Apoyo nutricional en niños y jóvenes con cáncer tratados con quimioterapia

La provisión de un apoyo nutricional seguro, apropiado y efectivo a los niños y los jóvenes que reciben tratamiento para el cáncer actualmente se reconoce como una parte importante de la atención. Puede ayudar a revertir la desnutrición observada en el momento del diagnóstico, prevenir la desnutrición asociada con el cáncer, promover el aumento de peso y el crecimiento y mejorar la calidad de vida. El apoyo nutricional se puede proporcionar mediante uno de dos métodos: administración intravenosa de líquidos nutricionales a través de una vena central o periférica que obvia el paso por el intestino (nutrición parenteral); o líquidos o sólidos nutricionales que pasan a través de cualquier parte del intestino, independientemente del método de administración (p.ej. por vía oral o por sonda; nutrición enteral).

Se encontraron pruebas de un ensayo pequeño que indica que la nutrición parenteral puede dar lugar a aumento del peso, de los niveles de albúmina sérica y de la ingesta calórica y proteica en comparación con la nutrición enteral (consumo de alimentos habitual). Sin embargo, el efecto de otros métodos de administración de apoyo nutricional todavía no está claro. Los resultados de otro estudio pequeño indicaron que la administración de alimentos con alto contenido calórico por vía enteral dio lugar a un mayor aporte calórico diario promedio y posteriormente mejoró el aumento de peso. Tres estudios consideraron la administración de suplementos de glutamina y no mostraron un efecto beneficioso a partir de su uso. Un estudio consideró el efecto del uso de alimentos con aceite de oliva por vía parenteral en lugar de los que contienen grasas estándar y encontró que dio lugar a menos aumento de peso. Un estudio consideró el efecto del agregado de fructooligosacáridos a los alimentos enterales y encontró que no afectó la cantidad de peso ganado ni la frecuencia con la que los participantes presentaron náuseas. No se identificaron estudios que compararan el contenido nutricional en los grupos de estudio NP o NE. Todos los ensayos tuvieron baja calidad y fueron muy diferentes en cuanto a las medidas de resultado utilizadas. En el futuro, se necesitan ensayos mucho más grandes y realizados de forma rigurosa para considerar esta pregunta importante.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas limitadas de ensayos individuales que indican que la NP es más efectiva que la NE en niños y jóvenes con cáncer bien alimentados que reciben quimioterapia. Las pruebas para otros métodos de apoyo nutricional aún son inciertas. Las pruebas limitadas indican que los alimentos con alto contenido calórico aumentan el aporte calórico diario medio y tienen un efecto positivo sobre el aumento de peso. Las pruebas que indican que la administración de suplementos de glutamina reduce la incidencia y la gravedad de la mucositis, las tasas de infección y la duración de la estancia hospitalaria no son estadísticamente significativas. Se necesitan estudios de investigación adicionales que incorporen muestras de mayor tamaño y una metodología rigurosa con medidas de resultado válidas y confiables.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Está bien documentado que la desnutrición es una complicación frecuente de las neoplasias malignas pediátricas y de su tratamiento. La desnutrición a menudo puede ser una consecuencia del cáncer mismo o un resultado de la quimioterapia. El apoyo nutricional intenta revertir la desnutrición observada al momento del diagnóstico, prevenir la desnutrición asociada con el tratamiento y promover el aumento de peso y el crecimiento. Las formas más efectivas y seguras de apoyo nutricional en niños y jóvenes con cáncer no se conocen.

Objetivos: 

Determinar los efectos de cualquier forma de apoyo nutricional parenteral (NP) o enteral (NE), con la exclusión de la administración de suplementos vitamínicos y la administración de suplementos de micronutrientes, en niños y jóvenes con cáncer tratados con quimioterapia, y determinar el efecto del contenido nutricional de la NP y la NE. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane anterior.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos para la revisión inicial: CENTRAL (The Cochrane Library número 2, 2009), MEDLINE (1950 hasta 2006), EMBASE (1974 hasta 2006), CINAHL (1982 hasta 2006), en el National Research Register (2007) y en Dissertations & Theses (2007). También se estableció contacto con expertos en el tema para obtener información sobre ensayos relevantes. Para esta actualización, se realizaron búsquedas en las mismas bases de datos electrónicas desde 2006 hasta septiembre de 2013. También se examinaron las listas de referencias de los artículos incluidos para identificar ensayos adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que compararan cualquier forma de apoyo nutricional con otra, o control, en niños o jóvenes con cáncer que reciben quimioterapia.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos de forma independiente. Al menos dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la calidad y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener información faltante.

Resultados principales: 

La revisión actual incluyó los ocho ensayos de la revisión inicial y seis ensayos nuevos que asignaron al azar a 595 participantes (< 21 años de edad) con leucemia o tumores sólidos tratados con quimioterapia. Todos los ensayos fueron de baja calidad con la excepción de dos de los ensayos que consideraron la administración de suplementos de glutamina. Un ensayo pequeño encontró que en comparación con la NE, la NP aumentó significativamente el peso (diferencia de medias [DM] 4,12; IC del 95%: 1,91 a 6,33), los niveles de albúmina sérica (DM 0,70; IC del 95%: 0,14 a 1,26), la ingesta de calorías (DM 22,00; IC del 95%: 5,12 a 38,88) y la ingesta proteica (DM 0,80; IC del 95%: 0,45 a 1,15). Un ensayo que comparó la NP periférica y la NE con NP central encontró que el aumento de peso diario medio (DM -27,00; IC del 95%: -43,32 a -10,68) y el aporte calórico (DM -15,00; IC del 95%: -26,81 a -3,19) fueron significativamente menores en el grupo de NP periférica y NE, mientras que el cambio medio en la albúmina sérica fue significativamente mayor en dicho grupo (DM 0,47; IC del 95%: 0,13 a 0,81; p = 0,008). Otro ensayo con pocos participantes encontró un aumento en el aporte calórico medio (% de la cantidad diaria recomendada) en los niños que recibieron alimentos con alto contenido calórico en comparación con los alimentos con contenido calórico estándar (DM +28%; IC del 95%: 17% a 39%). Tres estudios consideraron la administración de suplementos de glutamina. Las pruebas que indican que la glutamina reduce la gravedad de la mucositis no fueron estadísticamente significativas en dos estudios (CR 0,64; IC del 95%: 0,19 a 2,2 y CR 0,85; IC del 95%: 0,66 a 1,1) y las diferencias en la reducción de las tasas de infección tampoco fueron significativas en dos estudios (CR 1,0; IC del 95%: 0,72 a 1,4 y CR 0,98; IC del 95%: 0,63 a 1,51). Solamente un estudio comparó NP con aceite de oliva versus NP con lípidos estándar. A pesar de los contenidos calóricos similares en ambos alimentos, la fórmula de lípidos estándar dio lugar a un mayor aumento de peso (DM -0,34 puntuaciones z; IC del 95%: -0,68 a 0,00). Un único estudio comparó NE estándar versus NE con fructooligosacáridos. No hubo diferencias en el aumento de peso entre los grupos (diferencia de medias -0,12; IC del 95%: -0,57 a 0,33), y se observó la ocurrencia de efectos adversos (náuseas) por igual entre los grupos (CR 0,92; IC del 95%: 0,48 a 1,74).

Tools
Information
Share/Save