Comparación del tratamiento con y sin antibióticos de la neumonía no grave en niños de dos a 59 meses de vida

Pregunta de la revisión
Se trató de identificar si había una diferencia en los desenlaces de los niños de dos a 59 meses de vida con neumonía no grave y sibilancias, tratados con o sin antibióticos.

Antecedentes
La neumonía es una infección de los pulmones. En los niños, es una de las principales causas de muerte a nivel mundial. La neumonía se puede clasificar según las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La clasificación incluye la evaluación de ciertos síntomas y signos clínicos, la gravedad de la enfermedad y su tratamiento según la gravedad. En el caso de la neumonía no grave, la OMS recomienda el tratamiento con antibióticos orales. En esta revisión se utilizó la definición de la OMS de neumonía no grave de 2014: un episodio agudo de tos o de dificultad para respirar, combinado con respiración rápida y hundimiento del pecho.

De forma más habitual, la neumonía está causada por un virus que requiere tratamiento sintomático en lugar de tratamiento con antibióticos; sin embargo, la neumonía causada por bacterias se debe tratar con antibióticos para evitar complicaciones. Debido a que no hay una forma clara para distinguir rápidamente qué organismo causa en realidad la neumonía, se considera seguro administrar antibióticos. Sin embargo, dicho procedimiento puede dar lugar a la aparición de resistencia a los antibióticos y, por lo tanto, limitar su uso en las infecciones futuras. La pregunta es si el uso de antibióticos está justificado en la neumonía no grave.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizadas hasta el 23 de diciembre de 2020.

Características de los estudios

Se incluyeron tres ensayos (3256 niños). Estos ensayos se realizaron en cuatro hospitales de tres ciudades de Pakistán (Islamabad, Lahore y Rawalpindi) y en departamentos de pacientes ambulatorios de hospitales de la India y Malawi. Los niños fueron tratados con un ciclo de tres días de amoxicilina (antibiótico) o placebo, y se les hizo un seguimiento durante dos semanas. Un ensayo está a la espera de clasificación.

Fuente de financiación de los estudios

Los ensayos incluidos contaron con el apoyo de la USAID a través de INCLEN e IndiaClen; ARI Research Cell, Children Hospital, Pakistan Institute of Medical Sciences, Islamabad, Pakistan, y una beca de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Resultados clave

Datos limitados mostraron una reducción del 20% en el fracaso del tratamiento; sin embargo, no se observó un impacto en la curación clínica, la recaída ni los efectos perjudiciales del tratamiento. No se informaron muertes en ningún grupo. La revisión no tuvo evidencia suficiente para apoyar o cuestionar el uso continuado de antibióticos para el tratamiento de la neumonía no grave.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia para la curación clínica fue moderada. La certeza de la evidencia del fracaso del tratamiento, la recaída y los efectos perjudiciales del tratamiento fue baja, debido a la disminución por la imprecisión y el riesgo de sesgo.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente no hay evidencia suficiente que apoye o cuestione el uso continuado de antibióticos para el tratamiento de la neumonía no grave. Es evidente la necesidad de que los ECA aborden esta cuestión en los niños de dos a 59 meses con neumonía no grave definida por la OMS en 2014 y sibilancias.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En todo el mundo, la neumonía es la causa principal de muerte entre los niños menores de cinco años de edad y representa aproximadamente 2 000 000 de muertes anualmente.

La neumonía se puede clasificar según las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta clasificación incluye la evaluación de determinados síntomas y signos clínicos, así como de la gravedad de la enfermedad. Después se adapta el tratamiento de acuerdo a la clasificación. En el caso de la neumonía no grave, la OMS recomienda el tratamiento con antibióticos orales. En esta revisión se utilizó la definición de la OMS de neumonía no grave de 2014: un episodio agudo de tos o de dificultad para respirar, combinado con respiración rápida y hundimiento del pecho.

La OMS recomienda tratar la neumonía no grave con antibióticos orales. La neumonía esta causada más comúnmente por un virus que no requiere tratamiento con antibióticos, pero la neumonía causada por bacterias necesita ser tratada con antibióticos para evitar complicaciones. No hay una forma clara de distinguir rápidamente entre la neumonía vírica y la bacteriana. Se considera seguro administrar antibióticos; sin embargo, esto puede provocar la resistencia a los antibióticos y, por lo tanto, limitar su uso en futuras infecciones. Por lo tanto, es fundamental explorar la eficacia de los antibióticos en los niños con neumonía no grave definida por la OMS y sibilancias.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la antibioticoterapia versus ninguna antibioticoterapia en niños de dos a 59 meses de vida con neumonía definida por la OMS como no grave y sibilancias.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, otras cuatro bases de datos y dos registros de ensayos (diciembre de 2020).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que evaluaron la eficacia de la antibioticoterapia versus ninguna antibioticoterapia en niños de dos a 59 meses de vida con neumonía no grave y sibilancias. En esta revisión la neumonía no grave se definió como "la tos o dificultad para respirar, con respiración rápida (una frecuencia respiratoria de 50 respiraciones por minuto o más en los niños de dos a 12 meses de vida, o una frecuencia respiratoria de 40 respiraciones por minuto o más en los niños de 12 a 59 meses), retracción torácica y sibilancias". Se excluyeron los ensayos que incluyeron a niños con neumonía grave o muy grave, y los que no eran ECA.

Obtención y análisis de los datos: 

Los desenlaces principales fueron la curación clínica y el fracaso del tratamiento; los desenlaces secundarios fueron la recaída, la mortalidad y los efectos perjudiciales del tratamiento. Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. Para evaluar la certeza de la evidencia se utilizó GRADE. Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron los resultados de la búsqueda, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo y la certeza de la evidencia. Se estableció contacto con los autores de dos ensayos incluidos y con el autor del ensayo en espera de clasificación para obtener los datos numéricos de desenlaces que faltaban.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos con 3256 niños de entre dos y 59 meses de vida, que presentaban características de neumonía no grave con sibilancias. Los ensayos incluidos fueron ensayos multicéntricos, doble ciego, aleatorizados y controlados por placebo realizados en Malawi, Pakistán e India. Los niños fueron tratados con un ciclo de tres días de amoxicilina o placebo, y se les hizo un seguimiento de dos semanas en total. Los ensayos incluidos se consideraron con bajo riesgo general de sesgo en cuanto a la generación de la secuencia aleatoria, la ocultación de la asignación, el cegamiento, el sesgo de desgaste y el informe selectivo. Sólo un ensayo se consideró de alto riesgo para el cegamiento de los evaluadores de desenlaces. Un ensayo está a la espera de clasificación

El tratamiento con antibióticos podría dar lugar a una reducción del fracaso del tratamiento en un 20% (razón de riesgos [RR] 0,80; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,68 a 0,94; tres ensayos; 3222 participantes; evidencia de certeza baja).

El tratamiento con antibióticos probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en la curación clínica (RR 1,02; IC del 95%: 0,96 a 1,08; un ensayo; 456 participantes; evidencia de certeza moderada) y a poca o ninguna diferencia en la recaída (RR 1,00; IC del 95%: 0,74 a 1,34; tres ensayos; 2795 participantes; evidencia de certeza baja), y los efectos perjudiciales del tratamiento (RR 0,81; IC del 95%: 0,60 a 1,09; tres ensayos, 3253 participantes; evidencia de certeza baja). Dos ensayos (2112 participantes) informaron sobre la mortalidad; no se produjeron muertes en ninguno de los grupos.

Un ensayo informó de casos de hospitalización, diarrea (con y sin deshidratación), erupción (sin prurito), temblores, náuseas y vómitos leves.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save