Inmunoterapia activa específica de antígeno para el cáncer de ovario

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Inmunoterapia activa específica de antígeno para el cáncer de ovario

El cáncer de ovario epitelial es la neoplasia ovárica diagnosticada con mayor frecuencia y la principal causa de muerte por cánceres ginecológicos. El tratamiento estándar consiste en cirugía seguida de quimioterapia. Aunque las tasas de respuesta iniciales son altas, la mayoría de las pacientes con enfermedad avanzada presenta recidiva. No hay tratamientos curativos disponibles para la enfermedad recurrente. La observación de que la presencia de ciertas células inmunitarias en los tumores se asocia con una mejor supervivencia indica que la estimulación de las respuestas inmunitarias antitumorales, es decir la inmunoterapia, podría ser un enfoque útil para mejorar el pronóstico del cáncer de ovario. En esta revisión se evalúa la factibilidad de la inmunoterapia activa específica de antígeno. La inmunoterapia activa específica de antígeno tiene como objetivo la inducción de respuestas inmunitarias dirigidas al tumor a través de la administración de un antígeno tumoral, una molécula que es expresada preferentemente por las células tumorales y puede inducir respuestas inmunitarias. Como la inmunoterapia es una estrategia de tratamiento nueva también se incluyeron estudios en fase temprana. Se obtuvo información sobre las respuestas clínicas e inmunológicas y los eventos adversos.

Entre 1966 y 2009, se identificaron 36 estudios que incluyeron 1 780 pacientes con cáncer de ovario. La estrategia descrita con mayor frecuencia (1 505 pacientes en 15 estudios) fue la administración de anticuerpos dirigidos al CA-125. La mayoría de estos estudios evaluó principalmente la seguridad y las respuestas inmunológicas. Cinco estudios describieron síntomas similares a la gripe y gastrointestinales graves entre el 7% y el 30% de las pacientes. Con frecuencia se detectaron anticuerpos y células inmunitarias que reconocían al CA-125, aunque las tasas de respuesta variaron entre los estudios. A pesar de las respuestas inmunológicas alentadoras, tres estudios grandes encontraron iguales tasas de supervivencia para las pacientes tratadas con placebo o con anticuerpos dirigidos al CA-125. Debido a que actualmente no hay pruebas de alta calidad del beneficio clínico, el tratamiento con anticuerpos dirigidos al CA-125 en su forma actual no se debe incorporar al tratamiento estándar.

Para las estrategias que no dependen de la administración de anticuerpos no se deben establecer conclusiones similares ya que éstas todavía no se han probado en ensayos grandes para evaluar la eficacia clínica del tratamiento. Los estudios generalmente fueron pequeños e investigaron principalmente la seguridad y la inmunogenicidad de la vacuna. En general, el tratamiento es bien tolerado y el efecto secundario informado con mayor frecuencia es la inflamación en el sitio de inyección. La mayoría de las estrategias estudiadas indujo anticuerpos y células inmunitarias, pero aún es necesario evaluar su eficacia clínica en ensayos grandes.

Debido a la falta de uniformidad en los estudios incluidos se recomienda firmemente la adopción universal de definiciones de respuesta, guías para informar los eventos adversos y directivas para la realización y el informe de los ensayos. Además, se debe aguardar por los resultados de los ECAs en curso y se deben realizar ECAs adicionales.

Conclusiones de los autores: 

Se concluye que a pesar de las respuestas inmunológicas alentadoras todavía no está disponible para el cáncer de ovario una inmunoterapia activa específica de antígeno clínicamente efectiva. Además, se recomienda la adopción de guías para asegurar la uniformidad en la realización de los ensayos, las definiciones de respuesta y el informe de los ensayos para mejorar la calidad y la comparabilidad de los ensayos de inmunoterapia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A pesar de los adelantos en la quimioterapia, el pronóstico del cáncer de ovario es deficiente. La inmunoterapia activa específica de antígeno tiene como objetivo inducir una respuesta inmunitaria antitumoral específica de antígeno tumoral como tratamiento alternativo para el cáncer de ovario.

Objetivos: 

Evaluar la factibilidad de la inmunoterapia activa específica de antígeno para el cáncer de ovario. Las medidas de resultado primarias son la eficacia clínica y la inmunogenicidad específica de antígeno con inmunogenicidad específica de portador y las medidas de resultado secundarias son los efectos secundarios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda sistemática en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (Central Register of Controlled Trials) número 3 de 2009, el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Cáncer Ginecológico (Gynaecological Cancer Group Specialized Register), y las bases de datos MEDLINE EMBASE y clinicaltrials.gov (1966 hasta julio de 2009). Se realizaron búsquedas manuales en actas de reuniones anuales relevantes (1996 hasta julio de 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECAs), así como estudios no controlados no aleatorios que incluyan pacientes con cáncer de ovario epitelial independientemente del estadio de la enfermedad y que hayan recibido tratamiento con inmunoterapia activa específica de antígeno, independientemente del tipo de vacuna, el antígeno utilizado, el adyuvante utilizado, la vía de vacunación, el programama y las medidas de resultado clínicas o inmunológicas informadas.

Obtención y análisis de los datos: 

La extracción de los datos fue realizada independientemente por dos autores de la revisión. El riesgo de sesgo fue evaluado con la lista Delphi (Delphi-list) para ECAs o una selección de los dominios de calidad fundamentales para la evaluación de los ensayos controlados no aleatorios que se consideró la mejor opción aplicable a los estudios no controlados no aleatorios.

Resultados principales: 

Se incluyeron 36 estudios. Las definiciones de respuesta mostraron una variación significativa entre los ensayos, lo que hace que la comparación de los resultados de los ensayos sea poco fiable. La información sobre eventos adversos era frecuentemente limitada. Además, los informes de los ECAs y los ensayos controlados no aleatorios con frecuencia carecen de información necesaria para evaluar el riesgo de sesgo. En estos ensayos no fue posible descartar la existencia de sesgos importantes.

Está disponible en la actualidad el grupo de pruebas más grande para el tratamiento con anticuerpos dirigidos al CA-125 (15 estudios: 1 505 pacientes). Los ensayos controlados no aleatorios de este tratamiento con anticuerpos dirigidos al CA-125 indican una mayor supervivencia en las mujeres con respuesta humoral o celular. Sin embargo, tres ensayos grandes aleatorios controlados con placebo no mostraron beneficios clínicos a pesar de la inducción de respuestas inmunitarias en aproximadamente el 60% de las pacientes.

Otros estudios pequeños dirigidos a muchos antígenos tumorales diferentes mostraron resultados inmunológicos alentadores. Como estas estrategias todavía no se han probado en ECAs, no es posible establecer inferencias fiables acerca de la eficacia clínica. Debido a los resultados inmunológicos alentadores y a los efectos secundarios y la toxicidad limitados, puede ser válida la exploración de la eficacia clínica en ECAs grandes bien diseñados.

Share/Save