prevención secundaria de la cardiopatía coronaria.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, LILACS, SCI-Expanded y BIOSIS en diciembre de 2019 para identificar ensayos relevantes. Además, se realizaron búsquedas en TRIP, Google Scholar y nueve registros de ensayos en diciembre de 2019. También se estableció contacto con 11 empresas farmacéuticas y se buscó en las listas de referencias de los ensayos incluidos, de revisiones sistemáticas anteriores y otro tipo de revisiones.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorizados que evaluaran los efectos de los antibióticos versus placebo o ninguna intervención para la prevención secundaria de la cardiopatía coronaria en participantes adultos (≥18 años). Los ensayos se incluyeron independientemente del ámbito, el cegamiento, el estado de la publicación, el año de publicación, el idioma y el informe de los desenlaces.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Los desenlaces principales fueron la mortalidad por todas las causas, los eventos adversos graves según la International Conference on Harmonization - Good Clinical Practice (ICH-GCP) y la calidad de vida. Los desenlaces secundarios fueron la mortalidad cardiovascular, el infarto de miocardio, el accidente cerebrovascular y la muerte súbita cardíaca. El punto temporal principal de interés fue el seguimiento máximo. Además, se extrajeron datos de desenlace a los 24±6 meses de seguimiento. Los riesgos de errores sistemáticos se evaluaron con la herramienta Cochrane “Risk of Bias”. Se calcularon las razones de riesgos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95% para los desenlaces dicotómicos. Se calculó la reducción absoluta del riesgo (RAR) o el incremento absoluto del riesgo (IRA) y el número necesario a tratar para lograr un desenlace beneficioso adicional (NNTB) o para lograr un desenlace perjudicial adicional (NNTD) si el resultado del desenlace mostró un efecto beneficioso o perjudicial, según correspondiese. La certeza del conjunto de evidencia se evaluó con el método GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 38 ensayos que asignaron al azar a un total de 26 638 participantes (media de edad 61,6 años) y 23/38 ensayos informaron datos sobre 26 078 participantes que se pudieron incluir en un metanálisis. Tres ensayos tuvieron un riesgo bajo de sesgo y los 35 ensayos restantes tuvieron un riesgo alto de sesgo. Los ensayos que evaluaron los efectos de los macrólidos (28 ensayos; 22 059 participantes) y las quinolonas (dos ensayos; 4162 participantes) aportaron la gran mayoría de los datos.

Los metanálisis en el seguimiento máximo mostraron que los antibióticos versus placebo o ninguna intervención parecieron aumentar el riesgo de mortalidad por todas las causas (RR 1,06; IC del 95%: 0,99 a 1,13; p = 0,07; I2 = 0%; IRA 0,48%; NNTD 208; 25 774 participantes, 20 ensayos; evidencia de certeza alta), el accidente cerebrovascular (RR 1,14; IC del 95%: 1,00 a 1,29; p = 0,04; I2 = 0%; IRA 0,73%; NNTD 138; 14 774 participantes, nueve ensayos; evidencia de certeza alta) y probablemente también la mortalidad cardiovascular (RR 1,11; IC del 95%: 0,98 a 1,25; p = 0,11; I2= 0%; 4674 participantes, dos ensayos; evidencia de certeza moderada). Se observaron pocas o ninguna diferencia al evaluar el riesgo de infarto de miocardio (RR 0,95; IC del 95%: 0,88 a 1,03; p = 0,23; I2 = 0%; 25 523 participantes, 17 ensayos; evidencia de certeza alta). No se observaron diferencias al evaluar la muerte súbita cardíaca (RR 1,08; IC del 95%: 0,90 a 1,31; p = 0,41; I2 = 0%; 4520 participantes, dos ensayos; evidencia de certeza moderada).

Los metanálisis a los 24±6 meses de seguimiento mostraron que los antibióticos versus placebo o ninguna intervención aumentaron el riesgo de mortalidad por todas las causas (RR 1,25; IC del 95%: 1,06 a 1,48; p = 0,007; I2 = 0%; IRA 1,26%; NNTD 79 [IC del 95%: 335 a 42]; 9517 participantes, seis ensayos; evidencia de certeza alta), la mortalidad cardiovascular (RR 1,50; IC del 95%: 1,17 a 1,91; p = 0,001; I2 = 0%; IRA 1,12%; NNTD 89 [IC del 95%: 261 a 49]; 9044 participantes, cinco ensayos; evidencia de certeza alta) y probablemente también la muerte súbita cardíaca (RR 1,77; IC del 95%: 1,28 a 2,44; p = 0,0005; I2= 0%; IRA 1,9%; NNTD 53 [IC del 95%: 145 a 28]; 4520 participantes, dos ensayos; evidencia de certeza moderada). No se observó evidencia de una diferencia al evaluar el riesgo de infarto de miocardio (RR 0,95; IC del 95%: 0,82 a 1,11; p = 0,53; I2 = 43%; 9457 participantes, cinco ensayos; evidencia de certeza moderada) y de accidente cerebrovascular (RR 1,17; IC del 95%: 0,90 a 1,52; p = 0,24; I2 = 0%; 9457 participantes, cinco ensayos; evidencia de certeza alta).

Los metanálisis de los ensayos con bajo riesgo de sesgo difirieron de los análisis generales al evaluar la mortalidad cardiovascular en el seguimiento máximo. Para el resto de desenlaces, los metanálisis de los ensayos con riesgo bajo de sesgo no difirieron de los análisis generales.

Ninguno de los ensayos evaluó específicamente los eventos adversos graves según la ICH-GCP.

No se encontraron datos sobre la calidad de vida.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save