Entrenamiento cognitivo por ordenador para el mantenimiento de la funcionalidad cognitiva en individuos de edad avanzada sin deterioro cognitivo

Antecedentes

Los términos "cognición" y "funcionalidad cognitiva" describen todas las actividades mentales relacionadas con el pensamiento, el aprendizaje, la memoria y la comunicación. Con la edad, se producen cambios normales en la cognición. También existen enfermedades que afectan la cognición, principalmente la demencia, que se torna cada vez más frecuente a medida que aumenta la edad a partir de los 65 años. Se sabe que mantener la mente activa a lo largo de la vida se asocia con un riesgo menor de demencia. Por lo tanto, se ha sugerido que la estimulación de la actividad mental podría ser una manera efectiva de mantener una buena funcionalidad cognitiva a medida que se envejece. El entrenamiento cognitivo comprende un conjunto de tareas estandarizadas para "ejercitar el cerebro" de diversas maneras. Los programas de entrenamiento cognitivo suelen ser ejecutados mediante ordenadores o tecnología móvil, de modo que los pacientes puedan realizarlos por sí solos en el domicilio. Cada vez con más frecuencia, estos programas están disponibles para el público en general en la forma de paquetes comerciales. Se buscó saber si el uso a largo plazo del entrenamiento cognitivo por ordenador (ECO) es una manera efectiva para que los individuos a partir de los 65 años mantengan una funcionalidad cognitiva aceptable a medida que envejecen.

Lo realizado

Se realizaron búsquedas en la bibliografía médica hasta el 15 de marzo de 2018 para encontrar ensayos que compararan la función cognitiva de las personas de 65 años o más que habían participado en un entrenamiento cognitivo computarizado durante un mínimo de 12 semanas con la función cognitiva de un grupo de control que no lo había hecho. Todos los participantes debían estar cognitivamente sanos al comienzo de los ensayos. Para que la comparación fuera lo más justa posible, debía decidirse al azar si los participantes se asignaban al grupo de entrenamiento cognitivo o de control. El interés principal fueron las medidas generales de cognición. La elección de tres meses para la intervención fue algo arbitraria, pero se pensó que era poco probable que las intervenciones muy cortas tuvieran efectos duraderos, y había interés en las intervenciones que pudieran mantenerse a lo largo del tiempo.

Datos encontrados

Se encontraron ocho ensayos con un total de 1183 participantes para incluir en la revisión. Cinco ensayos proporcionaron ECO durante tres meses, dos durante cuatro meses y uno durante seis meses. Se comparó el ECO con otras actividades, como mirar los videos educativos, y con ninguna actividad. Se consideraron los efectos sobre la funcionalidad cognitiva general y sobre funciones cognitivas específicas, como la memoria y la velocidad de pensamiento. Todos los estudios incluidos tenían algunos problemas de diseño, que pudieron haber sesgado los resultados. En general, se consideró que la calidad de la evidencia encontrada fue baja o muy baja. Esto significa que no se puede confiar en los resultados, y que la investigación futura podría encontrar algo diferente. El ECO puede mejorar ligeramente la función cognitiva general después de 12 semanas de entrenamiento; sin embargo, no se encontró evidencia de un efecto persistente 12 meses después de la intervención. No se pudo comentar o se encontró poca evidencia de que el ECO, comparado con otras actividades, pueda tener un efecto relevante en la mayoría de las funciones cognitivas específicas que se examinaron. El ensayo más largo halló que en comparación con ninguna intervención, un período de seis meses de ECO puede haber tenido un efecto beneficioso sobre la memoria. Ninguno de los ensayos incluidos informó sobre los efectos del entrenamiento cognitivo en la calidad de vida o en las actividades diarias, y ninguno informó sobre los efectos perjudiciales del entrenamiento.

