Rehabilitación de la baja visión para mejorar la calidad de vida de adultos con problemas de visión

¿Cuál es el objetivo de la revisión?
El objetivo de esta revisión fue averiguar si la rehabilitación de la baja visión puede mejorar la calidad de vida (CdV) de las personas con problemas de visión. Los autores de la revisión Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios relevantes para responder a esta pregunta y encontraron 44 estudios.

Mensajes clave
La rehabilitación de la baja visión no parece tener un impacto importante en la calidad de vida relacionada con la salud, sin embargo la evidencia es de muy baja certeza. Existe evidencia de baja certeza de que algunas intervenciones de rehabilitación para la baja visión, en particular las terapias psicológicas y los métodos para mejorar la visión, pueden mejorar la calidad de vida relacionada con la visión en personas con pérdida de la misma en comparación con la atención habitual.

¿Qué se estudió en la revisión?
Una persona con discapacidad visual tiene problemas con su vista. Si la pérdida de visión no puede corregirse con gafas o lentes de contacto, o tratarse de otra manera, entonces la rehabilitación de la visión baja puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de visión.

Hay diferentes tipos de rehabilitación de la baja visión y estos incluyen:

• Terapias psicológicas y programas de grupo para ayudar a las personas a adaptarse a la pérdida permanente de la visión y mejorar el bienestar.
• Métodos para mejorar la visión, como la enseñanza del uso de dispositivos de aumento u otras tecnologías, o la enseñanza de técnicas para mejorar el uso de la visión residual en la vida cotidiana.
• Programas de rehabilitación multidisciplinar, que pueden incluir el uso de dispositivos de aumento y terapias psicológicas, así como otros servicios, incluso en los hogares de los pacientes.
• Otros tipos menos comunes de servicios de rehabilitación como entrenamiento de equilibrio o programas de seguridad en el hogar.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los autores de la revisión Cochrane identificaron 44 estudios de rehabilitación de baja visión y CdV.

La mayoría de esos estudios se realizaron en los servicios de rehabilitación de la visión de países de altos ingresos. Muchos de los participantes en estos estudios eran mayores y tenían un diagnóstico de degeneración macular. En los estudios, se examinaron las terapias psicológicas y los programas de grupo, los métodos para mejorar la visión y los programas de rehabilitación multidisciplinar. En estos estudios, las personas con discapacidad visual rellenaron cuestionarios sobre su salud general, su visión u otros aspectos del bienestar.

En comparación con las personas con pérdida de visión que no recibieron ninguna rehabilitación de baja visión:

• Las personas con pérdida de visión que reciben terapias psicológicas y/o programas de grupo pueden experimentar:

⇒ ninguna mejora en la calidad de vida relacionada con la salud (muy baja certeza);
⇒ alguna mejora en la calidad de vida relacionada con la visión (baja certeza).

• Las personas con pérdida de visión que aprenden métodos para mejorar la visión pueden experimentar:

⇒ alguna mejora en la calidad de vida relacionada con la visión (muy baja certeza).
⇒ (no se disponía de datos sobre la calidad de vida relacionada con la salud).

• Las personas con pérdida de visión que participan en un programa de rehabilitación multidisciplinar pueden experimentar:

⇒ poca o ninguna mejora en la calidad de vida relacionada con la salud (muy baja certeza);
⇒ cierta mejora en la calidad de vida relacionada con la visión, en particular si se utiliza un programa intensivo (muy baja certeza).

En comparación con las personas con pérdida de visión que recibieron la atención habitual:

• Las personas con pérdida de visión que reciben terapias psicológicas y/o programas de grupo pueden experimentar:

⇒ poca o ninguna mejora en la CdV relacionada con la salud (muy baja certeza) o la CdV relacionada con la visión (baja certeza).

• Las personas con pérdida de visión que aprenden métodos para mejorar la visión pueden experimentar:

⇒ poca o ninguna mejora en la calidad de vida relacionada con la salud (muy baja certeza);
⇒ alguna mejora en la QOL relacionada con la visión (certeza moderada).

