Estatinas para niños con colesterol en sangre elevado hereditario

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia sobre la efectividad y la seguridad de las estatinas en niños con colesterol sanguíneo alto hereditario.

Antecedentes

La hipercolesterolemia familiar es una enfermedad hereditaria en la que el nivel de colesterol en sangre es elevado. La enfermedad vascular, es decir, la obstrucción de los vasos sanguíneos, se produce a menudo a una edad más temprana de lo habitual, especialmente entre los hombres. Por lo tanto, se necesitan tratamientos de por vida para reducir el colesterol en sangre que comienza en la niñez. En los niños con hipercolesterolemia familiar, la dieta ha sido la forma principal de tratamiento. Fármacos, como la colestiramina y el colestipol, se han utilizado de manera efectiva, pero debido a su sabor desagradable son mal tolerados y no se siguen los esquemas de tratamiento. La llegada del tratamiento con estatinas para los niños ha mejorado el tratamiento y esta revisión actualiza la versión publicada anteriormente.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta: 04 de noviembre de 2019.

Características de los estudios

La revisión incluyó nueve estudios con 1177 pacientes con hipercolesterolemia familiar heterocigótica entre los cuatro y los 18 años de edad. Los estudios compararon diferentes tratamientos con estatinas con una sustancia que no contiene medicación (llamada placebo) y los pacientes se seleccionaron al azar para recibir un tratamiento u otro. Los estudios tuvieron una duración de 12 a 104 semanas.

Resultados clave

En general, el período de intervención y seguimiento fue corto (mediana de 24 semanas; rango de seis semanas a dos años). Las estatinas probablemente redujeron la concentración media de colesterol de lipoproteínas de baja densidad en todos los puntos temporales (evidencia de calidad moderada). Los niveles de las enzimas hepáticas, aspartato y alanina aminotransferasa, y la enzima muscular, creatina quinasa, no difirieron entre los grupos tratados y placebo en cualquier punto temporal (evidencia de calidad baja). Los riesgos de miopatía (enfermedad del tejido muscular) y los efectos secundarios fueron muy bajos y similares en ambos grupos (evidencia de calidad baja). Dos de las estatinas, la simvastatina y la pravastatina pueden tener un efecto positivo en dos de los vasos sanguíneos principales habitualmente afectados por los niveles elevados de colesterol (evidencia de calidad baja).

Calidad de la evidencia

La información con respecto al cegamiento (sesgo de realización y sesgo de detección), estuvo disponible en los nueve estudios; cada uno se describió como doble ciego, lo que indica que los participantes y los que participaron en los procedimientos de tratamiento estaban cegados al tratamiento. En dos estudios se presentó claramente la información sobre cómo se asignaron los participantes a los grupos de tratamiento (sesgo de selección), pero esta información no se indicó claramente en los siete estudios restantes. Falta información sobre si los investigadores sabían en qué grupo de tratamiento se pondría a los participantes (sesgo de selección) o si hubo informe selectivo (sesgo de informe), pero es muy poco probable. En conclusión, se puede afirmar que todos los estudios parecieron estar bien realizados y se considera que ninguno de los factores mencionados influyó negativamente en los resultados. La calidad de la evidencia varió de moderada (cambio en el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL) sérico y eventos adversos) a baja (cambio en el grosor de la pared del vaso sanguíneo [íntima-media de la arteria carótida], cambio en medidas de crecimiento y maduración, disfunción hepática, miopatía y cambio en la función de la pared sanguínea [endotelial]).

