Injertos para la prevención del síndrome de Frey después de la cirugía de las glándulas parótidas (salivales)

Pregunta de la revisión

¿El uso de un injerto durante la cirugía de las glándulas parótidas previene el síndrome de Frey?

Antecedentes

Los síntomas clínicos del síndrome de Frey incluyen sudoración y enrojecimiento en las mejillas al comer y masticar. Es el resultado de un crecimiento anormal de las fibras nerviosas autonómicas dañadas de las glándulas parótidas, por ejemplo, durante la cirugía por tumores de las glándulas parótidas. No está claro si la colocación de un injerto entre el colgajo de piel y el lecho parotídeo durante la cirugía puede prevenir este síndrome. Se pueden utilizar varios tipos de injertos, que incluyen biomateriales o piel, músculo u otros tejidos del paciente. Estos injertos posiblemente pueden afectar las conexiones anormales de los nervios que controlan las glándulas sudoríparas y parótidas cuando los nervios cortados se vuelven a conectar después de la cirugía.

Características de los estudios

Se incluyeron tres estudios con 124 participantes en esta revisión, aunque la calidad de estos estudios no fue ideal. Todos los participantes de los estudios tenían tumores de las glándulas parótidas y estaban siendo sometidos a cirugía de parte de las glándulas. Los estudios evaluaron dos tipos de injertos, tejido obtenido del músculo esternocleidomastoideo y un biomaterial (una estructura de colágeno sin células).

Resultados clave

Dos estudios compararon un injerto de tejido obtenido del músculo esternocleidomastoideo frente a ningún injerto. No se sabe si este tipo de injerto de tejido puede prevenir el síndrome de Frey debido a que la evidencia disponible es muy incierta.

Un estudio comparó un injerto de biomaterial frente a ningún injerto. Este tipo de injerto puede resultar en poca o ninguna diferencia en la tasa de incidencia del síndrome de Frey, aunque la evidencia es muy incierta. Este procedimiento puede dar lugar a que la herida del paciente sea un poco más propensa a infectarse.

Certeza de la evidencia

La evidencia en esta revisión es en su mayoría de certeza baja o muy baja, debido al número escaso de estudios sobre este tema y al riesgo de sesgo de estos estudios. Por lo tanto, los resultados deben ser tratados con cautela y se necesitan estudios adicionales para establecer conclusiones fiables.

La evidencia de esta revisión está actualizada hasta el 5 de febrero de 2019.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de la efectividad de la interposición del injerto para prevenir el síndrome de Frey es de certeza baja o muy baja. El uso de la matriz dérmica acelular puede estar asociado con un aumento en la tasa de infección de la herida, y poca o ninguna diferencia en la incidencia de seromas o sialoceles. Se necesitan estudios adicionales para establecer conclusiones fiables.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de Frey se caracteriza por enrojecimiento transitorio y a veces sudoración facial en la zona del nervio auriculotemporal. Es más común que ocurra después de la parotidectomía, aunque otras causas pueden incluir la cirugía de la glándula submandibular, la fractura condilar mandibular, el traumatismo obstétrico (fórceps), la simpatectomía y la enfermedad metabólica. Aunque la fisiopatología del síndrome de Frey sigue siendo polémica, la hipótesis generalmente aceptada es que ocurre como resultado de una lesión en el nervio auriculotemporal.

En la actualidad no existe evidencia clara para establecer la eficacia y la seguridad de los diferentes métodos utilizados para el tratamiento del síndrome de Frey, por lo tanto, la prevención de este síntoma durante la cirugía es importante. El método principal utilizado para la prevención es la interposición de un injerto entre el colgajo de piel y el lecho parotídeo durante la cirugía. Pueden utilizarse biomateriales, aloinjertos o autoinjertos para este propósito.

Objetivos: 

Evaluar los efectos y la seguridad de la interposición de un autoinjerto, un aloinjerto y biomaterial para prevenir el síndrome de Frey en pacientes sometidos a parotidectomía, e identificar el efecto sobre la prevención y la aparición tardía.