• Las personas con pérdida de visión que participan en un programa de rehabilitación multidisciplinar pueden experimentar:

⇒ poca o ninguna mejora en la CdV relacionada con la salud (muy baja certeza) o la CdV relacionada con la visión (baja certeza).

Había alguna evidencia de que las terapias psicológicas tenían un efecto positivo en la autoestima (certeza muy baja) y en la depresión (evidencia de certeza moderada)

No había evidencia que sugiriera algún daño (efectos adversos) de la rehabilitación, pero los datos eran limitados.

¿Cuál es el grado de actualización de la revisión?
Los autores de la revisión Cochrane buscaron estudios publicados hasta el 18 de septiembre de 2019.

Conclusiones de los autores: 

En esta revisión Cochrane, no se encontró evidencia de beneficio de diversos tipos de intervenciones de rehabilitación de baja visión en la CdVRS. Se encontró evidencia de baja y moderada certeza, respectivamente, de un pequeño beneficio en la CdVRV en estudios que comparaban terapias psicológicas o métodos para mejorar la visión con comparadores activos.

El tipo de rehabilitación varió entre los estudios, incluso dentro de los grupos de intervención, pero se detectaron beneficios incluso si se comparan con los grupos de control activo. Se realizaron estudios en adultos con discapacidad visual, principalmente de edad avanzada, que vivían en países de altos ingresos y que a menudo padecían de DMS. La mayoría de los estudios incluidos sobre la rehabilitación de la baja visión tuvieron un corto seguimiento,

A pesar de estas limitaciones, la dirección consistente de los efectos en esta revisión hacia el beneficio justifica la realización de nuevas actividades de investigación de mejor calidad metodológica, incluidos los efectos de mantenimiento más prolongados y los costos de varios tipos de rehabilitación de la baja visión. También es necesario investigar los mecanismos de funcionamiento de los componentes de las intervenciones de rehabilitación en diferentes contextos, incluidos los países de bajos ingresos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La rehabilitación de la baja visión tiene por objeto optimizar el uso de la visión residual después de una pérdida grave de la visión, pero también tiene por objeto enseñar habilidades para mejorar el funcionamiento visual en la vida cotidiana. Otros objetivos son ayudar a las personas a adaptarse a la pérdida permanente de la visión y mejorar el funcionamiento psicosocial. Estas habilidades promueven la independencia y la participación activa en la sociedad. La rehabilitación de la baja visión debería mejorar la calidad de vida (CdV) de las personas con deterioro visual.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones de rehabilitación de la baja visión en cuanto a la calidad (CdV) de vida relacionada con la salud (CdVRS), la calidad de vida relacionada con la visión (CdVRV) o el funcionamiento visual y otros resultados estrechamente relacionados con los pacientes en adultos con deterioro de la visión.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas y los registros de ensayos pertinentes hasta el 18 de septiembre de 2019.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) que investigaban la CdVRS, la CdVRV y los resultados relacionados de los adultos con una deficiencia visual irreversible (criterios de la Organización Mundial de la Salud). Se incluyeron estudios que compararon las intervenciones de rehabilitación con el control activo o inactivo.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar previstos por Cochrane. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 44 estudios (73 informes) realizados en América del Norte, Australia, Europa y Asia. Teniendo en cuenta la diversidad clínica de las intervenciones de rehabilitación de la baja visión, los estudios se clasificaron en cuatro grupos de tipos de intervención relacionados (y por comparador): (1) terapias psicológicas y/o programas de grupo, (2) métodos para mejorar la visión, (3) programas de rehabilitación multidisciplinar, (4) otros programas. Los comparadores fueron la no atención o la lista de espera como grupo de control inactivo, la atención habitual u otro grupo de control activo. Los participantes incluidos en los estudios informados eran principalmente adultos mayores con discapacidad visual o ceguera, a menudo como resultado de la degeneración macular relacionada con la edad (DMS). Los lugares de estudio solían ser hospitales o servicios de rehabilitación de baja visión. En la mayoría de los estudios se midieron los efectos a corto plazo (seis meses o menos). No todos los estudios informaron sobre la financiación, pero los que lo hicieron fueron apoyados por financiadores públicos o sin fines de lucro (N = 31), excepto dos estudios.