Conclusiones

En comparación con otras actividades, el ECO puede conducir a una función cognitiva general ligeramente mejor al final de 12 semanas de entrenamiento, pero no se encontró evidencia de que el efecto persista un año después. Comparado con no hacer nada, el ECO puede mejorar ligeramente la memoria al final de seis meses de entrenamiento. Aunque se excluyeron los ensayos con menos de 12 semanas de entrenamiento, los ensayos que se incluyeron eran todavía bastante cortos para examinar los efectos a largo plazo a medida que las personas envejecen. Una limitación de la revisión es que no se incluyeron algunos ensayos con períodos de entrenamiento más cortos que sí buscaban efectos duraderos, por lo que es posible que se omitiera alguna evidencia útil. Muchos estudios publicados han examinado el entrenamiento con ordenador. Dar sentido a esta importante literatura es difícil. Puede ser más útil en el futuro categorizar los ensayos por la duración de los efectos del entrenamiento en lugar de por la duración del entrenamiento en sí.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró evidencia de baja calidad que sugiere que inmediatamente después de la finalización de la intervención, se pueden observar pequeños beneficios del ECO para la función cognitiva global en comparación con los controles activos, y para la memoria episódica en comparación con un control inactivo. Estos beneficios tienen una importancia clínica incierta. No se encontró evidencia de que el efecto sobre la función cognitiva global persistiera 12 meses después. La confianza en los resultados fue baja, lo que refleja la calidad general de la evidencia. En cinco de los ocho ensayos, la duración de la intervención fue de sólo tres meses. Queda por explorar más a fondo la posibilidad de que un entrenamiento más amplio pueda producir mayores beneficios.

Se encontró una literatura sustancial sobre entrenamiento cognitivo, y el cotejo de toda la información científica disponible planteaba problemas. La duración del tratamiento puede no ser la mejor manera de clasificar las intervenciones para su inclusión. Dado que el interés primordial de las personas de edad avanzada, de los redactores de guías y los encargados de la formulación de políticas implica un beneficio cognitivo sostenido, una alternativa sería clasificar según la duración del seguimiento después de seleccionar los estudios que evalúan los efectos a más largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El aumento de la edad se asocia con una disminución natural en la funcionalidad cognitiva y es el factor de riesgo de demencia más importante. El deterioro cognitivo y la demencia implican amenazas significativas para la independencia y la calidad de vida en las personas mayores. Por lo tanto, una prioridad en la investigación es la identificación de intervenciones que ayuden a mantener la funcionalidad cognitiva en las personas mayores o que reduzcan el riesgo de demencia. El entrenamiento cognitivo utiliza la práctica repetida de ejercicios estandarizados dirigidos a uno o más dominios cognitivos y puede estar destinado a mejorar o mantener una función cognitiva óptima. Esta revisión examina el efecto de las intervenciones de entrenamiento cognitivo por ordenador de al menos 12 semanas de duración en la funcionalidad cognitiva de adultos sanos a partir de los 65 años o más y ha formado parte de un proyecto más amplio sobre la modificación del estilo de vida para mantener la función cognitiva. Se eligió una duración mínima de 12 semanas como compensación entre una exposición adecuada a una intervención sostenible y la viabilidad en un entorno de prueba.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones de entrenamiento cognitivo por ordenador que duran al menos 12 semanas sobre la función cognitiva en personas cognitivamente sanas de edad avanzada.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas hasta el 31 marzo de 2018 en ALOIS (www.medicine.ox.ac.uk/alois) y se realizaron búsquedas adicionales en MEDLINE, Embase, PsycINFO, CINAHL, ClinicalTrials.gov y en el Portal de la OMS/ICTRP (www.apps.who.int/trialsearch) para asegurar que la búsqueda fuera lo más exhaustiva y actualizada posible, para identificar ensayos publicados, no publicados y en curso.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos cuasialeatorizados, publicados o no, informados en cualquier idioma. Los participantes eran individuos cognitivamente sanos, y la edad de al menos un 80% de la población estudiada debía ser a partir de los 65 años. Las intervenciones experimentales cumplieron con los siguientes criterios: la intervención fue cualquier forma de intervención cognitiva computarizada interactiva -(incluidos ejercicios en el ordenador, juegos de ordenador, dispositivos móviles,consola de videojuegos y realidad virtual) que incluyera la práctica repetida de ejercicios estandarizados de dominio(s) cognitivo(s) específico(s) con el fin de mejorar la función cognitiva; la duración de la intervención fue de al menos 12 semanas; se midieron los resultados cognitivos; y las intervenciones de entrenamiento cognitivo se compararon con las intervenciones de control activas o inactivas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se realizó el cribado preliminar de los resultados de la búsqueda con el método "crowdsourcing" para identificar ECA. Al menos dos autores de revisión de forma independiente cribaron las citas restantes sobre la base de los criterios de inclusión. Al menos dos autores de la revisión también extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron el riesgo de sesgo de los ECA incluidos. Cuando correspondía, se sintetizaron los datos en metanálisis de efectos aleatorios, en que se comparó el entrenamiento cognitivo por ordenador (ECO) por separado con controles activos e inactivos. Los efectos del tratamiento se expresaron como diferencias de medias estandarizadas (DME), con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se utilizaron los métodos GRADE para describir la calidad general de la evidencia para cada resultado.

