Inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) para la diabetes mellitus tipo 2

Inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) para la diabetes mellitus tipo 2

Los inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4) como sitagliptina y vildagliptina son nuevos medicamentos prometedores para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Se supone que mejoran el control metabólico (según se midió la disminución de la glucemia) sin provocar hipoglucemia grave (disminución del nivel de azúcar en sangre que produce pérdida de la conciencia y otros síntomas).
En total, 12 864 personas participaron en 25 estudios que investigaban los nuevos compuestos de sitagliptina y vildagliptina. La mayoría de los estudios duraron 24 semanas y los ensayos más largos evaluaron 52 semanas de tratamiento. Hasta ahora, los estudios no informaron parámetros orientados a los pacientes como la mortalidad, las complicaciones diabéticas, los costos del tratamiento y la calidad de vida relacionada con la salud. Comparados con el placebo, los tratamientos con sitagliptina y vildagliptina mejoraban el control metabólico. La comparación con otros fármacos ya establecidos que disminuyen la glucemia no reveló ventajas del tratamiento con DPP-4. No se observó aumento de peso después del tratamiento con sitagliptina y vildagliptina. En términos generales, la sitagliptina y la vildagliptina fueron bien toleradas; no se informó hipoglucemia grave en los pacientes que tomaban sitagliptina o vildagliptina. Sin embargo, las infecciones por todas las causas aumentaron significativamente después del tratamiento con sitagliptina, pero no lograron significación estadística después del tratamiento con vildagliptina. Lamentablemente, todos los ensayos controlados aleatorios publicados de al menos 12 semanas de tratamiento con sitagliptina y vildagliptina sólo informaron mediciones de seguridad de laboratorio habituales. Dado que los nuevos inhibidores de DPP-4 pueden influir en la función inmunitaria, se necesitan datos a largo plazo sobre la inocuidad de estos fármacos. Además, no deberían aumentar los resultados cardiovasculares como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares con cualquier tratamiento para la diabetes, sin embargo, no hay datos suficientes hasta el presente. Hasta que se disponga de información nueva, los inhibidores de DPP-4 sólo se deben usar en condiciones controladas y en pacientes individuales.

Conclusiones de los autores: 

Los inhibidores de DPP-4 poseen algunas ventajas teóricas sobre los tratamientos existentes con compuestos antidiabéticos orales, pero actualmente deben restringirse a pacientes individuales. Se necesitan con urgencia datos a largo plazo, especialmente sobre los resultados cardiovasculares y la seguridad, antes del uso generalizado de estos agentes nuevos. Se necesita más información sobre la relación riesgo-beneficio del tratamiento con inhibidores de DPP-4, que analice especialmente los efectos adversos sobre los parámetros de la función inmunitaria. Además, se necesitan datos a largo plazo que investiguen los parámetros orientados a los pacientes, como la calidad de vida relacionada con la salud, las complicaciones diabéticas y la mortalidad por todas las causas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En la diabetes mellitus tipo 2, hay una pérdida progresiva de la función de las células beta. Un nuevo enfoque con resultados alentadores es el uso de inhibidores orales activos de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) como sitagliptina y vildagliptina.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los inhibidores de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) para la diabetes mellitus tipo 2.

Estrategia de búsqueda (: 

Los estudios se obtuvieron mediante búsquedas electrónicas en MEDLINE, EMBASE y The Cochrane Library.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios que eran ensayos controlados aleatorios en adultos con diabetes mellitus tipo 2 y con una duración del ensayo de al menos 12 semanas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. La combinación de estudios se realizó por medio de un metanálisis de efectos fijos.

