Embolización arterial prostática para el tratamiento de los síntomas urinarios bajos en hombres con hiperplasia prostática benigna

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos de una intervención que reduce el flujo sanguíneo a la próstata (llamada embolización arterial prostática) en hombres con síntomas causados por el agrandamiento de la próstata?

Antecedentes

El agrandamiento de la próstata (hipertrofia prostática) puede causar dificultades para orinar, como un chorro débil o la necesidad de orinar a menudo durante el día o la noche. Se puede tratar con medicamentos o con diferentes tipos de cirugía. Un tipo principal de cirugía se llama resección transuretral de la próstata. Esta cirugía implica entrar en la uretra a través del pene y eliminar el tejido prostático. La embolización arterial prostática es otra forma de tratamiento que funciona interrumpiendo el flujo sanguíneo a partes de la próstata. Este estudio se realizó para comparar la embolización arterial prostática con la resección transuretral de la próstata y con otras intervenciones utilizadas en hombres con hipertrofia de próstata.

Características de los estudios

Se encontraron ocho estudios que compararon la embolización arterial prostática con la resección transuretral de la próstata. En seis de los ocho estudios, los llamados ensayos aleatorizados, el azar decidió en qué grupo se ubicaron las personas. En los otros dos estudios, la decisión la tomaron los propios hombres y sus médicos. También se incluyó un estudio que comparó la embolización arterial prostática con una intervención falsa (se hacía creer a los hombres que recibían tratamiento, pero en realidad no lo recibían). No se encontró evidencia que comparara la embolización arterial prostática con otros tratamientos que no fueran la resección transuretral de la próstata.

Resultados clave

Embolización arterial prostática comparada con la resección transuretral de la próstata

Sobre la base de un seguimiento de hasta 12 meses (a corto plazo), la embolización arterial prostática y la resección transuretral de la próstata podrían funcionar igual de bien para ayudar a aliviar los síntomas. La calidad de vida de los hombres también podría mejorar de forma similar. No hay certeza de diferencias en los efectos no deseados más importantes. La embolización arterial prostática podría aumentar la necesidad de volver a ser tratado por el mismo problema. No hay certeza de que haya diferencias en cuanto a la necesidad para un problema de erección, pero la embolización arterial prostática podría reducir los problemas de eyaculación.

Sobre la base de un seguimiento de 13 a 24 meses (a más largo plazo), no hay certeza acerca de los efectos de la embolización arterial prostática sobre los síntomas urinarios en comparación con la resección transuretral de la próstata. La calidad de vida podría ser similar. Tampoco hay certeza de los efectos de la embolización arterial prostática sobre los efectos no deseados más importantes. La embolización arterial prostática podría aumentar la necesidad de otro tratamiento. No se encontraron datos sobre problemas de erección o eyaculación.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia de todos los desenlaces principales fue baja o muy baja. Lo anterior significa que el efecto verdadero puede ser muy diferente de lo que muestra esta revisión. Se necesitan estudios mejores y más grandes con un seguimiento más prolongado para responder mejor a la pregunta de cómo se compara la embolización arterial prostática con otros tratamientos.

Conclusiones de los autores: 

En comparación con la RTUP hasta los 12 meses (seguimiento a corto plazo), la EAP podría proporcionar una mejora similar en las puntuaciones de los síntomas urológicos y la calidad de vida. Aunque no hay certeza acerca de los eventos adversos principales, la EAP podría aumentar las tasas de nuevos tratamientos. No hay certeza acerca de la función eréctil, pero la EAP podría reducir los trastornos de eyaculación. A más largo plazo (seguimiento de 13 a 24 meses), no hay certeza acerca de cómo se comparan ambos procedimientos en cuanto a las puntuaciones de los síntomas urológicos, pero la calidad de vida parece ser similar. No hay certeza acerca de los eventos adversos principales, pero la EAP podría aumentar la necesidad de nuevos tratamientos. No se encontró evidencia a más largo plazo sobre la función eréctil ni los trastornos de eyaculación. La certeza de la evidencia de los desenlaces principales de esta revisión fue baja o muy baja, lo que indica que la confianza en el tamaño del efecto informado es limitada o muy limitada, y que este tema se debería informar mejor en estudios de investigación futuros.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se dispone de diversos abordajes quirúrgicos mínimamente invasivos como alternativa a la resección transuretral de la próstata (RTUP) para el tratamiento de los síntomas urinarios bajos (SUB) en hombres con hiperplasia prostática benigna (HPB). La embolización arterial prostática (EAP) es un enfoque de tratamiento relativamente nuevo y mínimamente invasivo.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la EAP en comparación con otros procedimientos para el tratamiento de los SUB en hombres con HPB.

