Cerebrolysin para el accidente cerebrovascular isquémico agudo

¿Qué se quería averiguar?

En esta revisión Cochrane, se quiso averiguar cómo de bien funciona el fármaco llamado Cerebrolysin para tratar el ictus.

¿Qué es un ictus?

Un ictus (o accidente cerebrovascular) es un ataque repentino de debilidad que suele afectar a un lado del cuerpo. Ocurre cuando se corta el flujo de sangre a una parte del cerebro, lo cual detiene el suministro de oxígeno y nutrientes a las células cerebrales. Si se detiene el suministro de sangre al cerebro, las células cerebrales comienzan a morir. Esto puede conducir a una lesión cerebral, discapacidad y posiblemente a la muerte.

El tipo más común de ictus es el ictus isquémico. Un ictus isquémico se produce cuando el flujo de sangre se bloquea por un coágulo de sangre o un trozo de material graso en una arteria.

¿Por qué es importante esta revisión?

Los ictus son una emergencia médica, y el tratamiento urgente es esencial. Los ictus isquémicos suelen tratarse con una combinación de medicamentos para prevenir y disolver los coágulos de sangre, reducir la presión arterial y disminuir los niveles de colesterol.

El Cerebrolysin es una mezcla de proteínas purificadas del cerebro del cerdo. Algunas de las proteínas del Cerebrolysin se encuentran de forma natural en el cerebro humano y podrían ayudar a proteger y reparar las células cerebrales. En algunos países, el Cerebrolysin se utiliza habitualmente como tratamiento para el ictus.

¿Qué se hizo?

Se buscaron estudios que observaran el uso de Cerebrolysin para tratar el ictus isquémico agudo. Se buscaron estudios controlados aleatorizados, en los que se decide al azar el tratamiento que reciben las personas, porque estos estudios proporcionan la evidencia más fiable acerca de los tratamientos.

Fecha de la búsqueda: Se incluyó evidencia publicada hasta octubre de 2019.

Datos encontrados

Se encontraron siete estudios en 1601 personas que habían sufrido un ictus isquémico agudo. Los estudios examinaron el efecto de la administración de Cerebrolysin junto con medicamentos para prevenir y disolver los coágulos sanguíneos (tratamiento estándar) durante las primeras 48 horas después de un ictus. Los estudios compararon este tratamiento con el tratamiento estándar solo o con el tratamiento estándar más un tratamiento falso (placebo).

Los estudios se llevaron a cabo en hospitales de Austria, Croacia, República Checa, Hungría, Rusia, Eslovaquia, Eslovenia, China, Hong Kong, Irán, Myanmar y Corea del Sur, y duraron entre 28 y 90 días.

Resultados de esta revisión

Es probable que añadir Cerebrolysin al tratamiento estándar suponga poca o ninguna diferencia en el riesgo de morir por cualquier causa después de un ictus (6 estudios; 1517 personas).

Es probable que añadir Cerebrolysin al tratamiento estándar suponga poca o ninguna diferencia en:
• el número total de personas que tuvieron efectos graves no deseados (efectos potencialmente mortales y que pueden provocar la muerte, la discapacidad o una estancia hospitalaria más prolongada) (4 estudios; 1435 personas);
• el número de efectos graves no deseados que causaron la muerte (3 estudios; 1335 personas).

Sin embargo, un mayor número de personas que recibieron Cerebrolysin más el tratamiento estándar tuvieron efectos graves no deseados no mortales, en comparación con los que recibieron el tratamiento estándar (solo o con placebo) (4 estudios; 1435 personas).

El Cerebrolysin podría suponer una diferencia escasa o nula en el número de personas que presentaron cualquier efecto no deseado menos grave (4 estudios; 1435 personas).

No se sabe si añadir Cerebrolysin al tratamiento estándar supuso una diferencia en el número de personas que abandonaron los estudios (6 estudios; 1517 personas).

Esta revisión no encontró suficiente evidencia acerca de cómo afectó el Cerebrolysin a:
• el riesgo de muerte o la necesidad de cuidados continuos al final del estudio;
• el riesgo de muerte en las primeras dos semanas tras sufrir el ictus;
• el tiempo que les tomó a las personas poder volver al trabajo; o
• el bienestar de las personas (calidad de vida).

Confianza en los resultados

Existe una confianza (certeza) moderada en los resultados de esta revisión. No obstante, la evidencia procede de un número pequeño de estudios. En cuatro estudios estuvo implicada una empresa farmacéutica que fabrica el Cerebrolysin, lo cual podría haber afectado al diseño, la realización y el informe de dichos estudios. Es probable que estas conclusiones cambien cuando se disponga de resultados de estudios adicionales.