Resultados principales

Se identificaron 25 estudios de calidad satisfactoria, 11 ensayos evaluaron el tratamiento con sitagliptina y 14 ensayos con vildagliptina. En total, se asignó al azar a 6743 pacientes en los estudios de sitagliptina y 6121 pacientes en los estudios de vildagliptina, respectivamente. Los estudios de sitagliptina y vildagliptina duraron de 12 a 52 semanas. No se publicaron datos sobre la mortalidad, las complicaciones diabéticas, los costos del tratamiento y la calidad de vida relacionada con la salud.
La comparación del tratamiento con sitagliptina y vildagliptina con el placebo produjo una reducción de la hemoglobina glucosilada de aproximadamente el 0,7% y el 0,6% respectivamente. Los datos sobre las comparaciones con comparadores activos fueron limitados, pero no indicaron una mejoría del control metabólico después de la intervención con DPP-4, a diferencia de otros agentes hipoglucemiantes. El tratamiento con sitagliptina y vildagliptina no produjo un aumento de peso, sino que la pérdida de peso fue más pronunciada después de las intervenciones con placebo. No es posible sacar conclusiones definitivas a partir de los datos publicados sobre los efectos de la sitagliptina y la vildagliptina sobre las mediciones de la función de las células beta. En términos generales, la sitagliptina y la vildagliptina fueron bien toleradas; no se informó hipoglucemia grave en los pacientes que tomaban sitagliptina o vildagliptina. Las infecciones por todas las causas aumentaron significativamente después del tratamiento con sitagliptina, pero no alcanzaron significación estadística después del tratamiento con vildagliptina. Todos los ensayos controlados aleatorios publicados de al menos 12 semanas de tratamiento con sitagliptina y vildagliptina sólo informaron mediciones de seguridad de laboratorio habituales

Conclusiones de los autores

Los inhibidores de DPP-4 poseen algunas ventajas teóricas sobre los tratamientos existentes con compuestos antidiabéticos orales, pero actualmente deben restringirse a pacientes individuales. Se necesitan con urgencia datos a largo plazo, especialmente sobre los resultados cardiovasculares y la seguridad, antes del uso generalizado de estos agentes nuevos. Se necesita más información sobre la relación riesgo-beneficio del tratamiento con inhibidores de DPP-4, que analice especialmente los efectos adversos sobre los parámetros de la función inmunitaria. Además, se necesitan datos a largo plazo que investiguen los parámetros orientados a los pacientes, como la calidad de vida relacionada con la salud, las complicaciones diabéticas y la mortalidad por todas las causas.

Esta revisión debería citarse como:Richter B, Bandeira-Echtler E, Bergerhoff K, Lerch CLLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron 25 estudios de calidad satisfactoria, 11 ensayos evaluaron el tratamiento con sitagliptina y 14 ensayos con vildagliptina. En total, se asignó al azar a 6743 pacientes en los estudios de sitagliptina y 6121 pacientes en los estudios de vildagliptina, respectivamente. Los estudios de sitagliptina y vildagliptina duraron de 12 a 52 semanas. No se publicaron datos sobre la mortalidad, las complicaciones diabéticas, los costos del tratamiento y la calidad de vida relacionada con la salud.
La comparación del tratamiento con sitagliptina y vildagliptina con el placebo produjo una reducción de la hemoglobina glucosilada de aproximadamente el 0,7% y el 0,6% respectivamente. Los datos sobre las comparaciones con comparadores activos fueron limitados, pero no indicaron una mejoría del control metabólico después de la intervención con DPP-4, a diferencia de otros agentes hipoglucemiantes. El tratamiento con sitagliptina y vildagliptina no produjo un aumento de peso, sino que la pérdida de peso fue más pronunciada después de las intervenciones con placebo. No es posible sacar conclusiones definitivas a partir de los datos publicados sobre los efectos de la sitagliptina y la vildagliptina sobre las mediciones de la función de las células beta. En términos generales, la sitagliptina y la vildagliptina fueron bien toleradas; no se informó hipoglucemia grave en los pacientes que tomaban sitagliptina o vildagliptina. Las infecciones por todas las causas aumentaron significativamente después del tratamiento con sitagliptina, pero no alcanzaron significación estadística después del tratamiento con vildagliptina. Todos los ensayos controlados aleatorios publicados de al menos 12 semanas de tratamiento con sitagliptina y vildagliptina sólo informaron mediciones de seguridad de laboratorio habituales

Tools
Information
Share/Save