Resultados principales: 

Se identificaron ocho ECA con un total de 1183 participantes. La duración de las intervenciones osciló entre 12 y 26 semanas; en cinco ensayos, la duración de la intervención fue de 12 ó 13 semanas. Los estudios incluidos tenían un riesgo moderado de sesgo, y la calidad general de la evidencia era baja o muy baja para todos los resultados.

Se comparó el ECO primero con las intervenciones de control activo, como mirar videos educativos. Las DME negativas favorecen el ECO sobre el control. Los resultados de los ensayos sugieren una leve mejoría en la función cognitiva global al final del período de intervención (12 semanas) (diferencia de medias estandarizada (DME) -0,31; intervalo de confianza (IC) del 95%: -0,57 a -0,05; 232 participantes; dos estudios; evidencia de baja calidad). Uno de estos ensayos también evaluó la función cognitiva global 12 meses después de la finalización de la intervención; este ensayo no proporcionó evidencia clara de un efecto persistente (DME -0,21; IC del 95%: -0,66 a 0,24; 77 participantes; un estudio; evidencia de baja calidad). El ECO puede dar lugar a poca o ninguna diferencia al final del período de intervención en la memoria episódica (12 a 17 semanas) (DME 0,06; IC del 95%: -0,14 a 0,26; 439 participantes; cuatro estudios; evidencia de baja calidad) o en la memoria de trabajo (12 a 16 semanas) (DME -0,17; IC del 95%: -0,36 a 0,02; 392 participantes; tres estudios; evidencia de baja calidad). Debido a la muy baja calidad de la evidencia, existe mucha inseguridad sobre los efectos del ECO en la velocidad de procesamiento y la función ejecutiva.

También se comparó el ECO con un control inactivo (ninguna intervención). No se encontraron datos sobre el resultado primario de la función cognitiva global. Al final de la intervención, el ECO puede producir una ligera mejoría en la memoria episódica (seis meses) (diferencia de medias (DM) en la prueba de memoria conductual de Rivermead (RBMT) -0,90 puntos, intervalo de confianza (IC) del 95%: -1,73 a -0,07; 150 participantes; un estudio; evidencia de baja calidad), pero puede tener poco o ningún efecto en la función ejecutiva (12 semanas a seis meses) (DME -0,08, IC del 95%: -0,31 a 0,15; 292 participantes; dos estudios; evidencia de baja calidad), la memoria de trabajo (16 semanas) (DM -0,08, IC del 95%: -0,43 a 0,27; 60 participantes; un estudio; evidencia de baja calidad), o la fluidez verbal (seis meses) (DM -0,11, IC del 95%: -1,58 a 1,36; 150 participantes; un estudio; evidencia de baja calidad). No se pudo determinar ningún efecto en la velocidad de procesamiento porque la evidencia era de muy baja calidad.

No se halló evidencia en la calidad de vida, las actividades cotidianas ni los efectos adversos en ninguna de las dos comparaciones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save