En comparación con los comparadores inactivos, se encontró evidencia de muy baja certeza de que no hay efectos beneficiosos sobre la CdVRS que se estimaron de manera imprecisa para las terapias psicológicas y/o los programas grupales (DME 0,26; IC del 95%: -0,28 a 0,80; participantes = 183; estudios = 1) y una estimación imprecisa que sugiere poco o ningún efecto de los programas de rehabilitación multidisciplinaria (DME -0,08; IC del 95%: -0,37 a 0,21; participantes = 183; estudios = 2; I2 = 0%); no hubo datos disponibles para los métodos para mejorar la visión u otros programas. En cuanto a la CdVRV, se encontró evidencia de baja o muy baja certeza del beneficio impreciso estimado con terapias psicológicas y/o programas grupales (DME -0,23; IC del 95%: -0,53 a 0,08; estudios = 2; I2 = 24%) y métodos para mejorar la visión (DME -0,19; IC del 95%: -0,54 a 0,15; participantes = 262; estudios = 5; I2 = 34%). Dos estudios que utilizaron programas de rehabilitación multidisciplinar mostraron resultados beneficiosos pero inconsistentes, de los cuales uno de los estudios, que tenía un bajo riesgo de sesgo y utilizó rehabilitación intensiva, registró un efecto muy grande y significativo (DME: -1,64; IC del 95%: -2,05 a -1,24), y el otro un efecto pequeño e incierto (DME -0,42; 95%: -0,90 a 0,07).

En comparación con los comparadores activos, se encontró evidencia de muy baja certeza de efectos beneficiosos pequeños o nulos sobre la CdVRS que se estimaron de manera imprecisa con terapias psicológicas y/o programas grupales, sin incluir ninguna diferencia (DME -0,09; IC del 95%: -0,39 a 0,20; participantes = 600; estudios = 4; I2 = 67%). También se encontró evidencia de muy baja certeza de efectos beneficiosos pequeños o nulos con los métodos para mejorar la visión, que se estimaron de manera imprecisa (DME -0,09; IC del 95%: -0,28 a 0,09; participantes = 443; estudios = 2; I2 = 0%) y programas de rehabilitación multidisciplinar (DME -0,10; IC del 95%: -0,31 a 0,12; participantes = 375; estudios = 2; I2 = 0%). Con respecto a la CdVRV, se encontró evidencia de baja certeza de efectos beneficiosos pequeños o nulos que se estimaron de manera imprecisa con terapias psicológicas y/o programas grupales (DME -0,11; IC del 95%: -0,24 a 0,01; participantes = 1245; estudios = 7; I2 = 19%) y evidencia de certeza moderada de efectos pequeños con métodos para mejorar la visión (DME -0,24; IC del 95%: -0,40 a -0,08; participantes = 660; estudios = 7; I2 = 16%). No se encontró ningún beneficio adicional con los programas de rehabilitación multidisciplinar (DME 0,01; IC del 95%: -0,18 a 0,20; participantes = 464; estudios = 3; I2 = 0%; evidencia de baja certeza).

Entre los resultados secundarios, se encontró evidencia de muy baja certeza de un beneficio significativo y grande, pero impreciso, sobre la autoeficacia o la autoestima para las terapias psicológicas y/o los programas grupales versus la lista de espera o la ausencia de atención (DME -0,85; IC del 95%: -1,48 a -0,22; participantes = 456; estudios = 5; I2 = 91%). Además, se encontró evidencia de muy baja certeza de un beneficio significativo y grande estimado sobre la depresión para las terapias psicológicas y/o programas de grupo versus lista de espera o sin atención (DME -1,23, IC del 95%: -2,18 a -0,28; participantes = 456; estudios = 5; I2 = 94%), y evidencia de certeza moderada de un beneficio pequeño versus la atención habitual (DME -0,14; IC del 95%: -0,25 a -0,04; participantes = 1334; estudios = 9; I2 = 0%). En los pocos estudios en los que se informaron eventos adversos (graves), éstos no parecían estar relacionados con la rehabilitación de la baja visión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save