Progestágenos para la prevención del aborto espontáneo

¿Cuál es el problema?

La pérdida temprana del embarazo, también conocida como aborto espontáneo, ocurre en general en el primer trimestre. En algunas mujeres y sus parejas, los abortos espontáneos pueden suceder varias veces, lo que también se conoce como abortos espontáneos recurrentes. Aunque en ocasiones se determinan las causas de los abortos espontáneos, a menudo no es posible encontrar motivos claros. La hormona llamada progesterona prepara la matriz (útero) para recibir y mantener al óvulo recién fertilizado durante la primera parte del embarazo. Se ha indicado que algunas de las pacientes que tienen abortos espontáneos no producen suficiente progesterona en la primera etapa del embarazo. Se ha indicado que la administración a estas mujeres de fármacos que actúan de manera similar a la progesterona (a los que se les llama progestágenos) es una posible manera de prevenir el aborto espontáneo recurrente.

¿Por qué es esto importante?

Tener abortos espontáneos puede ser física y emocionalmente difícil para las pacientes y sus parejas. Encontrar un tratamiento que ayude a reducir los abortos espontáneos recurrentes podría ayudarles a evitar un aborto espontáneo y tener un recién nacido vivo.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó la evidencia el 6 de julio de 2017 y se identificaron 13 ensayos que reclutaron un total de 2556 mujeres con antecedentes de abortos espontáneos recurrentes. Estos ensayos encontraron que administrar un fármaco progestágeno a las pacientes con abortos espontáneos recurrentes a principios del embarazo puede ayudar a reducir las tasas de aborto espontáneo en el embarazo, del 26,3% al 19,4%. Se considera que estos resultados se basan solo en evidencia de calidad moderada, de manera que no es posible tener seguridad acerca de los resultados. Se encontró que el tratamiento con progestágenos puede ser más útil para las pacientes que habían tenido al menos tres abortos espontáneos antes de comenzar el estudio. No se encontró que administrar un fármaco progestágeno por vía oral, como inyección o a nivel vaginal fuera mejor que cualquiera de las otras vías. También se encontró que los ensayos mostraron que administrar un fármaco progestágeno a las pacientes con abortos espontáneos recurrentes previos tuvo un leve aumento en las probabilidades de tener un recién nacido vivo en el embarazo actual. Aunque se encontró evidencia de que administrar progestágenos a las pacientes en estos grupos podría reducir la tasa de tener un recién nacido prematuro o tener un mortinato, esta evidencia no fue muy sólida y se debe apoyar con más estudios. No se encontró evidencia de mejoría en otros resultados como la muerte del neonato, el bajo peso al nacer o los defectos congénitos de los neonatos en las pacientes a las que se les administran progestágenos.

¿Qué significa esto?

Se encontró evidencia a partir de ensayos controlados aleatorios de que administrar progestágenos probablemente puede prevenir el aborto espontáneo en las pacientes que han tenido anteriormente abortos espontáneos recurrentes.

Conclusiones de los autores: 

La administración de progestágenos a las pacientes con abortos espontáneos recurrentes de origen desconocido probablemente reduce la tasa de aborto espontáneo en los embarazos posteriores.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se sabe que la progesterona, una hormona sexual femenina, induce cambios secretores en la capa interna del útero que son fundamentales para la implantación exitosa de un óvulo fertilizado. Se ha indicado que un factor causal en muchos casos de aborto espontáneo puede ser la secreción insuficiente de progesterona. Por lo tanto, los médicos administran progestágenos (fármacos que interactúan con los receptores de la progesterona) a partir del primer trimestre del embarazo en un intento de prevenir el aborto espontáneo. Ésta es una actualización de una revisión publicada por última vez en 2013.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y seguridad de los progestágenos como tratamiento preventivo contra el aborto espontáneo recurrente.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta actualización, se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth’s Trials Register), ClinicalTrials.gov, en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (6 julio 2017) y en las listas de referencias de artículos relevantes, para intentar contactar con los autores de los ensayos cuando era necesario y con expertos en el tema para obtener trabajos no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que compararon progestágenos con placebo o ningún tratamiento en un intento por prevenir el aborto espontáneo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron, de forma independiente, los ensayos para inclusión, así como el riesgo de sesgo y extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de la evidencia fue evaluada por dos autores de la revisión mediante criterios GRADE.

Resultados principales: 

13 ensayos (2556 mujeres) cumplieron los criterios de inclusión. Nueve de los ensayos incluidos compararon el tratamiento con placebo y los cuatro ensayos restantes compararon la administración de progestágenos con ningún tratamiento. Los ensayos fueron una combinación de ensayos multicéntricos y de un único centro, realizados en Egipto, India, Jordania, Reino Unido y Estados Unidos. En seis ensayos las pacientes habían tenido tres o más abortos espontáneos consecutivos y en siete ensayos las mujeres habían presentado dos o más abortos espontáneos consecutivos. Las vías, las dosis y la duración del tratamiento con progestágenos variaron en los ensayos. La mayoría de los ensayos tuvo bajo riesgo de sesgo en la mayoría de los dominios. 11 ensayos (2359 pacientes) aportaron datos para el análisis

El metanálisis de todas las pacientes indica que probablemente hay una reducción en el número de abortos espontáneos en las pacientes a las que se les administró progestágenos en comparación con placebo/controles (cociente de riesgos [CR] promedio 0,69; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,51 a 0,92; 11 ensayos, 2359 mujeres, evidencia de calidad moderada). Un análisis de subgrupos que comparó ensayos controlados con placebo versus no controlados con placebo y diferentes vías de administración no mostró diferencias entre los subgrupos en el aborto espontáneo. Sin embargo, parece haber una diferencia de subgrupos en el aborto espontáneo entre las pacientes con tres o más abortos espontáneos previos en comparación con las pacientes con dos o más abortos espontáneos, con un efecto más pronunciado en las pacientes con tres o más abortos espontáneos previos. Sin embargo, se debe señalar que hubo una alta heterogeneidad en el subgrupo de pacientes con tres o más abortos espontáneos previos.

Ninguno de los ensayos informó de resultados maternos secundarios como gravedad de los malestares matutinos, eventos tromboembólicos, depresión, ingreso a una unidad de cuidados especiales o fertilidad posterior.

Probablemente se observó un beneficio leve en las pacientes que recibieron un progestágeno en el resultado tasa de nacidos vivos (CR 1,11; IC del 95%: 1,00 a 1,24, siete ensayos, 2086 mujeres, evidencia de calidad moderada). Aunque la tasa de parto prematuro probablemente se reduce en las pacientes que recibieron un progestágeno, este resultado está condicionado en gran parte por un ensayo y, por lo tanto, se debe interpretar con gran cuidado (CR 0,59; IC del 95%: 0,39 a 0,89; cinco ensayos, 811 mujeres, evidencia de calidad moderada). No se observaron diferencias claras en las pacientes que recibieron un progestágeno en los otros resultados secundarios muerte neonatal o anomalías genitales fetales. Se observó una posible reducción en los mortinatos, aunque, una vez más, este resultado estuvo condicionado principalmente por un ensayo y se debe interpretar con cuidado (CR 0,38; IC del 95%: 0,24 a 0,58; tres ensayos, 1199 mujeres). Puede haber poca o ninguna diferencia en la tasa de bajo peso al nacer y los ensayos no informaron sobre resultados secundarios en niños, como los efectos teratogénicos o el ingreso a una unidad de cuidados especiales.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save