Fortificación domiciliaria de alimentos con polvos de micronutrientes múltiples para la salud y la nutrición en niños menores de dos años de edad

La deficiencia de vitaminas y minerales, en particular de hierro, vitamina A y cinc, afecta aproximadamente a la mitad de los neonatos y los niños pequeños menores de dos años de edad a nivel mundial. Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y la lactancia materna que continúa durante al menos dos años para mantener una salud y nutrición adecuadas en los niños. Después de los seis meses de edad, los neonatos comienzan a recibir alimentos semisólidos, aunque la cantidad de vitaminas y minerales pueden ser insuficientes para satisfacer todos los requisitos del niño en etapa de crecimiento. Los polvos de micronutrientes (PMN) son paquetes de dosis única de polvo que contienen hierro, vitamina A, cinc y otras vitaminas y minerales, y que pueden espolvorearse sobre cualquier alimento semisólido en el domicilio o en cualquier otro lugar de consumo para aumentar el contenido de nutrientes esenciales para la dieta del lactante durante este período. Lo anterior se realiza sin cambiar la dieta habitual del niño.

Esta revisión incluye ocho ensayos de buena calidad con 3748 neonatos y niños pequeños de países de ingresos bajos de Asia, África y el Caribe. Se encontró que diversas formulaciones de PMN que contienen entre cinco y 15 vitaminas y minerales han sido administradas durante entre dos y 12 meses a los neonatos y niños pequeños de seis a 23 meses de edad.

La administración de PMN que contienen al menos hierro, cinc y vitamina A para la fortificación domiciliaria de los alimentos se asoció con una reducción del riesgo de anemia y deficiencia de hierro en niños menores de dos años de edad. Los estudios no encontraron ningún efecto sobre el crecimiento. Aunque la aceptabilidad de esta intervención innovadora fue alta, no se observa ningún beneficio adicional en comparación con las gotas o los jarabes de hierro recomendados habitualmente, sin embargo, pocos estudios compararon estas intervenciones diferentes. No se informaron muertes en los ensayos y la información sobre los efectos secundarios y la morbilidad, incluido el paludismo, fue escasa. La administración de PMN fue beneficiosa para los neonatos y los niños pequeños masculinos y femeninos de seis a 23 meses de edad, independientemente de si vivían en ámbitos con diferentes niveles de anemia y paludismo o si la intervención se administró durante dos, seis o 12 meses. Aún no se conoce la disposición más apropiada para su uso (de forma diaria o intermitente), la composición apropiada de minerales y vitaminas de la mezcla de polvos y la forma de administrar esta intervención de manera efectiva en los programas de salud pública para tratar las deficiencias de micronutrientes múltiples.

Conclusiones de los autores: 

La fortificación domiciliaria de los alimentos con polvos de micronutrientes múltiples es una intervención efectiva para reducir la anemia y la deficiencia de hierro en los niños de seis meses a 23 meses de edad. La administración de PMN es mejor que ninguna intervención o que el placebo y posiblemente es comparable a los suplementos diarios de hierro utilizados comúnmente. No se conocen los beneficios de esta intervención como una estrategia de supervivencia infantil o sobre los resultados del desarrollo. Se carece de datos sobre los efectos en los resultados del paludismo y se necesita más investigación sobre los resultados de la morbilidad. Los polvos de micronutrientes que contienen nutrientes múltiples presentan buena aceptación, aunque el cumplimiento es variable y en algunos casos, es equivalente al logrado en los neonatos y los niños pequeños que reciben suplementos estándar de hierro como gotas o jarabes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La deficiencia de vitaminas y minerales, en particular la de hierro, vitamina A y cinc, afecta a más de dos billones de personas a nivel mundial. Los niños pequeños son sumamente vulnerables debido al crecimiento rápido y las prácticas alimentarias inadecuadas. Los polvos de micronutrientes (PMN) son paquetes de dosis única que contienen vitaminas y minerales múltiples en forma de polvo que puede espolvorearse sobre cualquier alimento semisólido. El uso de PMN para la fortificación de los alimentos complementarios en el domicilio o en el lugar donde se consumen se ha propuesto como una intervención para mejorar la ingesta de micronutrientes en los niños menores de dos años de edad.

Objetivos: 

Evaluar los efectos y la seguridad de la fortificación domiciliaria (en el lugar donde se consumen) de los alimentos con polvos de micronutrientes múltiples en los resultados nutricionales, de salud y del desarrollo en niños menores de dos años de edad.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos en febrero 2011: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library), MEDLINE (1948 hasta semana 2, febrero 2011), EMBASE (1980 hasta semana 6, 2011), CINAHL (1937 hasta la fecha), CPCI-S (1990 hasta 19 febrero 2011), Science Citation Index (1970 hasta 19 febrero 2011), African Index Medicus (búsqueda 23 febrero 2011), POPLINE (búsqueda 21 febrero 2011), ClinicalTrials.gov (búsqueda 23 febrero 2011), mRCT (búsqueda 23 febrero 2011), y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (búsqueda 23 febrero 2011). También se estableció contacto con organizaciones pertinentes (25 de enero de 2011) para la identificación de los estudios en curso y no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos aleatorios y cuasialeatorios con asignación al azar individual o grupal. Los participantes fueron niños menores de dos años en el momento de la intervención, sin problemas de salud específicos. La intervención incluyó el consumo de alimentos fortificados, en el lugar donde se consumen, con polvos de micronutrientes múltiples formulados con al menos hierro, cinc y vitamina A en comparación con placebo, ninguna intervención o la administración de suplementos de hierro, que es la práctica estándar.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión analizaron de forma independiente la elegibilidad de los estudios en función de los criterios de inclusión y extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos (3748 participantes) realizados en los países de bajos ingresos en Asia, África y el Caribe, donde la anemia es un problema de salud pública. Las intervenciones se prolongaron durante entre dos y 12 meses y las formulaciones de polvos contenían entre cinco y 15 nutrientes. Seis ensayos compararon la administración de PMN versus ninguna intervención o placebo y los otros dos compararon la administración de PMN versus gotas diarias de hierro. La mayoría de los ensayos incluidos fueron evaluados como de bajo riesgo de sesgo.

La fortificación domiciliaria con PMN redujo la anemia en un 31% (seis ensayos, CR 0,69; IC del 95%: 0,60 a 0,78) y la deficiencia de hierro en un 51% (cuatro ensayos, CR 0,49; IC del 95%: 0,35 a 0,67) en los neonatos y los niños pequeños en comparación con ninguna intervención o placebo, aunque no se encontró un efecto sobre el crecimiento.

En comparación con los suplementos diarios de hierro, la administración de PMN produjo resultados similares en la anemia (un ensayo, CR 0,89; IC del 95%: 0,58 a 1,39) y las concentraciones de hemoglobina (dos ensayos, DM -2,36 g/L; IC del 95%: -10,30 a 5,58); sin embargo, debido a la cantidad limitada de datos, estos resultados deben interpretarse con cautela.

No se informaron muertes en los ensayos y la información sobre los efectos secundarios y la morbilidad, incluido el paludismo, fue escasa.

Parece que la administración de PMN es efectiva entre los neonatos y los niños pequeños de seis a 23 meses de edad que viven en ámbitos con diferentes prevalencias de anemia y endemicidad de paludismo, de forma independiente de si la intervención se prolonga durante dos, seis o 12 meses o si los receptores son masculinos o femeninos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save