Infiltración de heridas con anestésicos locales y bloqueo nervioso abdominal durante la cesárea para el alivio del dolor posoperatorio

Infiltración de heridas con anestésicos locales y bloqueo nervioso abdominal durante la cesárea para el alivio del dolor posoperatorio

El parto por cesárea es cada vez más frecuente. La cesárea requiere de un anestésico, ya sea anestesia espinal, espinal epidural, bloqueo epidural o anestesia general. El dolor posoperatorio se controla con la combinación de un opiáceo como la morfina o la petidina y otros analgésicos. Los opiáceos causan sedación, pueden transferirse a la leche materna y sedar también al recién nacido. El parto es una experiencia profundamente emotiva e incluye la creación de vínculos con el recién nacido y el comienzo de la lactancia. Las mejorías en el alivio del dolor que hacen que el período posanestesia sea menos incómodo son importantes. Durante la operación se pueden inyectar anestésicos locales para bloquear los nervios antes de cortar la piel o después de cerrar la piel al final de la operación (bloqueo nervioso abdominal) o se puede irrigar o infiltrar la herida con solución anestésica local para aliviar el dolor posoperatorio (analgesia preventiva de la herida).

Los revisores identificaron 20 ensayos controlados aleatorios de calidad suficiente que incluyeron 1 150 mujeres. Los ensayos se realizaron en países desarrollados y en países en desarrollo. En general, la infiltración de la herida con anestesia local fue beneficiosa en las mujeres a las que se les realizó una cesárea que requirió anestésicos regionales, ya que se redujo el uso de la analgesia con opiáceos. Las mujeres que recibieron anestesia general con infiltración de la herida con anestésicos locales y anestésico rociado en la zona peritoneal necesitaron menos cantidades de opiáceos en las primeras 24 horas posoperatorias en comparación con la solución salina control. En las que recibieron anestésico general y bloqueo de los nervios de la pared abdominal se redujeron las puntuaciones de dolor en las primeras 24 horas posoperatorias.

Las mujeres que recibieron anestesia regional y bloqueo de los nervios abdominales también se beneficiaron por la disminución de la necesidad de opiáceos. Los fármacos antiinflamatorios no esteroides proporcionaron alivio del dolor adicional pero con más efectos secundarios de prurito. Los agentes anestésicos locales utilizados habitualmente tienen efectos secundarios pero son muy poco frecuentes, y abarcan desde alergias hasta efectos cardiovasculares y del sistema nervioso central. No hubo informes sobre los efectos secundarios en los neonatos después de la infiltración anestésica local pero el número de mujeres estudiadas fue pequeño. Un tiempo más largo en el quirófano y el coste del anestésico local se pueden compensar con un menor uso de analgesia posoperatoria. El efecto sobre el desarrollo de dolor pelviano crónico debe ser un área de investigación importante.

Conclusiones de los autores: 

La infiltración de analgesia local y el bloqueo de los nervios abdominales como complementos a la analgesia regional y la anestesia general son beneficiosos en la cesárea al reducir el consumo de opiáceos. Los fármacos antiinflamatorios no esteroides como coadyuvantes pueden proporcionar alivio adicional del dolor.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El parto por cesárea es cada vez más frecuente. El parto es un evento cargado de emociones y la madre necesita establecer vínculos con el recién nacido lo antes posible. Cualquier intervención que produzca una mejoría en el alivio del dolor merece ser investigada. Los anestésicos locales, solos o combinados con opiáceos o antiinflamatorios no esteroides, se utilizan junto a otras estrategias de alivio del dolor posoperatorio. Se observaron informes contradictorios.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la infiltración/irrigación de la herida con agentes anestésicos locales y del bloqueo nervioso abdominal sobre el dolor posterior a la cesárea, el bienestar de la madre y su interacción con el recién nacido.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group) (abril 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de analgesia local preventiva durante la cesárea.

Obtención y análisis de los datos: 

Un autor extrajo los datos. Un segundo autor verificó los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 20 estudios (1 150 mujeres). Las mujeres que tuvieron una cesárea con analgesia regional y se les realizó infiltración de la herida tuvieron una disminución en el consumo de morfina a las 24 horas (DME -1,70 mg; intervalo de confianza [IC] del 95%: -2,75 a -0,94) en comparación con placebo.

En las mujeres que recibieron anestesia general con infiltración en la herida de la cesárea y un anestésico local rociado en la zona peritoneal (un estudio, 100 participantes), se redujo la necesidad de rescate con opiáceos (cociente de riesgos [CR] 0,51; IC del 95%: 0,38 a 0,69). La puntuación numérica del dolor (0 a 10) en la primera hora también se redujo (diferencia de medias [DM] -1,46; IC del 95%: -2,60 a -0,32).

Las mujeres con analgesia regional que recibieron infiltración de la herida con anestésico local y cóctel antiinflamatorio no esteroide consumieron menos morfina (un estudio, 60 participantes; DM -7,40 mg, IC del 95%: -9,58 a -5,22) en comparación con un anestésico local control.

Las mujeres que recibieron analgesia regional con bloqueo de los nervios abdominales disminuyeron el consumo de opiáceos (cuatro estudios, 175 participantes; DM -25,80 mg, IC del 95%: -50,39 a -5,37).

Para el resultado de la escala analógica visual de 0 a 10 a las 24 horas no se demostraron ventajas en el único estudio de 50 participantes que recibieron infiltración de la herida con una combinación de analgesia y narcóticos locales versus analgesia local.

El agregado de ketamina a la analgesia local en mujeres con analgesia regional no proporciona ventajas.

Tools
Information
Share/Save