Uso de pruebas rápidas en los puntos de atención para la faringitis estreptocócica para guiar a los médicos que prescriben antibióticos para el dolor de garganta en los contextos de atención primaria

Pregunta de la revisión

¿Las pruebas rápidas en los puntos de atención pueden ayudar a reducir el uso de antibióticos en pacientes con dolor de garganta agudo en la atención primaria?

Antecedentes

El dolor de garganta es una de las razones más comunes de las visitas a la atención primaria. Puede ser causado por virus o bacterias. La especie bacteriana que se identifica con más frecuencia en los casos de dolor de garganta es el estreptococo del grupo A («faringitis estreptocócica»). A las personas con dolor de garganta se les suelen recetar antibióticos, aunque la mayoría de los dolores de garganta son causados por virus, en cuyo caso los antibióticos son ineficaces e innecesarios. Existe preocupación en cuanto a que los antibióticos puedan causar efectos secundarios y contribuir a la resistencia a los antibióticos, causando infecciones difíciles de tratar. Es particularmente desafiante para los médicos distinguir entre los dolores de garganta de origen viral y bacteriano solo mediante observación (distinguir clínicamente), incluso para los médicos experimentados. Los cultivos de frotis de garganta pueden tardar hasta 48 horas en crecer. Este hecho ha dado lugar al desarrollo de pruebas rápidas. En la actualidad se dispone de varias pruebas rápidas para identificar los casos de dolor de garganta causados por estreptococos del grupo A, que los médicos pueden utilizar durante las consultas de atención primaria por dolor de garganta. Estas pruebas rápidas podrían ayudar a reducir las prescripciones de antibióticos al no recetar antibióticos a las personas con un resultado negativo de la prueba. Se evaluó la evidencia disponible de los ensayos controlados aleatorizados (un tipo de estudio en el que los participantes son asignados a uno de dos o más grupos de tratamiento mediante un método aleatorio) para evaluar la efectividad y la seguridad del uso de pruebas rápidas en la atención primaria.

Características de los estudios

Se buscaron ensayos controlados aleatorizados publicados en cualquier idioma hasta junio 2019. Se identificaron cinco ensayos controlados aleatorizados con un total de 2545 participantes con dolor de garganta en contextos de atención primaria.

Resultados clave

Los participantes del grupo de pruebas rápidas tuvieron menos probabilidades de que se les prescribieran antibióticos que los participantes tratados según fundamentos clínicos (481/1197 frente a 865/1348). Es probable que se logre una reducción del 25% (es decir, una disminución de 25 puntos porcentuales) en las tasas de prescripción de antibióticos al utilizar pruebas rápidas en personas con dolor de garganta en la atención primaria. Sin embargo, puede haber poca o ninguna reducción entre los grupos en los tratamientos con antibióticos dispensados. Las prescripciones de antibióticos se refieren a los medicamentos prescritos por los profesionales sanitarios. La dispensación de antibióticos se refiere a los medicamentos a los que se accede en las farmacias. En algunos casos, es posible que los pacientes no se presenten en la farmacia para obtener su receta. Cuatro ensayos informaron datos sobre el número de participantes con una complicación atribuida a la infección inicial (por ejemplo, absceso amigdalino): las complicaciones fueron poco frecuentes (0 a 3 por ensayo), y puede haber poca o ninguna diferencia entre las personas tratadas solo por razones clínicas y las tratadas con pruebas rápidas, aunque la evidencia es muy incierta.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia se calificó como moderada para el número de participantes a los que se les prescribió un antibiótico, baja para el número de participantes a los que se les dispensó un antibiótico y muy baja para el número de participantes con una complicación atribuida al episodio de dolor de garganta (por ejemplo, un absceso de las amígdalas), respectivamente.

