Intervenciones no farmacológicas para los trastornos de percepción después del accidente cerebrovascular y otras lesiones cerebrales no progresivas adquiridas en la edad adulta

Los cerebros adultos sanos son capaces de procesar informaciones múltiples y complejas de los sentidos. Se puede percibir el color, la forma y el tamaño, reconocer objetos y caras de personas y hacer una estimación de la ubicación, la profundidad y la distancia. También se pueden realizar funciones a un nivel más alto según la memoria y la experiencia cultural, p.ej. comprender símbolos escritos o estados emocionales transmitidos mediante las expresiones faciales. Un accidente cerebrovascular u otras lesiones cerebrales adquiridas, como una lesión craneoencefálica, pueden afectar estas capacidades de percepción sencillas y complejas. Los terapeutas ocupacionales y los psicólogos ofrecen diferentes tipos de terapias como practicar tareas de atención personal, practicar actividades de percepción y rompecabezas, enseñar estrategias o estimular tareas de repetición intensiva. No se conoce si cualquiera de estos enfoques es beneficioso. Se buscaron todas las investigaciones relevantes, se encontraron seis estudios y se evaluó la calidad de cada estudio. Cuando fue posible se agruparon sus resultados para establecer conclusiones generales. Algunos de los investigadores originales proporcionaron información adicional más allá de la aportada en sus estudios publicados. Sin embargo, la mayoría de los estudios de investigación se realizó hace más de diez años y para los revisores sólo estaba disponible el trabajo publicado. Se encontró que los seis estudios examinaron el enfoque terapéutico de practicar actividades de percepción (p.ej. rompecabezas y tareas que incluyen el procesamiento de información sensorial) en pacientes con accidente cerebrovascular. Ningún estudio examinó si la terapia proporcionó efectos beneficiosos después de los seis meses en cuanto al nivel de independencia al realizar las actividades cotidianas. Según las pruebas de investigación existentes, aún se desconoce el efecto beneficioso o perjudicial de la terapia en los adultos que presentan dificultades para procesar la información sensorial después del accidente cerebrovascular o lesiones cerebrales. A los pacientes con problemas de percepción se les debe ofrecer continuar la rehabilitación, como se recomienda en las guías concebidas para los profesionales sanitarios. Los estudios futuros deben ser suficientemente grandes para que sean concluyentes y deben considerar los efectos a más largo plazo de la terapia, que incluyen la independencia para realizar las actividades cotidianas, las emociones, el resultado para los familiares a cargo de la atención y los posibles efectos perjudiciales.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para apoyar o refutar que las intervenciones de percepción son efectivas. Los estudios futuros deben ser suficientemente grandes, incluir una comparación estándar de atención y medir resultados funcionales a más largo plazo. Los pacientes con problemas de deterioro de la percepción deben continuar con la rehabilitación neurológica según las guías clínicas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El accidente cerebrovascular y otras lesiones cerebrales adquiridas en la edad adulta pueden deteriorar la percepción, lo que provoca angustia y una mayor dependencia de otros. La rehabilitación de la percepción incluye el entrenamiento funcional, la estimulación sensorial, el entrenamiento de estrategias y la repetición de tareas.

Objetivos: 

Examinar las pruebas de mejoría en las actividades cotidianas (AC) seis meses después de la asignación al azar a una intervención activa versus placebo o ningún tratamiento.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en los Registros Especializados de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group) y del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group) (mayo 2009), pero no en el Grupo de Lesiones (Injuries Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Cochrane Library 2009, número 3), MEDLINE (1950 hasta agosto 2009), EMBASE (1980 hasta agosto 2009), CINAHL (1982 hasta agosto 2009), PsycINFO (1974 hasta agosto 2009), REHABDATA y en PsycBITE (mayo hasta junio 2009). También se buscó en los ensayos y los registros de investigación, se realizaron búsquedas manuales en revistas, se buscó en las listas de referencias y se estableció contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria de accidente cerebrovascular o lesiones cerebrales adquiridas. La definición de percepción excluyó déficit del campo visual, negligencia/desatención y apraxia.

Obtención y análisis de los datos: 

Un revisor evaluó los títulos, los resúmenes y las palabras claves para la elegibilidad. Al menos dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Se solicitó información a los autores correspondientes sobre aspectos poco claros o faltantes.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ensayos de centros únicos en ámbitos de rehabilitación, con 338 participantes. Cuatro ensayos incluyeron pacientes con accidente cerebrovascular solamente. Todos los estudios proporcionaron estimulación sensorial, en ocasiones con otra intervención. Habitualmente la estimulación sensorial incluyó practicar tareas que requerían procesamiento visuoperceptual con la ayuda de terapeutas ocupacionales. Nunca se utilizó la repetición y sólo un estudio incluyó el entrenamiento funcional. Ningún ensayo proporcionó datos sobre la mejoría a más largo plazo en las puntuaciones de AC. Sólo tres ensayos proporcionaron datos adecuados para el metanálisis. Dos de estos ensayos compararon intervención activa con placebo. No hubo pruebas de diferencias en las puntuaciones de AC al final programado de la intervención: la diferencia de medias fue 0,9 (IC del 95%: -1,6 a 3,5) puntos en una escala de AC de autocuidado en un estudio y el odds ratio fue 1,3 (IC del 95%: 0,56 a 3,1) para pasar una prueba de conducción en el otro, ambos a favor de la intervención activa. El ensayo que comparó dos intervenciones activas no encontró pruebas de diferencias en cualquiera de los resultados de revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save