Corticoides inhalados para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica estable

La administración de corticoides preventivos con inhalador ("corticoides inhalados") ayuda a disminuir la inflamación de las vías aéreas de las personas con asma. Sin embargo, no se sabe si estos medicamentos son beneficiosos en las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, es decir, bronquitis crónica o enfisema o ambos).

Se realizó una revisión sistemática de los efectos beneficiosos y la seguridad de los corticoides inhalados en personas con EPOC. Esta revisión analizó los efectos sobre la capacidad respiratoria, las tasas de mortalidad, la frecuencia de las crisis ("exacerbaciones"), la calidad de vida y los efectos secundarios.

El agrupamiento de los datos de 55 ensayos con 16 154 personas mostró que no hubo efectos beneficiosos a largo plazo consistentes en la tasa de disminución de la capacidad respiratoria. Las tasas de mortalidad no cambiaron. Los corticoides inhalados fueron beneficiosos para retardar el deterioro de la calidad de vida y reducir la frecuencia de las exacerbaciones. Los corticoides inhalados aumentaron el riesgo de efectos secundarios que incluyen la infección por muguet bucal (candida) y ronquera, así como la tasa de neumonía.

Al decidir con respecto al uso de este tratamiento, las personas y los profesionales sanitarios deben sopesar los efectos beneficiosos (reducción en la tasa de exacerbaciones, reducción en el deterioro de la calidad de vida y posible reducción de la tasa de disminución de la capacidad respiratoria) con los efectos secundarios (candidiasis bucal, ronquera y aumento del riesgo de neumonía).

Conclusiones de los autores: 

Los pacientes y los médicos deben sopesar los posibles efectos beneficiosos de los corticoides inhalados en la EPOC (reducción de la tasa de exacerbaciones, reducción de la tasa de deterioro de la calidad de vida y posiblemente reducción de la tasa de deterioro del VEF1) frente a los posibles efectos secundarios (candidiasis orofaríngea y ronquera, y riesgo de neumonía).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La función de los corticosteroides inhalados (CSI) en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) ha sido objeto de mucha controversia. Las principales guías internacionales recomiendan el uso selectivo de los CSI. Metanálisis recientemente publicados han informado hallazgos contradictorios de los efectos del tratamiento con corticoides inhalados en la EPOC.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y la seguridad de los corticosteroides inhalados en pacientes con EPOC estable en cuanto a los desenlaces objetivos y subjetivos.

Métodos de búsqueda: 

Se utilizó una estrategia de búsqueda predefinida para la búsqueda de bibliografía relevante en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Vías respiratorias (Cochrane Airways Group). Las búsquedas están actualizadas en julio de 2011.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorizados que compararon cualquier dosis de cualquier tipo de corticoide inhalado con un control con placebo en pacientes con EPOC. La reversibilidad aguda del broncodilatador a los agonistas beta2 de acción corta y la hiperreactividad bronquial no fueron criterios de exclusión. Sin embargo, el desenlace principal a priori fue el cambio en la función pulmonar. También se analizaron datos sobre la mortalidad, las exacerbaciones, la calidad de vida y los síntomas, el uso de broncodilatador de rescate, la capacidad de ejercicio, los biomarcadores y la seguridad.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se obtuvo información sobre los efectos adversos a partir de los ensayos.

Resultados principales: 

Cumplieron los criterios de inclusión 55 estudios primarios con 16 154 participantes. El uso a largo plazo de los CSI (más de seis meses) no redujo de forma consistente la tasa de disminución del volumen espiratorio forzado en un segundo (VEF1) en los pacientes con EPOC (análisis de la varianza inversa genérica: diferencia de medias [DM] 5,80 ml/año con CSI sobre placebo; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,28 a 11,88, 2333 participantes; análisis de medias agrupadas: 6,88 ml/año; IC del 95%: 1,80 a 11,96; 4823 participantes), aunque un ensayo importante demostró una diferencia estadísticamente significativa. No hubo efectos estadísticamente significativos sobre la mortalidad en los pacientes con EPOC (odds ratio [OR] 0,98; IC del 95%: 0,83 a 1,16; 8390 participantes). El uso de CSI a largo plazo redujo la tasa media de exacerbaciones en los estudios en los que fue posible realizar el agrupamiento de los datos (análisis de la varianza inversa genérica: DM -0,26 exacerbaciones por paciente por año; IC del 95%: -0,37 a -0,14, 2586 participantes; análisis de medias agrupadas: DM -0,19 exacerbaciones por paciente por año; IC del 95%: -0,30 a -0,08; 2253 participantes). El uso de CSI retardó la tasa de deterioro de la calidad de vida medida con el St George's Respiratory Questionnaire (DM -1,22 unidades/año; IC del 95%: -1,83 a -0,60; 2507 participantes). No fue posible pronosticar la respuesta al CSI a partir de la respuesta al corticoide oral, la reversibilidad del broncodilatador ni la hiperreactividad bronquial en pacientes con EPOC. Hubo un mayor riesgo de candidiasis orofaríngea (OR 2,65; IC del 95%: 2,03 a 3,46; 5586 participantes) y ronquera. En estudios a largo plazo que informaron la neumonía como un evento adverso la tasa de neumonía aumentó en el grupo de CSI en comparación con placebo (OR 1,56; IC del 95%: 1,30 a 1,86; 6235 participantes). En general los estudios a largo plazo que midieron efectos óseos no mostraron un efecto importante sobre las fracturas ni la densidad mineral ósea en el transcurso de tres años.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information