Conclusión

En comparación con la toma de decisiones habitual basada únicamente en el examen clínico, la realización de pruebas rápidas puede reducir las tasas de prescripción de antibióticos, pero puede tener poco o ningún impacto en la dispensación de los mismos. Se necesitan más estudios para evaluar otros resultados importantes para los pacientes, incluida la seguridad.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas rápidas para guiar el tratamiento antibiótico para el dolor de garganta en la atención primaria probablemente reducen las tasas de prescripción de antibióticos en un 25% (diferencia de riesgos absoluta), pero pueden tener poco o ningún impacto en la dispensación de antibióticos. Se necesitan más estudios para evaluar la eficacia y la seguridad de la prescripción de antibióticos guiada por pruebas rápidas, en particular para evaluar los resultados centrados en el paciente y la variabilidad entre subgrupos (por ejemplo, adultos frente a niños).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor de garganta es un trastorno común causado por virus o bacterias, y es una de las principales causas de la prescripción de antibióticos en la atención primaria. La especie bacteriana más común es el estreptococo del grupo A («faringitis estreptocócica»). Entre el 50% y el 70% de los casos de faringitis se tratan con antibióticos, a pesar de que la mayoría de los casos son de origen viral. Una estrategia para reducir los antibióticos consiste en utilizar pruebas rápidas de estreptococos del grupo A para orientar las prescripciones de antibióticos. Las pruebas rápidas pueden utilizarse solas o en combinación con un sistema de puntuación clínica.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de las estrategias basadas en pruebas rápidas para orientar las prescripciones de antibióticos para el dolor de garganta en los contextos de atención primaria.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, la Web of Science y LILACS, así como en los registros de ensayos de ClinicalTrials.gov y en la ICTRP de la OMS el 5 de junio 2019.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) que comparaban las pruebas rápidas con el tratamiento basado en fundamentos clínicos para guiar la prescripción de antibióticos para las personas con dolor de garganta en contextos de atención ambulatoria. Se incluyeron ensayos que asignaron al azar a individuos, así como ECA con asignación grupal en los que se asignó al azar a profesionales individuales (o prácticas) o departamentos de emergencia.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos sobre los resultados primarios (número de participantes a los que se les prescribió un antibiótico; número de participantes a los que se les dispensó un antibiótico) y los resultados secundarios (duración de los síntomas de dolor de garganta; duración de otros síntomas; medidas de la calidad de vida; número de participantes con una complicación atribuida al índice de infección; número de participantes que necesitaron una nueva consulta al final del seguimiento; número de participantes que necesitaron ser hospitalizados al final del seguimiento; número de participantes satisfechos; número de participantes con un evento adverso atribuido a la prueba rápida). Se evaluó el riesgo de sesgo de todos los ensayos incluidos y se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza de la evidencia. Se realizaron metanálisis y análisis de sensibilidad cuando fue posible.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos (2891 participantes niños y adultos en total; 2545 participantes después de realizar el ajuste para el agrupamiento). El manejo en el grupo de intervención fue el siguiente: en tres ensayos se utilizaron pruebas rápidas en combinación con un sistema de puntuación clínica; en un ensayo se pidió a algunos médicos que utilizaran las pruebas rápidas solamente, mientras que a otros se les pidió que utilizaran las pruebas rápidas en combinación con un sistema de puntuación clínica; en un ensayo, las pruebas rápidas se utilizaron de forma aislada.

Sobre la base de los datos de cinco ensayos (2545 participantes), se encontró una gran reducción de los antibióticos prescritos en el grupo de pruebas rápidas (481/1197) frente al tratamiento basado en fundamentos clínicos (865/1348), para una diferencia de riesgos (DR) resumida de -25%, intervalo de confianza (IC) del 95% -31% a -18%; I2 = 62%; evidencia de certeza moderada. Las estimaciones del efecto sobre las tasas de prescripción de antibióticos se mantuvieron estables en diversos análisis de sensibilidad.

Sobre la base de los datos de dos ensayos (900 personas) originados en el mismo estudio general, la evidencia sugiere que las pruebas rápidas pueden no reducir los tratamientos antibióticos dispensados: grupo de prueba rápida (156/445) frente al tratamiento basado en fundamentos clínicos (197/455); DR resumida -7%, IC del 95% -17% a 2%; I2 = 53%; evidencia de certeza baja.

Cuatro ensayos (2075 participantes) informaron datos sobre el número de participantes con una complicación atribuida a la infección índice; el odds ratio (OR) resumido fue 0,85; IC del 95%: 0,03 a 26,65; P = 0,93; I2 = 62%; evidencia de certeza muy baja, lo que significa que las personas del grupo de pruebas rápidas tuvieron menos probabilidades de desarrollar complicaciones de la infección índice, aunque la evidencia es muy incierta.

Dos ensayos (1161 participantes) informaron sobre el número de participantes que necesitaron una nueva consulta al final del seguimiento; el OR resumido fue 1,12; IC del 95%: 0,57 a 2,21; P = 0,74; I2 = 59%; evidencia de certeza baja, lo que significa que los participantes del grupo de pruebas rápidas tuvieron más probabilidades de necesitar una nueva consulta al final del seguimiento del estudio, aunque la evidencia es incierta.

La falta de datos impidió la evaluación de otros resultados secundarios (incluidos los resultados de seguridad) y de las fuentes de heterogeneidad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save