Métodos de búsqueda: 

El Especialista en Información del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane ENT Group Information Specialist) realizó búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta; el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Register of Controlled Trials, CENTRAL; 2019; Número 2); Ovid MEDLINE; Ovid Embase; CINAHL; Web of Science; ClinicalTrials.gov; ICTRP y fuentes adicionales para obtener ensayos publicados y no publicados. La fecha de la búsqueda fue el 5 de febrero de 2019.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) en pacientes con enfermedad de la glándula parótida (que incluye tumores, inflamación, traumatismos, etc.) sometidos a parotidectomía con un período de seguimiento mínimo de seis meses. Se planificó incluir ensayos con intervenciones que involucraran la interposición de biomateriales, aloinjertos o autoinjertos sola o en combinación con otras técnicas quirúrgicas. Se incluyeron ensayos que compararon cualquier interposición de un injerto frente a ninguna interposición de injerto, o diferentes interposiciones de injerto.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar esperados de Cochrane. Las medidas de resultado primarias fueron la tasa de incidencia del síndrome de Frey evaluada clínicamente (prueba de Minor de yodo-almidón) y otras complicaciones (infección posoperatoria, movimiento cervical doloroso o restringido subjetivo, extensión de la cicatriz, rechazo del injerto, complicaciones relacionadas con el sitio donante, como lesión del nervio accesorio y hematoma). Las medidas de resultado secundarias fueron la tasa de incidencia del síndrome de Frey evaluada por los participantes (mediante un cuestionario) y el área de sudoración evaluada mediante la prueba de Minor de yodo-almidón. Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza de la evidencia de cada resultado.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ECA (124 participantes), dos de los cuales se evaluaron como en riesgo alto de sesgo y uno como en riesgo incierto de sesgo. Todos los estudios se realizaron en hospitales y reclutaron a participantes sometidos a una parotidectomía superficial. La mayoría de los participantes fueron diagnosticados con lesiones benignas de la glándula parótida. El seguimiento de los participantes se realizó durante más de seis meses. Los estudios evaluaron las dos comparaciones que se muestran a continuación:

Colgajo de músculo esternocleidomastoideo frente a ningún colgajo

Dos estudios evaluaron esta comparación. Ambos evaluaron los efectos del procedimiento con colgajo de músculo esternocleidomastoideo sobre la tasa de incidencia del síndrome de Frey evaluada clínicamente, pero ninguno mostró una diferencia significativa entre los grupos (cociente de riesgos [CR] 0,08; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,00 a 1,23; 24 participantes y CR 1,23; IC del 95%: 0,88 a 1,73; 36 participantes; evidencia de certeza muy baja). No se agruparon los datos debido a la heterogeneidad alta (I² = 87%).

Un estudio halló que el colgajo de músculo esternocleidomastoideo puede producir poca o ninguna diferencia en otras complicaciones, incluido el hematoma (CR 2,18; IC del 95%: 0,09 a 50,16; 36 participantes; evidencia de certeza baja), el movimiento cervical doloroso o restringido subjetivo (CR 0,54; IC del 95%: 0,14 a 2,05; 36 participantes; evidencia de baja certeza) y la extensión de la cicatriz en la región cervical (CR 0,71, IC del 95%: 0,05 a 10,54; 36 participantes; evidencia de certeza baja). Ambos estudios informaron la tasa de incidencia del síndrome de Frey evaluada por los participantes; uno informó que no hubo eventos en ninguno de los grupos y el otro no encontró evidencia de una diferencia (CR 0,63; IC del 95%: 0,32 a 1,26; 36 participantes; evidencia de certeza baja).

Matriz dérmica acelular frente a ningún injerto

Solo un estudio evaluó esta comparación. El uso de un injerto de matriz dérmica acelular puede producir poca o ninguna diferencia en la tasa de incidencia del síndrome de Frey (evaluado clínicamente) en comparación con el grupo de ningún injerto, aunque la evidencia es muy incierta (CR 0,08; IC del 95%: 0,00 a 1,25; 30 participantes; evidencia de certeza muy baja).

La matriz dérmica acelular puede aumentar ligeramente la tasa de infección de la herida en comparación con el control (CR 17,00; IC del 95%: 1,02 a 282,67; 64 participantes; evidencia de certeza baja). La matriz dérmica acelular puede dar lugar a poca o ninguna diferencia en la incidencia de seromas o sialoceles (CR 2,33; IC del 95%: 0,66 a 8,23; 64 participantes; evidencia de certeza baja). La matriz dérmica acelular puede producir poca o ninguna diferencia en la tasa de incidencia del síndrome de Frey (evaluado por los participantes) en comparación con el grupo de ningún injerto (CR 0,33; IC del 95%: 0,04 a 3,04; 64 participantes; evidencia de certeza baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save