Administración de suplementos de vitamina D para la enfermedad de células falciformes

Pregunta de la revisión

Se examinó la evidencia sobre el efecto de la administración de suplementos de vitamina D en pacientes con enfermedad de células falciformes (ECF).

Antecedentes

La deficiencia de vitamina D es común en pacientes con ECF. La vitamina D regula los niveles de calcio y mantiene la salud ósea, su falta empeora cualquier problema de salud ósea que puedan tener los pacientes con ECF. Se intentó averiguar si los suplementos de vitamina D para pacientes con ECF eran mejores o peores que el placebo (sustancia que no contiene ningún medicamento) o que ningún suplemento de vitamina D, y también si un esquema de dosis era mejor que otro.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta: 14 de enero 2020.

Características de los estudios

Se examinaron tres estudios en los que se seleccionaron pacientes para diferentes tratamientos aleatorizados. En un estudio de 39 pacientes con ECF, se administró vitamina D o comprimidos de placebo durante seis semanas y luego se hizo un seguimiento durante seis meses. En un segundo estudio de 62 pacientes con ECF, se administraron 100 000 unidades internacionales (UI)/mes o 12 000 UI/mes de vitamina D durante dos años. En el tercer estudio de 21 pacientes con ECF, se administró 7000 UI/día o 4000 UI/día durante tres meses.

Resultados clave

Vitamina D versus placebo

Los pacientes que tomaron un suplemento de vitamina D presentaron niveles más altos de vitamina D en sangre cuando se analizaron después de ocho, 16 y 24 semanas. No hubo diferencias en el número de pacientes que informaron efectos secundarios (hormigueo en los labios o en las manos). El grupo de vitamina D tuvo menos días de dolor. Después de ocho semanas, el grupo de vitamina D tuvo una puntuación ligeramente peor en cuanto a la calidad de vida relacionada con la salud (puntuación de funcionamiento físico); la diferencia fue mayor después de 16 y 24 semanas. Sin embargo, la calidad de esta evidencia fue muy baja.

Diferentes dosis de vitamina D comparadas

Solo uno de los dos estudios incluidos, que comparó diferentes dosis de suplementos de vitamina D, proporcionó datos para el análisis. En el estudio que proporcionó datos, los pacientes que tomaron una dosis alta de vitamina D (100 000 UI/mes) tuvieron niveles más altos de vitamina D en sangre cuando se analizaron después de uno y dos años. No hubo diferencias en el número de pacientes que informaron sobre los efectos secundarios, los eventos respiratorios, la función pulmonar (volumen espiratorio forzado en un segundo) y la fuerza de prensión manual. Pero la capacidad vital forzada (otra medida de la función pulmonar) fue menor en el grupo con dosis altas.

El estudio que comparaba la vitamina D3 oral de 7000 UI/día con 4000 UI/día informó que los paciente que tomaban la dosis baja tenían niveles promedio más bajos de vitamina D en sangre tanto a las seis como a las 12 semanas. A las 12 semanas, los niveles medios de la hormona de crecimiento eran más bajos en el grupo con dosis altas.

Dados los resultados de tres ensayos clínicos pequeños con evidencia de calidad de moderada a baja, no se considera que los resultados de esta revisión tengan la calidad suficiente como para guiar la práctica clínica. Los médicos deben considerar las guías pertinentes de la administración de suplementos de vitamina D y las recomendaciones para la ingesta de calcio y vitamina D hasta que se disponga de más evidencia.

Calidad de la evidencia

Vitamina D versus placebo

El riesgo de sesgo resultante de la forma en que los pacientes fueron asignados a los diferentes grupos fue bajo. Además, ni los pacientes ni su médico podían adivinar en qué grupo se encontraban una vez iniciado el estudio. En el informe original no se detallaron los eventos adversos, pero el autor proporcionó la información cuando fue requerido. El porcentaje de abandono fue mayor en el grupo de placebo (68,4%) que en el grupo de vitamina D (5%). El riesgo de sesgo fue alto por la forma en que el estudio informó de los resultados. Se considera que la evidencia de los niveles de vitamina D en sangre son de calidad moderada, y que los eventos adversos, los días de dolor y la calidad de vida relacionada con la salud son de calidad baja.

