Flufenazina (oral) versus antipsicóticos atípicos para la esquizofrenia

Introducción
Los pacientes con esquizofrenia a menudo oyen voces o ven cosas (alucinaciones) y tienen creencias extrañas (delirios). Es una enfermedad angustiante y debilitante. El tratamiento principal para la esquizofrenia son los fármacos antipsicóticos. La flufenazina es un fármaco antipsicótico más antiguo formulado por primera vez en los años cincuenta, efectivo para tratar las psicosis de la esquizofrenia. Sin embargo, la flufenazina puede provocar algunos efectos secundarios graves, en particular, trastornos del movimiento, y se sabe que afecta negativamente el estado de ánimo de los pacientes. La flufenazina es de bajo costo, pero la aparición de fármacos antipsicóticos más nuevos con menos efectos secundarios de trastorno del movimiento redujo su uso y comercialización en el mercado.

Métodos
Se realizó una búsqueda electrónica del registro de estudios Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia's register of studies) en 2013. Los autores de la revisión buscaron ensayos que asignaran al azar a pacientes con esquizofrenia a recibir flufenazina oral o un antipsicótico atípico. Se pudieron incluir cuatro estudios con 202 pacientes con esquizofrenia. Los ensayos compararon la flufenazina con amisulprida, risperidona, quetiapina u olanzapina.

Resultados
Los datos indicaron que la flufenazina oral no es mejor o peor para mejorar el estado mental que la amisulprida, pero más pacientes que recibieron flufenazina oral necesitaron tomar medicación anticolinérgica adicional (fármacos utilizados para ayudar a aliviar una variedad de síntomas como movimientos involuntarios de los músculos, hipertensión e insomnio).

Los datos de los ensayos que compararon flufenazina oral con risperidona, quetiapina u olanzapina tampoco mostraron una superioridad entre los grupos de tratamiento en la mejoría clínica. Sólo el ensayo que comparó flufenazina oral con olanzapina proporcionó datos sobre los efectos adversos. Nuevamente, la incidencia de acatisia, un trastorno del movimiento, fue similar entre los grupos de tratamiento.

Calidad de la evidencia
Las pruebas de estos pocos ensayos son deficientes, de baja calidad e incluyen un escaso número de participantes. No proporcionaron información general clara acerca de si la flufenazina oral es mejor o peor que los fármacos antipsicóticos atípicos para tratar a los pacientes con esquizofrenia. No hubo datos disponibles para resultados importantes como la recaída, el ingreso hospitalario, la satisfacción, los costos y la calidad de vida. Los datos de los efectos adversos se informaron de forma deficiente. Los futuros estudios de investigación a gran escala deben informar sobre estos resultados importantes.

Conclusiones
La flufenazina es de costo bajo y de amplia disponibilidad, de manera que es probable que permanezca como uno de los tratamientos utilizados más ampliamente para la esquizofrenia en todo el mundo. Sin embargo, las pruebas actualmente disponibles de los ensayos controlados aleatorios acerca de la efectividad, en comparación con los antipsicóticos atípicos, no están claras.

Conclusiones de los autores: 

Las medidas de respuesta clínica y estado mental no señalan diferencias entre la flufenazina y la amisulprida, la risperidona, la quetiapina o la olanzapina. Mayoritariamente, las medidas de los efectos adversos también son poco convincentes con respecto a diferencias sustantivas entre la flufenazina y los fármacos más nuevos. Todos los ensayos incluidos tienen un riesgo significativo de sesgo con respecto al informe de los efectos adversos y este sesgo habría favorecido a los fármacos más nuevos. Los cuatro estudios pequeños y de corta duración incluidos no proporcionan mucha información clara acerca de los méritos o las desventajas relativos de la flufenazina oral en comparación con los antipsicóticos atípicos más nuevos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La flufenazina es un fármaco antipsicótico típico del grupo de las fenotiazinas. Se ha utilizado con frecuencia en el tratamiento de la esquizofrenia; sin embargo, con la llegada de los fármacos antipsicóticos atípicos, su uso ha disminuido con el transcurso de los años.