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva utilizando varias bases de datos (La Biblioteca Cochrane, MEDLINE, Embase, LILACS, Scopus, Web of Science y Google Scholar), registros de ensayos, otras fuentes de literatura gris y actas de conferencias sin restricciones de idioma ni estado de publicación, hasta el 25 de septiembre de 2020.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) de grupos paralelos, así como estudios no aleatorizados (ENA, limitados a estudios de cohortes prospectivos con grupos de comparación simultáneos) que reclutaron hombres mayores de 40 años con SUB atribuidos a HPB que se sometieron a EAP versus RTUP u otras intervenciones quirúrgicas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión clasificaron de forma independiente los estudios para su inclusión o exclusión y resumieron los datos de los estudios incluidos. Se realizaron análisis estadísticos mediante un modelo de efectos aleatorios y se interpretaron de acuerdo con el Manual Cochrane para Revisiones Sistemáticas de Intervenciones (Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions). Se utilizó GRADE para calificar la certeza de la evidencia de los ECA y los ENA.

Resultados principales: 

Se encontraron datos para informar dos comparaciones: EAP versus RTUP (seis ECA y dos ENA), y EAP versus simulación (un ECA). La media de edad, el IPSS y el volumen de la próstata de los participantes fueron 66 años; 22,8 y 72,8 ml, respectivamente. Este resumen se centra en la comparación de EAP versus RTUP como el principal tema de interés.

EAP versus RTUP

Se incluyeron seis ECA y dos ENA con seguimiento a corto plazo (hasta 12 meses) y un ECA con seguimiento a largo plazo (13 a 24 meses).

Seguimiento a corto plazo: según la evidencia de los ECA, podría haber poca o ninguna diferencia en la mejoría de la puntuación de los síntomas urológicos (diferencia de medias [DM] 1,55; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,40 a 3,50; 369 participantes; seis ECA; I² = 75%; evidencia de certeza baja) medida por la International Prostatic Symptom Score (IPSS) en una escala de 0 a 35, con puntuaciones más altas que indican peores síntomas. Podría haber poca o ninguna diferencia en la calidad de vida (DM 0,16; IC del 95%: -0,37 a 0,68; 309 participantes; cinco ECA; I² = 56%; evidencia de certeza baja) medida según la pregunta de calidad de vida del IPSS en una escala de 0 a 6, con puntuaciones más altas que indican una peor calidad de vida entre la EAP y la RTUP, respectivamente. Aunque no se sabe con certeza cuáles son los efectos de la EAP sobre los eventos adversos principales (razón de riesgos [RR] 0,71; IC del 95%: 0,16 a 3,10; 250 participantes; cuatro ECA; I² = 26%; evidencia de certeza muy baja), la EAP podría aumentar la necesidad de nuevos tratamientos (RR 3,64; IC del 95%: 1,02 a 12,98; 204 participantes; tres ECA; I² = 0%; evidencia de certeza baja). Sobre la base de 18 nuevos tratamientos por cada 1000 hombres en el grupo de RTUP, esto corresponde a 47 más (0 más a 214 más) por 1000 hombres sometidos a EAP.

No hay certeza acerca de los efectos sobre la función eréctil (DM -0,03; IC del 95%: -6,35 a 6,29; 129 participantes; dos ECA; I² = 78%; evidencia de certeza muy baja) medida por el International Index of Erectile Function en 5 en una escala de 1 a 25, con puntuaciones más altas que indican una mejor función. La evidencia del ENA, cuando estuvo disponible, proporcionó resultados similares. Sobre la base de la evidencia del ENA, la EAP podría reducir la aparición de trastornos de eyaculación (RR 0,51; IC del 95%: 0,35 a 0,73; 260 participantes; un ENA; evidencia de certeza baja).

Seguimiento a más largo plazo: sobre la base de la evidencia de ECA, no hay certeza acerca de los efectos de la EAP en las puntuaciones de los síntomas urológicos (DM 0,30; IC del 95%: -3,17 a 3,77; 95 participantes; evidencia de certeza muy baja) en comparación con la RTUP. La calidad de vida podría ser similar (DM 0,20; IC del 95%: -0,49 a 0,89; 95 participantes; evidencia de certeza baja). Tampoco hay certeza acerca de los eventos adversos principales (RR 1,96; IC del 95%: 0,63 a 6,13; 107 participantes; evidencia de certeza muy baja). No se encontró evidencia sobre la función eréctil ni los trastornos de eyaculación. Según la evidencia del ENA, la EAP podría aumentar las tasas de nuevos tratamientos (RR 1,51; IC del 95%: 0,43 a 5,29; 305 participantes; evidencia de certeza baja); sobre la base de 56 nuevos tratamientos por 1000 hombres en el grupo de RTUP. Lo anterior se corresponde con 143 más (25 más a 430 más) por 1000 hombres en el grupo de EAP.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information