Diferentes dosis de vitamina D comparadas

El riesgo de sesgo resultante de la forma en que se asignaron los pacientes a los grupos de dosis fue bajo en un estudio y poco claro en el segundo. Ni los pacientes ni su médico podían adivinar en qué grupo se encontraban una vez iniciados los dos estudios. El riesgo de sesgo de los pacientes que participaron en el estudio fue bajo, pero el riesgo fue alto por la forma en que el estudio informó de los resultados. La calidad de la evidencia de los niveles de vitamina D en sangre y los efectos secundarios fue baja, y para los eventos respiratorios fue moderada.

Conclusiones de los autores: 

Se incluyeron tres ECA de calidad variable. Se considera que la evidencia actual presentada en esta revisión no es de calidad suficiente como para guiar la práctica clínica. Los médicos deben considerar las guías de la administración de suplementos de vitamina D y las ingestas dietéticas de referencia para el calcio y la vitamina D hasta que se disponga de más evidencia. Se necesitan ECA bien diseñados de diseño paralelo para determinar los efectos y la seguridad de la administración de suplementos de vitamina D, así como para evaluar los beneficios relativos de las diferentes dosis en niños y adultos con ECF.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enfermedad de células falciformes (ECF) es un trastorno genético proinflamatorio y hemolítico crónico. Con el aumento del catabolismo y los déficits en la ingesta calórica y de nutrientes, los pacientes con ECF presentan deficiencias múltiples de macro y micronutrientes, que incluyen la deficiencia de vitamina D. Ésta es una actualización de una revisión anterior.

Objetivos: 

Investigar los efectos de la administración de suplementos de vitamina D en niños y adultos con ECF y comparar diferentes regímenes de dosis.

Determinar los efectos de la administración de suplementos de vitamina D en la salud general (p.ej., el estado de crecimiento y la calidad de vida relacionada con la salud), en la salud musculoesquelética (que incluye: la densidad mineral ósea, las crisis de dolor, las fracturas óseas y la salud muscular), en la salud respiratoria (que incluye: la función pulmonar, el síndrome torácico agudo, la exacerbación aguda del asma y las infecciones respiratorias) y la seguridad de la administración de suplementos de vitamina D.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Hemoglobinopatías (Cochrane Haemoglobinopathies Trials Register), compilado a partir de búsquedas en bases de datos electrónicas y búsquedas manuales en revistas y libros de resúmenes de congresos. Fecha de la última búsqueda: 19 de marzo 2020.

También se realizaron búsquedas en bases de datos como PubMed, registros de ensayos clínicos y en las listas de referencias de artículos y revisiones relevantes. Fecha de la última búsqueda: 14 de enero 2020.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que compararan la administración oral de cualquier forma de suplemento de vitamina D a cualquier dosis y durante cualquier duración con otro tipo o dosis de vitamina D o placebo o ningún suplemento en pacientes con ECF, de todas las edades, sexos y fenotipos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la calidad de la evidencia.

Resultados principales: 

Vitamina D versus placebo

Un ECA doble ciego (n = 39) comparó la administración oral de vitamina D3 (colecalciferol, en 20 pacientes) con el placebo (19 pacientes) durante seis semanas. Solo 25 pacientes completaron los seis meses completos de seguimiento. El estudio tuvo un riesgo de sesgo alto debido a que los datos de los resultados estaban incompletos, pero tuvo un riesgo de sesgo bajo para la asignación al azar, la ocultación de la asignación, el cegamiento (de los pacientes, el personal y los evaluadores de los resultados) y la notificación selectiva de los resultados, y un riesgo poco claro de otros sesgos.