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento con estatinas constituye un tratamiento hipolipidemiante eficaz en niños con hipercolesterolemia familiar. Se identificaron pocos o ningún problema de seguridad. El tratamiento con estatinas parece ser seguro a corto plazo, aunque no se conoce la seguridad a largo plazo. Los niños tratados con estatinas deben ser cuidadosamente monitoreados y seguidos por sus pediatras y su cuidado transferido a un lipidólogo de adultos una vez que cumplan los 18 años de edad. Se necesitan ensayos controlados aleatorizados grades a largo plazo para establecer la seguridad a largo plazo de las estatinas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hipercolesterolemia familiar es una de las enfermedades metabólicas hereditarias más comunes y es un trastorno autosómico dominante que afecta a los heterocigóticos o portadores. Los que son homocigóticos presentan una enfermedad grave. La prevalencia media mundial de la hipercolesterolemia familiar heterocigótica es de al menos uno de 500, aunque datos genéticos epidemiológicos recientes de Dinamarca y los datos de secuenciación de nueva generación indican que la frecuencia puede estar más cerca de uno de 250. El diagnóstico de la hipercolesterolemia familiar en niños se basa en niveles elevados de colesterol total y de lipoproteínas de baja densidad o un análisis del ADN, o ambos. La ateroesclerosis coronaria se ha detectado en hombres con hipercolesterolemia familiar heterocigótica tan jóvenes como de 17 años de edad y en mujeres con hipercolesterolemia familiar heterocigótica a los 25 años de edad. Debido a que las complicaciones clínicas de la aterosclerosis ocurren de forma prematura, especialmente en los hombres, se necesitan tratamientos de por vida, que comiencen en la niñez, para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. En los niños con la enfermedad, la dieta fue la piedra angular del tratamiento, pero la adición de fármacos para reducir los lípidos ha resultado en una mejora significativa en el tratamiento. Se encontró que las resinas de intercambio aniónico, como la colestiramina y el colestipol, son efectivas, pero son mal toleradas. Desde los años 90, estudios realizados en niños de seis a 17 años con hipercolesterolemia familiar heterocigótica han demostrado reducciones significativas en los niveles séricos de colesterol total y de lipoproteínas de baja densidad. Aunque las estatinas parecen ser seguras y bien toleradas en los niños, su seguridad a largo plazo en este grupo de edad no está firmemente establecida. Ésta es una actualización de una versión publicada anteriormente de esta revisión Cochrane.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de las estatinas en niños con hipercolesterolemia familiar heterocigótica.

Estrategia de búsqueda (: 

Los estudios relevantes se identificaron a partir del Registro de ensayos de Errores Congénitos del Metabolismo del Grupo (Group's Inborn Errors and Metabolism Trials Register) y Medline.

Fecha de la búsqueda más reciente: 04 de noviembre de 2019.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos controlados y aleatorizados que incluyeron participantes de hasta 18 años de edad y que compararon una estatina con placebo o con dieta sola.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, evaluaron los estudios para inclusión y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se encontraron 26 estudios potencialmente elegibles, de los cuales se incluyeron nueve ensayos aleatorizados controlados con placebo (1177 participantes). En general, el período de intervención y seguimiento fue corto (mediana de 24 semanas; rango de seis semanas a dos años). Las estatinas redujeron la concentración media de colesterol de lipoproteínas de baja densidad en todos los puntos temporales (evidencia de calidad alta). Puede haber poca o ninguna diferencia en la función hepática (aspartato y alanina aminotransferasa séricas, así como concentraciones de creatina quinasa) entre los grupos tratados y placebo en cualquier punto temporal (evidencia de calidad baja). Puede haber poca o ninguna diferencia en la miopatía (medida en el cambio en los niveles de creatinina) (evidencia de calidad baja) o en los eventos clínicos adversos (evidencia de calidad moderada) con las estatinas en comparación con placebo. Un estudio sobre la simvastatina mostró que esta puede mejorar ligeramente la dilatación mediada por el flujo de la arteria braquial (evidencia de calidad baja), y la pravastatina durante dos años puede haber inducido una regresión en el grosor de la íntima-media de la arteria carótida (evidencia de calidad baja).

Ningún estudio informó rabdomiólisis (degeneración del tejido muscular esquelético) o muerte debido a rabdomiólisis, calidad de vida o cumplimiento con la medicación de estudio.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save