¿Las intervenciones para que los pacientes duerman de lado son la mejor forma de tratar la apnea del sueño obstructiva?

¿Qué es la apnea del sueño obstructiva?

La apnea del sueño obstructiva (ASO) es un trastorno del sueño en el que las paredes de la garganta se relajan y se estrechan durante el sueño. Dicha afección causa pausas en la respiración. Las pausas pueden durar unos pocos segundos a unos pocos minutos y pueden suceder muchas veces en la noche. Lo anterior interrumpe el sueño de la persona. Los compañeros de cama pueden ser perturbados por los fuertes sonidos de ronquidos, ahogos y resoplidos asociados. Los pacientes que conviven con la ASO pueden sentirse muy cansados en el día o incluso dormirse. Esto puede ser peligroso. En los niños, la apnea del sueño puede causar problemas en la escuela o hiperactividad.

¿Qué es la ASO postural?

La ASO que mejora al cambiar la posición de la persona mientras duerme se conoce como apnea del sueño postural (ASOP). Los pacientes tienden a tener apneas cuando están acostados sobre la espalda (posición supina) y las apneas pueden reducirse o desaparecer cuando se acuestan de lado.

¿Cuál es el estándar en el tratamiento de la ASO?

El tratamiento estándar es un dispositivo llamado presión positiva continua de las vías respiratorias (PPCVR) que proporciona un chorro continuo de aire a las vías respiratorias mientras el paciente respira, que ayuda a evitar el estrechamiento de la garganta durante el sueño.

¿Qué es la terapia postural?

La terapia postural es una intervención que ayuda a mantener al paciente de lado durante el sueño. Algunos ejemplos incluyen algo en la espalda del paciente para evitar que se dé vuelta (como una pelota de tenis), almohadas especiales o alarmas que vibran cuando el paciente se da vuelta y queda acostado sobre la espalda.

¿Cómo se calcula la gravedad de la ASO?

La gravedad de la ASO se mide con una escala llamada índice de apnea/hipopnea (IAH). El IAH se refiere al número de veces que se interrumpe la respiración o se vuelve menos profunda por hora de sueño. El IAH se mide al usar un estudio realizado durante el sueño conocido como polisomnografía.

La gravedad de la ASO puede medirse indirectamente mediante un cuestionario llamado Epworth Sleepiness Scale (ESS). El mismo evalúa la somnolencia del paciente durante el día.

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

Se deseaba comparar la terapia postural con el tratamiento con PPCVR así como con un control inactivo (ninguna terapia postural o tratamiento simulado).

Resultados

Se encontraron ocho estudios con 323 participantes. Los estudios compararon la terapia postural con la PPCVR (72 participantes) y la terapia postural con el control inactivo (251 participantes).

Cuando los estudios compararon la terapia postural y la PPCVR, no encontraron ninguna diferencia en la ESS entre los grupos. El tratamiento con PPCVR mostró una mejoría mayor en el IAH (6,4 eventos menos por hora con PPCVR) en comparación con la terapia postural. En un estudio pequeño, los pacientes se adhirieron a la terapia postural por 2,5 horas más en comparación con la PPCVR. No se encontraron diferencias en la calidad de vida o la calidad de sueño entre los dos grupos.

En la comparación entre la terapia postural y el control inactivo, los estudios encontraron que la terapia postural pareció ser mejor que el control para la ESS y el IAH (la ESS fue de 1,58 inferior en la terapia postural y el IAH fue de 7,38 menos eventos por hora con la terapia postural). Otro estudio observó efectos adversos en el 10% de los participantes. Los efectos adversos comunes fueron los trastornos del sueño y el dolor en la espalda y el tórax. Un estudio informó que no hubo diferencias en la calidad de vida y la calidad del sueño entre la terapia postural y el control inactivo.

Todos estos estudios fueron de corta duración e incluyeron a un número pequeño de participantes.

Conclusiones

1. La terapia postural fue menos efectiva que la PPCVR para la reducción del índice de apnea-hipopnea (IAH). Los pacientes pueden usar la terapia postural por más tiempo que la PPCVR en la noche. En cuanto a otros resultados, no se observaron diferencias.

2. Se observó que la terapia postural fue mejor que el control inactivo para el IAH y la Epworth Sleepiness Scale (ESS).

Conclusiones de los autores: 

