Alta hospitalaria posnatal temprana para madres y neonatos a término sanos

Se planificó determinar, a partir de ensayos controlados aleatorizados, los efectos de una política de alta hospitalaria posnatal temprana para madres y recién nacidos a término sanos (nacidos a las 37 semanas de embarazo o más tarde) sobre los desenlaces de salud materna, infantil y de los padres, así como otros desenlaces relacionados.

¿Cuál es el problema?

Tras el parto de un recién nacido se pueden desarrollar problemas o hacerse evidentes. Por ejemplo, las mujeres pueden sufrir hemorragias excesivas e infecciones, tener problemas para iniciar la lactancia y carecer de confianza en el cuidado de sus hijos, y el recién nacido podría no desarrollarse. Años atrás, se mantenía a las mujeres en el hospital para prevenir o tratar estos problemas. La duración de la estancia de las mujeres en el hospital tras el parto ha disminuido drásticamente en muchos países en los últimos 50 años.

¿Por qué es esto importante?

No se sabe si una estancia más corta en el hospital tras el parto es beneficiosa o perjudicial para las mujeres y sus recién nacidos. El alta temprana de las madres y sus recién nacidos tiene posibles ventajas como un entorno familiar y un mejor sueño, una menor exposición a los horarios artificiales impuestos en el ámbito hospitalario y una menor exposición a los riesgos de infección. Sin embargo, abandonar el hospital antes podría hacer que se pierdan oportunidades de apoyo a la lactancia materna y al cuidado del recién nacido, así como la identificación de problemas de salud del recién nacido y de la madre tras el parto. Esta revisión de ensayos comparó la política de alta temprana después del parto con la duración estándar de la estancia y la atención en el momento del estudio.

¿Qué evidencia se encontró?

En mayo de 2021 se buscó evidencia y se identificaron 17 ensayos con 9409 mujeres. La evidencia es de certeza baja a moderada debido a las limitaciones en la forma en que se realizaron los estudios. Hubo una variación considerable en cómo se definió el alta temprana, desde seis horas hasta cuatro a cinco días. En la mayoría de los ensayos incluidos en esta revisión, el alta temprana se acompañó de algún nivel de apoyo de enfermería o por comadronas. Ninguno de los ensayos se realizó en países de ingresos bajos.

Es probable que el alta temprana aumente ligeramente el número de recién nacidos que vuelven a ingresar en el hospital en los 28 días siguientes al parto (diez estudios, 6918 recién nacidos, evidencia de certeza moderada). No se sabe si el alta temprana tiene algún efecto sobre el riesgo de que los recién nacidos mueran en los 28 días siguientes (dos estudios, 4882 recién nacidos). El alta posnatal temprana probablemente no influye en el número de recién nacidos que tienen al menos una consulta médica o un contacto con los profesionales de la salud no programados dentro de las primeras cuatro semanas después del parto (cuatro estudios, 639 recién nacidos, evidencia de certeza moderada).

El alta temprana probablemente no da lugar a una diferencia en cuanto al número de mujeres que vuelven a ingresar en el hospital en las seis semanas siguientes al parto por complicaciones relacionadas con el mismo (11 estudios, 6992 mujeres, evidencia de certeza moderada). No se informaron muertes. El número de mujeres que tuvieron al menos una consulta médica o un contacto con profesionales de la salud no programados no fue claramente diferente (dos estudios, 464 mujeres, evidencia de certeza moderada). Del mismo modo, el alta temprana podría dar lugar a poca o ninguna diferencia en el riesgo de depresión en los seis meses posteriores al parto (cinco estudios, 4333 mujeres, evidencia de certeza baja).

Es probable que el alta temprana no suponga una diferencia en el número de mujeres que lactan a las seis semanas del parto, ni en el número de mujeres que tienen al menos una consulta médica o un contacto con profesionales sanitarios no programados.

El alta temprana podría reducir ligeramente los costes de la atención hospitalaria, con poca o ninguna diferencia en el coste de la atención desde el alta hasta las seis semanas después del parto.

¿Qué significa esto?

El riesgo de que los recién nacidos vuelvan a ingresar en el hospital es probablemente mayor tras el alta temprana del hospital de las madres y sus recién nacidos después del parto, pero probablemente no es mayor para las mujeres que vuelven a ingresar en el hospital después del alta temprana. No existe certeza sobre el riesgo de muerte de los recién nacidos y las madres tras el alta temprana, ya que se trata de episodios poco frecuentes. Las diferencias entre el alta temprana y el alta estándar en cuanto a la depresión materna, la lactancia, el número de contactos con los profesionales sanitarios y los costes de la atención no son claramente diferentes, y hasta que no se realicen más estudios para investigar estos factores, la evidencia aún es de certeza baja.