Conclusiones

Es probable que añadir Cerebrolysin al tratamiento estándar tras un ictus isquémico:
• no reduzca el riesgo de muerte;
• no afecte al número de personas que presenten efectos graves no deseados en general; pero
• aumente el número de efectos graves no deseados no mortales.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de calidad moderada indica que el Cerebrolysin probablemente tiene poco o ningún efecto beneficioso en la prevención de la muerte por todas las causas en los accidentes cerebrovasculares isquémicos agudos,ni en el número total de personas con graves efectos adversos. La evidencia de calidad moderada también indica un posible aumento de los EAG no mortales con el uso de Cerebrolysin.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Cerebrolysin es una combinación de péptidos y aminoácidos de bajo peso molecular extraídos del cerebro porcino que ha mostrado propiedades neuroprotectoras. Su uso en el tratamiento del accidente cerebrovascular isquémico agudo está extendido en Rusia, Europa Oriental, China y otros países asiáticos y postsoviéticos. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2010 y actualizada por última vez en 2017.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales del Cerebrolysin para el tratamiento del accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrales Vasculares (Cochrane Stroke Group), CENTRAL, MEDLINE, Embase, Web of Science Core Collection, Science Citation Index, LILACS, OpenGrey, y en varias bases de datos rusas en octubre de 2019. También se buscó en las listas de referencias, registros de ensayos en curso y actas de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que comparaban Cerebrolysin, iniciados en el plazo de las 48 horas posteriores a la aparición del accidente cerebrovascular y que se prolongaron durante cualquier periodo de tiempo, con placebo o ningún tratamiento en pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, aplicaron los criterios de inclusión, evaluaron la calidad de los ensayos y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y aplicaron los criterios GRADE a la evidencia.

Resultados principales: 

Siete ECA (1601 participantes) cumplieron los criterios de inclusión de esta revisión.

En esta actualización se revaluó el riesgo de sesgo a través de la identificación, el examen y la evaluación de los protocolos de los estudios y se consideró que era bajo, incierto o alto en los estudios: incierto para todos los dominios de un estudio y para el informe selectivo de los criterios de valoración en todos los estudios; bajo para la ocultación de la intervención a participantes y personal en cuatro estudios e incierto en los otros tres; bajo para la ocultación de las intervenciones a los evaluadores de criterios de valoración en tres estudios e incierto en cuatro. Se consideró que el riesgo de sesgo fue bajo en dos estudios e incierto en los otros cinco para la generación de la secuencia de asignación; bajo en un estudio e incierto en seis para la ocultación de la asignación; y bajo en un estudio, incierto en otro estudio y alto en los cinco restantes por datos incompletos de los criterios de valoración. El fabricante de Cerebrolysin financió cuatro estudios multicéntricos, ya sea en forma total, o proporcionando Cerebrolysin y placebo, códigos de asignación al azar, becas para investigación, o estadísticos. Se consideró que el riesgo de tres estudios era alto para otros sesgos, e incierto para los otros cuatro estudios.

Muerte por todas las causas: se extrajeron los datos de seis ensayos (1517 participantes). Es probable que el Cerebrolysin suponga poca o ninguna diferencia en la mortalidad por todas las causas: riesgo relativo (RR) 0,90; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,61 a 1,32 (seis ensayos, 1517 participantes, evidencia de calidad moderada).

Ninguno de los ensayos incluidos informó sobre el criterio de valoración funcional deficiente definido como muerte o dependencia al final del período de seguimiento o muerte prematura (en las primeras dos semanas desde el accidente cerebrovascular); o el tiempo hasta recuperar la capacidad para trabajar o la calidad de vida.

Sólo un ensayo informó claramente sobre la causa de la muerte: infarto cerebral (cuatro en el grupo del Cerebrolysin y dos en el grupo de placebo), insuficiencia cardíaca (dos en el grupo del Cerebrolysin y uno en el grupo de placebo), embolia pulmonar (dos en el grupo de placebo) y neumonía (uno en el grupo de placebo).

Eventos adversos graves (EAG): Es probable que el Cerebrolysin suponga poca o ninguna diferencia en la cifra total de personas con EAG (RR 1,15; IC del 95%: 0,81 a 1,65, cuatro ECA, 1435 participantes, evidencia de calidad moderada). Esto abarca EAG mortales (RR 0,90; IC del 95%: 0,59 a 1,38) y un aumento del número total de personas con EAG no mortales (RR 2,15, IC del 95%: 1,01 a 4,55, P = 0,047, cuatro ensayos, 1435 participantes, evidencia de calidad moderada). En el subgrupo de la pauta posológica de 30 ml durante 10 días (dosis acumulada de 300 ml), el aumento fue más prominente: RR 2,86, IC del 95%: 1,23 a 6,66; p = 0,01 (dos ensayos, 1189 participantes).

Número total de pacientes con eventos adversos: cuatro ensayos informaron acerca de este resultado. Cerebrolysin podría suponer poca o ninguna diferencia en el número total de pacientes con eventos adversos: RR 0,97; IC del 95%: 0,85 a 1,10; P = 0,90, cuatro ensayos, 1435 participantes, evidencia de calidad baja).

Abandono no mortal: la evidencia de seis ensayos en los que participaron 1517 personas indica que el Cerebrolysin produce poca o ninguna diferencia en el abandono no mortal, ya que 96 de los 764 participantes tratados con Cerebrolysin y 117 de los 753 participantes tratados con placebo se perdieron durante el seguimiento por razones distintas de la muerte (evidencia de muy baja calidad).

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save