Benzodiazepinas para la esquizofrenia

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Resumen en términos sencillos

La esquizofrenia es una enfermedad crónica a largo plazo con una prevalencia durante la vida en todo el mundo de aproximadamente el 1%. Tiene una tasa alta de discapacidad y el coste para los individuos, sus cuidadores y los servicios sanitarios es considerable. Los antipsicóticos son la base del tratamiento y en general son eficaces para los síntomas "positivos" como las alucinaciones, pero los síntomas "negativos" como abstinencia emocional son bastante resistentes al tratamiento. Además, los antipsicóticos se asocian con efectos secundarios incapacitantes como los trastornos del movimiento y, en consecuencia, resulta más difícil cumplir con el tratamiento. Se utilizaron las benzodiazepinas solas o en combinación con la medicación antipsicótica para tratar la esquizofrenia. Se revisaron los efectos de las benzodiazepinas para el tratamiento de la esquizofrenia. Los resultados de esta revisión no son concluyentes y es necesario contar con ensayos más grandes y mejor diseñados antes de que se puedan establecer conclusiones sólidas.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas aleatorias derivadas de los ensayos son actualmente deficientes para recomendar las benzodiazepinas, ya sea como agente único o como adyuvante para la esquizofrenia o psicosis similares a la esquizofrenia. Los únicos efectos considerables se observaron en cuanto a la sedación a corto plazo, en el mejor de los casos. Las pruebas disponibles del aumento de los antipsicóticos con las benzodiazepinas no son concluyentes y justifican la realización de grandes ensayos futuros, simples y bien diseñados que se centren en la respuesta clínica, el estado mental, la conducta agresiva y los eventos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchas personas con esquizofrenia no logran obtener una respuesta satisfactoria del tratamiento cuando se someten al tratamiento farmacológico antipsicótico habitual. En estos casos, se utilizan diversos fármacos complementarios, como las benzodiazepinas.

Objetivos: 

Analizar los efectos de las benzodiazepinas para el tratamiento de la esquizofrenia y psicosis similares a la esquizofrenia.

Estrategia de búsqueda (: 

Los revisores realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (revisado por última vez en marzo de 2005). Este registro se compila mediante búsquedas metódicas en BIOSIS, CINAHL, Dissertation abstracts, EMBASE, LILACS, MEDLINE, PSYNDEX, PsycINFO, RUSSMED, Sociofile, que se complementaron con búsquedas manuales en revistas relevantes y numerosos resúmenes de congresos. También se estableció contacto con los autores de estudios relevantes para obtener los datos que faltaban en los ensayos existentes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararon benzodiazepina con antipsicóticos o con placebo (o con ninguna intervención), como único tratamiento o como complemento de la medicación antipsicótica para el tratamiento de la esquizofrenia o para psicosis similares a la esquizofrenia.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente se inspeccionaron resúmenes, se seleccionaron estudios y se evaluó la calidad de los informes completos, que se volvieron a inspeccionar. De forma independiente se extrajeron los resultados relevantes. Se analizaron los datos dicotómicos mediante los riesgos relativos (RR) y los intervalos de confianza (IC) del 95%. Se analizaron los datos continuos mediante las diferencias de medias ponderadas. Cuando fue posible se estimaron las estadísticas del número necesario a tratar (NNT) o el número necesario para dañar (NND).

Resultados principales: 

Actualmente la revisión incluye 31 estudios con más de 2 000 participantes. La mayoría de los estudios fueron pequeños, de poca duración, de una a 13 semanas, y se informaron de forma inconsistente e incompleta.

Ocho estudios compararon las benzodiazepinas como único agente con el placebo. Un número mayor de participantes que recibieron benzodiazepinas mostraron una respuesta clínicamente significativa (n = 222; 4 ECA; RR 0,54; IC: 0,3 a 1,0; NNT 3; IC: 2 a 17). Sólo un estudio pequeño halló una diferencia significativa entre los grupos a favor de las benzodiazepinas con respecto a la mejoría en el estado mental general según la BPRS (Escala Breve de Calificación Psiquiátrica). Se utilizaron diferentes escalas de calificación para evaluar el estado mental general y, por consiguiente, no fue posible agrupar muchos resultados y no surgió ninguna dirección general del efecto. Algunos eventos adversos observados en estos estudios indicaron que las benzodiazepinas fueron más nocivas que los placebos pero nuevamente los datos se informaron de manera incompleta y sin efecto general.

Trece estudios analizaron los efectos de las benzodiazepinas en comparación con los antipsicóticos como único tratamiento. Los ensayos que informaron la respuesta clínica no hallaron ventajas para ninguno de los grupos de tratamiento en cuanto a la mejoría del estado global de los participantes, excepto por un estudio pequeño que analizó la puntuación de gravedad CGI media a la hora. Esta comparación presenta límites altos debido a los números bajos de estudios que informaron la función global y a la duración corta del ensayo. Dos estudios revelaron una superioridad estadísticamente significativa de los antipsicóticos en cuanto a la prevención de recurrencias al año. La sedación deseada ocurrió significativamente más a menudo entre los participantes del grupo de benzodiazepinas que entre los participantes del grupo de tratamiento antipsicótico a los 20 minutos (n = 301; un ECA; RR 1,32; IC: 1,2 a 1,5; NNT 5; IC: 3 a 8) y a los 40 minutos (n = 301; un ECA; RR 1,13; IC: 1,0 a 1,2; NNT: 9; IC: 6 a 33), pero no a los 30, 60 o 12 minutos. Otras medidas de resultado en relación con el estado mental general o específico no revelaron diferencias significativas entre los grupos. En lo que respecta a los eventos adversos informados, no hubo resultados a favor de ningún grupo.

Dieciséis estudios analizaron si el aumento de los antipsicóticos con las benzodiazepinas es más efectivos que los antipsicóticos como único tratamiento. Durante la primera hora del tratamiento, el grupo del tratamiento combinado se benefició con la benzodiazepina adicional en cuanto al estado global de los participantes. Este beneficio disminuyó con el transcurso del tiempo y no fue reproducible a las dos horas o después de ese período. No fue posible hallar una eficacia superior del aumento de las benzodiazepinas con respecto al estado mental general. Los aspectos específicos del estado mental no mostraron diferencias entre los grupos excepto por la sedación deseada a los 30 y a los 60 minutos. La somnolencia afectó al grupo de tratamiento combinado significativamente más que al grupo control (n = 118; 2 ECA; RR 3,30; IC: 1,0 a 10,4; NND 8; IC: 5 a 50). Se halló que el uso de la medicación antiparkinsoniana fue menos frecuente en el grupo de tratamiento combinado (n = 282; RR 0,68; IC: 0,5 a 1,0; NNT 9; IC: 6 a 48). Los eventos adversos se informaron de forma deficiente y los resultados se basaron en pocos datos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save