Conclusiones de los autores: 

La definición de "alta temprana" varió considerablemente entre los ensayos, lo que dificultó la interpretación de los resultados. El alta temprana probablemente conlleva un mayor riesgo de reingreso del neonato en los 28 días posteriores al parto, pero probablemente no supone una diferencia en el riesgo de reingreso materno en las seis semanas posteriores al parto. No se sabe si el alta temprana tiene algún efecto sobre el riesgo de mortalidad infantil o materna. Con respecto a la depresión materna, la lactancia materna, el número de contactos con los profesionales de la salud y los costos de la atención, podría haber poca o ninguna diferencia entre el alta temprana y el alta estándar, pero se necesitan más ensayos que midan estos desenlaces para aumentar el nivel de certeza de la evidencia. Se necesitan grandes ensayos bien diseñados de políticas de alta temprana, que incorporen la evaluación del proceso y utilicen enfoques estandarizados para evaluar los desenlaces y la aceptación de las cointervenciones. Debido a que ninguna de la evidencia aquí presentada procede de países de ingresos bajos, donde la mortalidad infantil y materna podría ser mayor, es importante que los ensayos futuros se realicen en contextos de ingresos bajos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La duración de la estancia hospitalaria posnatal ha disminuido drásticamente en los últimos 50 años. Existe una controversia permanente sobre si permanecer menos tiempo en el hospital es perjudicial o beneficioso. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2002 y actualizada previamente en 2009.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de una política de alta hospitalaria posnatal temprana para madres y neonatos a término sanos en cuanto a desenlaces importante de salud materna, infantil y paterna, así como otros desenlaces relacionados.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), ClinicalTrials.gov, la Plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos (ICTRP) de la OMS (21 de mayo de 2021) y en las listas de referencias de artículos identificados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon el alta hospitalaria temprana de madres y neonatos a término sanos (al menos 37 semanas de gestación y mayores o iguales a 2500 g), con la atención estándar en los respectivos contextos en los que se realizaron los ensayos. También fueron elegibles para inclusión los ensayos que utilizaron métodos de asignación que no eran verdaderamente al azar (p.ej., según el número de paciente o el día de la semana), los ensayos con un diseño de asignación al azar por conglomerados y los ensayos publicados solo en forma de resumen.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para inclusión y con respecto al riesgo de sesgo, extrajeron los datos, verificaron la exactitud y evaluaron la certeza de la evidencia mediante el método GRADE. Se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se identificaron 17 ensayos (con 9409 mujeres) que cumplieron los criterios de inclusión. No se identificaron ensayos en países de ingresos bajos. Hubo una variación sustancial en la definición de "alta temprana", que varió entre seis horas y cuatro a cinco días. El alcance de la preparación prenatal y la atención domiciliaria de las comadronas ofrecida a las mujeres tras el alta en los grupos de intervención y control también varió considerablemente entre los ensayos. Nueve ensayos reclutaron y asignaron al azar a las mujeres durante el embarazo, siete ensayos asignaron al azar a las mujeres después del parto y uno no informó si la asignación al azar tuvo lugar antes o después del parto.

El riesgo de sesgo fue generalmente incierto en la mayoría de los ámbitos debido a la información insuficiente de los métodos de los ensayos. La certeza de la evidencia es de moderada a baja y las razones para disminuirla fueron el riesgo de sesgo alto o incierto, la imprecisión (bajo número de eventos o amplios intervalos de confianza [IC] del 95%) y la inconsistencia (heterogeneidad en la dirección y el tamaño del efecto).

Desenlaces del neonato

Es probable que el alta temprana aumente ligeramente el número de recién nacidos que reingresan en el transcurso de 28 días por morbilidad neonatal (incluidas ictericia, deshidratación, infecciones) (razón de riesgos [RR] 1,59; IC del 95%: 1,27 a 1,98; 6918 recién nacidos; diez estudios; evidencia de certeza moderada). En el grupo de alta temprana, el riesgo de reingreso fue de 69 por 1000 neonatos, comparado con 43 por 1000 neonatos en el grupo de atención estándar. No está claro si el alta temprana tiene algún efecto sobre el riesgo de mortalidad infantil en el transcurso de 28 días (RR 0,39; IC del 95%: 0,04 a 3,74; 4882 neonatos; dos estudios; evidencia de certeza baja). El alta posnatal temprana probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en cuanto al número de neonatos que tienen al menos una consulta médica o un contacto con profesionales de la salud no programados dentro de las primeras cuatro semanas después del parto (RR 0,88; IC del 95%: 0,67 a 1,16; 639 neonatos; cuatro estudios; evidencia de certeza moderada).

Desenlaces maternos

El alta temprana probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en las mujeres que reingresan dentro de las seis semanas posteriores al parto por complicaciones relacionadas con el mismo (RR 1,12; IC del 95%: 0,82 a 1,54; 6992 mujeres; 11 estudios; evidencia de certeza moderada), pero el amplio IC del 95% indica la posibilidad de que el verdadero efecto sea un aumento o una reducción del riesgo. Del mismo modo, el alta temprana podría dar lugar a una diferencia escasa o nula en el riesgo de depresión en el transcurso de los seis meses posteriores al parto (RR 0,80; IC del 95%: 0,46 a 1,42; 4333 mujeres; cinco estudios; evidencia de certeza baja), pero el amplio IC del 95% indica la posibilidad de que el verdadero efecto sea un aumento o una reducción del riesgo.

El alta temprana probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en las mujeres que lactan a las seis semanas después del parto (RR 1,04; IC del 95%: 0,96 a 1,13; 7156 mujeres; diez estudios; evidencia de certeza moderada) o en el número de mujeres que tienen al menos una consulta médica o un contacto con profesionales de la salud no programados (RR 0,72; IC del 95%: 0,43 a 1,20; 464 mujeres; dos estudios; evidencia de certeza moderada).

En los estudios no se informó la mortalidad materna en el transcurso de las seis semanas posteriores al parto.

Costes

El alta temprana podría reducir ligeramente los costes de la atención hospitalaria en el período inmediatamente posterior al parto hasta el momento del alta (evidencia de certeza baja; datos no agrupados), pero puede dar lugar a poca o ninguna diferencia en los costes de la atención posnatal tras el alta hospitalaria, en el período hasta seis semanas después del parto (evidencia de certeza baja; datos no agrupados).

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save