Inducción del trabajo de parto matinal versus vespertina para mejorar los resultados

El comienzo del trabajo de parto artificialmente (inducción) es una intervención frecuente en la práctica obstétrica. En el mundo occidental, el trabajo de parto se induce en una de cada cuatro embarazadas, principalmente por motivos relacionados con un aumento del riesgo para la madre como la hipertensión y la diabetes o un aumento del riesgo para el feto como la sospecha de retraso del crecimiento o el embarazo prolongado. Tradicionalmente, en la mayoría de los hospitales la inducción del trabajo de parto comienza temprano en la mañana, con el comienzo del día hábil. Sin embargo, en los estudios en humanos y animales se ha demostrado que el inicio espontáneo del trabajo de parto tiene un ritmo circadiano con preferencia por el comienzo en la noche. Además, cuando el trabajo de parto espontáneo comienza en la noche, su duración total se acorta y se necesitan menos intervenciones obstétricas. Según estas observaciones se podría suponer que el comienzo de la inducción del trabajo de parto en armonía con el ritmo circadiano del parto natural es más beneficioso. Esta revisión encontró tres estudios de alta calidad con 1150 mujeres asignadas al azar a inducción en la mañana o en la noche. Un ensayo utilizó oxitocina intravenosa en pacientes que tenían cuello uterino dilatado o rotura de las membranas y dos ensayos utilizaron prostaglandinas para inducir el trabajo de parto. Las prostaglandinas son hormonas que se utilizan cuando el cuello uterino no está maduro y la oxitocina intravenosa se necesita principalmente después de que el trabajo de parto ya comenzó realmente. Por lo tanto, estos dos métodos diferentes, las prostaglandinas y la oxitocina intravenosa, dependen de un mecanismo diferente y se evaluaron por separado. Esta revisión no encontró diferencias en el efecto entre comenzar la inducción en la mañana o en la noche sobre los resultados para la madre o el feto. El riesgo de parto vaginal instrumental o el riesgo de una operación cesárea y la administración de anestesia epidural no difirió claramente entre los grupos. Un estudio informó que las pacientes prefirieron comenzar la inducción del trabajo de parto con prostaglandinas en la mañana y que a más mujeres del grupo de ingreso vespertino no les gustaron las interrupciones en el sueño asociadas con el protocolo de inducción. Esta revisión, con sólo tres estudios con dos comparaciones diferentes, concluye que la inducción del trabajo de parto en la noche es tan efectiva y segura como la inducción en la mañana. Sin embargo, debido a la preferencia de la mayoría de las pacientes, las prostaglandinas se deben administrar preferentemente en la mañana.

 

Conclusiones de los autores: 

Si se consideran las preferencias de las pacientes que favorecieron la administración matinal de prostaglandinas, se concluye que los cuidadores deben considerar preferentemente la posibilidad de administrar las prostaglandinas en la mañana.

No existen pruebas sólidas de que la inducción vespertina del trabajo de parto con oxitocina intravenosa sea más o menos efectiva que la inducción matinal. Se debe considerar comenzar la inducción del trabajo de parto con oxitocina en la noche cuando esté indicado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La inducción del trabajo de parto es una intervención frecuente en la práctica obstétrica. Tradicionalmente, en la mayoría de los hospitales la inducción del trabajo de parto con medicación comienza temprano en la mañana, con el comienzo del día hábil durante el turno de día. Los estudios en humanos y animales han demostrado que el inicio espontáneo del trabajo de parto tiene un ritmo circadiano con una preferencia por el comienzo vespertino del trabajo de parto. Además, cuando el trabajo de parto espontáneo comienza en la noche, la duración total del trabajo de parto y el parto se acorta y se necesitan menos intervenciones obstétricas. Según estas observaciones se podría suponer que comenzar la inducción del trabajo de parto en la noche, en armonía con el ritmo circadiano del parto natural, es más beneficioso para la madre y el feto.

Objetivos: 

Evaluar si la inducción del trabajo de parto que comienza en la noche y coincide con el ritmo circadiano endógeno mejora el resultado del trabajo de parto comparada con la inducción del trabajo de parto que comienza temprano en la mañana, organizado para coincidir con las horas de oficina.

Estrategia de búsqueda (: 

Se estableció contacto con el Coordinador de búsquedas de ensayos para buscar en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (28 de febrero de 2012). Además, se realizaron búsquedas en MEDLINE (desde 1966 hasta el 16 de febrero de 2012) y EMBASE (desde 1980 hasta el 16 de febrero de 2012).

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios publicados y no publicados. Se excluyeron los ensayos que utilizaron métodos cuasialeatorios de asignación al tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo. Dos revisores extrajeron los datos de forma independiente. Se verificó la exactitud de los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional cuando fue necesario.

Resultados principales: 

La búsqueda dio lugar a 2693 artículos que se revisaron según el título y el resumen para la elegibilidad. Se seleccionaron 13 estudios para la evaluación a texto completo. Se incluyeron tres ensayos controlados aleatorios con 1150 mujeres. Dos ensayos compararon la administración de prostaglandinas matinal versus vespertina en embarazadas con cuello uterino no favorable y un ensayo comparó la inducción del trabajo de parto matinal versus vespertina con oxitocina intravenosa en embarazadas con cuello uterino favorable o membranas rotas. Debido al mecanismo diferente, los resultados se presentan por separado para estas dos comparaciones.

En los dos ensayos que comparan la administración de prostaglandinas matinal versus vespertina hubo pocas diferencias clínicamente significativas entre los grupos de estudio para los resultados maternos o neonatales. Un estudio informó una preferencia estadísticamente significativa por parte de las pacientes a comenzar la inducción del trabajo de parto con prostaglandinas en la mañana.

En el ensayo que examina la inducción del trabajo de parto con oxitocina intravenosa, el número de ingresos neonatales aumentó significativamente desde el punto de vista estadístico en el grupo de pacientes en las que la inducción comenzó en la mañana. Este resultado fue inesperado, y aunque los autores del ensayo ofrecieron algunas explicaciones posibles, es importante que cualquier ensayo futuro examine los resultados neonatales.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save