La administración de suplementos de vitamina D probablemente dio lugar a mayores niveles séricos de 25(OH)D a las ocho semanas, diferencia media (DM) 29,79 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 26,63 a 32,95); a las 16 semanas, DM 12,67 (IC del 95%: 10,43 a 14,90); y a las 24 semanas, DM 15,52 (IC del 95%: 13,50 a 17,54) (evidencia de calidad moderada). Hubo poca o ninguna diferencia en los eventos adversos (hormigueo en los labios o las manos) entre el grupo de vitamina D y el grupo placebo, el riesgo relativo fue de 3,16 (IC del 95%: 0,14 a 72,84; evidencia de calidad baja). La administración de suplementos de vitamina D probablemente causó menos días de dolor en comparación con el grupo de placebo a las ocho semanas, DM -10,00 (IC del 95%: -16,47 a -3,53) (evidencia de calidad baja), pero probablemente generó una menor (peor) puntuación en la calidad de vida relacionada con la salud (cambio con respecto a la línea de base en las puntuaciones de la PedsQL de funcionalidad física); a las 16 semanas, DM -12,56 (IC del 95%: -16,44 a -8,69) y a las 24 semanas, DM -12,59 (IC del 95%: -17,43 a -7,76), aunque puede que no sea así a las ocho semanas (evidencia de calidad baja).

Regímenes de suplementación de vitamina D comparados

Dos ECA doble ciego (83 pacientes) compararon diferentes regímenes de vitamina D. Un ECA (n = 62) comparó la vitamina D3 oral 7000 UI/día con 4000 UI/día durante 12 semanas, mientras que el segundo ECA (n = 21) comparó la vitamina D3 oral 100 000 UI/mes con 12.000 UI/mes durante 24 meses. Ambos ECA tuvieron un riesgo de sesgo bajo para el cegamiento (de los pacientes, el personal y los evaluadores de resultados) y datos de resultados incompletos, pero el riesgo de sesgo de información de resultados selectivos fue alto. El sesgo de la asignación al azar y el ocultamiento de la asignación fue bajo en un estudio, pero no en el segundo. No fue claro el riesgo de otros sesgos.

Al comparar la vitamina D oral de 100 000 UI/mes con 12 000 UI/mes, la dosis más alta puede haber dado lugar a niveles séricos más altos de 25(OH)D al año, DM 16,40 (IC del 95%: 12,59 a 20,21) y a los dos años, DM 18,96 (IC del 95%: 15,20 a 22,72; evidencia de calidad baja). Hubo poca o ninguna diferencia en los eventos adversos entre las dosis (evidencia de calidad baja). Hubo más episodios de síndrome torácico agudo en el grupo de dosis altas, al año, DM 0,27 (IC del 95%: 0,02 a 0,52) pero hubo poca o ninguna diferencia a los dos años, DM 0,09 (IC del 95%: -0,04 a 0,22) (evidencia de calidad moderada). Al año y a los dos años también hubo poca o ninguna diferencia entre las dosis en presencia de dolor (evidencia de calidad moderada) o volumen espiratorio forzado en un segundo porcentaje previsto. Sin embargo, el grupo con dosis altas tuvo valores más bajos para el porcentaje de capacidad vital forzada teórica tanto a uno como a dos años, DM -7,20% teórica (95% CI -14,15 a -0,25) y DM -7,10% teórica (95% CI -14,03 a -0,17), respectivamente. Hubo pocas o ninguna diferencia entre los regímenes de dosis en la salud muscular de una u otra mano o de la mano dominante.

El estudio que comparó la vitamina D3 oral de 7000 UI/día con 4000 UI/día (21 pacientes) no proporcionó datos para el análisis, pero se informó que la mediana de los niveles séricos de 25(OH)D fue más baja en el grupo con dosis bajas tanto a las seis como a las 12 semanas. A las 12 semanas, el nivel medio de la hormona paratiroidea en suero fue más bajo en el grupo con dosis altas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save