Objetivos: 

Medir los resultados (beneficiosos y perjudiciales) de la efectividad clínica, la seguridad y el costo-efectividad de la flufenazina oral versus los antipsicóticos atípicos para la esquizofrenia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Estudios (Cochrane Central Register of Studies) (25 abril 2013). Para la búsqueda económica, se buscó en la Health Economic Database del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (en inglés, CSzGHED) el 31 de enero de 2014

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon la flufenazina (oral) con cualquier otro antipsicótico atípico oral.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión trabajaron de forma independiente para inspeccionar las citas y evaluar la calidad de los estudios y extraer los datos. Para los datos dicotómicos homogéneos, se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95%, y para los datos continuos, las diferencias de medias (DM). Se evaluó el riesgo de sesgo de los estudios incluidos y se utilizó GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation) para evaluar la calidad de las pruebas.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro estudios que asignaron al azar a 202 pacientes con esquizofrenia. La flufenazina oral se comparó con amisulprida oral, risperidona, quetiapina y olanzapina.

Al comparar la flufenazina oral con la amisulprida, no hubo diferencias entre los grupos en el estado mental con el uso de la Brief Psychiatric Rating Scale (BPRS) (un ECA, n = 57, DM 5,10; IC del 95%: -2,35 a 12,55; pruebas de muy baja calidad), ni en el número de pacientes que abandonó precozmente el estudio por cualquier motivo (dos ECA, n = 98; CR 1,19; IC del 95%: 0,63 a 2,28; pruebas de muy baja calidad). Más pacientes requirieron medicación anticolinérgica concomitante en el grupo de flufenazina en comparación con la amisulprida (un ECA, n = 36, CR 7,82; IC del 95%: 1,07 a 57,26; pruebas de muy baja calidad). No se informaron datos de resultados importantes como la recaída, los cambios en las aptitudes para la vida, la calidad de vida o el costo-efectividad.

Al comparar la flufenazina oral con la risperidona, los datos no mostraron diferencias entre los grupos en la "respuesta clínicamente importante" (un ECA, n = 26, CR 0,67; IC del 95%: 0,13 a 3,35; pruebas de muy baja calidad) ni el abandono precoz del estudio debido a la ineficacia (un ECA, n = 25, CR 1,08; IC del 95%: 0,08 a 15,46; pruebas de muy baja calidad). No se informaron datos sobre recaída; cambio en las aptitudes para la vida; calidad de vida; efectos adversos extrapiramidales; o costo-efectividad.

Una vez más, no hubo diferencias en la respuesta clínicamente importante cuando la flufenazina oral se comparó con la quetiapina (un ECA, n = 25, CR 0,62; IC del 95%: 0,12 a 3,07; pruebas de muy baja calidad), ni el abandono precoz del estudio por cualquier motivo (un ECA, n = 25, CR 0,46; IC del 95%: 0,05 a 4,46; pruebas de muy baja calidad). No se informaron datos sobre recaída; cambio clínicamente importante en las aptitudes para la vida; calidad de vida; efectos adversos extrapiramidales; o costo-efectividad.

En comparación con la olanzapina, la flufenazina no mostró una superioridad en la respuesta clínicamente importante (un ECA, n = 60, CR 1,33; IC del 95%: 0,86 a 2,07; pruebas de muy baja calidad), en la incidencia de acatisia (un ECA, n = 60, CR 3,00; IC del 95%: 0,90 a 10,01; pruebas de muy baja calidad) o en los pacientes que abandonaron precozmente el estudio (un ECA, n = 60, CR 3,00; IC del 95%: 0,33 a 27,23; pruebas de muy baja calidad). No se informaron datos sobre recaída; cambio en las aptitudes para la vida; calidad de vida; o costo-efectividad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save