La revisión halló que la PPCVR tiene un mayor efecto sobre la mejoría del IAH en comparación con la terapia postural en la ASO postural, aunque la terapia postural fue mejor que el control inactivo para mejorar la ESS y el IAH. La terapia postural puede tener una mejor adherencia que la PPCVR. No hubo diferencias significativas para otros resultados clínicamente relevantes como la calidad de vida o la funcionalidad cognitiva. Todos los estudios fueron de corta duración. No es posible formular observaciones sobre los efectos a largo plazo de las terapias. Lo anterior es importante, debido a que la mayoría de los resultados de la calidad de vida serán evidentes sólo cuando las terapias se administran durante un período más largo. La certeza de la evidencia fue baja a moderada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las modalidades de tratamiento para la apnea del sueño obstructiva (ASO) incluyen modificaciones conductuales y del estilo de vida, terapia postural, dispositivos orales, cirugía y tratamiento con presión positiva continua de las vías respiratorias (PPCVR). Aunque la PPCVR es de eficacia comprobada para el tratamiento de la ASO, la adherencia al tratamiento con PPCVR es subóptima. La terapia postural (mantener al paciente durmiendo de lado) es menos invasiva y por lo tanto se espera que presente una mejor adherencia. Esta revisión consideró la eficacia de la terapia postural en comparación con la PPCVR así como la terapia postural en comparación con ninguna terapia postural. Los dispositivos diseñados para la terapia postural incluyen fajas lumbares o abdominales, mochilas semirrígidas, almohadas de tamaño normal, una pelota de tenis sujetada a la parte interior de la ropa para dormir y sensores eléctricos con alarmas que indican el cambio de posición.

Objetivos: 

Comparar la eficacia de la terapia postural versus PPCVR y terapia postural versus control inactivo (intervención simulada o ninguna intervención de terapia postural) en pacientes con ASO.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron estudios en el registro especializado del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways' Specialised Register) (que incluye CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, AHMED y PsycINFO), en ClinicalTrials.gov, y en el portal de ensayos de la Organización Mundial de la Salud (ICTRP). También se incluyen los resultados obtenidos mediante búsquedas manuales en revistas de temas respiratorios y en libros de resúmenes de las principales reuniones anuales. Se buscó en todas las bases de datos desde su inicio hasta septiembre de 2018, sin aplicar restricciones relacionadas con el idioma de publicación ni el tipo de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que compararon la terapia postural con PPCVR y la terapia postural con control inactivo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios y extrajeron los datos. Se utilizó un modelo de efectos aleatorios en el metanálisis para calcular las diferencias de medias y los intervalos de confianza. La certeza de la evidencia se evaluó con los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho estudios. Los estudios asignaron al azar a 323 participantes a dos tipos de intervenciones. La comparación entre la terapia postural y la PPCVR incluyó a 72 participantes, mientras que la comparación entre la terapia postural y el control inactivo incluyó a 251 participantes. Tres estudios usaron dispositivos de alarma de vibración supina, mientras que cinco estudios usaron posturas físicas logradas con almohadas especialmente diseñadas o mochilas semirrígidas.

Terapia postural versus PPCVR

Los tres estudios incluidos para esta comparación eran ensayos aleatorios cruzados (cross-over). Dos estudios encontraron que no hubo diferencias en las puntuaciones de la Epworth Sleepiness Scale (ESS) entre la PPCVR y la terapia postural. Dos estudios revelaron que la PPCVR produjo una mayor reducción del índice de apnea-hipopnea (IAH) con una diferencia de medias (DM) de 6,4 eventos por hora (IC del 95%: 3,00 a 9,79; evidencia de baja certeza) en comparación con la terapia postural. Se encontró que la adherencia subjetiva, evaluada en un estudio, fue significativamente mayor con la terapia postural (DM 2,5 horas por noche, IC del 95%: 1,41 a 3,59; evidencia de certeza moderada).

En cuanto a los resultados secundarios, un estudio informó los índices de la calidad de vida y uno los índices de la calidad del sueño sin diferencias significativas entre los dos grupos. Un estudio informó los resultados cognitivos mediante parámetros múltiples y no encontró ninguna diferencia entre los grupos. No hubo datos suficientes para formular observaciones sobre otros resultados secundarios como el índice de dificultad respiratoria (IDR), y la frecuencia y la duración de la desaturación nocturna. Ninguno de los estudios informó de efectos adversos de un modo claro.

Terapia postural versus control inactivo

Tres estudios de la terapia postural versus ninguna intervención fueron ensayos aleatorios cruzados (cross-over), mientras que dos estudios fueron estudios de brazos paralelos. Los datos de dos estudios indicaron que la terapia postural mejoró de manera significativa las puntuaciones de la ESS (DM −1,58, IC del 95%: −2,89 a −0,29; evidencia de certeza moderada). La terapia postural mostró una reducción en el IAH en comparación con el control (DM −7,38 eventos por hora, IC del 95%: −10,06 a −4,7; evidencia de certeza baja). Un estudio informó la adherencia. La cantidad de participantes que continuaron utilizando el dispositivo a los dos meses no fue diferente entre los dos grupos (odds ratio [OR] 0,80; IC del 95%: 0,33 a 1,94; evidencia de certeza baja). El mismo estudio informó efectos adversos, los más comunes fueron el dolor en la espalda y el tórax y los trastornos del sueño, aunque no hubo diferencias significativas entre los dos grupos en cuanto a la interrupción del uso de los dispositivos (OR 1,25; IC del 95%: 0,5 a 3,03; evidencia de certeza baja). Un estudio informó los índices de la calidad de vida y uno los índices de la calidad del sueño, sin diferencias significativas entre los dos grupos. Un estudio informó sobre el resultado cognitivo y no encontró diferencias significativas entre los grupos. Hubo evidencia insuficiente para formular observaciones sobre otros resultados secundarios (IDR, frecuencia y duración de la desaturación nocturna).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save